Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cómo derechizar a un izquierdista

| 32

frei-bettoSer de izquierda es, desde que esa clasificación surgió con la Revolución Francesa, optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o, como decía Bobbio, considerar una aberración la desigualdad social.

Ser de derechas es tolerar injusticias, considerar los imperativos del mercado por encima de los derechos humanos, encarar la pobreza como tacha incurable, creer que existen personas y pueblos intrínsecamente superiores a los demás.

Ser izquierdista -patología diagnosticada por Lenin como ‘enfermedad infantil del comunismo’- es quedar enfrentado al poder burgués hasta llegar a formar parte del mismo. El izquierdista es un fundamentalista en su propia causa. Encarna todos los esquemas religiosos propios de los fundamentalistas de la fe. Se llena la boca con dogmas y venera a un líder. Si el líder estornuda, él aplaude; si llora, él se entristece; si cambia de opinión, él rápidamente analiza la coyuntura para tratar de demostrar que en la actual correlación de fuerzas…

El izquierdista adora las categorías académicas de la izquierda, pero se iguala al general Figueiredo en un punto: no soporta el tufo del pueblo. Para él, pueblo es ese sustantivo abstracto que sólo le parece concreto a la hora de acumular votos. Entonces el izquierdista se acerca a los pobres, no porque le preocupe su situación sino con el único propósito de acarrear votos para sí o/y para su camarilla. Pasadas las elecciones, adiós que te vi y ¡hasta la contienda siguiente!

Como el izquierdista no tiene principios, sino intereses, nada hay más fácil que derechizarlo. Dele un buen empleo. Pero que no sea trabajo, eso que obliga al común de los mortales a ganar el pan con sangre, sudor y lágrimas. Tiene que ser uno de esos empleos donde pagan buen salario y otorgan más derechos que deberes exigen. Sobre todo si se trata del ámbito público. Aunque podría ser también en la iniciativa privada. Lo importante es que el izquierdista sienta que le corresponde un significativo aumento de su bolsa particular.

Así sucede cuando es elegido o nombrado para una función pública o asume un cargo de jefe en una empresa particular. De inmediato baja la guardia. No hace autocrítica. Sencillamente el olor del dinero, combinado con la función del poder, produce la irresistible alquimia capaz de hacer torcer el brazo al más retórico de los revolucionarios.

Buen salario, funciones de jefe, regalías, he ahí los ingredientes capaces de embriagar a un izquierdista en su itinerario rumbo a la derecha vergonzante, la que actúa como tal pero sin asumirla. Después el izquierdista cambia de amistades y de caprichos. Cambia el aguardiente por el vino importado, la cerveza por el güisqui escocés, el apartamento por el condominio cerrado, las rondas en el bar por las recepciones y las fiestas suntuosas.

Si lo busca un compañero de los viejos tiempos, despista, no atiende, delega el caso en la secretaria, y con disimulo se queja del ‘molestón’. Ahora todos sus pasos se mueven, con quirúrgica precisión, por la senda hacia el poder. Le encanta alternar con gente importante: empresarios, riquillos, latifundistas. Se hace querer con regalos y obsequios. Su mayor desgracia sería volver a lo que era, desprovisto de halagos y carantoñas, ciudadano común en lucha por la sobrevivencia.

¡Adiós ideales, utopías, sueños! Viva el pragmatismo, la política de resultados, la connivencia, las triquiñuelas realizadas con mano experta (aunque sobre la marcha sucedan percances. En este caso el izquierdista cuenta con la rápida ayuda de sus pares: el silencio obsequioso, el hacer como que no sucedió nada, hoy por ti, mañana por mí…).

Me acordé de esta caracterización porque, hace unos días, encontré en una reunión a un antiguo compañero de los movimientos populares, cómplice en la lucha contra la dictadura. Me preguntó si yo todavía andaba con esa ‘gente de la periferia’. Y pontificó: “Qué estupidez que te hayas salido del gobierno. Allí hubieras podido hacer más por ese pueblo”.

Me dieron ganas de reír delante de dicho compañero que, antes, hubiera hecho al Che Guevara sentirse un pequeño burgués, de tan grande como era su fervor revolucionario. Me contuve para no ser indelicado con dicho ridículo personaje, de cabellos engominados, traje fino, zapatos como para calzar ángeles. Sólo le respondí: “Me volví reaccionario, fiel a mis antiguos principios. Prefiero correr el riesgo de equivocarme con los pobres que tener la pretensión de acertar sin ellos”.

