Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Partidos políticos, democracia y transparencia

| 3

La relación entre partidos políticos y democracia parece unívoca. La existencia de muchos se entiende como síntoma de buen funcionamiento democrático. Desde su axioma se extrae la siguiente premisa. La democracia es un juego entre partidos, su objetivo, disputar cargos públicos para gestionar fondos y controlar las decisiones que orientan el proceso económico-social al interior del capitalismo. Esta definición minimalista del papel de los partidos políticos y la democracia, como procedimiento electoral para elegir gestores, ha ganado terreno frente a la concepción de los partidos políticos como constructores de alternativas y defensores de la democracia, en tanto práctica plural de control y ejercicio social del poder, desde los principios del bien común, la dignidad y ética.

No todos los partidos son democráticos. El político como servidor del Estado, al margen de valores éticos, ideologías y principios, se ha extendido. Una nueva generación reclama el traspaso de poderes y se proyecta como la élite política del recambio y la regeneración. Se definen como jóvenes dotados de cualidades hasta ahora desconocidas. Se consideran elegidos dado sus conocimientos ¿aristócratas del saber? Currículum brillante, doctorados en universidades privadas, políglotas, emprendedores, expertos en redes sociales y el mundo digital. Se autodenominan la generación de los mejor formados de la historia. El poder les pertenece, se trasforman en adalides de la lucha contra la corrupción y practican la política de la transparencia. La reclaman para desnudar las prácticas de los considerados políticos de la guerra fría.

Chul-Han, uno de los filósofos más creativos de este siglo, apunta en su ensayo, Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder, cual es el significado de reclamar transparencia en el mundo actual: La reivindicación de la transparencia presupone la posición de un espectador que se escandaliza. No es la reivindicación de un ciudadano con iniciativa, sino la de un espectador pasivo. La participación tiene lugar en forma de reclamación y queja. La sociedad de la transparencia, que está poblada de espectadores y consumidores, funda una democracia de espectadores.

La sociedad de la transparencia no tiene ningún color. Los colores no se admiten como ideologías, sino como opiniones exentas de ideología, carentes de consecuencias. Por eso se puede cambiar de opinión sin problemas. Un día digo, digo, al día siguiente digo Diego, y al tercero, ni digo, ni Diego, sino Pedro.

Desde la democracia digital de consumo por Twitter y Facebook se habla de generaciones amortizadas y desechables. Bajo este contexto surgen partidos políticos que huyen de cualquier vínculo con las derechas o las izquierdas. Sus nombres son ambiguos y gelatinosos. Suelen referenciar actitudes alusivas al esfuerzo individual, suma de voluntades. Hay que ser positivos. En la mayoría de los casos son partidos atrápalo todo. En España, Ciudadanos, Podemos, Unión Progreso y Democracia. La experiencia se reproduce en la mayoría de países. Tienen un punto de unión: su obsesión por la transparencia.

Sin embargo, la transparencia sólo es posible en un espacio despolitizado. Por ello son la cara amable del neoliberalismo de segunda generación, sustituyen a los partidos socialdemócratas y de centroderecha. Nada que ver con la coalición griega de izquierda radical, cuyas siglas son Syriza. Nuevamente, Byung Chul Han, en su obra La sociedad de la transparencia, apunta acerca de su significado en el neoliberalismo: Las cosas se hacen transparentes cuando abandonan cualquier negatividad, cuando se alisan y allana, cuando se insertan sin resistencia en el torrente liso del capital, la comunicación y la información. Las acciones se tornan transparentes cuando se hacen operacionales, cuando se someten a los procesos de cálculos, dirección y control. (…) Las cosas se vuelven transparentes cuando se despojan de su singularidad y se expresan completamente en la dimensión del precio. El dinero, que todo lo hace comparable con todo, suprime cualquier rasgo de lo inconmensurable, cualquier singularidad de las cosas. La sociedad de la transparencia es un infierno de lo igual. (…) La transparencia estabiliza y acelera el sistema por el hecho de que elimina lo otro o lo extraño. Esta coacción sistémica convierte a la sociedad de la transparencia en una sociedad uniformada. En eso consiste su rasgo totalitario.

Así, la trasparencia de la cual hacen gala, nada dice de la democracia. En su reivindicación no reclaman hacer transparente cómo, quiénes y cuántos participan en el proceso de toma de decisiones, la construcción de la agenda y la designación de cargos. Sólo reclaman la transparencia del dinero. ¿Cuánto gana un político?, ¿cuál es su estado de cuenta bancario?, ¿qué propiedades posee?, ¿dónde vacaciona?, ¿qué compra? Sin duda ello es necesario, pero insuficiente y nada significativo. La transparencia del dinero no hace la democracia ni genera una sociedad más libre y participativa, simplemente explota lo visible hasta convertir la transparencia del capital en una realidad obscena. Su posible éxito puede minar el futuro de un proyecto democrático real, afincado en la participación, la mediación, el diálogo, la negociación y la representación. Negando el conflicto desaparecen las contradicciones. Démosle la bienvenida.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ismaelillo dijo:

    Muy poco nos dice Marcos Roitman Rosenmann sobre la verdadera democracia. Su artículo se limita a hacer críticas, correctas en la mayoría de los casos, a la democracia burguesa. En su artículo no menciona los términos: socialismo, obrero, pueblo, trabajador, etc. Solo menciona una vez la palabra participativa. ¿Qué nos importa a nosotros la democracia burguesa? Lo que nos importa es la democracia socialista, la que debe ser participativa o no es ni socialista ni democrática. Participar no es solo el poder dar opiniones, que nadie toma en cuenta, se participa cuando se tiene el derecho a decidir y se participa cuando se tiene el poder, sobre todo el poder económico. Los trabajadores que solo reciban un salario de miseria y que no participan en la toma de decisiones no gozan de ningún tipo de democracia. La única forma de alcanzar la verdadera democracia, el poder del pueblo, es socializando los medios de producción mediante el cooperativismo y la autogestión obrera, las que junto al trabajo por cuenta propia y la producción familiar constituyen las formas socialistas de producción.
    ¡Viva el socialismo democrático y participativo!

  • José Molina Vidal dijo:

    Pero Sr. Roitman;
    El problema no es tanto el lobby, no, no. El problema mas grave es cual el el lobby mas poderoso…vaya, el que siempre gana…Graacias, Molina

  • José Molina Vidal dijo:

    Una aclaración Sr. Roitman;
    Los partidos que se están originando la Unión Europea no huyen de la Izquierda o de la derecha, como Ud. propone, simplemente por huír. En el contexto actual ya no hay ni Iquierda ni Derecha ni Centro y mucho menos todas las variantes ya extenuantes que se pueden conjugar. Lo que existe es: los ricos, cada vez más ricos y los pobres, cada vez mas pobres. Los nuevos partidos que se están formando, que ya están formados y alguno ya en el poder, demuestran que los pueblos están cansados que tanto los unos como los otros, todos son iguales y hacen lo mismo; espoliar a las grandes mayorias. Están hartas las masas de tanta mentira y trapicheo y robo del erario plúblico. Han dicho basta y a su forma de la forma mas democrática han echado a andar. Gracias, Molina

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marcos Roitman Rosenmann

Marcos Roitman Rosenmann

Es un académico, sociólogo, analista político y ensayista chileno-español nacido en Santiago de Chile, en 1955. Es colaborador habitual de La Jornada, de México.

Vea también