Imprimir
Inicio » Opinión  »

Silvio y Pablo: Respuesta a una provocación del señor Carlos Alberto Montaner

| 66
Silvio y Pablo

Silvio y Pablo

Tomado del blog Segunda Cita

Aquí estamos de nuevo, como tantas veces desde aquel año en que por primera vez el generoso  pueblo de casi todo el Estado español dio bienvenida a nuestras canciones. Siempre hemos vuelto con legítimo orgullo, como cuando se visita la casa de un abuelo con honra.  Nunca vinimos a quejarnos de lo que, del hogar, nos pudiera inquietar; porque aunque el mundo es la gran casa, tenemos un rescoldo caribeño que hemos sabido mantener tibio con el compromiso del amor.

Pero sabemos que hay quienes no piensan ni sienten como nosotros.  Incluso existen quienes se proclaman artistas y mienten, se engañen o no a sí mismos, porque han sembrado tanto odio que supone imposible una cosecha de gracia.

Por ser parte de un proceso revolucionario como el cubano, como el nuestro, no basta con escribir frases lapidarias desde una inmaculada urna de cristal; hay que desgarrarse con toda la realidad que entraña el quehacer cotidiano de mujeres y hombres que aman y sufren, que lo hacen mal, regular o bien, que se equivocan y que son víctimas de equivocaciones, pero que no eluden el reto que implica hacer cada día mejor y siempre más humana una obra revolucionaria que indiscutiblemente es un ejemplo para América Latina.

Nadie confunda la humildad con el temor.  Hemos tomado las armas, incluso las terribles, para defender, sin reparar en riesgos, lo que consideramos justo; el pueblo que edifica nuestra Revolución, la Revolución que edifica nuestro pueblo.  Y nadie  nos paga para defender lo que creemos. Sólo nuestra propia conciencia nos somete cada día a un riguroso pero necesario examen y cuando no estamos de acuerdo con algo, así como cuando estamos de acuerdo, lo cantamos y lo  asumimos en Cuba y donde sea necesario.  La única prisión que padecemos es la de no poder librarnos de la espantosa verdad de las guerras, la miseria, la  ignorancia y toda la injusticia que mantienen el egoísmo y la explotación en el mundo.

Aquí estamos de nuevo y como siempre regresaremos a Cuba.  Estamos orgullosos de vivir, de trabajar, de crear allí, de discutir y pelear a los cuatro vientos para que todo se haga mejor, para nosotros mismos hacerlo mejor; nunca creyendo que tenemos la verdad absoluta en nuestras manos, porque la sencilla verdad, la nuestra, hace tiempo que la comparte la gran mayoría de nuestro pueblo; y juntos, la recrearemos, como ahora, en trabajo, en amor, en canciones, en dignidad.

Pablo Milanés                                                        Silvio Rodríguez

Madrid, 28 de mayo de 1986.

Se han publicado 66 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • chago dijo:

    ¿esa respuesta es del 28 de mayo de 1986?

  • Pedro Luis dijo:

    Hola, Silvio! Leí este artículo en Cubadebate y me sentí muy confundido desde el título mismo, porque no se aviene a la lógica de lo que viene diciendo Pablo por Miami; solo al llegar al final pude entender la lógica: 28 de mayo de 1986. Así y todo entré a tu blog y busqué los comentarios, encontrando uno solo, tuyo, que decía: “Esta respuesta salió publicada, si mal no recuerdo, en ABC, periódico español donde Carlos Alberto Montaner nos invitaba a abandonar la Revolución a Pablo y a mí, en mayo de 1986”.
    Gracias Silvio por tanta bondad, porque interpreto el artículo como una bella forma de decir: ese de Miami no es vuestro Pablo, helo aquí… y nos trasladas un cuarto de siglo atrás.
    Al final lo que queda de todos nosotros es la obra, pues como personas trascendemos poco más o poco menos en el tiempo. La obra de Pablo ha trascendido y trascenderá, de hecho ya es parte intrínseca de la Revolución, pero Pablo…, OJALA! (que es un bello título de tu repertorio)

  • El Ruso dijo:

    Querido Silvio, tu como siempre genial!!! Sin decir una sola palabra acerca de lo expresado por Pablo en Miami, con la publicación de esta respuesta a Montaner de 1986, solo se reafirma la idea de que Pablo ha traicionado a nuestra patria y también ha traicionado a nuestro batallador y aguerrido pueblo, que tanto lo admira y respeta! Porque no decir una sola palabra de crítica al bloqueo, a la mafia de Miami, al apoyo a terroristas confesos, a la política genocida contra nuestro pueblo, eso es traición y en su lugar defender a las “Damas de Blanco”, que de blanco y puro no tinen nada, son asalariadas de la Oficina de Intereses, de donde reciben las instrucciones y el dinero!
    Gracias Silvio por tu sabia inteligencia y tu manera de ser transparente y clara!

