Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Recomiendan a mercados financieros no subestimar impacto de políticas de cambio climático

| + |

Activistas durante una manifestación en Washington exigiendo a los políticos luchar contra el cambio climático. Foto: Reuters.

Los mercados financieros corren riesgos al confiar en proyecciones que subvaloran el impacto de las políticas relativas al cambio climático que emprendan los gobiernos cuando en años próximos adopten regulaciones más estrictas en esa materia, indica un informe elaborado por Principles of Responsible Investing (PRI), una agrupación de inversores apoyada por las Naciones Unidas.

El grupo, que gestiona activos por 86 000 millones de dólares, se suma a un coro creciente de advertencias de que las estimaciones y planes de compañías de energía no están en sincronía con el ritmo necesario para cumplir con las metas de transición.

El panorama general de la Agencia Nacional de Energía (AIE), que recaba proyecciones de muchas empresas y gobiernos, no está alineado con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París sobre cambio climático (2015), que busca limitar el calentamiento global a un aumento de la temperatura mundial por debajo de 2 grados centígrados -haciendo hincapié en 1.5°C- recortando las emisiones de gases, señaló PRI.

Los científicos consideran que un ascenso de más de 1.5°C en la temperatura media del planeta generará el punto de inflexión del cambio climático, con efectos más devastadores de alzas de niveles oceánicos, desastres naturales, migración forzada, sequías, cultivos arruinados y olas de calor más intensas y letales.

PRI dio a conocer una nueva previsión que, según dice, “apunta a fundamentalmente resetear el manejo de riesgo a futuro de los inversores, sus colocaciones de activos estratégicos y planes de las compañías”.

El estudio, llamado Respuesta Inevitable a las políticas (IPR por sus siglas en inglés), prevé una respuesta de los gobiernos “abrupta y paralizante” al cambio climático hacia 2025, lo que sería apenas “la punta del iceberg” de las medidas que se espera sean cada vez más restrictivas.

Según el escenario descrito en IPR, la demanda de petróleo llegará a un máximo en 2026-2028 y la necesidad de combustible para transporte alcanzará su techo en 2025, mucho antes que las proyecciones de la AIE, que no prevén que el incremento del consumo se frene antes de la década de 2040.

Las granjas eólicas y de paneles de energía solar generarán la mitad de la electricidad del mundo hacia 2030, y los vehículos de combustión interna quedarán desactualizados mucho más rápido de lo pensado.

Las tareas de forestación -que se requieren para absorber el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera- se acelerarán abruptamente.

“Esperamos una política de respuestas hacia 2025 que será forzosa, abrupta y desordenada debido al retraso”, dijo Fiona Reynolds, presidenta ejecutiva de PRI, en un comunicado. “Esto creará una interrupción considerablemente mayor a lo que muchos e inversores están preparados para enfrentar hoy”, añadió.

(Con información de Reuters)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también