Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Todos bajo control

En este artículo: Espionaje, Internet, Redes Sociales
| 18
Escena de la película Her.

Escena de la película Her.

Por Ignacio Ramonet

En la película Her (1), que acaba de ganar el Óscar al mejor guión original y cuya acción transcurre en un futuro próximo, el personaje principal, Theodore Twombly (Joaquin Phoenix), adquiere un sistema operativo informático que funciona como un asistente total, plegándose intuitivamente a cualquier requisito o demanda del usuario. Theodore lo elige con voz de mujer y mediante su teléfono inteligente se pasa horas conversando con ella hasta acabar perdidamente enamorado.

La metáfora de Her es evidente. Subraya nuestra creciente adicción respecto al mundo digital, y nuestra inmersión cada vez más profunda en un universo desmaterializado. Pero si citamos aquí este film no es sólo por su moraleja sino porque sus personajes viven, como lo haremos nosotros mañana, en una atmósfera comunicacional aún más hiperconectada. Con alta densidad dephablets, smartphones, tabletas, videojuegos de última generación, pantallas domésticas gigantes y ordenadores dialogantes activados por voz…

La demanda de datos y de vídeos alcanza efectivamente niveles astronómicos. Porque los usuarios están cada vez más enganchados a las redes sociales. Facebook, por ejemplo, ya tiene más de 1.300 millones de usuarios activos en el mundo; Youtube, unos 1.000 millones; Twitter, 750 millones; WhatsApp, 450 millones… (2). En todo el planeta, los usuarios ya no se conforman con un solo modo de comunicación sino que reclaman el “cuádruple play” o sea el acceso a Internet, televisión digital, teléfono fijo y móvil. Y para satisfacer esa insaciable demanda, se necesitan conexiones (de banda ultraancha de muy alta velocidad) capaces de aportar los enormes caudales de información, expresados en cientos de megabits por segundo. Pero ahí surge el problema. Desde el punto de vista técnico, las redes ADSL (3) actuales –que nos permiten recibir Internet de banda ancha en nuestrossmartphones, hogares u oficinas– ya están casi saturadas…

¿Qué hacer? La única solución es pasar por las rutas del cable, ya sea coaxial o de fibra óptica. Esta tecnología garantiza una óptima calidad en la transmisión de datos y de vídeos de banda ultraancha, y casi no tiene límites de caudal. Estuvo en boga en los años 1980. Pero fue arrinconada porque requiere obras de envergadura de alto coste (hay que cavar y enterrar los cables, y llevarlos hasta el pie de los edificios). Sólo unos cuantos cableoperadores siguieron apostando por su fiabilidad, y construyeron con paciencia una tupida red cablera. La mayoría de los demás prefirieron la técnica ADSL más barata (basta con instalar una red de antenas) pero, como hemos dicho, ya casi saturada. Por eso, en este momento, el movimiento general de las grandes firmas de telecomunicaciones (y también de los especuladores de los fondos de capital riesgo) consiste en buscar a toda costa la fusión con los cableoperadores cuyas “viejas” redes de fibra representan, paradójicamente, el futuro de las autopistas de la comunicación.

Este contexto tecnológico y comercial explica la reciente adquisición, en España, de ONO, el mayor operador local de cable, por la firma británica Vodafone (4) a cambio de 7.200 millones de euros. Cuarto operador español, ONO dispone de 1,1 millones de líneas móviles y 1,5 millones de líneas fijas, pero, sobre todo, lo que le da valor es su extensa red de cable que alcanza los 7,2 millones de hogares. El 60% del capital de ONO ya estaba en manos de fondos internacionales de capital riesgo sabedores, por las razones que acabamos de explicar, que las firmas gigantes de telecomunicaciones desean adquirir, a cualquier precio, a los cableoperadores.

En todas partes, los fondos buitre están comprando los operadores de cable independientes con el propósito de realizar importantes plusvalías al revenderlos a algún comprador industrial. Por ejemplo, en España, los tres operadores de cable regionales –Euskaltel, Telecable y R– han sido objeto de adquisiciones especulativas. En 2011, el fondo de capital riesgo estadounidense The Carlyle Group compró el 85% del operador de cable asturiano Telecable.

En 2012, el fondo italiano Investindustrial y el estadounidense Trilantic Capital Parners se hicieron con el 48% del operador vasco Euskatel. Y el mes pasado, el fondo británico CVC Capital Partners (5) adquirió el 30% que le faltaba del operador gallego R (6), al que ahora controla en su totalidad.