  • maria dijo:

    Gracias por estar y ser espíritus de amor, esa respuesta es propia de sus actos y viene bien por siempre un verso en prosa, desde el alma y no me importó saber el contexto. Mil gracias Silvio y Pablo, por darnos sus versos y canciones.

  • Rafa dijo:

    Me parece buenisimo esto que Silvio dijo en su blog este lunes

    Silvio dijo…
    En la entrada anterior, “Decir que no”, tuve un intercambio con Manuel R, estudiante puertorriqueño en Nueva York. Lo vuelvo a reproducir, íntegro, porque responde a varias preguntas que me han hecho…
    5 de septiembre de 2011 06:42

    Dijo Manuel R.:

    Silvio,
    te voy a ser bien sincero. No entiendo bien tu postura, ni la de muchos revolucionarios que considero honestos y maduros ante la carta de Pablo. He escuchado tantas opiniones, tantas críticas, tanto cinismo, unos le dan la pinta buena y otros la pinta mala.

    A mí me parece honesta y eso lo admiro, personalmente tengo diferencias en cuanto a la forma de la carta aunque no en cuanto al contenido. Creo que precisamente esta es la disyuntiva mas interesante de las declaraciones de Pablo: Forma vs. Contenido.

    Te pregunto: ¿Cuál es tu opinión sobre el contenido de la carta? ¿Cuál es tu opinión sobre su forma?

    ¿Crees tú que el espíritu revolucionario de Pablo viene por la misma línea del espíritu evolucionario de “Sea Señora”? ¿Sí, no, por qué?
    5 de septiembre de 2011 06:42

    Silvio dijo…
    Y yo le respondí:

    Manuel R:

    Pablo y yo hace algo más de 20 años que no nos vemos. Tampoco nos hemos hablado ni por teléfono. O sea que el Pablo que conozco tiene casi un cuarto de siglo de retraso. Aún sin estar cerca, en este tiempo sin relacionarnos directamente, ambos hemos mantenido una actitud respetuosa respecto al otro. Nos conocimos en 1967 y dejamos de vernos y de hacer proyectos juntos a fines de los 80s. Mientras duró, nuestra amistad rebasó lo que pudiera ser una simple colaboración. Fuimos testigos de muchos eventos personales de ambos. Y también colectivos. Vimos nacer a nuestros primeros hijos, fraguarse y deshacerse amores, proyectos, sueños de diferente linaje. Hay zonas del Pablo actual que son nuevas para mi y hay otras que me son muy conocidas. Y para resumirte mi postura, o para que aprendas a verla como es, sin confusiones, te la voy a identificar: Mi postura es la que mantengo cada día; lo que hago y lo que digo, el testimonio cotidiano de un hombre que, más por intuición que por sabiduría, nunca se ha creído infalible. Asimismo no me siento capaz de juzgar, menos públicamente, a un viejo amigo; pero de lo que sí estoy seguro, Manuel R., es de que Pablo está convencido de estar a la altura de lo que cree de sí mismo.

    Esto me da oportunidad de decir que muchos ataques a Pablo no los he puesto aquí en el blog. Siempre han existido los “Pablistas” y los “Silvistas”. Por mi parte nunca -jamás- he permitido que en mi presencia nadie hable mal de Pablo. Cuando me botaron del ICR en 1968, también fue por defenderle. Y por pincipios -míos- lo sigo haciendo, aún cuando Pablo me incluya a mi entre los “despreciables” que seguimos defendiendo la Revolución, y los que firmamos la carta que él entendió a su manera (y todos los que la firmamos entendimos de otra, o sea un momento en el que había que cerrar filas con la defensa de Cuba). Como dice un amigo mío: “Hay un viejo proverbio latino que dice Quod escripsi, escripsi. Lo que está escrito está escito y no se puede borrar.” Que cada cual asuma lo que le toca, y allá el que se arrepienta de la gloria que ha vivido por lo que quiera aparentar.

