Imprimir
Inicio » Opinión  »

jugábamos a dios

| 3

Tomado de Segunda Cita

Jugábamos a Dios
con tiza, pizarrón y escuela,
cuando era ganador
el barco de más alta vela.

Jugábamos a Dios,
sin reparar en ser felices.
Saltábamos al sol,
sin tiempo para cicatrices.

Sin horas
ni lujos,
pelotas,
bromas y dibujos.

Gigantes,
divinos,
al aire
y además con trino.

Ahora que se fue
el tiempo bienaventurado,
te invito a conocer
de nuevo un corazón alado.

Modesto, gastado
que, al verte, ha recordado ser
un dios enamorado.

2010
(para el filme “Afinidades”)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • roberto dante dijo:

    roberto dante,
    Lanús, Argentina, 19 / 12 / 2010

    “Jugábamos a Dios”

    En los 70
    Cuando el tiempo era otro, cómplice y distante (a veces…, pero no tantas).
    Mario Benedetti nos aportaba esperanzas con su: “codo a codo…” y creíamos que la revolución estaba a la vuelta de cada esquina, “codo a codo”; de mi Buenos Aires que era un múltiplo de las ciudades encendidas de Latinoamérica.

    “Jugábamos a Dios”. Casi sin saberlo.

    Y arremetíamos contra los cordones de la Guardia de Infantería como si la muerte…
    Sí: la muerte, fuera sólo un problema de Bergman o Los Existencialistas.
    Creíamos que, únicamente, nos podíamos morir de risa.
    Nada sabíamos que Marx – indiscutible -, podía haberse equivocado en sus críticas a Simón Bolívar.

    “Gigantes, / divinos / al aire / y además con trino”

    Eramos tan…tan europeos, aquí, en la bota Sudaméricana… “Los ciudadanos”, poco sabíamos de los pueblos originarios; de las bellas aves del Amazonas.

    “y además con trino”

    “Dábamos el culo hacia las pampas…, y las miradas hacia París”, como le gustaba pontificar al viejo Jauretche (otro grande).
    Pero la muerte…, la muerte…, muy próxima. ¡Ya!
    Tumbaba a los cumpas como a fichas de dominó.

    “Ahora que se fue / el tiempo bienaventurado, / te invito a conocer

    Como resurgimos entre despojos,

    “El lujo es frivolidad / dijo / y me convenció. / De esa miel / no comen las hormigas” (Indio Solari, los redonditos de ricota)

    Superamos el eclipse solar. Con cicatrices, que sustentan “La Memoria”.
    Nos reencontramos con un Marx, humanizado, junto a los pueblos Indoamericanos que sustentan “Su Memoria” sobreviviendo fortalecidos al genocidio de los ismos de turno.

    ¿Los jóvenes?: Son el presente. Como nosotros, que no queremos perder el paso.

    “Y además con trino”

    Para Silvio Rodríguez, por mantenernos en tantas horas del lobo, desvelados.

  • MIGUEL dijo:

    Muy bueno Roberto Dante…maravilloso…

  • DAVID dijo:

    GRACIAS A LA VIDA QUE NOS HA PERMITIDO SER ACTOR Y ESPECTADOR DE TANTAS GENTES SACRIFICADA POR LOS DEMAS,VERDADEROS BOSQUES SOCIALES QUE SE LEVANTAN DESDE CHINA-HAITI-,ISLANDA A CHILE

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Músico y poeta cubano. Es fundador de la Nueva Trova y autor de canciones antológicas como “Unicornio”, “Ojalá”, “La era está pariendo un corazón”, y muchas otras.

Vea también