Imprimir
Inicio » Opinión  »

Rectificar es de sabios

| +

El reinicio  de la cooperación entre la Unión Europea (UE) y Cuba constituye  un nuevo paso favorable hacia la normalización de la relaciones bilaterales, y el fin de la llamada Posición Común, que esa organización regional del Viejo Continente impuso a la isla caribeña hace 12 años y que desde entonces es cuestionada por su carácter unilateral e injerencista.

 

La decisión de la UE de retomar la colaboración con Cuba, materializada  el pasado jueves durante una visita a La Habana del Comisario europeo para el Desarrollo y la Ayuda Humanitaria, Louis Michel, abre aún más el sendero hacia la eliminación de la referida Posición Común,  adoptada en 1996 merced el aliento del entonces gobierno del ex mandatario español José María Aznar, afamado por su sumisión a Estados Unidos.

 

El camino de rectificación de su política hacia Cuba por el cual transita ahora la UE se estrenó en junio del pasado año, cuando el también denominado Grupo de los 27 decidió levantar sanciones injustas que aplicaba a la mayor de las Antillas desde el 2003.

 

A partir de la supresión de esas sanciones, se emprendió evidentemente un proceso encaminado a  la normalización de los vínculos entre los 27 y la nación latinoamericana, que tuvo como otro escalón relevante la apertura de un diálogo político entre las dos partes, abierto el 16 de octubre último en Paris, en el transcurso de una estancia en la capital  francesa del Ministro cubano de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque.

 

Tanto el comienzo del dialogo político como la reanudación de la cooperación fueron saludados y vistos con optimismo por el Presidente cubano, Raúl Castro, y el Comisario europeo Luis Michel, en un encuentro que sostuvieron ambos en la Habana el pasado viernes.

 

Los avances registrados en sus relaciones con Cuba evidencian que la UE parece haber determinado abandonar su conducta dependiente de Estados Unidos con respecto a la isla caribeña, hecho que será consumado el día que el Viejo Continente diga adiós a la Posición Común, que para nadie es un secreto fue incitada y aplaudida al mismo tiempo por el régimen de Washington.

 

La Posición Común, además de injerencista, fue impuesta con propósitos subversivos, y refleja a su vez una visión prejuiciada y manipulada acerca de la mayor de las Antillas.

 

Su destierro definitivo no tiene otra opción, y sellaría sin duda alguna la completa normalización de los nexos entre la UE y Cuba sobre la base del respeto a la independencia, la soberanía y los asuntos internos de cada país.

 

Rectificar es de sabios, y siempre se está a tiempo cuando hay voluntad real de hacerlo.

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.