    Coincido con Pablo en muchos de sus juicios críticos sobre la realidad cubana. Me parece que algunos de esos puntos los he tocado en conferencias de prensa en Cuba. Lo que escandaliza a algunos no es el contenido de sus críticas sino la forma, que además de burda parece desamorada, sin el más mínimo compromiso afectivo. Otra cosa que duele es que haya manifestado esas críticas en Miami, a unos días de un concierto que, por más propaganda que hacían, no se llenaba. Y para colmo que las hiciera a medios que tildan de héroes a terroristas que han derribado aviones civiles, medios cuyos dueños han pagado actos de violencia contra Cuba.

    Es importante que los que vivimos en esta sociedad imperfecta -y eso quiere decir con cosas malas pero también con cosas buenas- sigamos criticando, sigamos mejorándonos. Y que este ejemplo triste no les sirva de pretexto a los extremistas para cerrarse a cal y canto. Ese es un daño interno que nos hacen actitudes como esta. Pero en las Revoluciones, si son verdaderas (como creo que es la cubana), nadie es imprescindible, al menos para siempre. Cada baja nos enseña a llenar la ausencia con lo que tengamos, y a aspirar a ser tan buenos como lo que nos falta.

    No en balde escribí, hace unos 30 años:

    Salgo y pregunto por un viejo amigo
    de aquellos tiempos duramente humanos,
    pero nos lo ha podrido el enemigo,
    degollaron su alma en nuestras manos.

    Absurdo suponer que el paraíso
    es sólo la igualdad, las buenas leyes.
    El sueño se hace a mano y sin permiso,
    arando el porvenir con viejos bueyes.

    Vaya forma de saber
    que aún quiere llover
    sobre mojado.
    5 de septiembre de 2011 06:44

  • alejandro dijo:

    Silvio,cuan lejos de la Realidad esta pablo del escrito ese!,ya este Pablo “Piensa segun Vive”,con el “Verde” en el bolsillo!,ya es el Pablo,ke Culpa al Gobierno de Cuba por la Muerte del Mercenario (Zapata),el ke condena al Gobierno de Cuba y a su Pueblo por la “Paliza” a las “Damas de Blanco”,es el mismo ke condena al Gobierno de Cuba y a su Pueblo por “El Racismo ” Imperante,es la persona ke condena al pueblo de Cuba y su Gobierno por la falta de “Libertad de Expresion y Democracia”,pero aya donde se dio la Lengua con la Mafia terrorista ,no condeno el Criminal Blokeo,el mercenarismo,no hablo por nuestros 5 Heroes,etc..,La guitarra puede dar dignidad y etica a kien la sepa usar pero a Pablos esas cuerdas se le partieron,uno mas al basurero de la Historia,como otros ke iran pasando al basurero de la historia por camajanes y traidores,el arte no hace “sapientes”,hay ke vivir y estudiar la realidad ke se esta viviendo!.

  • Rey dijo:

    Silvio, la verdad admiro tu inteligencia. Yo estoy más que indignado por el brinco ideológico que ya dio Pablo para el otro lado, muchos cubanos nos sentimos traicionados con esa actitud. Y he aquí una respuesta magistral de tu parte, una sutileza sin referirte directamente al tema, solo puedo decir: Braaaavoo!!! Silvio.

  • Label dijo:

    Silvio siempre con la estatura que tiene y LE ASISTE la razon creo que Pablo no es de los imprescindibles, si el vendio su alma debe ser tratado como tal MERCENARIO.

  • David Urra Arias dijo:

    El periodista pudo hacerle una introducción a esto, para no confundir.

