Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Lo que es bueno para los océanos es bueno para nosotros, afirma nieto de Jacques-Yves Cousteu

| 1 |

Miles de animales marinos dependen de los arrecifes de coral para sobrevivir, incluidas algunas especies de tortugas marinas, peces, cangrejos, camarones, medusas, aves marinas, estrellas de mar y otras. Foto: WWF.

“Puede que a algunos no les importe que un animal o un pez viva en algún lugar, pero de lo que muchos no entienden lo suficiente es que vivimos en un sistema interconectado. Y los océanos son poco apreciados porque son menos visibles que la superficie”, afirma el ecologista y oceanógrafo Philippe Cousteau, quien subraya la importancia de los océanos para la supervivencia de la humanidad e insiste en que “aún pueden ser salvados”.

En entrevista con AFP a propósito del Día Mundial de los Océanos, que se celebra el 8 de junio, y a pocas horas de que se haya celebrado el Día Mundial del Medioambiente, el nieto del célebre oceanógrafo y explorador francés Jacques-Yves Cousteu recuerda que en los últimos 40 años la biodiversidad del planeta se redujo a la mitad.

“Se pueden ver las imágenes de la película El mundo silencioso, que Cousteu rodó en la década de 1950 en el sur de Francia, y ver arrecifes y peces en abundancia. He buceado en esos mismos lugares y apreciado el declive. Buena parte del Mediterráneo está casi muerta. Es impactante.

“El Caribe ha disminuido, los cayos de Florida es zona muerta. Acabo de cumplir 40 años y la biodiversidad de este planeta ha disminuido 50%, la mitad de la biodiversidad que había cuando nací desapareció”

Al recalcar la importancia de los océanos en el equilibrio del clima mundial y para la humanidad, el ecologista señala que “la gente habla de las selvas tropicales del Amazonas, que son magníficas y deben ser protegidas con todo el esfuerzo posible, pero la mayoría del oxígeno en la Tierra no proviene de las selvas tropicales, sino del océano, del plancton del océano.

“Las selvas tropicales son ecosistemas diversos... pero más diverso que una selva tropical es un arrecife de coral, y más de la mitad de los arrecifes del mundo desaparecieron. Representan menos del 1% de la superficie oceánica pero albergan recursos que alimentan a 1 000 millones de personas y emplean a decenas de millones, o incluso a cientos de millones”.

Cousteu considera que aún no es tarde para detener el deterioro y revertir la situación de amplias áreas marítimas. “Tenemos herramientas a nuestra disposición, y sabemos que funcionan. Una de las principales iniciativas que ha obtenido consenso en todo el mundo es la importancia de establecer santuarios”.

En la actualidad, solamente alrededor del 5% de la superficie del océano está protegida. Existe un movimiento creciente, promovido en particular por el Día Mundial de los Océanos, para aumentar esta proporción al 30% hacia 2030.

“Sabemos que esto costaría alrededor de 225 000 millones de dólares. Algunos dicen que eso es absurdo y que no podemos permitirnos esas tonterías, pero ese dinero es solo una fracción de lo que se ha invertido en la economía mundial para combatir el coronavirus. Así que el dinero está ahí, es sólo una cuestión de voluntad política”, afirma.

El retorno esperado de esa inversión se estima entre 500 000 y 900 000 millones de dólares –continúa Cousteu–, porque la protección del 30% de los océanos resultaría en un aumento del 600% de la biomasa de los recursos alimentarios del mar. Eso significa más trabajos, más oportunidades para que la gente alimente a sus familias... ¡Así que proteger los océanos es bueno para todos!”.

Y concluye: “Lo otro es que lo que tiende a ser bueno para los océanos es mejor para nosotros, vivamos o no en la costa... Conducir autos eléctricos, usar el transporte público, cómo usamos la energía: es mejor para nosotros y para los océanos también. Es algo muy poderoso que es importante recordar”.

El mar y los corales, los eventos de blanqueamiento y la economía mundial

La Gran Barrera de Coral. Foto: NewScientist.

En marzo último, científicos de EE.UU. y Australia advirtieron que la Gran Barrera de Coral experimentó en ese mes su más extenso evento de blanqueamiento masivo de coral, el tercer episodio de ese tipo en los últimos cinco años.

“El mes de febrero de 2020 fue el más caliente registrado desde que comenzaron los registros en 1900”, dijo Terry Hughes, director del ARC Centre of Excellence for Coral Reef Studies, en la James Cook University, en Queensland, Australia.

“Vimos temperaturas récord a lo largo de toda la extensión de la Gran Barrera de Coral, no hubo una porción fría en el norte o en el sur. La totalidad de la Gran Barrera estuvo caliente, y el blanqueamiento que hemos apreciado este año (2020) es el más amplio hasta la fecha”, afirmó el experto.

La Gran Barrera de Coral cubre 348 000 kilómetros cuadrados frente a la costa de Queensland, en el noreste de Australia, y en 1981 fue incluida en la Lista del Patrimonio Mundial como el más extenso y espectacular ecosistema coralino en el planeta.

