Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Estados Unidos y Cuba rompen el hielo

| 11
El General de Ejercito Raúl Castro Ruz (D), Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba(CC PCC), y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, dialoga con nuestros héroes Gerardo (I), Ramón (C) y Tony (CD), a su arribo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014.    AIN  FOTO/ Estudios Revolución/

El General de Ejercito Raúl Castro Ruz (D), Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba(CC PCC), y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, dialoga con nuestros héroes Gerardo (I), Ramón (C) y Tony (CD), a su arribo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014. AIN FOTO/ Estudios Revolución/

Ayer fue día de fiesta para el continente americano. El primer papa nacido en nuestras tierras cumplió 78 años y nos dio de regalo el fruto de su habilidad diplomática: la reaproximación entre los Estados Unidos y Cuba.

Francisco, al recibir a Obama en marzo de este año en el Vaticano, trató del fin del bloqueo y de la liberación de tres de los cubanos presos en los EE.UU. desde 1998, acusados de terrorismo.

En realidad los cinco eran agentes de la inteligencia cubana que, gracias a su infiltración en las bandas terroristas, evitaron atentados en territorio cubano. Ayer los tres que todavía se encontraban presos fueron cambiados por Alan Gross, agente de la CIA capturado hace cinco años en La Habana.

El bloqueo impuesto a Cuba por los EE.UU. desde 1962 viola todos los tratados internacionales y en las últimas décadas ha perdido su efecto, en la medida en que la Unión Europea y otros muchos países, como el Brasil, pasaron a mantener relaciones diplomáticas y comerciales con la isla revolucionaria.

Obama, al admitir ayer que “el aislamiento no funcionó”, sabe que el fin del bloqueo depende de la decisión del Congreso estadounidense. Pero encendió la luz verde. Y como núcleo el compromiso de rehacer las relaciones diplomáticas entre  Washington y La Habana.

Quien gana con la nueva posición de Obama es el pueblo cubano que, a lo largo de 56 años de revolución (que se cumplirán el próximo 1 de enero), nunca dejó de resistir heroicamente al bloqueo, incluso cuando la situación del país se agravó debido a la caída del muro de Berlín y al resquebrajamiento de la Unión Soviética.

Si hoy día Cuba recibe un millón de turistas canadienses al año, que cambian sus 20 grados bajo cero en invierno por 30 de calor en el Caribe, y si en el 2013 más de 600 mil estadounidenses de origen cubano visitaron la isla, el potencial turístico de los EE.UU. podrá engordar mucho más las arcas cubanas.

Cuba, además de  exportar médicos y maestros de calidad, e inigualables puros de tabaco, ofrece una infraestructura turística exenta de violencia y contaminación.

Fidel, desde la altura de sus 88 años bien vividos, debe estar feliz por esta victoria, sobre todo si se considera que él sobrevive a ocho presidentes de los EE.UU., de los cuales enterró a cinco, y a más de 20 directores de la CIA que juraron eliminarlo.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Leandro dijo:

