Imprimir
Inicio » Opinión  »

Del cómo al por qué

En este artículo: Estados Unidos, Terrorismo
| +

Muchos, especialmente en el Oeste, repetidamente se preguntan sobre la fallida catástrofe aérea de la Navidad del 2009.

Un joven jihadi estuvo a escasos minutos de dar un devastadoramente mortal regalo de Navidad a los Estados Unidos y a cientos de sus ciudadanos que viajaban en el vuelo Número 253 de la Línea Aérea NorthWest.

La aparente facilidad con la que pudo pasar de contrabando al avión un poderoso explosivo y la foma de activar la substancia química, a forzado preguntas sobre, ¿cómo pudo haber sido ésto posible?

Pero para algunos, la pregunta no es ¿cómo? -sino ¿porqué?

¿Porqué Umar Farouk Abdulmutallab, de 23 años, hijo de una prestigiosa y adinerada familia de Nigeria, se comprometió a ser parte de tal misión?

Cuando los políticos y los medios de comunicación se preguntan, ¿cómo?, están tratando de la metodología; cuando otros se preguntan ¿porqué?, ellos están examinando la motivación.

Cuando un joven bién acomodado adopta ese camino, su decisión habla del vacío y de la alienación de la vida materialista.

Su sitio en la Internet, (si es correcto), muestra un estremecedor ambiente de soledad y abandono. Y si el hijo de una de las familias más acaudaladas de Nigeria es atraído a este camino de destrucción, éso no dice nada bueno de los que están enfrascados en lo que llaman, “Guerra contra el Terror.” Porque hay decenas de millones de jóvenes que viven en la pobreza más abyecta, impotentes, bajo gobiernos feudales, corruptos y violentos mantenidos alrededor del mundo por los Estados Unidos, que tienen razones aún más fuertes para ver las vidas que llevan como un intolerable infierno.

Atacar a quienes ellos ven como los causantes principales de su miseria, aún al costo de sus propias vidas, especialmente cuando tienen sanciones religiosas, les parecería un precio muy bajo por pagar.

Sin embargo, hay otro factor en juego en coneccción con estos eventos que la mayoría de los medios más importantes han optado por ignorar.

La Agencia de Seguridad en Transporte, TSA, presentó en marzo de 2009 una propuesta on-line para una agencia que actualice su manual de entrenamiento para su personal.

Ese documento de 93 páginas, que por meses estaba on-line, daba información sensitiva no sólo sobre procedimientos de investigación, si no que también revelaba que sólo el 20% de las bolsas de equipaje son revisadas, mostraba ejemplos de tarjetas de identificación para oficiales elegidos al gobierno y para policías, e identificaba los tipos de información que no activan las alarmas de las máquinas de seguridad del aeropuerto.

Para cualquier grupo que hubiera querido penetrar la seguridad de los Estados Unidos para hacer daño, ese documento era un virtual tesoro electrónico, una atractiva alfombra de bienvenida difícil de soslayar.

Mientras los Estados Unidos vea los comos, y no los porqués, siempre van a haber sorpresas, y “regalos” de quienes no les desean el bién.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mumia Abu-Jamal

Mumia Abu-Jamal

Norteamericano. Luchador por los derechos civiles. Preso en los Estados Unidos y condenado a cadena perpetua.

Vea también