  • Luis Mariano dijo:

    yo estoy muy decepcionado de pablo como ser humano. su música sigue en mi colección privada porque eso no hay quien lo quite de nuestra riqueza cultural. no me explico que pablo trate de quedar bien con gente que te aplasta cd’s en blanco para que la gente crea que son los suyos (ese elemento bajo y minúsculo en número no tiene escrúpulos), que de entrevistas a radio y tv martí y apaga y vamos. solo le faltó y no sabemos si ocurrió, un almuerzo con posada carriles para decirle que lo “perdonaba”. en mi barrio a eso que hizo pablo aquí en miami le llamábamos cambiado por mierda se pierde el envase. sin embargo, me parece que el más miserable de todos es el tal hugo cancio. ese individuo es lo más oportunista de este ghetto. de qué vive, como es posible que pueda sostener un evento o una empresa que es pérdida total todo el tiempo. y esto de pablo lleva pérdidas por miles de miles. entonces, quien está poniendo el dinero detrás de esto? y esos precios desorbitantes de las entradas para los shows? y esos miles de dólares en publicidad? aquí hay gato encerrado. yo no lo dejaria poner un pie en cuba. en definitiva para la crítica que importa una mancha más en el tigre.

  • Gilberto Diaz dijo:

    Gracias a Rafael por publicar el intercambio entre Silvio y Manuel.

    No hace falta decir nadamas, seria “llover sobre mojado”..

    Grande Silvio como grandes sus canciones.

    Gracias

  • Miguel Ángel dijo:

    Gracias Silvio

    Para no hacer de mi icono pedazos,
    para salvarme entre únicos e impares,
    para cederme lugar en su Parnaso,
    para darme un rinconcito en sus altares,
    me vienen a convidar a arrepentirme,
    me vienen a convidar a que no pierda,
    me vienen a convidar a indefinirme,
    me vienen a convidar a tanta mierda.
    Yo no sé lo que es el destino,
    caminando fui lo que fui.
    Allá Dios, que será divino.
    Yo me muero como viví.
    Yo quiero seguir jugando a lo perdido,
    yo quiero ser a la zurda más que diestro,
    yo quiero hacer un congreso del unido,
    yo quiero rezar a fondo un hijo nuestro.
    Dirán que pasó de moda la locura,
    dirán que la gente es mala y no merece,
    mas yo partiré soñando travesuras
    (acaso multiplicar panes y peces)
    Yo no sé lo que es el destino,
    caminando fui lo que fui.
    Allá Dios, que será divino.
    Yo me muero como viví.
    Dicen que me arrastrarán por sobre rocas
    cuando la Revolución se venga abajo,
    que me machacarán mis manos y mi boca,
    que me arrancarán los ojos y el badajo.
    Será que la necedad parió conmigo,
    la necedad de lo que hoy resulta necio,
    la necedad de asumir al enemigo,
    la necedad de vivir sin tener precio.
    Yo no sé lo que es el destino,
    caminando fui lo que fui.
    Allá Dios, que será divino.
    Yo me muero como viví.

  • Ed dijo:

    Esta respuesta de Silvio es la que deberia aparecer como titular en Cubadebate. Directa y sin ambages como siempre es Silvio.

  • Naturaleza dijo:

    Me disculpan por mi ignorancia acerca de este tema, pues verdaderamente no he leído nada de las declaraciones de Pablo en Miami, lo que si sé es que aqui mismo en Cubadebate, hace algunos meses, se tocó el tema de la entrevista que concedió Pablo a un periódico español, creo que a El Mundo, también con ciertos planteamientos acerca de la Revolución, se formó como ahora tremenda polémica, y recuerdo haber leido la opinión que dió Silvio en ese entonces más o menos así “dejen que Pablo diga lo que siente”, que me disculpe Silvio de mi error, pero es lo que interpreté en ese momento y que recuerdo ahora, no quisiera que me mal interpreten, solo pienso que a Silvio le duele que a ese amigo que tanto ha defendido a capa y a espada como hemos visto, traicione ideológicamente al pueblo de Cuba, pero que además este confraternizando con la extrema derecha de Miami que son los más reacios a que nosotros los de a pie suframos más las consecuencias del bloqueo, que Pablo no se monte en el carro junto al pueblo para transformar todo lo que queremos transformar de nuestra vida económica sobre todas las cosas, y que como hicieron los soviéticos antes del derrumbe del socialismo en ese país, comience por su parte un “revisionismo” de lo que ha hecho el Gobierno cubano desde el triunfo hasta nuestros días, que en realidad no conduce a nada, solo a dividir al pueblo, porque de una cosa si se está claro, es que el pueblo de Cuba ama a sus artistas, pero también desprecia con todo ardor a todo aquel que lo traicione. Sólo me hago estas preguntas ¿qué realmente se le ha hecho a Pablo para que tenga esa actitud, acaso ha interpretado mal los cambios que queremos hacer los cubanos dentro del sistema socialista? porque a mí me consta que Pablo es una de las personalidades de Cuba que no vive hace mucho tiempo el igualitarismo que tanto se critica, pero como este igualitarismo ha salvado a los cubanos. No quisiera que Pablo fuera ese artista punta de lanza de algo similar a lo que pasó en el campo socialista que luego se desmerengó.
    Silvio tu gira por los barrios para mi es comparable a como hace un budista en su templo, pensar y purificarse, porque estar al lado de tu gente y brindarle lo mejor que tienes, que son tus versos y música es lo que te hace grande.

