Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Beatriz Márquez obtiene el Gran Premio Cubadisco 2018

| 7 |

Beatriz Márquez, la musicalísima de Cuba, canta “Luna sobre Matanzas” en la Sala White junto a la Orquesta Failde. Foto: Roberto Ruiz.

El jurado del Premio Cubadisco 2018 entregó a Beatriz Márquez, “la Musicalísima”, el Gran Premio en su actual edición por el fonograma Libre de pecado, el cual fue producido por Jorge Aragón y lleva el sello de Colibrí.

Fiel admiradora del trabajo de Guzmán, a quien conoció en los inicios de su carrera, hace ya 50 años, “la voz bonita de timbre parejo, desde los graves a los agudos”, como le dijera Luis Carbonell, recibió el merecido lauro de manos de Alpidio Alonso, ministro de Cultura, y Marta Bonet, presidenta del Instituto Cubano de la Música (ICM). Esta vez por un álbum en el que rinde homenaje a la obra del célebre compositor cubano Adolfo Guzmán.

Conmovida ante tantas muestras de cariño y admiración expresadas por el público asistente a la gala, entre quienes se encontraban importantes personalidades de la música cubana, Beatriz confesó que siempre tuvo el anhelo de cantar parte de la obra de Guzmán.

Estoy feliz de poder homenajearlo, dijo la también premio nacional de Música, y resaltó la importancia de que las nuevas generaciones conozcan el valor y la riqueza de las canciones que componen el disco (11 en total).

“Fue una sorpresa saber que el maestro había dejado escrita una partitura dedicada a mí (Por tu falso amor). Lo supe gracias a una de sus hijas y, por supuesto, la incluí en el disco”, confesó en declaraciones ofrecidas recientemente a la prensa.

No puedo ser feliz, Te espero en la eternidad, Lloviendo, Seré feliz cuando tú me quieras, Es tan fácil mentir, Esta noche te encontré, Al fin amor y Libre de pecado completan la lista de temas incluidos en el CD.

Igual de emocionante resultó la entrega a Liuba María Hevia del Premio Especial Extraordinario, por sus 35 años de vida artística y su obra fonográfica y autoral. La niña grande a la que el abuelo advirtió que no se enamorara en luna cuarto menguante, y que popularizó un personaje que se niega a caer en la cazuela (Estela), recibió el galardón de manos de la musicóloga Marta Bonet, presidenta del ICM, y agradeció la fidelidad de un público que la admira y acompaña en cada una de sus travesías mágicas.

Premios especiales

Dos producciones discográficas dedicadas a Eusebio Leal y el aniversario 500 de La Habana recibieron premios especiales: Los tres valores (Producción: Lázaro García y Amaury Pérez) y De amor a La Habana, que incluye el documental Leal al tiempo (Amaury Pérez. Producción: Alejandra Ochoa y Luis Alberto García); ambos del sello Unicornio, perteneciente a Abdala.

Omara siempre, el nuevo disco de la Diva del Buena Vista Social Club, se alzó con uno de los premios especiales. La novia del feeling había pedido que no se le diera ningún tratamiento distintivo. Pero ante una joya como la recién presentada por la Egrem, imperdonable hubiera sido dejarla de reconocer de este modo.

De esa misma disquera recibieron premios especiales Legado (Formell y Los Van Van. Producción: Samuel Formell, Boris Luna, Jorge Leliebre y Efraín Chibás); Sinfonía cubana (Alfredo Diez Nieto, por su centenario. Producción: Eddy Cardoza); La Trovuntivitis (Por sus 20 años); y El poeta en la Isla (Miguel Barnet. Producción: Jorge Rodríguez).

Vuelan los versos, dichos como se dice la poesía en El poeta en la Isla. Los versos cotidianos, los amargos y los que hacen que esas vidas, todas, tengan un sentido profundo. Por ello Alpidio Alonso, titular de Cultura, entregó también el lauro a Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Otro grande de la cultura cubana recibió Premio Especial: Ever Fonseca quien, mientras todos lo imaginaban entre lienzos y pinceles, único y desconcertante comenzó a interpretar canciones, regalándonos su amor y su arte. Se  honra Cubadisco en reconocerlo con tan importante lauro por Privilegio de origen (Producción y dirección General: Gloria Ochoa). El material, perteneciente a Colibrí, incluye el documental Pintando mi tierra (guion y realización de Rodolfo Delgado, “Rodín”).