A veces las fusiones se hacen en sentido inverso: el cableoperador es quien adquiere una compañía de telecomunicaciones. Acaba de suceder en Francia, donde la principal firma de cable, Numericable (5 millones de empresas u hogares conectados), está tratando de comprar, por casi 12.000 millones de euros, al tercer operador francés de telefonía, SFR, propietario de una red de fibra óptica de 57.000 km…

Otras veces son dos cable-operadores los que deciden unirse. Está sucediendo en Estados Unidos, donde los dos principales cable-operadores, Comcast y Time Warner Cable (TWC), han decidido unificarse (7). Juntos, estos dos titanes tienen más de 30 millones de abonados a quienes procuran servicios de Internet de banda ancha y de telefonía móvil y fija. Ambas firmas, asociadas, controlan además un tercio de la televisión de pago. Su megafusión se haría bajo la forma de una compra de TWC por Comcast por el colosal precio de 45.000 millones de dólares (36.000 millones de euros). Y el resultado será un mastodonte mediático con una cifra de negocios estimada en cerca de 87.000 millones de dólares (67.000 millones de euros).

Suma astronómica, como la de los demás gigantes de Internet, en particular si la comparamos con la de algunos grupos mediáticos de prensa escrita. Por ejemplo, la cifra de negocios del grupo PRISA, primer grupo de comunicación español, editor del diario El País y con fuerte presencia en Latinoamérica, es de menos de 3.000 millones de euros (8). La del New York Times es inferior a 2.000 millones de euros. La del grupo Le Monde no pasa de 380 millones de euros, y la de The Guardian ni siquiera alcanza los 250 millones de euros.

En términos de potencia financiera, frente a los mastodontes de las telecomunicaciones, la prensa escrita (aún con sus sitios web), pesa poco. Cada vez menos (9). Pero sigue siendo un indispensable factor de alerta y de denuncia. En particular de los abusos que cometen los nuevos gigantes de las telecomunicaciones cuando espían nuestras comunicaciones. Gracias a las revelaciones de Edward Snowden y de Gleen Greenwald, difundidas por el diario británico The Guardian, hemos conocido que la mayoría de los colosos de Internet fueron –y siguen siendo– cómplices de la National Security Agency (NSA) para la aplicación de su programa ilegal de espionaje masivo de comunicaciones y uso de redes sociales.

No somos inocentes. Cual esclavos voluntarios, y aún sabiendo que nos observan, seguimos dopándonos con droga digital. Sin importarnos que cuanto más crece nuestra adicción más entregamos la vigilancia de nuestras vidas a los nuevos amos de las comunicaciones. ¿Vamos a seguir así? ¿Podemos consentir que estemos todos bajo control?

(1) Director: Spike Jonze, 2013.
(2) Es interesante anotar, en este contexto, la reciente compra, por Facebook, de WhatsApp, “el servicio de mensajería más popular del mundo” (450 millones de usuarios), por la monumental suma de 19.000 millones de dólares.
(3) ADSL: sigla del inglés Asymmetric Digital Subscriber Line (Línea digital asimétrica de abonado). Es una tecnología de acceso a Internet de banda ancha.
(4) En 2011, Vodafone compró el cableoperador británico Cable&Wireless, y en 2012 adquirió el principal cableoperador alemán Kabel Deutschland.
(5) CVC Capital Partners ya adquirió, en 2010, la empresa helvética Sunrise, segundo operador de telefonía en Suiza, que posee más de 7.500 km de red de fibra óptica.
(6) R Cable y Telecomunicaciones Galicia S. A. ofrece servicios de Internet de banda ancha, televisión, telefonía móvil y fija a cerca de un millón de viviendas y empresas de unas 90 localidades gallegas.
(7) Este proyecto de megafusión aún no tiene el visto bueno de la División antitrust del Departamento estadounidense de Justicia.
(8) Exactamente de 2.726 millones de euros. PRISA registró, en 2013, una pérdida neta de 649 millones de euros, más del doble que en 2012.
(9) Léase Ignacio Ramonet, La explosión del periodismo, Clave Intelectual, Madrid, 2012.

(Tomado de Rebelión)

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Oswaldo dijo:

    Me parecio buena esta pelicula, ademas de que abordan la complejidad de la relaciones humanas.