  • Batista dijo:

    Magnífico Silvio. Esta es una declaración de principios.

  • felipe dijo:

    Con esto el deseo de muchos: … y si Pablo y Silvio vuelven a cantar juntos y yo no estoy…, expresado por Luis Alberto García en Con dos que se quieran, se reafirma en solo un sueño.
    Me gustaría oír, ver o leer textualmente las últimas declaraciones de Pablo. No que me las saquen de contexto o me las encapsulen. No que me las cuenten. No su polémica con aquel que dice que se muere como vivió pero vive en Miami. Ese cruce de cartas que vuelan por correo ya lo leí. Quisiera su entrevista en el Herald, sus palabras a otros medios. Del propio Silvio, a quien admiro tanto como a Pablo, he leído entrevistas en que expresa cierta comprensión por las denominadas Damas de Blanco, su llamado constante a que nuestro socialismo es perfectible, a políticas injustas que deben ser rectificadas, en fin, a Evolucionar. Su último disco es un llamado poético a todas esas cosas que el país está haciendo por perfeccionarse. Espero que toda esta polémica que, evidentemente trae cola, termine en sano debate entre los intelectuales involucrados y que la prensa, llamada a una altura que no acaba de alcanzar – el país moviéndose y en el NTV ni un comentarista o editorialista de temas nacionales no edulcorados – o por lo menos los medios o publicaciones especializadas en ciertos de estos TEMAS incluyan este debate que debe resultar provechoso, amén de esos insultos que justificados o no le dan un sabor poco común. Hasta Saramago dijo un día sobre Cuba a raíz de una decisión dura pero ejemplarizante:… ¡Hasta aquí he llegado ¡ Después comprendió y nos siguió acompañando. Lo que quiero decir es que uno puede vacilar, incluso equivocarse, enderezar el rumbo o simplemente pasarse al lado que le de la gana.
    Y si finalmente Pablo ya no cree en los que creyó, a mi no me importa. No se me distancia mientras en su obra no ataque a la Revolución, cosa que no creo ocurra porque, en el fondo, conoce muy bien todas esas cosas, tan bellas, tan hermosas…y que, a pesar del Herald, de Montaner, de RTV Martí, de los millones que ponen para joderlas, siguen aquí, protegidas por 11 millones de cubanos.

  • Otro Pablo dijo:

    No sé a que viene la publicación en estos momentos de esa respuesta de Silvio y Pablo en 1986, si es para decir como era pablo antes pudiera ser comprensible.
    Para nuestra alegría tenemos otros muchos que no son como Pablo y que no les dan tanta prensa en Cuba ni fuera de Cuba: Gerardo Alfonso,Los hermanos Feliu, etc…

  • LUNA dijo:

    ME CONMUEVEN PROFUNDAMENTE LOS RAZONAMIENTOS DE SILVIO.

    ES OTRA MANIFESTACION DE SU INFINITO AMOR Y SU COMPROMETIMIENTO CON NUESTRA REALIDAD QUE CON SUS ACIERTOS Y ERRORES, COMO TODA OBRA HUMANA, ES LA EPOPEYA DE UN PUEBLO QUE ENCONTRÒ A SU LÌDER Y AVANZÒ LA HISTORIA A PURO CORAJE Y DIGNIDAD.

    ME DA MUCHA PENA CON PABLO, MUCHA. Y TRISTEZA, PORQUE EN ESA LUCHA NUESTRA ÈL TUVO UN PAPEL DIGNO Y MERECIDO QUE HA ECHADO ABAJO DE LA FORMA MÀS INESCRUPULOSA POSIBLE.