(Tomado del Clarín)

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ángeles Camacho dijo:

    De esos tipos está llena la izquierda electoral de México. Es una lástima ver cómo han tirado a la basura una lucha de tantos años, junto con sus mal llamados “documentos básicos”. En fin todos somos parte de este mundo…

  • Enrique dijo:

    SIEMPRE BRILLANTE.

  • Carlos dijo:

    Que grande Frei, grande entre los grandes prensadores del mundo en la actualidad. Te admiro muchísimo.

  • rena dijo:

    Que bien los ha descrito!! a esos personajes que tanto danyo le han hecho al mundo.

  • gladis vazquez dijo:

    22.9.2012.P.M.BETTO BETTO DIOS BENDIGA LOS PECHO QUE TE A MAMANTARON Y LA PLUMA Y EL PAPEL CONQUE ESQURIBES.,

  • Candela dijo:

    Interesante reflexión y muy a tono con el momento. Hemos visto muchas izquierdas reales conquistadas con sudor y sangre en la lucha por una sociedad mejor y más justa para todos, perderse después en el mar de la burocracia y el funcionarismo estatal.
    Coincido con el Padre Frei Betto en aquello de la elección del riesgo de equivocarse con los pobres, si se entiende por ello, que es luchar al lado de los pobres para eliminar la pobreza y dejar de seguirlo siendo y no porque la pobreza sea equivalente a la virtud o condición indispensable para alcanzarla; que desde la miseria no suelen nacer los mejores valores espirituales, aquellos que se necesitan para actuar en grande por los demás.

  • Joel F. Marrero dijo:

    FORMIDABLE.

  • clemente dijo:

    ……….bien, escribe mas esas tendencias.

  • José Gerardo dijo:

    Excelente. Agrego que, particularmente en los últimos años, se evidenció que un Partido supuestamente de izquierda (por ejemplo, el Partido Socialista Españor -antiguo PSOE- o, el mismo Partido Socialista Frances; hoy en el Gobierno), se constituye en aserrimo defensor del Capitalismo (del actual que, por mucho, es el más inhumano que hemos conocido). Partidos y diregentes supuestamente de izquierda que siempre han sido Capitalistasn pero que, en los últimos años, compiten con los capitalistas de derecha para ver quienes sirven mejor a los Señores Multimillonarios que mueven, con las políticas de la Globalización, los hilos del Poder a nivel Mundial (del económico-financiero; de la industria de la guerra y del terror; de la industria alimentaria; de la industria farmacéutica; de los grandes medios de desimformación, etc.). Casi imposible distinguir entre los capitalistas de dercha y los capitalistas de izquierda.
    Entonces, si yo no soy capitalista, me parece un muy grave error político el pretender definirme como una persona de izquierda.
    Se que para muchos se constituyó en un “eufemismo” necesario luego de la caída del mundo socialista PERO, NO DEJA DE SER UN GRAN ERROR QUE URGE CORREGIR.
    Existen capitalistas de derecha y de izquierda PERO no puedo admitir que existan socialistas de izquierda y de derecha.
    Dejemos el “izquierdismo” para los capitalistas.

  • Martha Lucía Torifa Murillo dijo:

    Excelente ejemplo para los latinos lo tenemos en algunos de nuestros antiguos y muy “izquierdosos” compañeros a quienes hasta les aprendí sus discursos calenturientos sobre Marx y lenin y hoy estan al lado del gobierno opresor y (otros mas haciendo fila para llegar) nos tratan con desdén. Tarde comprendimos que no eran mas que arribistas y oportunistas sin ética ni valores.
    El pueblo en general pero especialmente nosotros debemos aprender a reconocerlos y a tiempo sacarlos de nuestro entorno.

  • Anton dijo:

    Refleja la realidad en México de aquellos que hoy se autodenominan de izquierda, es un retrato exacto de estos personajes, sin embargo abajo
    a ras de tierra el movimiento sigue, se consolida, avanza, con o a pesar de éstos.

  • Leopis dijo:

    Eso les paso a los dirigentes de las “tribus” del PRD mexicano.

