Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

El Proyecto Cuba contado por Fabián

| 4

proyecto cubaCorría el año 1972 y acompañaba a mi padre algunas veces los sábados al Ministerio de Relaciones Exteriores, que por la época trabajaba en las oficinas del Doctor Roa. Esa fue la primera vez que lo vi, era un joven oficial del Ministerio del Interior (MININT) que me saludaba cordialmente a pesar de mis 12 años.

Fabián Escalante Font, nació en La Habana, el 24 de noviembre de 1940. Ingresó, en 1954, al movimiento revolucionario como miembro de la Juventud Socialista, en la cual ocupó diferentes responsabilidades y por sus actividades, fue detenido en varias ocasiones por los cuerpos represivos de la dictadura de Fulgencio Batista. El 1 de enero de 1959 lo sorprende en una de las cárceles de la dictadura y como él mismo cuenta, no se lo creyó cuando le dijeron que Batista había huido.

Durante varios años ocupó importantes responsabilidades en el MININT, fue fundador de los servicios de seguridad cubanos y encabezó los mismos por dos décadas. Ha ocupado otros importantes cargos en el organismo, y en 1988 fue ascendido al grado de General de División, pasando a retiro en 1996. Es graduado en la Facultad de Derecho por la Universidad de la Habana y fue profesor adjunto de su Departamento de Estudios Sociales.

Tengo la suerte de haber leído La guerra secreta, proyecto Cuba en la edición príncipe de la Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2008, que conservo, un libro que en realidad recomiendo porque de forma amena y sin el manido discurso plegado de consignas ni de profesiones de fe, el autor nos acerca a hechos trascendentales ocurridos en aquel álgido y duro 1962 que puso a la humanidad al borde del cataclismo nuclear.

El texto de Escalante documenta paso a paso las acciones organizadas y financiadas por el gobierno de los Estados Unidos durante el decisivo 1962, que describe, entre otras, la gestación de la llamada de la Operación Mangosta así como el intento de la administración Kennedy de desquitarse de la humillante derrota sufrida en las arenas de Playa Girón, en abril del año anterior.

Cuba fue para la administración de los Estados Unidos un hecho prioritario llegando a designar el Presidente a su hermano Robert, Fiscal General por la época, al frente del  Grupo Especial Ampliado[i], como documenta el autor en La guerra secreta…, responsabilizado con los planes para derrocar a la Revolución cubana.

Los aspectos de la guerra psicológica contra Cuba, iniciados a través de la propaganda radial y otros mecanismos desestabilizadores al calor del concluido desastre en Playa Girón, se analizan en el libro, destacándose en particular, la Operación Peter Pan a través de la que más de 15 mil niños cubanos fueron sacados del país sin la custodia de sus padres —uno de los planes más macabros para desunir a la familia-, responsabilidad del gobierno de Estados Unidos y de otras instituciones que colaboraron con tal fin[ii].

Fabián evalúa en su texto la base operativa de la CIA en Miami, que juega un papel especial en la Operación Mangosta, y que se convirtió en la más grande estación subversiva contra país alguno jamás existente.

Por otra parte encontramos en el libro la respuesta a una pregunta hecha muchas veces ¿cuántos cohetes había en Cuba en el momento de estallar la Crisis de Octubre?

En 76 días se trasladaron, en 185 viajes, dados por 85 barcos, un total de 40 mil hombres, dos regimientos de cohetes R-14[iii] de alcance intermedio y tres de alcance medio R-12[iv] estaban en nuestro país, los que debían disponer de 40 rampas de lanzamiento para 60 misiles. Además un grupo agregado de cohetes tipo Luna, bombarderos ligeros y caza bombarderos. Los R-14 nunca fueron desembarcados, pero los R-12 ya estaban dislocados en el momento en que los norteamericanos tienen la evidencia de su presencia en nuestro país, en una de las operaciones masivas y de los secretos colectivos mejor guardados de nuestra historia[v].

La paridad nuclear por la época no existía, los EEUU poseían 229 proyectiles balísticos intercontinentales y 5 mil ojivas nucleares, 1500 bombarderos y 9 submarinos Polaris, capaces de lanzar 144 proyectiles de gran alcance. En tanto la Unión Soviética tenía solamente 44 proyectiles intercontinentales, de los que solo eran operacionales 20, además de 300 ojivas nucleares y uno pocos submarinos, bastante distantes del territorio norteamericano, equipados con cerca de un centenar de cohetes de corto alcance además de unos 150 bombardeos estratégicos[vi].

El autor cuenta en La guerra…, la sordidez de Mangosta, que llegó al punto de incluir la operación ZR/Rifle, cuya misión única y exclusiva era “crear capacidades ejecutivas para la eliminación de líderes políticos extranjeros hostiles a los Estados Unidos”. No creo que sea necesario agregar ningún comentario adicional a esto, pues nuestro pueblo conoce que solamente contra el Comandante en Jefe se organizaron más de 600 intentos de asesinato.

