Imprimir
Inicio » Opinión  »

Leonard Weinglass, Filiberto Ojeda y la Revolución cubana

| 3

“Puerto Rico, no podemos esperar a ser libres.” Ése era el nombre del panel al cual había sido invitada a participar.

Ha pasado un año desde que participé en el panel que se llevó a cabo en el “Left Forum”, en la ciudad de Nueva York. El 20 de marzo de 2010, hablé en Pace University, contando fragmentos de nuestra historia de lucha por la libertad; de la lucha libertaria de Puerto Rico. Conté una historia política, que también resultaba ser una historia personal. La historia de Filiberto Ojeda Ríos, el Revolucionario puertorriqueño asesinado por el FBI el 23 de septiembre de 2005. Filiberto era compañero de lucha, y era también mi esposo.

“Filiberto fue un revolucionario. Creía en el derecho inalienable de los pueblos a su libertad, a ser los dueños de su propio destino. Siendo esa lucha libertaria la máxima que rigió su vida, no estaba dispuesto a renunciar a ningún mecanismo de defensa para proteger y defender su patria. En su guía revolucionaria, Filiberto combatió a través de todas las maneras posibles, excluyendo el terrorismo. Su práctica era una de Humanidad, piedra angular de su formación revolucionaria. Constantemente expresaba que no permitiría el atropello de una hermana o un hermano puertorriqueño, sintiendo a sus compatriotas como a su familia misma.”

Esas son algunas palabras de mi presentación. Cuando hago referencia a su formación revolucionaria, me refiero a la Revolución Cubana, en la cual se inspiró, y fue su motivación para aprender sobre la Historia de Puerto Rico y concebir la Revolución Puertorriqueña. Su historia es la historia de la perenne lucha de liberación de nuestra nación, Puerto Rico.

El 21 de marzo yo estaría asistiendo a otro panel, esta vez como espectadora en el panel “Liberen a los prisioneros políticos puertorriqueños”. La compañía teatral de Chicago, “Batey Urbano” presentó la obra “Crímenes contra la humanidad.” Me conmovió la presentación de nuestros compañeros puertorriqueños de Chicago, en su campaña por la liberación de los prisioneros políticos puertorriqueños encarcelados injustamente por el gobierno de Estados Unidos.

Hice una petición inusual a mis anfitriones. ¿Podríamos quedarnos al próximo panel? No está en mi naturaleza solicitar acomodo especial, pero esta sola vez estaba dominada por mi afán de asistir a un panel de especial significación para mí: “El terrorismo en contra de Cuba y el Caso de los 5 Cubanos”. Sentía una necesidad de estar allí, en apoyo de nuestros compañeros, y también necesitaba ver a Leonard Weinglass, abogado de Los Cinco Cubanos, quien estaba programado como uno de los conferenciantes. Sentí un enorme agradecimiento hacia mis anfitriones, por su entendimiento.

Asistimos al panel, y yo tuve la muy especial -y que ahora se ha convertido en única- oportunidad de saludar al Sr. Weinglass y dejarle saber sobre los profundos sentimientos de aprecio que Filiberto había expresado hacia él. Filiberto solía referirse a Lenny con tan altos elogios y solía rememorar acerca del gran respeto que Lenny profesaba hacia los demás, y sobre las extraordinarias conversaciones que ambos tuvieron.

Todavía conservo la preciada memoria de la mirada de Lenny. Miró profundamente en mis ojos, como tratando de hacer contacto con Fiiberto, y, por un instante, vi un brillo en sus ojos que pareció confirmar que lo había logrado. Nunca olvidaré a Lenny, ni su sonrisa.

La Revolución Cubana nos llevó a encontrarnos; ambos estábamos ahí por este vínculo muy especial con Cuba y con la Justicia. Estoy inmensamente agradecida de haber tenido la oportunidad de conocer a Lenny y dejarle saber el alcance de lo que significaba para Filiberto. A Lenny, estas palabras de una amada revolución; palabras que seguramente le diría Filiberto: “Hasta la victoria siempre”.

http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/03/08/la-verdadera-imagen-de-filiberto-ojeda-rios-tallada-en-las-entranas-de-la-tierra-puertorriquena/.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Siempre he sentido particular respeto, consideración y un apego profundo, desde que leí la obra de José Martí en que hace referencia a Puerto Rico y a su lucha por la independencia y al Partido Revolucionario Cubano que fundara este que al decir de Martí Puerto rico y Cuba, eran de un pájaro las dos alas en un mismo corazón.

    Es bueno saber, que en ocasiones, las páginas de Cubadebate se copian y hacen traducciones que luego aparecen en la prensa digital internacional y se ponen a disposición de mucha gente y que hay oídos receptivos que toman y analizan lo que se dice y esto cobra importancia en un mundo dominado por los medios de la prensa reaccionaria al servicio de la potencia global.