  • gladys vazqu dijo:

    aller dia 22 p.m. esquribi sobre eate articulo.Palabras Muy Brebes.P Pero con Mi CORAZON Dige.BETTO BETTO DIOS BENDIGA LOS PECHO QUE TE AMAMANTARON Y LA PLUMA Y EL PAPEL EN EL QUE ESQURIBES.NO FUE PUBLICADA MI OPINION.EAQURIBO CON FARTA DE OCTOGRAFIA SI PERO CON TODA LA SINSERIDD Y EL AMOR DE LA FAS DE LA TIERRA .Y DE CULQUIER OTRO LUGAR QUE EXCISTA.LOS QUIERO SIEMPRE.ASECTADA O NO.,

  • El Manuel dijo:

    Pero si está lleno de estos pajarracos en Chile y en tantos otros países. En Chile la basura más actual a este respecto, es la mugre Camilo Escalona. Un “izquierdista” de tomo y lomo. Lleva décadas a cargo del partido socialista de Salvador Allende, con toda una cáfila de nuevos ricos. Ahora incluso defiende la Constitución pétrea inmodificable de Pinochet, que tiene asfixiado al país entero, y trabaja activamente en contra de una Asamblea Constituyente. Esta ignorante basura había que tirarle agua fría en la época de Pinochet, aún se negó a participar sino a última hora y a regañadientes de la vía electoral de entonces, que tanto buen resultado le dió finalmente. Lenin se confirma con esta basura traidora, ediondo de componendas, típico miembro de la oligarquía partitocrática, uno de los trepadores más destacados de Chile. Una auténtica porquería “izquierdista”.

  • Voz popular dijo:

    Es asombroso. Frei Betto hizo una descripción fiel de los jerarcas del PRD de México.

  • Miguel dijo:

    Frei Betto, impecable, claro y conciso, una definición sencilla de un aspecto complejo de la naturaleza humana sin convicciones, sin pensamiento crítico, sin espíritu revolucionario!

  • Mestodio Bárzaga dijo:

    Frei Betto ha dado en el punto. Yo no sé si él sabrá que muchos de lo constructores del socialismo real eran precisamente así como él lo ha descrito, aquellos que no permitían la más ligera crítica al Gobierno y partido gobernante, los que sólo daban indicaciones y no escuchaban, los que no le permitían a los de abajo ripostar y les recordaban en cada ocasión cómo vivían antes, los que eran inconmovibles o saltaban en paracaídas de un puesto a otro, los que practicaban normalmente la corrupción y se les salía la saliba hablando de revolución, los que se amparaban en el secreto para no dar la información exigida por la población, los que decían que había que tener confianza en los líderes de la revolución cada vez que los de abajo hablaban de la necesidad de cambios. Era una derecha que usaba fraseología de izquierda y que llevó el socialismo a una encrucijada. El socialismo no puede ser un sistema donde unos tengan derecho a hablar y los otros derecho a escuchar y a decirles siempre que sí tras prolongados aplausos. Esos izquierdistas de derecha se regían por ese principio, y el socialismo que intentaron construír fue precisamente así. Gracias Feri Betto

  • Rafa dijo:

    Increíble, muy buen artículo y por demás verídico, se ve retratado uno de los axiomas de Marx, se piensa como se vive. El pobre nunca pensará igual al rico, y el mundo es dialéctico, cambia, como se piensa hoy quizás no se piense mañana. Casos como el del compañero que subió en el gobierno hay varios, en todos los países del mundo, incluyendo Cuba, recordemos las palabras del compañero Fidel sobre algunos ex dirigentes: se han embriagado con las mieles del poder. Ejemplo en el mundo y Cuba hay miles. Este problema hay que mirarlo para afuera pero también como propio, para poder combatirlo.

  • Rafael dijo:

    Brillante
    Es un articulo que todos los militantes debemos ver, leer y analizar.

  • Epicratres Striatus dijo:

    Se está refiriendo al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), los cuales, de ser perseguidos por el gobierno en las décadas 70-80, ahora acaban de ganar su 3er mandato consecutivo… El resultado ha sido mucha corrupción, como nunca antes en República Dominicana. Vehículos de lujo, mansiones, jets privados, helicopteros, etc…
    Felicidades por el artículo. Salgo a buscar su libro sobre El Comandante mañana mismo.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Carlos Alberto Libânio Christo. Conocido como Frei Betto. Fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 60 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso. En dos acasiones- en 1985 y en el 2005- fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, de las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 50 años. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también