Imprimir
Inicio » Opinión  »

Miedo a las revoluciones

| 8

Un reciente artículo en la revista electrónica conservadora “The American Spectator”, correspondiente al verano del 2010, vuelve sobre el sempiterno miedo de la burguesía ante las revoluciones. Angelo G. Codevilla, su autor, se encarga de bucear en el alma atribulada de una clase tránsfuga, que debutó ante la Historia como revolucionaria, y que se ha convertido en un freno conservador que limita el propio desarrollo de la Humanidad.

Si un día lográsemos llevar a la burguesía al diván de un psicoanalista nos espantaríamos por lo atribulado de su alma, sus indefiniciones y vacilaciones, y por su absoluta desorientación en cuanto a identidad. No es para menos: una clase que encarnó en un cierto momento histórico las ansias de libertad, igualdad y fraternidad entre los hombres, ha abjurado flagrantemente de sus ideales primigenias, por el amor enloquecido y febril a las ganancias, y se ha constituido en la clase social más denodadamente retardataria de la Historia. Hoy no queda nada de aquellos sueños liberales, más que la versión degenerada del neoliberalismo, esa estafa monumental de nuestro tiempo que hace mucho fue enterrada por los pueblos como su mortal enemiga.

Es interesante el razonamiento de Codevilla: desde el mes de septiembre del 2008, cuando tanto el presidente Bush, como los candidatos McCain y Obama coincidieron en que para salvar al país de la bancarrota total no había otro medio que erogar miles de millones de dólares del dinero de los contribuyentes, sin antes consultarlos, para bombear oxígeno a los mismos grandes bancos y especuladores de Wall Street causantes de la crisis, regresó al argot de la política norteamericana el término ” la clase dominante”, o sea, ese grupo de poder, alejado del control de las instituciones y de la nación, por encima de la propia Constitución, que manda, sin reparar en los matices tenues que separan a republicanos de demócratas.

Y es interesante ese razonamiento de Codevilla porque nos devuelve, en una revista conservadora, el enfoque de que la clase burguesa, por encima de los disfraces aparentes con que disimula su dominio, siempre se unirá en un solo partido, el de la burguesía, cuando vea sus intereses estratégicos amenazados. Y eso, precisamente es lo que ha ocurrido en medio de la crisis reciente.

“Nunca antes hubo menos diversidad entre la clase dominantes de los Estados Unidos, como en nuestros días”-afirma Codevilla-Hoy, esa misma clase, desde Boston a San Diego, está formada por el mismo sistema educacional, y está expuesta a las mismas ideas, todo lo cual la hace muy uniforme en su actuación, y también en sus gustos y hábitos”. Se trata de un grupo social que “ya no reza al mismo Dios” que rezaban norteños y sureños enfrentados en la Guerra de Secesión, al decir de Lincoln, en tanto Creador Supremo y sustancia de todas las cosas, sino que se considera a si misma “salvadora del planeta y motor impulsor del desarrollo de la Humanidad”.

Según el autor, citando a Edward Goldberg, hoy domina los Estados Unidos una especie de “nueva aristocracia”, la verdadera beneficiaria de la globalización, formada por “los  empresarios multinacionales, los tecnólogos y los aspirantes a la meritocracia gubernamental”. De hecho, se afirma, su crecimiento no hubiese sido posible sin el crecimiento desmesurado que ha experimentado al aparato estatal. En resumen, lo que caracteriza a esta nueva clase dominante es que su fortuna y poder depende del gobierno

La pertenencia a esta “nueva aristocracia” no depende meramente del cargo gubernamental que se ostente, ni siquiera del dinero que se posea, sino de “relacionarse con la gente adecuada, emitir las señales requeridas de que uno está del lado correcto, y unirse en el desprecio al Otro”.  Este exclusivismo se concreta en lo que Codevilla considera la Primera Regla de esta nueva clase social: “Nosotros somos los mejores y más brillantes, mientras el resto de los norteamericanos son retrógrados, racistas y disfuncionales…”

El único punto que figura en la agenda de esta aristocracia de nuevo tipo es el poder en si mismo. Codevilla señala que  una de las formas más socorridas para mantener ese poder es hacer económicamente dependientes a los ciudadanos norteamericanos. Por otro lado, una de las herramientas más eficaces para mantener su dominio ha sido la de “fragmentar y desesperanzar al pueblo norteamericano”. “Esta constante subestimación de la sustancia intelectual, moral y espiritual que conforma al pueblo norteamericano está el centro de lo que significa esta nueva clase dirigente. De ahí se deriva su creencia de  que puede tomar decisiones por  los demás, sin necesidad de consultar”.

En cuanto a  su proyección internacional, según Codevilla, esta nueva clase de “los mejores y más brillantes se cree en el derecho de dirigir la vida no solo de sus conciudadanos, sino del resto del mundo”.