    Creo lógico que los revolucionarios, que somos la inmensa mayoría de los cubanos estemos dentro de quienes han recibido con alegría el cambio de rumbo de la política de los Estados Unidos hacia Cuba dentro y fuera de nuestro país, anunciado el pasado 17 de diciembre por los mandatarios de ambas naciones.
    Pienso que la alegría está dada porque se cumplió lo prometido por Fidel: los Cinco Héroes luchadores contra el terrorismo prisioneros del Imperio volvieron. Fernando, René, Antonio, Ramón y Gerardo ya están en la Patria.
    Alegría también porque el presidente Obama ha reconocido el fracaso de la política que durante más de 50 años los EE.UU. han aplicado contra Cuba.
    Alegría, porque tanto la liberación de los últimos tres antiterroristas cubanos prisioneros injustamente en cárceles estadounidenses y el reconocimiento del fracaso de su política contra nuestro país es una victoria incuestionable, en primer lugar, del pueblo cubano que bajo la guía del Partido Comunista de Cuba y de Fidel ha sabido resistir estoicamente la furia del más poderosos imperio de todos los tiempos. Es también una victoria de la solidaridad mundial y una muestra de los profundos cambios que se han dado en los últimos años en América Latina y El Caribe cuyos gobiernos, de manera unánime, independientemente de ideologías, han exigido a los EE.UU. respeto hacia Cuba. Cuba ha sido solidaria con las más nobles causas del mundo y como dijo Martí y reiteró en más de una ocasión Chávez: “amor con amor se paga”.
    Alegría porque el regreso de los Cinco ha tenido lugar en vida de Fidel y porque el reconocimiento por el gobierno de los EE.UU. del fracaso de su política brutalmente hostil contra nuestro país tiene lugar, como dijo Obama en su discurso cuando “Cuba todavía está bajo el gobierno de los Castros”.
    Creo que también es correcto reconocer la valentía de Obama al dar este paso, pues aunque tiene el respaldo de no pocos sectores estadounidense, de la mayoría del pueblo de los EE.UU. y de los llamados cubano-americanos, lo enfrenta a poderosos sectores que tienen otra visión del asunto y más aún, que pierden un sustancioso negocio que les proporciona millones de dólares.
    No obstante creo que algunos, tanto dentro como fuera de Cuba, han recibido con demasiado júbilo el anuncio del cambio de rumbo de la política estadounidense hacia Cuba.
    Quien lea el discurso de Obama, los editoriales del New York Times preparando la opinión pública para el cambio y lo publicado en el sitio web de la Casa Blanca al respecto, no necesita ser un experto para percatarse que Obama ha anunciado un cambio de rumbo en la política, no un cambio de objetivo. El objetivo sigue siendo el mismo: destruir la Revolución, pero por otras vías, por las vías de lo que el equipo de Obama ha dado en llamar el “poder inteligente” o “poder suave”.
    En su discurso Obama dice: “Los Estados Unidos han apoyado con orgullo la democracia y los derechos humanos en Cuba a través de estas cinco décadas. Lo hemos hecho fundamentalmente a través de políticas encaminadas a aislar a la Isla,…Y aunque esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones, ninguna otra nación nos ha apoyado en la imposición de estas sanciones, las cuales han tenido poco impacto,… Hoy Cuba aún está gobernada por los Castro y el Partido Comunista que llegó al poder hace ya medio siglo”.
    Los cubanos sabemos bien que Obama y los círculos de poder en los EE.UU. tienen una concepción muy particular de los conceptos democracia y derechos humanos. El “apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba” que enorgullece a los EE.UU. ha sido mediante agresiones militares, terroristas, biológicas, económicas, diplomáticas, mediáticas, intentos de asesinatos de los principales dirigentes de la Revolución y en particular de Fidel, entre muchas otras. Los EE.UU. sienten orgullo de que el 6 de abril de 1960, el subsecretario de Estado, Lester D. Mallory escribiera la más concisa, exacta y duradera definición de los objetivos del bloqueo contra Cuba: “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria […] debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”. Los EE.UU. sienten orgullo de las acciones realizadas por las organizaciones terroristas anticubanas radicadas en su territorio que en “apoyo a la democracia y los derechos humanos” han costado la vida a más de 3 mil 500 cubanos y lesionado a más de 2 mil. Los EE.UU. sienten orgullo, porque forma parte del “apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba” de que Posada Carriles pasee libremente por las calles de sus ciudades a pesar de haber sido autor intelectual de la voladura de un avión de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo y otros múltiples actos terroristas entre los que se destacan varios atentados contra hoteles en nuestro país en uno de los cuales perdió la vida un joven italiano y el intento de asesinato de Fidel planificado para ser realizado durante un acto público en Panamá que pudo costar la vida a cientos de personas. Los EE.UU. sienten orgullo de la Operación Piter Pan que mediante el engaño alejó de sus padres, en muchos casos para siempre, a más de 14 mil niños cubanos y de la Ley de Ajuste cubano que ha estimulado las salidas ilegales de nuestro país hacia el vecino del norte sin importarle que en ello le haya ido la vida a cientos de personas. Los EE.UU. sienten orgullo del “Cuban Medical Professional Parole”, un programa implementado por el gobierno de los EE.UU. desde el año 2006 para estimular que los profesionales de la salud cubanos que prestan servicios en otros países abandonen sus pacientes y marchen a los EE.UU. Nada, que como decimos en Cuba, Nicolás Maquiavelo “es un niño de tetas” al lado de los gobernantes estadounidenses, quienes para lograr sus fines recurren a cualquier medio y después se autodefinen líderes mundiales en pro de la democracia y los derechos humanos.