  • Carlos Luque dijo:

    A Silvio y Manuel R:

    Estoy de acuerdo con la respuesta de Silvio a la cuestion de la actitud de Pablo en Miami. Es una inmensa prueba de la fina y hermosa espiritualidad, que suponemos y esperamos en un creador de tanta belleza, pero ademas, una prueba de valentia humana, moral y politica a la vez.

    Cada cubano que ha amado la obra de Silvio y de Pablo – como a tantos otros de nuestros artistas y creadores, politicos u hombres publicos significativos para la formacion del pais y la patria – tiene en su fuero interno un tesoro de inapreciable valor, como que le ha acompañado en su formacion, en su vida, en sus amores, alegrias y dolores. Ellos lo saben, ellos deben saberlo, y por eso, si algun dia, por ejemplo, Silvio adoptara una actitud semejante, solo podriamos suponer que ha padecido un dolor muy grande que los ha enajenado de si, a tanta distancias de amores y principios confesados y escritos en la historia de tantos miles de personas, y no solo de Cuba. Si se quiere mucho y verdaderamente a una persona, no se le puede suponer una vileza consciente, por lo menos uno no la concibe. Por eso Silvio dice que “Pablo está convencido de estar a la altura de lo que cree de sí mismo.”, es decir, lo que no podemos es aceptar doblez, ni mentira, ni hipocresia a un hombre que si tal vez tiene muchas razones personales para haber considerado correcto hacer algo que el mismo Silvio le señala, es decir, “que haya manifestado esas críticas en Miami”, no desconoce, no puede desconocer lo que significa eso para nuestros enemigos. No me gusta echar mano a los argumentos de plaza sitiada, que a vces justifica nuestros errores internos, pero en estos ultimos tiempos a nadie le pueden quedar dudas de lo que seria de nuestra patria, de nuestros hijos y mujeres, de todos nosotros, cuando el enemigo crea que puede hacer con nustra tierra lo que ahora mismo esta sucediendo en Tripoli, o en Irak. Y gestos politicos como este de Pablo, de alguna manera oscura pueden contribuir a que eso ocurra. No es posible que a Pablo se le escape eso. Pero aunque no fuimos su amigo personal ni somos de su generacion, aunque no tenemos exactamente los motivos y las vivencias de Silvio, nos quedamos con ese Pablo grande que no puede haber muerto dentro de este Pablo a quien nos va a resultar muy dificil dejar de querer, porque muchos minutos de nuestra historia personal y patria estan ya para siempre ligados a su existencia, a su voz y sus canciones. De todas maneras recordemos que el hombre es complejo, se contradice y se opone, como declara alguna cancion suya. Creo que debemos ser respetuosos, si el dolor que experimentamos es verdadero. Bien sabemos que cuando hemos amado, verdaderamente, es imposible dejar de querer, pese a los dolores que nos hayan hecho sufrir. A Silvio un abrazo ahora por su fidelidad y su clara postura moral.

  • NENA dijo:

    NO ENTIENDO NADA POR QUÉ RETOMAR AHORA ESA MUTUA DECLARACIÓN…DEL 86 A LA FECHA HA PASADO LA FRIOLERA DE 25 AÑOS…MUCHAS COSAS HAN CAMBIADO DESDE ENTONCES Y A MUCHOS TAMBIÉN SE LES HAN AFLOJADO LAS PATICAS…PUEDE LEER LAS RECIENTES DECLARACIONES DE PABLO MILANÉS: UNA DECEPCIÓN MÁS EN SU CONTRA…SILVIO RODRÍGUEZ, CÁUSTICO, TAMBIÉN HA SIDO CRÍTICO CON LIMITACIONES DEL PROCESO CUBANO, PERO MANTENIENDO UNA CLARA POSICIÓN DE RESPETO Y DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN…MUY LAMENTABLE POSICIÓN DE PABLO MILANÉS EN MIAMI. ¿SERÁ QUE SE SIENTE EN BAJA?

Se han publicado 66 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Músico y poeta cubano. Es fundador de la Nueva Trova y autor de canciones antológicas como “Unicornio”, “Ojalá”, “La era está pariendo un corazón”, y muchas otras.

Pablo Milanés

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Premio Nacional de la Música.

Vea también