Imprimir
Inicio » Opinión  »

Gore Vidal, profeta y rebelde

| +

Lisandro Otero, Premio Nacional de LiteraturaQuizás la única nación vencedora en la Primera Guerra Mundial fue Estados Unidos. Intervino tarde y el costo material fue muy inferior al de sus aliados. Emergió, en cambio, por primera vez en el escenario mundial, como una potencia influyente.

 Al victorioso Wilson lo sucedieron los aislacionistas Harding y Coolidge, que asumían el nuevo liderazgo casi como un embarazoso e indeseable compromiso. El gobierno republicano de Hoover llevó al país a un frágil auge con su política de laisser-faire.

 Los especuladores se enriquecieron en Wall Street con un ascenso espectacular de los valores de bolsa. En 1929 la pompa se desinfló. La depresión económica y el desempleo ensombrecieron el panorama norteamericano hasta que Franklin Delano Roosevelt lanzó el New Deal.

 Ese período produjo una generación de intelectuales conscientes que se preguntaban en qué país vivían, por tanto en la literatura estadounidense no han faltado los escritores comprometidos con la crítica social y el análisis político.

 Edmund Wilson, Susan Sontag, Lionel Trilling, Joan Didion, Arthur Miller, James Baldwin, Norman Mailer y Lillian Hellman han sido algunos de los más prominentes. Pero quizás el que más ha ejercido el criterio ha sido Gore Vidal.

 Durante muchos años vivió en la costa napolitana de Amalfi, en una hermosa villa sobre un acantilado nombrada "La Rondinaia", el nido de golondrinas, donde acumuló página tras página que fueron consolidándole como uno de los intelectuales más prestigiosos de su país y del mundo.

 Gore pertenecía a una encumbrada familia. Su abuelo había sido senador y su madre casó, en segundas nupcias, con un rico jurista y hacendado, Hugh D. Auchincloss, que también era el padrastro de Jacqueline Bouvier, lo cual hacía a ambos medio hermanos.

 Cuando Jacqueline se casó con John F. Kennedy, que llegó a ser presidente de la nación, Vidal fue un comensal frecuente de la Casa Blanca.

 Su primera novela Williwaw (1946) estaba basada en sus experiencias en la II Guerra Mundial, pero en su tercer relato El pilar y la ciudad (1948) trataba la cuestión prohibida de la homosexualidad, en una época en que era difícil hacerlo y el público no toleraba ventilar abiertamente las propuestas temáticas espinosas.

 El rechazo que esta obra suscitó lo obligó durante algún tiempo a dedicarse a escribir libretos para la televisión, en los cuales sí tuvo mucho éxito.

 Sin duda, sus novelas históricas sobre la evolución de Estados Unidos fueron las que solidificaron su posición: Washington DC (1967); Burr (1974); 1876 (1976) y Lincoln (1984) le permitieron ofrecer a sus lectores una visión de la epopeya independentista y los entretelones de la vida gubernativa de años más recientes.

 En esas páginas había afirmaciones como ésta: "Para el norteamericano medio, la libertad de expresión es sencillamente la libertad de repetir lo que todo el mundo anda diciendo y punto".

 Y también: "Siempre me ha parecido extraño que una nación cuya prosperidad se base en la mano de obra barata de los emigrantes practique la xenofobia tan implacablemente". Y más aún: "No existe un periódico popular en todo Estados Unidos que merezca la atención de un hombre inteligente".

 Gore Vidal escribió varios libros de ensayo y en ellos desarrolló la tesis de que Estados Unidos prosperaron gracias a la II Guerra Mundial, después de doce años de recesión, tras la cual los magnates de la industria del armamento que gobiernan los Estados Unidos        -quienes habían multiplicado sus riquezas por el conflicto-, decidieron que lo mejor para s us intereses era mantener a su país como un gendarme universal y las finanzas debían ser inscritas en una permanente economía de guerra.

 John Foster Dulles estimaba que en una carrera armamentística perpetua los rusos quebrarían primero. Albert Einstein ya se había percatado, en tan temprana fecha como 1950, que la clase dirigente de Estados Unidos no estaba interesada en concluir la Guerra Fría.

 Vidal atribuyó a Teodoro Roosevelt el papel originario de matón universal por su apoderamiento de Cuba, Filipinas y Puerto Rico. Seguidor de las teorías de Alfred Thayer Manhan -tomadas de la historia británica-, que postulaban que sólo serían una gran potencia si disponían de una poderosa flota de guerra y adquirían posesiones en ultramar.

 Gore recordaba que a partir de ese instante Mark Twain había propuesto que la bandera de las barras y las estrellas debía ser sustituida por un nuevo pendón que ostentase una calavera con dos tibias cruzadas debajo.

 Vidal es uno de los más lúcidos cerebros de Estados Unidos y su visión estratégica de su país como un barco en naufragio le ha otorgado una justa reputación y una inmensa influencia en las mentes de sus conciudadanos.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Lisandro Otero

Lisandro Otero

Novelista, diplomático y periodista. Ha publicado novelas y ensayos, traducidos a catorce idiomas. Falleció en La Habana en 2008.

Vea también