Pero donde Codevilla vislumbra serios obstáculos y crecientes problemas es en la relación entre estos “elegidos”, y el resto de la nación, porque mientras los primeros dan muestra de una creciente sed de ser diferentes y ostentar su poder, los  segundos evidencian un creciente sentimiento de desafío e irrespeto a sus dirigentes, en tanto los considera “corruptos, ineptos e ineficientes”. En conclusión, “el choque es inevitable e impredecible”. Codevilla concluye que el futuro nos depara un choque entre lo que denomina “la clase dominante”(o sea, los políticos tradicionales” y el “Partido de la Nación”, el cual deberá, por fuerza, surgir de las ruinas del ya decrépito bipartidismo.

La profecía final de Codevilla es, sin dudas, interesante: “la clase dominante tendrá que enfrentar el hecho de los Estados Unidos si pueden ser afectados por una revolución , y  “el Partido de la Nación” deberá acometer tal revolución, sin imposiciones”

Un galimatías digno de Grau San Martín. Puede que se entienda a medias. Pero si preguntamos al hipotético psicoanalista que examinó la mente de la nación más poderosa de la Tierra sobre su significado, la respuesta más segura es que ese paciente se muere de miedo a las revoluciones, por considerarlas en la actual coyuntura, inevitables.

Solo restaría agregar que el paciente tiene toda la razón: lo son. Y es más ya se les vislumbra y no necesariamente de las formas tradicionales.

Si lo que Codevilla llama, justamente, “clase dominante” en los Estados Unidos tiembla de miedo, tiene toda la razón del mundo para ello. “Quien siembra vientos, dice un viejo refrán, recoge tempestades”.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Arturo Ramos dijo:

    Los pueblos, la gente común, necesitan información.
    Aun cuando las contradicciones entre esa clase dominante en el imperio y el resto estén severamente agudizadas, la superespecializada maquinaria mediática al servicio de ese odioso grupo minoritario garantiza un nivel nada desdeñable de enagenación, lo cual les permite, al menos, desorientar a las mayorias y sencillamente continuar estafándolas.
    Ejemplo: en las recientes fugas de información de inteligencia proveniente del conflicto armado yanqui hay elementos que vinculan a la figura de Bin Laden a los servicios de inteligencia de EUA (no cuando el conflicto con la URSS, sino recientemente) y que Alkaeda es una ficción organizada por los mismos yankis para estafar al resto del mundo…(algo sobre lo que se especulaba, pero ya está evidenciado). También está eso del grupo que ha ejecutado incluso a funcionarios afganos ajenos al taliban…o las matanzas de civiles…
    Sin embargo los grandes medios no le dan taller a estas informaciones, sino que se regodean en cuestiones generales sobre el hecho, o que si los servicios de inteligencia pakistanies tienen vinculos con el talibán…en fin, que si se generara un debate mundial medianamente serio sobre las cuestiones de fondo entonces quedaría desenmascarada definitivamente esa clase dominante del imperio a tal punto que tendría obligatoriamente que ceder ante el empuje del resto…
    La batalla está en desenrredar la terrible sonsera que caracteriza a las grandes multitudes (en el mundo), quienes definitivamente, tal como siempre en la historia, deberán tomar las riendas de los grades cambios históricos…

  • unkas dijo:

    Como me gusta este articulo. Yo creo a ciencia cierta que en Estados Unidos se dan las caracteristicas para una revolucion pero los que tienen que sentarse en el sillo del sicologo no son los revolucionarios son los otros. Ojala se animen, un Pais tan rico, con tanto potencial y tanta tecnologia que deberia estar en las manos del pueblo. Cosas grandes se podrian conseguir con una revolucion.

    Dale Che que muchos te estan mirando

  • Argimiro dijo:

    Muy interesante el articulo Eliades, de agaradable lectura. Tus analisis y escritos son siempre bienvenidos por su actualidad, alta resolucion, lucidez, sentido critico, y valor anadido. Saludos

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    …“Nosotros somos los mejores y más brillantes, mientras el resto de los norteamericanos son retrógrados, racistas y disfuncionales…”

    Me recuerda la frase a José Antonio Saco cuando alertaba:
    “…yo quisiera que, si Cuba se separase, por cualquier evento, del tronco a que pertenece, siempre quedase para los cubanos y no para una raza extranjera”… pero yo desearía que fuera Cuba cubana y no anglo-americana”….“Bulle en muchas cabezas norteamericanas el pensamiento de apoderarse de todas las regiones septentrionales en América, hasta el Istmo de Panamá…”

    Cuando en el artículo se dice que…. esta nueva clase de “los mejores y más brillantes se cree en el derecho de dirigir la vida no solo de sus conciudadanos, sino del resto del mundo”; se pone reafirma con la respuesta del vocero de la Casa Blanca a la propuesta al dialogo del mandatario Iraní ante el conflicto reciente creado por el desarrollo de la energía nuclear (pretexto).

    Habría entonces que pensar también en que a la contradicción del capitalismo se suma ahora la de los “elegidos” y esperar si se cumple la profecía de Codevilla.