  • Dumsoft dijo:

    excelente articulo… en su inicio menciona la película Her ganadora de un Oscar a mejor guion… aquí les dejos los datos del largometraje…

    Her (2013) –> http://www.vicine.hero.cult.cu/index.php/catalogo/audiovisual/3034

    Saludos

  • santiago dijo:

    Es el futuro de la humanidad, estar integrada cada ves mas a la tecnologia, ser mas controlados por los gobiernos, como unico eso no llega es con una hecatombe mundial que nos lance nuevamente a la edad de piedra.
    El hecho de que el ser humano es un ser social, lo convierte en adicto a las formas comunicacionales, paso con el correo postal, y no creen ustedes que los gobiernos revisaban la correspondencia ?, luego la telefonia fija, también escuchada por los gobiernos ya gencias de espionaje de diversos paises.
    O sea siempre ha ocurrido y ocurrira, para que no suceda sencillamente tendriamos que volver como deje anteriormente a las cavernas.

  • kronos dijo:

    bah mas de lo mismo, y nosotros en el siglo 19

  • husasu dijo:

    Muy buen articulo, excelentes las cifras y datos que se manejan.

  • Jose dijo:

    Por lo que entiendo, el auto está mezclando términos en un tema del que conoce los movimientos y las consecuencias, pero no la tecnología. Cuando habla de ADSL se está refiriendo, por inferencia, a WiFi. ADSL emplea el mismo par telefónico para dar servicio de voz y datos, pero HDSL está limitado a unos 10 Mb/s, máximo, y los escasos servicios ADSL que conozco en La Habana están limitados a 128 kb/s. No obstante, es cuatro veces mejor que el enlace por el que escribo. Una fibra óptica es capaz de transportar no menos de 10 Gb/s con las cabezas de línea apropiadas, y la apuesta debe ser por el cable de fibra óptica, que no es de costo trivial. Debe entubarse, y no enterrarse, para poder cambiarlo en el futiro, como hicieron en New York con los cables coaxiales hace 60 años. La tecnología inalámbrica puede emular el paradigma celular, con muchos hotspots pequeños, pero ahí también hay que llegar con fibra, o con radioenlaces de banda ancha, y me temo que el espectro no da para tanto. El dfunto WLL fue la jugada rápida de las operadoras telefónicas occidentales para saltar sobre Europa Oriental en 1990, dando la ilusion de solución rápida, que también se satura rápidamente.
    Esto de las redes sigue siendo asignatura pendiente en Cuba. Estoy seguro que con buena conectividad y mirrors nuestro tráfico de Internet sería mucho mas reducido y eficiente, y estaríamos compartiendo recursos mas eficientemente entre nosotros mismos, sin tener que buscarlo absolutamente todo afuera.

  • Luis A. Montero Cabrera dijo:

    Tenemos y debemos tener esa adicción. Creo que la solución pasa por crear los anticuerpos dentro del pleno uso de la tecnología, a base de cultura, de conocimientos y de concienca acerca de las normas éticas que hay que construir en torno a ellas. Coyunturas parecidas tuvo el género humano cuando se inventó la imprenta, el telégrafo, el teléfono, el radio, el cine y la televisión. Todos esos progresos en el intercambio de información nos han cambiado y han cambiado la forma en la que convivimos y educamos a los niños. No podemos decir que ahora es peor ni que es mejor, simplemente hemos progresado, y muy rápido.
    Lo que si está muy claro es que la solución NO pasa por renunciar a las tecnologías. Sería renunciar a la propia condición humana y a todo aquello que nos ha conducido a una convivencia mucho más avanzada en casi todo el mundo. Muchos de los conflictos que han ocurrido desde la segunda guerra mundial hubieran conducido a una más terrible tercera o cuarta, si no existieran las formas de convivencia y las comunicaciones actuales. Los humanos distamos de ser tan buenos como quisieran nuestras mejores mentes, pero somos indudablemente un poco mejores que antes de esas tecnologías.

  • randy dijo:

    Muy interesante el articulo publicado, muestra el avance tecnologico y los poderosos monopolios de la comunicacion del mundo, lo que no me explico como en este pais pueda haber una solo compañia telefonica movil Cubacel y que explote a sus usuarios con sus altos precios casi inapsecibles para la mayoria de la poblacion siendo esta una revolucion del pueblo y para el pueblo.

  • sheldon dijo:

    No comiencen a demonizar otra vez Internet.
    El mayor enemigo del usuario es él mismo y su falta de “inter-cultura”.
    La revelacion de información confidencial no se originó en la WEB así que no es el medio el culpable, sino el usuario mono-neuronal que no le importa más nada que atiborrarse de puntos y darle crédito todas las sandeces que te dicen por ahí.