Alberga más de 1 500 especies de peces, 411 especies de corales duros y docenas de otras especies.

Hughes consideró que ahora es casi seguro que la Gran Barrera no se recuperará para regresar a lo que era incluso hace cinco años, “para no decir 30 años”.

“Si las tendencias de calentamiento global continúan, la Gran Barrera de Coral será destruida”, lamentó. “Tendremos algún tipo de ecosistema tropical, pero no lucirá como arrecife coralino; podría haber más algas, esponjas, mucho menos coral… Será un ecosistema muy diferente”.

Un arrecife de coral es como un oasis en un desierto. Los corales proporcionan alimento y refugio para una cantidad asombrosa de la vida marina. A pesar de que los ecosistemas de arrecifes de coral representan menos del 0,1% de la superficie del océano, aproximadamente el 25% de todas las especies marinas depende de ellos.

Son especialmente importantes como vivero de peces juveniles hasta que son lo suficientemente grandes como para aventurarse en alta mar. Perder un arrecife de coral puede tienen un impacto dramático. Se calcula que alrededor de 500 millones de personas dependen globalmente de ellos. (World Wildlife Fund)

El evento de marzo pasado llamó también la atención Mark Eakin, coordinador de la Coral Reef Watch, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, luego de los graves eventos de blanqueamiento en 2016 y 2017, que dejaron muerto la mitad del coral en la Gran Barrera de Coral.

“Si no lidiamos con el cambio climático rápidamente… continuaremos viendo blanqueamientos más severos y frecuentes, y veremos la pérdida de arrecifes de coral en gran parte del mundo”, afirmó.

Las condiciones de blanqueamiento masivo fueron observadas por la Coral Reef Watch, que utiliza sensores remotos y modelos para predecir y controlar los signos de blanqueamiento.

Eakin dijo que el blanqueamiento en 2016 y 2017 fue extremadamente intenso, pero el daño se concentró en algunos puntos críticos en las partes norte y central del arrecife.

Según las evidencias, este último evento de 2020 no fue tan dañino, pero un área mucho más grande de arrecife experimentó al menos algo de blanqueamiento, explicó.

Según la NOAA, entre 2014 y 2017 alrededor del 75% de los arrecifes tropicales de coral de todo el mundo fueron víctima del estrés debido a temperaturas altas que provocan el blanqueamiento. Para el 30% de los arrecifes alrededor del mundo, ese estrés por calor fue suficiente para matar a los corales.

“El océano superior ha absorbido una enorme cantidad de calor en los últimos años, y realmente ha puesto los arrecifes de coral en todo el mundo mucho más cerca de sus límites térmicos superiores”, señaló Eakin.

El blanqueamiento del coral es el proceso por el cual los corales pierden su coloración y se tornan blanquecinos. Ocurre cuando se exponen a aumentos excesivos y sostenidos de la temperatura del mar.

Los corales obtienen sus colores brillantes de algas diminutas que viven en sus tejidos. Estos pequeños organismos viven en simbiosis con los animales de coral: las algas proporcionan alimentos a los corales a través de los carbohidratos que producen durante la fotosíntesis y los corales protegen a las algas de sus depredadores.

Cuando se producen cambios extremos y sostenidos en la temperatura del mar, las algas producen compuestos que son tóxicos para el coral. Para protegerse, el coral expulsa a las algas y pierde su color. Si estas algas no son reabsorbidas a corto plazo, el coral muere de hambre y cientos de especies marinas pierden sus refugios.

Miles de animales marinos dependen de los arrecifes de coral para sobrevivir, incluidas algunas especies de tortugas marinas, peces, cangrejos, camarones, medusas, aves marinas, estrellas de mar y otras.

Los arrecifes de coral proporcionan refugio, zona para desove y protección ante los depredadores. También contribuyen con otros organismos desde la base de la cadena alimenticia de los océanos. A medida que los ecosistemas de arrecifes colapsan, las especies que ya están en riesgo pueden enfrentar la extinción.

El blanqueamiento de los corales afecta el sustento de vida, la seguridad alimentaria y la seguridad de las personas. Los arrecifes de coral son barreras naturales que reducen la fuerza de las olas y de las mareas de las tormentas, ayudando a que las comunidades costeras se mantengan más seguras.

Los corales blanqueados también agudizan la crisis de la sobrepesca, pues se pierden importantes vínculos de la cadena alimenticia y algunas especies de peces y crustáceos son privadas de lugares para desovar y desarrollarse. Cualquier persona que dependa de estos animales como principal fuente de ingresos o de proteínas estará en problemas.

Por último, el turismo que se crea alrededor de los arrecifes genera miles de millones de dólares cada año y sustenta miles de empleos.

(Con información de AFP, CNN, Reuters y WWF)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tati dijo:

    Muy interesante artículo. Pero como podemos aportar a cuidar las barreras de coral a nivel individual o de comunidades?
    Una pequeña acotación, con todo respeto, el apellido es Cousteau. La primera vez que lo menciona, está bien. Después, quedó como «Cousteu».

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también