Escalante Font tal vez sea uno de los cubanos que más ha estudiado el magnicidio del Presidente John F. Kennedy y en el que participaron contrarrevolucionarios cubanos y mafiosos contratados a tal efecto.

Antonio “Tony” Cuesta participó en un ataque a Cuba el 29 de mayo de 1966 y fue detenido durante un operativo. Trató de suicidarse con una granada pero no lo logró. Después de ser atendido en instituciones médicas, fue juzgado y guardó prisión en Cuba durante varios años. Antes de ser puesto en libertad, y tal vez en gratitud al tratamiento recibido por parte de sus captores, confesó a Escalante que había participado en el asesinato del Presidente John F. Kennedy y que junto a él también estaban Herminio Díaz y Eladio del Valle.

Fabián en un programa de la televisión cubana, el 26 de noviembre de 1993, nombró a los sicarios que asesinaron al Presidente: los mafiosos de Chicago Lenny Patrick, David Yaras y Richard Cain, junto a los antes mencionados contrarrevolucionarios cubanos. Además es de conocimiento de la presencia en Dallas, en la fecha del crimen, de un grupo de veteranos agentes de la CIA de origen cubano, entre los cuales estaban: Orlando Bosh, Luis Posada Carriles, los hermanos Guillermo e Ignacio Novo Sampol, Frank Sturgis, David Morales, Manuel Salvat y Antonio Veciana, entre otros[vii].

La tesis del asesino solitario, en este caso que fue Lee Harvey Oswald, se ha derrumbado con el pasar de los años. Un operativo destinado a ejecutar a un Presidente, tuvo que contar al menos con una decena de hombres bien entrenados y un apoyo logístico muy especializado.

Fabián Escalante es también autor de varios libros en los que relata su experiencia y conocimientos, entre ellos: Playa Girón La gran conjura, Cuba, la guerra secreta de la CIA; The Secret War: CIA Covert Operations Against Cuba, 1959-62 y la CIA; Targets Fidel Castro: The Secret Assassination Report; Operación Mangosta (por el que obtuvo un Premio Nacional de la Crítica); Acción Ejecutiva, JFK: Los Archivos de Cuba; 1963: el complot[viii].

Tras los acontecimientos acaecidos el pasado 17 de diciembre del 2014, la lectura de La guerra secreta proyecto Cuba nos sirve para refrescar en la memoria la ejecutoria de la política del gobierno norteamericano contra Cuba y sus objetivos durante los años iniciales de la Revolución cubana, período que vivimos y sobre el que debemos razonar las viejas y las nuevas generaciones de cubanos porque es Historia de esta Isla.

No por gusto dejé para el final una apostilla acerca del prólogo del libro, firmado por el fallecido diplomático y periodista cubano Carlos Lechuga, testigo excepcional de aquellos acontecimientos y conocedor, como pocos, de los hechos y sus secretos. Lechuga nos dice: aquí no hay nada de ficción aunque lo parezca, no hay fábula, es la pura realidad, se cuentan las historias de los ataques, las conspiraciones, los artilugios para aislar a Cuba y facilitar la agresión[ix].

Carlos Lechuga fue el último embajador de Cuba ante la OEA, en uno de sus momentos más groseros, la suspensión-expulsión de nuestro país de ese organismo en enero de 1962, durante la Octava Reunión de Consulta de Cancilleres de los miembros, pretexto que se utilizaría por la Operación Mangosta para el establecimiento del bloqueo económico a Cuba. En el final de su texto, el prologuista provoca la lectura señalando que, la trama del libro es compleja y aleccionadora al mismo tiempo, porque revela no solo los hechos sino que muestra la historia íntima y confidencial de muchas de las operaciones que se gestaron contra nuestro país[x].

Como tesis final La guerra secreta…, demuestra que en 1962 la estrategia norteamericana fue: apretar las tuercas del bloqueo; organizar un ejército para una acción militar directa; crear una contrarrevolución interna que atacara objetivos estratégicos cubanos; desarrollar una guerra contrarrevolucionaria de guerrillas; crear un frente político en el exterior que justificara la legitimidad de una intervención militar directa extranjera; organizar atentados contra los principales dirigentes de la Revolución y poner en práctica un plan de contingencia militar, que  preveía la utilización de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Pero estalló la Crisis de Octubre y cambiaron los planes, obligados por la presencia en Cuba de los misiles soviéticos y por la voluntad del pueblo cubano de correr, unidos, la misma suerte y de juntos vencer.

El libro tiene además, en mi opinión, un valor agregado único, la exhaustiva cronología que documenta, casi a diario, las agresiones contra muestro país realizadas en 1962, que lo convierte en un obligado material de consulta.

