Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

La niña a la que le debemos el inhalador para el asma

| 13

Más de 300 millones de personas sufren asma en el mundo. Foto: Getty Images.

“Papa, ¿por qué no pueden poner mi medicina para el asma en un bote de aerosol, como hacen con la laca para el pelo?”. Esta fue la cándida pregunta que Susie Mason, una niña estadounidense de 13 años con asma severo, le hizo a su padre en los años 50.

Afortunadamente para Susie —y para cientos de miles de personas con esta condición que afecta las vías respiratorias— su padre, George Maison, era presidente de una compañía farmacéutica (Laboratorios Riker).

Y la investigación que comisionó en 1956 a tres científicos para satisfacer el deseo de su hija dio como resultado el inhalador moderno, un dispositivo que se utiliza en todo el mundo para administrar dosis controladas de un fármaco para el asma que llega directamente a los pulmones, con solo presionar un botón.

Según la Organización Mundial de la Salud, el asma es la enfermedad no contagiosa más común en los niños. Se estima que más de 300 millones de personas sufren de asma en el mundo.

Cigarrillos y nebulizadores como “frascos antiguos de perfume”

El tratamiento con cigarrillos para el asma y otros problemas respiratorios era común en los años 50. Foto: Getty Images.

La inquietud de Susie estaba lejos de ser un capricho. En ese momento, el método más utilizado para suministrar el fármaco a los pacientes era una botella de vidrio con un atomizador de goma, muy parecido a un frasco de perfume antiguo.

En ese recipiente se ponía la droga broncodilatadora, que probablemente tenías que guardar en la nevera, le explica a la BBC Stephen Stein investigador y discípulo de Charlie Thiel, el único miembro con vida del equipo que inventó el inhalador.

Si bien hacía que la droga llegara a los pulmones, la dosis que suministraba no era uniforme. “Era un proceso muy engorroso. Pero, además, el nebulizador era muy delicado. Se podía romper. Era una opción, pero no una gran opción”, añade.

Con todos sus defectos, era un paso adelante en comparación con otro método popular en la época para tratar el asma: el cigarrillo.

Hoy día nos puede parecer casi una broma, pero en ese entonces, el cigarrillo preparado para el asma era una forma aceptada para tratar esta condición. “Fumar es muy tóxico porque es un método muy eficiente para introducir cosas en los pulmones”, señala Stein.

“Precisamente porque pueden hacerlo, se empleó para administrar sustancias que tenían atropina (una sustancia que se utilizaba para tratar el asma”.

Antiguos egipcios

Los tratamientos con aerosoles terapéuticos tienen una larga historia que se remonta al antiguo Egipto, hace unos 3 500 años.

Según un estudio de 2010 de investigadores de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, documentos egipcios compilados alrededor de 1550 a.C, revelan que los tratamientos para los problemas respiratorios incluían no solo el consumo de una variedad de preparaciones con productos vegetales, animales y minerales, sino también la administración de sustancias activas (...) directamente a los pulmones mediante la inhalación.

“Sabemos que fue así por un rollo de papiro encontrado junto a una momia”, explica Stein.

“La terapia que describía, menciona el uso de hierba loca (Hyoscyamus niger), de respirar los vapores de esa planta cuando se quema. Y resulta que esa planta contiene atropina, una sustancia que aún se usa en ciertos productos para los inhaladores de hoy en día”.

Experimentos

El objetivo de los inhaladores era hacer llegar la medicina a los pulmones en mayor cantidad y más rápido. Foto: Getty Images.

El objetivo de los investigadores del laboratorio Riker era crear un dispositivo que permitiera llevar a los pulmones más cantidad de fármaco y de forma más rápida. Para ello, empezaron probando con potentes propelentes gaseosos que, en sucesivos experimentos, demostraron ser complicados de manejar y contener.

A sus más de 90 años, Charlie Thiel todavía recuerda lo que ocurrió cuando pusieron a prueba el sellado de los inhaladores sumergiéndolos en una fuente de agua caliente.