    Hoy, desprovistos de materialismos innecesarios, cargado más de sentimientos y de lógica que otras veces, por tratarse de comportamiento humano, de valores, tenemos que expresar sentimientos más que palabras a secas:

    Esta Elma Beatriz Rosado, que es como una musa que nos llega al estilo de Dantes, con tanta carga de recuerdos que pudiera hacer llorar a alguien, porque anda con los héroes a cuestas y con el dolor de su pueblo que continúa siendo esclavo de los yankis, sin embargo no piensa en ello y reflexiona como una ser humano profundamente amoroso hacia la causa y las personas que la han acompañado durante su vida intensa y ya importante donde anda con sus pies y sus sueños.

    Elma Beatríz no sabe sino contar de lo que le acontece, de lo que ocurre, como por arte de magia de forma humana y le juntan a Fdeliberto Ojeda, a Lenny, como ellos lo llamaban y a la Revolución cubana y los trae a la mente en ocasiones puntuales en que se nos va el abogado, un héroe del pueblo americano y su solo relato nos conmueve, por el hecho de lo humano y de lo persistente en una lucha que no termina, porque los puertorriqueños quieren la libertad pero no la tienen.

    A nosotros nos duele la pérdida de Leonard Weinglass, pero nos reconforta la lucha de todos los días, donde vamos juntos en busca de la libertd de los cinco y en busca de la libertad, persistentemente de Puerto rico.

    Nosotros como ella y como Feliberto y como tantos que son innombrables por ser inmensos, sentimos que es la Revolución Cubana, más que cubana ya universal, la que nos inspira y nos guía y quitamos todos los días un pedacito de tiempo para decirlo y reconocer que en un día aciago, memoramos, hacemos honor a este americano que, aunque no conocimos personalmente, forma ya parte de nosotros.

  • Bernal Valdivia dijo:

    Gracias Luís, has dicho muchísimo y casi en un bello poema. Esta heróica mujer como también fue su esposo ya son parte de la lucha de Cuba.Elma Beatríz sabe que su batallar por hacer justicia en el crímen de su esposso, también tiene de su lado a los cubanos. La lucha por la liberación de los Cinco ha creado y unido un gran bloque de hombres y mujeres dignos de todo el planeta. Este matrimonio y Weinglass, son soldados de ese batallón de combate.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Entiendo y así lo mantendré hasta mi muerte, de la que nadie se ocupará porque ocurrirá de siempre inadvertida, he creído que el amor a los seres humanos es la única razón que mueve a un revolucionario cabal y me nutro al ver tanta hechura de amor en el mundo, la que supera con creces el odio.

    Somos muchos más los que amamos al genero humano sin distingo y los que nos sentimos una fuerza importante, muy superior al odio y la venganza que han sembrado otros, aquellos que merecen a mi modo de ver comprensión porque su egoismo es parte; además, de una filosofía de lo peor de los seres que apartan su humanidad y evolucionan hacia convertirse en bestia y son dignos de lástima, porque no habrá condena peor que saberse parte del odio universal que lleva a la guerra y al suicidio de la especie.

    Quien se vanagloria de la muerte de cientos de miles de seres por una bomba que arrojó algún día en alguna parte y considera que las muertes que se producen a consecuencia de los resultados colaterales de sus ataques e ignora que en esos oscuros lugares viven niños, los cuales son la base de la existencia misma de la raza, no tendrán luego un espacio tranquilo de descanso, aún cuando tengan todo lo material y supuestamente espiritual que necesitan.

    La criminalidad de los estados actuales en que se acumula tannto poder de armas, ejércitos de millones de hombres, filosofías de poder , de destrucción, de sometimiento, no tendrán a mi modo de ver tranquilidad alguna.

    Hasta que un gobierno que se forme de todas las partes, de todas las creencias, filosofías, religiones, estamentos, colores y principios, no tome como responsabilidad y como propia toda la carne humana que vive y la considere un solo cuerpo, haciendo bueno los téxtos que andan desde la antiguedad nutriendo el espíritud cristiano y en que dice que hay que ver al prójimo como tu propia carne, tu propio hermano y como si fuera tu mismo y se estructure en obligaciones y deber el mundo para servir a todos; haciendo énfasis en el deber de servir a los demás y en el amor al sacriicio para que eso se materialice, no tendremos paz y las Naciones Unidas será como una quimera inalcanzable en sus aspiraciones.

    Van Ki-boom. boon, porque solo se escuchan hoy las explosiones, deberá asumir la cristiandad, irse a Roma y hacerse Papa al estilo de los Borgias y dominar al mundo por ese rumbo y no tratar de dirigir una organización que necesita un espíritu humano y solidario más que un halcón.

    Los nuestros, los que luchan; nosotros, los que sufren, los que no se lamentan de ser humanos, los que no se subestiman y consideran que tienen la fuerza necesaria para vencer, iremos en el ejército que un día verá salir el sol para todos y terminarse el egoismo. Nuestro poder, que es un sueño, también es una realidad. Imperio ponte fuera del espíritu humano que un día serás vencido por el.

    Gracia a mis amigos, muchos y todos.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elma Beatriz Rosado

Elma Beatriz Rosado

Independentista puertorriqueña, viuda de Filiberto Ojeda. Colaboradora de Cubadebate.

Vea también