Fabián es un amigo que me encuentro en los cumpleaños de amigos comunes y una noche me contó algo que refiere también en el libro. Era el mes de mayo de 1962 y se convocó a una reunión donde participaron los jefes de la seguridad del estado, probablemente para celebrar el primer aniversario del MININT. El Comandante Ramiro Valdés Menéndez, ministro por entonces del organismo, invitó al Comandante Ernesto Ché Guevara para que les hablara a los compañeros reunidos de un asunto importante. Cuenta Fabián que ese día el Ché parecía estar de buen humor y bromeaba con “Ramirito”, como llamaba al Ministro, mientras los presentes se aglomeraban a su alrededor. Pero en un momento, poniéndose serio, comenzó a explicar la necesidad de la existencia de un aparato represivo en una sociedad como la nuestra, y al final de su intervención, recorriendo a todos con la mirada fijamente dijo: Sintetizando todo lo dicho, recuerden siempre que ustedes son un mal necesario y tengan presente que una zafra de malanga es más provechosa que todos ustedes juntos[xi].

Fabián confiesa que hubiera querido ser médico o arquitecto, es orgullosamente un General de División en retiro y finalmente escritor.

Notas

[i] Ver Escalante Font, Fabián (2008); La guerra secreta Proyecto Cuba. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba, 217 págs, Ver pág, 27

[iii] Toma como base el cohete alemán V2, era capaz de transportar una ojiva nuclear de 3000 kg a una distancia de 3 mil kilómetros.

[iv] Capaz de transportar una ojiva nuclear de una tonelada a 2 500 kilómetros de distancia.

[v] IDEM; ver págs. 52-53

[vi] IDEM, ver págs.. 49-54

[viii]http://www.quedelibros.com/autor/31051/Escalante-Fonts-Fabian.html

[ix] IDEM, ver págs, VII-XI

[x] IDEM, ver pág. XI

[xi] IDEM, ver pág. 46

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • EL DEL PRE dijo:

    Conocí al compañero Fabian en mis años de estudiante del Pre en la Isla de la Juventud, a cada rato lo veíamos (1977-80), ya para entonces era uno de los generales más jóvenes de Cuba y para nosotros una leyenda llena de secretos, era el orgullo y admiración de muchos; con el tiempo fui leyendo sus libros incluyendo el de Nicaragua del que poco se habla pero que para mí es una joya histórica y aún hoy en día se mantiene ese orgullo y esa admiración.

    En varias ocasiones he comentado acá en Cubadebate, que su tesis sobre el asesinato de JFK, es para mi criterio la que más fielmente se ajusta a la realidad y pocos para no decir nadie, se han atrevido a negarla con fundamentos de investigación científicos; al contrario conozco de muchos que se hacen preguntas, que más bien podrían fortalecer esa tesis.

    Desgraciadamente los archivos secretos de los EUA, aún mantienen el “TOP SECRET” a todo tipo de material sobre el tema, pero como bien dice el autor en su artículo, hay evidencias personales del autor que son irrefutables. Que nadie se llame a engaños nosotros tenemos también nuestros archivos de historia de la Seguridad del Estado, que mucho han y pueden aclarar todavía, lo que pasa que también hay que ser racional en la información que se brinda, pues todo debe ser, repito, bajo una estricta investigación de los hechos.

    Me ha resultado de mucho placer leer este artículo a esta altura de los tiempos, gracias a su autor y como él nos quiere hacer comprender, la historia siempre tendrá que ser tenida en cuenta para cualquier paso o decisión futura

  • auel dijo:

    muy bueno

  • Jose L. Cuza dijo:

    Articulos como este son los que es necesario que se publiquen, de forma que lleguen estas historias a nuestro pueblo y sobre todo a la juventud..
    Vemos en la primera pagina de Cubadebate noticias viejas y sin embargo otras como esta desaparecen y lamentablemente pocas personas llegan a ellas.
    Muchas gracias Vladimir, por estimular a conocer estos hechos gloriosos, y muchas veces anonimos, de nuestra historia y reconocer a un heroe de nuestra patria como es
    el Gral Div (r) Fabian Escalante Font

  • Rafael Cantero Pérez dijo:

    Sí, lo que sucede es que porque no les conviene o por soberbia, los yanquis no le han hecho caso a lo comentado, tan magistralmente, por el general Escalante. El director Oliver Stone, quien filmó la película JFK, el mismo que filmó el documental que presenta Taladrid los miércoles en la mesa redonda sobre la verdadera historia de los EE.UU, se basó en lo escrito y en entrevistas con el compañero Fabián, para el guión de JFK. Ya lo digo, los Bush y el establihsment están detrás del silencio sobre el asesinato de JFK, hasta Posada carriles le sacado lascas a este hecho.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

F. Vladimir Pérez Casal

F. Vladimir Pérez Casal

Filólogo cubano. Colaborador de Cubadebate.

Vea también