Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Manning, Los Cinco y la inmoralidad del Imperio

| 3
Cartel: Manuel Fernández Malagón.

Cartel: Manuel Fernández Malagón.

La batalla legal por la liberación de Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando está hoy donde estaba hace un año. Seguimos esperando la decisión de la jueza. Seguimos reclamando que obligue al Gobierno a exhibir las pruebas que oculta sobre su conspiración con un grupo de pseudoperiodistas a los que pagó y dirigió para transformar el juicio de Miami en una grotesca burla a la justicia. Y aun esperamos el día que los llamados medios de información pongan fin al silencio con el que se hacen cómplices de una operación que mancha y ofende al periodismo.

El proceso llevado a cabo contra los Cinco en Miami fue desde el primer día una monumental violación de la legalidad y la ética más elemental. La lista de esas violaciones es larga y forma parte de la apelación en curso. No entraré en ellas. Prefiero ahora concentrarme en un aspecto que muestra la profunda inmoralidad que es la esencia misma de este caso.

Los Cinco fueron castigados por haber hecho algo que lejos de ser un delito constituye un mérito de valor excepcional: haber luchado contra el terrorismo sin emplear la fuerza ni la violencia.

Para encubrir esa verdad incontrastable, el Gobierno que los acusó, con la ayuda de medios de prensa a su servicio, los presentó como personas que hubieran podido estar dispuestas a practicar el espionaje. No los acusaron de espionaje porque no podían hacerlo pues de tal cosa nunca existió prueba alguna como reconoció, en 2009, en un fallo unánime, el pleno de la Corte de Apelaciones.

Por eso acusaron a Gerardo, Ramón y Antonio de “conspiración”; sólo de “conspiración”, para supuestamente intentar en un futuro hipotético cometer tal delito. Sin embargo por esa inventada “conspiración” impusieron a los tres la prisión perpetua, que es el máximo castigo que la ley reserva para los que ejecuten acciones de espionaje real. Y la misma Corte de Atlanta las declaró por ello ilegales, las anuló y ordenó que Ramón y Antonio fueran sentenciados de nuevo.

Mientras se desarrollaba la saga de nuestros compañeros otros casos fueron ventilados fuera de Miami en los que otras personas fueron inculpadas de espionaje, no de “conspiración”para espiar sino de haber realizado acciones concretas de espionaje. En algunos casos se trató, según las autoridades, de espionaje en gran escala y sus autores eran individuos que desempeñaban importantes funciones oficiales, incluso en las fuerzas armadas norteamericanas. Ninguno de ellos fue condenado a cadena perpetua. Todos recibieron condenas mucho más bajas que las nuevas sentencias de Ramón y Antonio y algunos ya las cumplieron y hace tiempo recuperaron su libertad.

Ahora mismo hay un caso que ha conmovido al mundo. Un joven militar norteamericano, Bradley Manning, ha hecho historia ayudando a revelar por medio de Wikileaks miles de informaciones secretas que han puesto al desnudo la política de un Imperio que viola sistemáticamente las normas del derecho y pisotea la soberanía de todas las naciones. Manning no merece castigo alguno por lo que hizo. Él es realmente un héroe. Sin buscar beneficio alguno para sí mismo arriesgó su vida para que el mundo conociera la verdad y por eso merece honor y gratitud.

Contra Manning se alzó la furia del Imperio. Lo sometieron a un encierro brutal y prolongado y desataron una feroz campaña para denigrarlo como a un terrible “espía” que supuestamente habría dañado gravemente la seguridad nacional de Estados Unidos. A él no lo acusaron de “conspiración”. Los cargos que le formularon fueron mucho más graves. Lo acusaron de haber descubierto secretos que ahora están al alcance de millones, algo que Washington presentó al mundo como un acto de espionaje sin precedentes por lo que pidió los peores castigos.

El Tribunal Militar que juzgó a Manning le impuso sin embargo, una sentencia de treinta y cinco años de prisión. Esta es una condena completamente injusta pues su acción nada tuvo de criminal y sí mucho de heroísmo.

Pero el contraste entre esa sentencia y la que dictó el Tribunal de Miami contra nuestros compañeros es muy revelador. A Gerardo, Ramón y Antonio, en conjunto, los sancionaron a cuatro cadenas perpetuas más 44 años. Ellos no eran miembros de las fuerzas armadas norteamericanas, no se apoderaron de ningún documento oficial, no intentaron obtener ningún secreto y no fueron acusados de nada parecido.

Pese a todo el odio que contra él desataron, a Manning lo condenaron a 35 años de prisión, castigo, como ya dije, completamente injusto pues no cometió crimen alguno, pero inferior al que hubieran podido imponerle. No pudieron hacerlo porque en el mundo entero, y en los Estados Unidos, se levantó una poderosa ola solidaria que proclamó su inocencia y demandó y sigue exigiendo su libertad.

Nuestros compañeros, también inocentes, llevan 15 años de injusto encierro, cumplen todavía, sentencias tan injustas como desmesuradas y son víctimas del odio y la venganza de un Gobierno carente de todo sentido ético. En el caso de los nuestros son víctimas también del silencio cómplice de una prensa empeñada en impedir que la gente conozca la verdad para maniatar la solidaridad. Ambos casos prueban la inmoralidad de un Imperio en incurable bancarrota. Ambos exigen redoblar el empeño para que la verdad prevalezca y con ella la justicia.

La Habana septiembre 12, 2013
Encuentro Internacional por la libertad de los Cinco
¡15 años, Basta!

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Marta de Argentina dijo:

    Compañero Alarcón:
    Como Ud muy bien dijera hace mucho tiempo ya: Es Cuba la que está presa.
    Y así es, están presos por ser cubanos. Más claro agua.
    Pero el amor y la solidaridad internacional creciente hacia ELLOS, los traerá de regreso porque, como suele decirse, no se puede tapar el sol con la mano.

  • Alejandro dijo:

    Gracias CUBADEBATE por regalarnos las palabras de Alarcon, a mi criterio la figura pública mejor preparada en materia de Relaciones Internacionales y Política de los EU junto a nuestro Comandante en Jefe, ojalá siempre tengamos la posibilidad y el privilegio de leer y escuchar sus palabras. Es además una de las personas que más ha hecho por el regreso de los 5.

  • Laura dijo:

    Libertad para los cincos.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también