    Solo se necesita práctica (algo un poco difícil para nosotros) y mucho sentido común para aprender a “orientar la oreja” hacia donde sabemos que está la realidad, que al igual que la mentira, abunda tambien en la RED.

  • estoy_feo dijo:

    me parece que muy poco podemos hacer con respecto a eso, esas grandes empresas ya mantienen un control de las telecomunicaciones que sera dificil cambiar… o podemos comenzar a tirar cables por todo el mundo y montar servidores tan buenos que no necesitemos de los de EUA para la guardar y enviar informacion(y esto me parece algo dificil). Muy particularmente me gustaria mucho poder navegar en internet, y no “ver fotos de internet”(mientras navego), o poder descargar informacion y que no me tome un “siglo” hacerlo, casi literalmente. Porque existen muchas otras cosas buenas que se pueden hacer como estudiar, conocer, divertirse o comunicarse(en mi caso con mi padre) que la unica forma en que la podemos hacer es usando los cables, los servidores y todas las demas cosas que estan en manos de los “no tan buenos”. ETECSA es buena ideologicamente y no me satisface las necesidades fisicamente.
    Saludos PD: esta es una opinion muy propia.Sin ofender a nadie

  • kio dijo:

    creo que TODO eso sucede cuando no se educa al pueblo como es debido, ayer estaba pensando en casa y me vino a la mente una comparacion que creo no debe estar tan erronea… Al principio cuando se creo la imprenta, los libros eran escasos, solo estaban en poder de algunos poderosos, no todos tenian acceso a ellos (como internet hoy), sin embargo, aquellos que si tenian y estaban iluminados no querian que el resto los tuvieran, incluso, los NAZIS quemaban en piras inmensas libros de los temas que ellos no consideraban pertinentes, la iglesia los prohibia, etc, etc, etc, un efecto parecido esta sucediendo con el tema de la internet… Cuando nos demos cuenta que la internet es solo una herramienta para hacer nuestro mundo mejor, cuando eduquemos (y eduquen) a nuestros hijos sobre el buen uso de ella, entonces todas esas cosas no sucederan. O acaso criticaremos un cuchillo por servir para asesinar a alguien?? Cuando tambien sirve para hacer cosas MUY UTILES???

  • Amaury Cuba dijo:

    A ver si entiendo……
    Nosotros no estamos bajo control porque no estamos conectados ….. que bien jejejejejejejejeje
    Mis respetos Ramoned pero para pensar siquiera en ser humano hay que estar conectado o pretenderemos ser como las tribus del amazonas y ni eso porque tue oprtunidad de ver tribus con conecciones satelitales bien fuertes…
    nada que para pensar en libertad , primero hay que estar vivo.

  • Sachiel dijo:

    De seguir este comentario, seria necesario dar desde la primaria una asignatura llamada “Comunicación social” para que se conociera bien esta arista de la Internet, y reciclar a cada rato a todo el mundo.

  • JIGUANICERO dijo:

    NOSOTROS LOS CUBANOS NO TENEMOS QUE PREOCUPARNOS POR ESOS, HAY MILLONES QUE NO CONOCEN LO QUE ES INTERNET, Y CELULARES MUY POQUITOS LOS PUEDEN TENER Y DE TECNLOGIA DE LA EDAD DE PIEDRA.

    • Robert dijo:

      Bueno JIGUANICERO, según las estadisticas publicadas por ETECSA aqui mismo en Cubadebate, uno de cada 5 cubanos tiene celular, eso da más celulares percápita que carros, casas, motos, incluso me atrevería a decir que hay más celulares que bicicletas. Por lo que ya no son tan poquitos…

  • yarbrax dijo:

    muy, muy, muy de acuedo contigo sheldon. demonizar internet es lo más fácil. no digo que el trabajo de ramonet no fuera excelente. el periodista francés ya nos tiene acostumbrado a eso. pero la sobreexposición a intenet es un problema y la desconexión y su consecuente pérdida de oportunidad en todas las esferas de la vida es otra! bien distinta. a ver si publicamos un día la concreta de verdad en estos foros que es el proyecto inconcluso alba-1.

  • ramsay dijo:

    Ramonet no está demonizando a Internet. Está sencillamente, alertando sobre hacia donde se está moviendo el poder tras la red.

  • Rafael dijo:

    Excelente artículo de Ramonet, como siempre. pero el problema de los cubanos es otro muy distinto, pues no estamos “dopándonos con droga digital” sino que padecemos de una ya demasiado preocupante hambruna digital.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro “Cien horas con Fidel”.

Vea también