Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Palabras de Silvio Rodríguez sobre Pete Seeger

| 6

Pete-Seeger-3La primera vez que tuve la suerte de tenerlo cerca, yo era parte del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, donde hacíamos todo tipo de música, hasta rock; allí le escuché afirmar que cada pueblo tenía su cultura y que debía defenderla de la influencia de los más poderosos. Después nos vimos otras veces. Una de ellas recorrimos Italia homenajeando a Víctor Jara, junto a cantores chilenos exiliados. Él terminaba la reunión haciéndonos cantar en alguna lengua africana, y sobre el coro contrapuntístico, que armaba con sectores de la audiencia, hacía gorjeos en falsete.

Otra vez me invitó al teatro de su pueblo y allá fuimos, bajo una nevada impresionante. Esa noche le escuché una canción que me fascinó. No hablaba de luchas obreras ni de pueblos oprimidos. Era una parábola sobre la nieve que caía. Se la pedí y me dio un pentagrama con las notas. Algo que tengo pendiente.

Tuvo el inmenso gesto de ir a saludarnos a Nueva York, hace tres años. Al final del concierto me dijo, con un pesar visible, que Latinoamérica no era mejor por culpa de su país, pero que él esperaba que en unos 15 años aquella realidad cambiaría. Algo descifraba él en las mareas políticas para hacer aquella afirmación tan cargada de disculpa.

En estos días en que se ha hablado aquí sobre quienes definen más las políticas, si los gobiernos o los pueblos, yo me acordaba de él y pensaba en su pueblo, en su gobierno, y veía –o creía ver– lo común y la excepcionalidad de este hombre.

¿Por qué tenía la visión que le faltaba a otros?… ¿Sería porque nunca viajó por el mundo comprando suvenires, esas mentirillas? ¿Sería porque prefirió coleccionar culturas, porque de cada lugar sabía escoger canciones que expresaban la historia, las penas y esperanzas más legítimas?

Además de símbolo de compromiso con la sociedad, la naturaleza y la libertad, Pete Seeger es un hombre de su propia Nación. Incluso lo creo parte del mejor arquetipo de norteamericano: combinaba el ímpetu, la naturalidad de aquellos primeros inmigrantes, capaces de atravesar el inmenso país a pie y después talar con sus manos un pedazo de bosque para construirse una vivienda, con el espíritu de un niño que cazaba canciones para después, como Maestro, fascinar auditorios.

Además de su música, Pete nos deja su buen ejemplo, su vida útil. Sin duda también por eso sigue entre nosotros.

28 de enero de 2014, 12:16

(Tomado de Segunda Cita)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Adrian Fuentes dijo:

    coño… te lo anunciaba en tu blog… y ya tú, adelantado como siempre, tenías por acá la nota…. lamentable perdida, pero su obra estará por siempre! Peor sucede cuando en Cuba nuestra juventud solo conoce la mercadería barata con dueño que llega por la TV Nacional desde los EEUU….. Peter es como la música latinoamericana en la Cuba de hoy… desconocidos casi por completo…. lo peor que los que tienen que hacer cambiar las cosas, lo saben… y mantienen el mismo patrón neoliberal…. Solo espero que rabos de nubes pasen y limpien nuestros medios…. con una sola tormenta no se puede!

  • Manuel López Rodríguez dijo:

    Silvio, gracias por este y todo lo que nos escribes.
    Eres tan modesto que no comentaste sobre aquella ocación en que el maestro Pete Seeger te invitó a inaugurar el concierto por su 90 cumpleaños en Nueva York, donde debían tú y él cantar a duo la Guantanamera, y el gobierno de EU te negó la visa.
    Por favor, continua escribiéndonos siempre que tengas oportunidad.
    Respetuosamente,
    Manuel López Rodríguez.
    Uno de los millones de gente que te quiere.

  • Francisco Rivero dijo:

    Yo soy un hombre sincero
    De donde crece la palma,
    Y antes de morirme quiero
    Echar mis versos del alma.
    Guantanamera, Guajira Guantanamera…

    Son los versos sencillos del poeta y patriota cubano Jose Marti ( 1853 -1895 )

    Pete Seeger canto al mundo y muchas personas por el mundo se encantaron con toda su obra musical. Un artista-ciudadano de gran talento que nos ofrece lo mejor de la estirpe humana de esa gran nacion de hombre y mujeres que conforman los EE.UU.
    Coincidencias de la fecha de ayer 28 de enero se celebro el 161 aniversario del natalicio de Marti.

    Honor y Gloria a un hombre de bien como Pete Seeger.

    Um saludo fraterno.

  • Jose Luis Hernandez caceres dijo:

    La primera vez que oí mencionarlo fue en un contexto no favorable: El yankee que le robo la guantanamera a Joseíto. La versión musical de la historia de Finlay y Walter Reed.
    Luego, poco a poco, lo fui conociendo mejor. La propia prensa cubana hablaba de ese luchador por las causas nobles en los Estados Unidos. Más recientemente lo pude ver el Youtube. Primero presentando al joven Bob Dylan y su manera tan natural de sentarse a escuchar su música, como un hombre rustico que no entiende de poses. Luego en aquel concierto mítico a principio de los años 60 donde aconseja que si se sienten aburridos vayan a Mississippi o a Alabama a compartir suerte con los luchadores por los derechos civiles, todo eso acompañado de un humor excelente; su manera de describir la conferencia de Martin Luther King: silencio, nada de consignas y nada de dejarse provocar, hasta que los arresten, entonces a cantar “I want my freedom now!”.
    Luego (Y ahí me recordó al leñador que Silvio vio en el), dando clases magistrales de como tocar el banjo y cantando canciones de más de 100 años de escritas. Finalmente cantando la guantanamera, ya viejo, acompañado por su nieto. Ahí conto cómo conoció la canción, y al cantar les dijo, repitan conmigo “Guan-Ta-Na-Me-Ra”, y cuando el público lo repitió les dijo “Ya se saben la mitad de la canción”.
    Pudo haber hecho como Bob Dylan, huir de la gente y enmascararse para que no lo tomaran por la voz de una generación, pudo dedicarse a la música folklórica y demostrar que nadie tocaba el banjo mejor que él, pero prefirió vivir con el alma transparente y mantenerse vertical sin perder la ternura ni incitar al odio.
    Desde hace algún tiempo tengo la idea de que es uno de los pocos ejemplos de una vida vivida consecuentemente, por ello lo admiro, lo respeto y lo quiero.

  • mireilys dijo:

    ¿VOLVEREMOS ESCUCHAR TU MÚSICA TAN PRECIADA EN CUBA? CARAJO VIEJO CUANTO TE EXTRAÑO. LAMENTO POR TI LA PÉRDIDA DEL COLECCIONISTA DE CULTURAS Y TE QUIERO !!!!!!!

  • Hector Salgado dijo:

    Silvio, Peter Seeger y Grupo Raíz, un conjunto de chilenos exiliados de Berkeley, también tuvo la suerte de compartir con el en varios escenarios. Aquí en Berkeley ayudo a La Peña Cultural Center con un beneficio. Con nosotros, Holly Near y otros artistas viajo a Nicaragua al festival de la Nueva Canción. También tocamos con el en NY, Berlin del Este y otros lugares. El fue muy generoso con el exilio chileno y un admirador de la Nueva Canción Latinoamericana.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Músico y poeta cubano. Es fundador de la Nueva Trova y autor de canciones antológicas como “Unicornio”, “Ojalá”, “La era está pariendo un corazón”, y muchas otras.

Vea también