  • ANA MARIA dijo:

    ME DISCULPAN, PERO YO VEO IMPOSIBLE, IMPROBABLE QUE EN EL PUEBLO ESTAUNIDENSE O NORTEAMERICANO SE GESTE UNA REVOLUCION. ES UN PUEBLO DEMASIADO ALIENADO, ENAJENADO Y ENFERMO (80%) ME ATREVO A DECIR, SIN TEMOR A EQUIVOCARME.
    LA ESPERANZA SUDAMERICANA, CARIBEÑA Y CENTROAMERICANA HOY MAS QUE NUNCA SE PERFILA COMO LA UNICA OPCION DE GRANDES CAMBIOS, DE GRANDES
    TRANSFORMACIONES PARA EL MUNDO. POR ESO ES IMPERATIVA LA UNIÓN, UNION,
    UNION: UNASUR, ALBA, PETROCARIBE ETC…..NO PODEMOS DEJAR PASAR ESTA
    OPORTUNIDAD, LA HISTORIA NOS LO DEMANDA,SINO NOS CONDENARIA.

  • ANA MARIA dijo:

    IMPOSIBLE QUE SE GESTE UNA REVOLUCIÓN EN EEUU, EL PUEBLO NORTEAMERICANO ESTA DEMASIADO ALIENADO. LA SOCIEDAD NORTEAMERICANA ESTA ENFERMA Y DEMASIADO CONTROLADA Y SOMETIDA POR UN ESTADO OMNIPOTENTE, POR LA DROGA, POR LAS EMPRESAS DE COMUNICACIÓN(TV) Y LA RELIGION.
    POR ESO RECOMIENDO VEAN ESTE DOCUMENTAL EN GOOGLE: “THE GOD DELUSION”-
    DELIRANDO CON DIOS de RICHARD DAWKINS . VIDEO DURA: 47min,11seg con subtitulo en español. IGUALMENTE RECOMIENDO EL SIGUIENTE VIDEO-DOCUM.
    “THE POWER OF NIGHTMARES” en google de la bbc, son tres(3) partes, c/u
    de aprox. 58 min. subtitulo en español.
    HAT OTRO, MUY INTERESANTE: LA TRAMPA de ADAM CURTIS, 3 VIDEOS, SE CONSIGUE EN EL BLOG: EXPLAYANDOSE´S BLOG.
    AYUDA A COMPRENDER MEJOR MUCHAS COSAS. MI HUMILDE APORTE.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Quién es el llamado “contribuyente” norteamericano, el que supuestamente proporciona los recursos para las guerras y los multimillonarios fondos para invertir en cualquier parte del mundo, ya sea en una mina o en un casino. Acaso alguien piensa que es el ciudadano común de los EE.UU. o somos los ciudadanos nobles y simples de todos los países de economía dependiente.

    En multiples escritos de famosos periodistas he visto una y otra vez que el que paga es el contribuyente norteamericano y a decir verdad, el imperio guarda formas en las metrópolis y se pasea desnudo en las colonias donde saquea a sus anchas y no tiene el menor escrúpulo para hacerlo porque no lo hace, incluso con diplomacia, sino con armas y extorción política y económica.

    La élite del poder de los EE.UU. ya ni siquiera está compuesta por nacionales norteamericanos. Registren la nacionalidad de cada uno de los integrantes de las élites en los consorcios. Vayan a la bolsa y pregunten quienes representan a los principales expositores y verán que hay una heterogénea composición de los dueños de las finanzas que son, a fin de cuentas, los que mandan.

    Desde mucho tiempo hace que existe ya un gobierno mundial y tiene su élite, aunque no se les quiera ver, en los EE.UU.y estos disponen de las estrategias imperiales a sus anchas y todo el diseño del poder multinacional del imperio está a su disposición.

    Son judios, austriacos,australianos, españosles, ingleses, japoneses, canmadienses, alemanes y de tanta y tantas rancias nacionalidades que se registran entre los millonarios, registrados, valga la redundancia, como acreedores en los principales giros de la economía del gran imperio que eso mete miedo.

    Hace ya mucho que su partido, que a mi forma de ver, es uno solo tiene necesidad de reforma y una de las reformas que deben oficializar es que el gobierno de EE.UU. no es un gobierno nacional sino un gobierno multinacional y que no intenta y hace mucho ya lo ejerce, sino dirigir a todas las naciones del mundo.

    Acaso alguien se les opone, tienen algún opositor en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; no son dueños del Banco Mundial y no son quienes cortan en bacalao en el F.M.I. no dirigen el comercio mundial y no deciden las guerras. Qué les falta?.

    Alguién pudiera explicar eso?.

  • Luisón Abad dijo:

    Yo lo intentaré , de forma pedestre y en clave de ironía para no cansar . Incluso inspirándome en Michael Moore y su cáustica
    ” Declaración de Indepencia para las Normas Empresariales ” .
    Para percibir y entender los groseros entresijos de semejante bárbaro , sofisticado , opaco inmoral y corrupto SISTEMA , no se precisa ser mago con bola de cristal ni siquiatra con sofá …Éste es el DECÁLOGO de esa burguesía ,(analizada por D. Elíades) :

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eliades Acosta Matos

Eliades Acosta Matos

Filósofo y escritor cubano. Es el autor del libro “El Apocalipsis según San George”.

Vea también