    En el sitio de la Casa Blanca se puede leer: “El Presidente Obama está tomando medidas para deshacerse de las políticas fallidas del pasado, y comenzar un nuevo curso de relaciones de EE. UU con Cuba que harán participar y empoderarán a los cubanos. Las varias décadas de aislamiento entre EE. UU. y Cuba han hecho que falle nuestro objetivo de empoderar a los cubanos para construir un país abierto y democrático.”
    Al parecer hay quienes olvidan que los cubanos no necesitamos que nadie nos ayude a empoderarnos. En uno de los editoriales del NYT se reconoce que el dictador Fulgencio Batista “había protegido los intereses comerciales estadounidenses” y a ese dictador que contaba con el apoyo del gobierno de los EE.UU., pese a sus horrendos crímenes, el pueblo cubano, bajo la guía de Fidel lo derrotó. Nadie tuvo que empoderarnos, lo hicimos por nosotros mismos. Creo sinceramente que pocos pueblos en el mundo se han empoderado tanto como el pueblo cubano cuando en defensa de su soberanía y autodeterminación ha desafiado por más de medio siglo al país más poderoso de la Tierra.
    En el sitio de la Casa Blanca también se puede leer: “En determinados momentos, esta política de larga data de EE. UU. en relación con Cuba provocó un aislamiento regional e internacional de nuestro país, restringió nuestra capacidad para influenciar el curso de los acontecimientos en el hemisferio occidental…”
    Si bien es cierto que al menos se reconoce que quienes quedaron aislados en el intento de aislar a Cuba fueron los EE.UU., sin el menor rubor plantean que ello restringió su capacidad “para influenciar el curso de los acontecimientos en el hemisferio occidental…” Claro, el “líder mundial” tiene que dictar el curso de los acontecimientos en cualquier parte del mundo y en particular en este hemisferio que se le ha ido de las manos y no lo pueden permitir. Queda claro, pues, que el nuevo enfoque persigue retrotraernos a la época en que los EE.UU. imponían sus dictados no solo a Cuba, sino a todos los pueblos y gobiernos de “Nuestra América”
    En uno de sus editoriales el NYT se quejaba de que “… los diplomáticos estadounidenses (de la Sección de Intereses de los EE.UU. en La Habana) tienen pocas oportunidades de salir de la capital para interactuar con el pueblo cubano y su acceso a los dirigentes de la isla es muy limitado”. Por lo que aspiran a que al restablecerse las relaciones diplomáticas sus funcionarios puedan ampliar exponencialmente la labor subversiva que actualmente realiza la SINA. En este aspecto no debemos olvidar que la Estrategia de Seguridad Nacional aprobada por Obama en mayo de 2010 le concede especial importancia a la diplomacia en función de los “intereses nacionales” de los EE.UU. “Nuestra seguridad – dice el documento-depende también de diplomáticos que puedan actuar en todo rincón del mundo, desde las grandes capitales a los lugares más peligrosos”. No por gusto, el General de Ejército Raúl Castro Ruz al clausurar el período de sesiones de nuestro parlamento el 20 de diciembre decía: “Compartimos la idea de que puede abrirse una nueva etapa entre los Estados Unidos y Cuba, que se inicia con el restablecimiento de relaciones diplomáticas, las cuales deberán estar basadas en las Convenciones sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares que regulan la conducta de las Misiones Diplomáticas y Consulares y de sus funcionarios”.
    En el sitio de la Casa Blanca se reitera lo que es bien conocido por los cubanos: Los EE.UU. dedican decenas de millones de dólares anuales para financiar las actividades subversivas contra Cuba incluyendo el financiamiento de la contrarrevolución interna: “El congreso de EE. UU. – se dice en el sitio- financia la programación de la democracia en Cuba… La administración continuará implementando programas de EE. UU. enfocados en promover el cambio positivo en Cuba, y fomentará reformas en nuestro compromiso de alto nivel con los funcionarios cubanos.”
    Si en un momento los EE.UU. para desencadenar la guerra contra Irak dijeron que el gobierno de Sadan Husein poseía armas de exterminio en masa y que tenía vínculos con Alqaeda y hoy han reconocido que ni una cosa ni la otra era verdad, ahora el gobierno de los EE.UU. que culpaba a nuestro gobierno de no permitir el acceso de los cubanos a Internet, reconoce, según dice Obama en su discurso que: Desafortunadamente nuestras sanciones contra Cuba le han negado a Cuba el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo. Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba”. Bienvenido sea el incremento de las conexiones, aunque sabemos que lo hacen porque piensan en una “Primavera árabe” en Cuba.
    No obstante, bienvenido sea el cambio. No me cabe duda que para implementarlo, Obama tendrá enormes obstáculos dentro de su país. Solo una posición muy firme de su parte le posibilitará pasar de la retórica a la adopción de medidas concretas.
    Tampoco me asaltan dudas respecto a que sistemáticamente en el proceso de normalización de nuestras relaciones, los EE.UU. tratarán de manera descarada de inmiscuirse en los asuntos internos de nuestro país, al igual que no tengo dudas de que sus pretensiones injerencistas serán rechazadas enérgicamente por la dirección de la Revolución.

