Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cuando el rio suena

| +

  Antonio Calatayud, terrorista y estafador  

PUDIERA ser un error debido a una falta de conocimiento del medio. Un error cometido de buena fe. Pero todo indica que su autor actuó con pleno conocimiento de los hechos.

Un corresponsal en Miami de la agencia francesa de prensa AFP publicó el 20 de febrero último un texto, bastante extenso, anunciando que 'diferentes líderes del exilio anticastrista de Estados Unidos' habian anunciado 'por separado' una "ofensiva diplomática contra el gobierno del presidente Fidel Castro'.

El autor del cable seguía reportando que 'el Congreso Nacional Cubano en el exilio, creado en mayo de 2003, lanzará una "ofensiva diplomática mundial" citando a "su presidente ejecutivo, Antonio Calatayud".

El corresponsal de AFP no puede ignorar quien es Antonio Calatayud.

Toda la prensa miamense habló hace algunos meses, en varios textos, de su última 'hazaña' que se sumó a varias otras que marcaron su vida.

Antonio "Tony" Calatayud, fue entonces arrestado y detenido por un importante fraude a expensas del seguro estatal de medicamentos.

Para estafar el Medicaid, el dueño de farmacia y supuesto defensor de los derechos humanos en Cuba, no titubeó en usar ilegalmente las identidades de sus clientes más desfavorecidos, fabricando falsas facturas por una cantidad superior a 290 000 dólares.

Con amplia trayectoria terrorista al lado de Jorge Más Canosa y Luis Posada Carriles, el ex lider del Partido Independiente Cubano, dirigente de Proyecto Cubano, enlace estadounidense de los dirigentes putschistas venezolanos Carlos Ortega y Juan Fernández, y promotor, organizador y vocero de la Marcha anti-Chávez del 17 de enero del 2003, Calatayud era propietario único de la farmacia La Primera Farmacia Latina, ubicada en 300 SW 107 Ave., y estaba cobrando al Medicaid fármacos que nunca despachaba a los pacientes.

''Las identidades de algunos de los ciudadanos más vulnerables fueron usadas ilegalmente, y se obtuvieron fondos del estado con propósitos fraudulentos'', anunciaron en aquel momento en un comunicado de prensa Charlie Crist, el fiscal general de la Florida y Catherine Fernández Rundle, fiscal de Miami-Dade quienes ordenaron el arresto del estafador.

Calatayud, un veterano de la invasión fracasada a Cuba, también participó en varias conspiraciones terroristas cuando pertenecía a la RECE, al lado de Jorge Más Canosa, entonces un activo operativo de la CIA. RECE, fue fundada y pagada directamente por la Bacardí y la CIA. Desde sus primeros pasos participaron en sus actividades terroristas, entre otros, personajes cómo Luis Posada Carriles, actualmente preso en Panamá, y Orlando Bosch, quien vive actualmente en Miami.

Por su parte el FBI en un documento (desclasificado y llevando el número 105-304390) enviado por la oficina de esa agencia en Miami a su Director en Washington el 16 de agosto de 1978, sobre las acciones terroristas de la llamada Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, CORU, reconoce a Tony Calatayud como miembro la CORU y registra que el 2 de agosto de 1977, dirigió una reunión de esa agrupación para organizar acciones y recaudar fondos para liberar al también terrorista Orestes Ruiz Hernández, detenido en México por el asesinato del técnico cubano Artagnan Díaz Díaz el 23 de julio de 1976 como resultado del intento de secuestro a un funcionario consular de Cuba en Mérida.

El estafador miamense también participó activamente en una conspiración para asesinar al presidente cubano Fidel Castro mientras visitaba México. Había pedido personalmente a otro "veterano" mercenario, Manuel Camargo, residente en México, de realizar un "estudio" del aeropuerto y otros lugares de interés de la capital mexicana a fin de realizar un atentado que fracasó.

Calatayud luego dirigió el Partido Cubano Independiente, un grupúsculo identificado a la "línea dura" (leer terrorista) de la fauna de South Florida. Fue Director de la Información de WQBA La Cubanísima en la década del 90. Últimamente, encabezó el "Proyecto Cubano" dándose el titulo de "Director General".

El corresponsal miamense de la AFP tenía que saber esto. Como tenía que saber que el otro 'líder' de la comunidad cubanoamericana que cita en su texto, Antonio Jorge, profesor de economía en la Universidad Internacional de Florida (FIU), es tan famoso en la metropoli floridana que puede andar la calle Ocho sin que nadie se entere.

En uno de sus recientes y delirantes análisis de la economía cubana, Jorge que practica su arte a distancia, con tácticas de cartomántico, fue hasta comparar la economía cubana a la 'de la Camboya de Pol Pot'. Sin reirse.

Jorge recogió el 'apoyo' de Ileana Ros-Lehtinen, Lincoln y Mario Díaz-Balart y Bob Menéndez, el cuarteto batistiano del congreso norteamericano cuya trayectoria anexionista es interminable.

MÁS ALLA DEL MIAMI HERALD

 

Desde el New World Tower, de Biscane Boulevard, donde radica la agencia francesa en Miami, el corresponsal de AFP no puede pretender ignorar evidencias que reconoce hasta el Miami Herald, el diario del establishment de South Florida.

Sin embargo, el texto, sin firma, difundido en la red mundial de la agencia cablegráfica, precisamente, no tiene como mercado la prensa local -que lo ignoró. Tiene como blanco la opinión internacional.

La reciente presencia en Miami de Robert Ménard y de su clón, gerentes de Reporteros Sin Fronteras, quienes efectuaron en Miami-Dade una gira patrocinada con los peores elementos de la Miami mafiosa, la que siempre fue alentando, financiando, organizando las acciones terroristas contra Cuba, no puede ser ajena a esta prosa propagandística.

Cuando el río suena algo se lleva, dice el dicho, con mucha justeza. Dicho en francés, Il n'y a pas de fumée sans feu. •

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".