“Todos (200 inhaladores) explotaron al mismo tiempo. Un chorro de agua cubrió todo el techo”, dice Thiel.

El equipo continuó experimentando con otras fórmulas del medicamento en robustas botellas de Coca-Cola y fue así como Thiel descubrió una fórmula que funcionó.

“Si mezclas partículas de drogas en propelentes, estas suelen aglutinarse contra la pared y no se dispersan bien”, explica Stein.

“Thiel descubrió que si usaba el surfactante Span 85 (Trioleato de sorbitano), la fórmula se dispersaba muy bien y sus partículas se proyectaban en aerosoles pequeños que podían llegar a los pulmones”.

Este hallazgo hizo posible que no fuera necesario añadir etanol o alcohol a la fórmula para transformarla en un aerosol. El proceso —desde que originó la idea hasta que desarrolló el producto— tomó apenas un año.

“Los pacientes lo amaron (al inhalador)”, recuerda Thiel. “¡Era tanto más cómodo para ellos!”

A Thiel no le interesó nunca la fama sino el impacto que el producto tuvo en los pacientes. En una grabación que realizó con su discípulo, rememora un encuentro que aún hoy lo emociona.

En ella relata un encuentro en 1995 con un médico australiano, un hombre mayor que sufría de asma.

“Me dio un abrazo de oso y me dijo: 'Charlie, si no fuera por tu invento, yo estaría muerto'. Simplemente me dejó boquiabierto”.

(Tomado de la BBC)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lola dijo:

    Muy interesante.

  • Alex Rojitas dijo:

    Gracias al equipo de investigación que dió como resultado el inhalador hoy los asmáticos como yo podemos llevar una vida mejor. Gracias a cubadebate por el artículo.

  • yoan Hernández Hernández dijo:

    Muy buen artículo. Deberían señalar los esfuerzos que hace el país para que esos medicamentos lleguen a los pacientes cubanos que somos muchos

  • Hectico dijo:

    Interesante artículo, soy una de las personas que depende de ese invento.
    Y hablando del salbutamol, en la farmacia donde me toca comprar los medicamentos hace 2 meses que no entra, dicen que es que está en falta. Solo me queda un frasco, espero que en septiembre entre el medicamento.
    Saludos

  • Dany dijo:

    Viendo que no eran cubanos. Deduzco que hayan sido de la URSS, China o quizá la korea del norte, descubrimientos tan notables solo pueden hacerse en países democráticos

  • Militante dijo:

    Muy elogiable y encomiable la acción y la actitud de Charlie Thiel, que no le interesó nunca la fama sino el impacto que el producto tuvo en los pacientes.
    Y muy despreciable y repugnante la acción y la actitud de las coleras de farmacias, que ven al aerosol sólo como un medio de ganar dinero fácil en el mercado negro a costilla del padecimiento y la necesidad de las personas que sufren la enfermedad del asma.

  • @ivecubana dijo:

    Gracias a los científicos y a la ciencia, la calidad de vida de los asmáticos hoy es mayor.

  • Dayi dijo:

    Muy interesante.

  • Darian dijo:

    Y es que cuando la ciencia y la tecnología se ponen a favor del hombre se logaran cosas maravillosas.

  • Alain dijo:

    muy buen artículo;interesante y educativo,Felicidades.

  • Isel dijo:

    Muy interesante, soy asmatica y solo nosotros sabemos la urgencia de un spray, cdo vamos a tenerlo

  • LRA dijo:

    Tener un spray de salbutamol en la mano para un asmatico es a vida misma. No tnerlo es la desesperacion y el asma segura.

    Gracias por el articulo , muy interesante, diria yo el spray surgio por un2% de inspiracion de la nina y 98% de perseverancia de los investigadores.

    Soy asmatico desde los 3 anos y tengo 67 mi experiencia personal es que la formula del spray salbutamol cubano junto a su propelante ( el de la cajita verde) es el mas efectivo y de mejor calidad

  • Luis dijo:

    Muy interesante, historias como está las apreciamos los lectores, son muy instructivas para nosotros, esperamos que cosas así se sigan repitiendo

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también