    • Carlos Miguel Valdés Sarmientos dijo:

      Estoy de acuerdo con Leandro, el escenario cambió, pero el diferendo continua, el pueblo logrará, como siempre ,seguir adelante, gracias a Dios y la Vigen de la Caridad y San Lazaro y el papa, por este paso hacia la victoria de Nuestra América.

    • `MIGUEL` dijo:

      Leandro: Mira que e leído cosas en estos días, principalmente de prensa Cubana, y les puedo asegurar, con respeto a nuestros periodistas que esto es lo mas cercano a la verdad ¿usted es periodista? Si tiene edad piénselo bien, si no confundió la carrera.

    • ROLANDOCABRERA dijo:

      RESPONDIENDO A LEANDRO: COMPAÑERO ESTO NO ES UN COMENTARIO, ESTO ES UN CULEBRÓN EN LETRAS, SIN ARTISTAS, PAISAJES O MÚSICA. CUBADEBATE DEBE PEDIR CONCRETAR OPINIONES, PARA QUE MUCHOS PUEDAN OPINAR.

      • Rafael dijo:

        Rolando, no opinaste nada y me parece que tenias toda la oportunidad del mundo, lo que ha expresado Leandro, lo aprecio tambien como el sentir de varios cubanos.

  • orlando dijo:

    Con todo respeto para Frei Beto. Mejor el comentario que el arículo.

  • Román Pera dijo:

    Coincido plenamente con usted Leandro. De inteligencia es la lucha que se nos avecina con este cambio en las relaciones de Cuba con los Estados Unidos. Confio en que la dirección de la Revolución esté preparada para este -pienso yo- su máximo reto.

  • Jesus dijo:

    Sobrevive ocho presidentes porque en USA los presidentes no pueden estar por mas de dos terminos. Ojalá fuera así en todas partes.

    • Juan Jose Grela Sanchez dijo:

      Realmente lo verdadero es que no importa el tiempo que este un presidente en el poder, lo importante es que su esfuerzo siempre sea dedicado al bienestar del pueblo que dirije co lo han hecho los nuestros 2 durante 56 años de sacrificio y resistencia.

  • Calos Ramos dijo:

    Miren, no hay que dejar que nos impongan condiciones a claudicar en nuestros prncipios ni que traten de inmiscuirse en los asuntos internos de nuestro país, ni permitirles pretensiones injerencistas, sencillamente hay que decirles ¿ustedes para establecer relaciones con China y con Viet Nam le impusieron condiciones de este tipo sobre la democracia, los derechos humanos ni nada que se parezca ? ¿porqué a nosotros si? además nosotros los cubanos no le imponemos ninguna condición ingerensista a ustedes? solamente, la única condición es el respeto mutuo y cada uno de nosotros hace con su soberanía de forma independiente lo que mejor nos plazca, así que mantengan la calma que ustedes tambien tienen el tejado de vidrio y nosotros estamos solo negociando una relacion sin condiciones. Sin ofenderlos, situarlos en su justo lugar a que nos respeten si quieren ser respetados. Solamente eso.

    • Valentino dijo:

      Exacto, como dijo Raul, hay que aprender del arte de la convivencia que ellos tienen tambien defectos y nosotros haremos negocios callados, pero que no nos toquen el cayo

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también