Por la Excelencia Interpretativa fueron reconocidos con igual galardón el Dúo Ondina (Niurka González y María del Henar Navarro), por los discos En viaje y Habana-París. El primero de ellos de Colibrí y el segundo de Ojalá.

Colección editorial D’Campo (del Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Música Cubana); Transmisión en la eritá meta. Ilú Keké (Music Works) y Charanga y congas bejucaleñas. Tambores de Bejucal (Bis Music), lo obtuvieron en Producción discográfica de Investigación Musicológica.

El Premio Especial por la obra fonográfica dedicada a los niños recayó en la Egrem y el Icaic (Tutu; El capitán Plin; El reino de Ortografía; Cuentos para una abuela 2 y 3; ¿Qué significa?; Colba y sus historias; y Cantándole al sol).

Parte imprescindible de nuestra cultura son las producciones audiovisuales para niños, que cada año crecen cuantitativa y cualitativamente, hasta llegar a un número impresionante, como bien expresó Jorge Gómez, presidente del certamen.

Por categorías

En Compilación y archivo fueron laureados nueve volúmenes de la Colección Memoria (Productor: Jorge Rodríguez); en Tradición sonera Tributo a Rafael Hernández. Ecos del Tivolí (Productores Jorge Luis Pujals y José Manuel García), de Bis Music; y en Tradición afrocubana Gracias a la rumba (Rumbatá. Productores: Manolito Simonet y Wilmer J. Ferrán) también de Bis Music.

El material Cuba cantada vol. 1 y 2 (Productores: Rolando Montes de Oca y Efraín Ríos), de Colibrí, fue distinguido en Tradición variado y Notas musicológicas (José Reyes Fortún).

Todo con cuerda mejor (Daiana García y Orquesta de Cámara de La Habana. Productor: Aldo López-Gavilán y Daiana García) obtuvo premio en Música de cámara; Los sonidos de la antigua Habana (Ars Longa. Productores: Alejandro Saúl Martínez, Teresa Paz y Aland López), en Música de concierto; Leo Brouwer Entrevoces (Digna Guerra y coro Entrevoces) en Música vocal; y Conciertos cubanos para violoncello y orquesta (Alejandro Martínez y Orquesta de Cámara de La Habana), en Solista concertante; todos de Colibrí.

Durante la gala se entregaron lauros, del mismo modo, a The art of two (Ramón Valle y Orlando Valle, “Maraca”), en la categoría Música instrumental; Mama Ina (Gastón Joya), del sello Unicornio, en Jazz solista; Mambazo (Joaquín Betancourt y su Joven Jazz Band. Colibrí), en Jazz ensemble; Abuc (Roberto Fonseca), en Jazz fusión; y Libre de pecado (Beatriz Márquez) en Cancionística y Grabación.

Allá voy (Eduardo Sosa. Sello Colibrí) lo obtuvo en Canción contemporánea;  Mamá ando contento (Ray Fernández. Egrem) fue reconocido en el apartado de Trova; y Firmamento (Dúo Karma. Colibrí) en Música para niños y en Diseño.

¡Palante el mambo! (Diego Gutiérrez. Egrem); Un viajero más (Ernesto Blanco); Moncada en vivo en el BuleBar 66; y Confesiones de un náufrago (Extraño Corazón), lo recibieron en Fusión, Pop, Tropical y Rock, respectivamente.

Dentro de Música bailable fueron laureados, en Agrupaciones, De Cuba pa’l mundo entero (Adalberto Álvarez y su Son); en Voces, Cantor del pueblo (Alexander Abreu y Havana D’Primera); y en Jóvenes talentos, Vamo’ hacerlo (Ángel Yos).

Harold Merino, el más joven de los premiados en el Cubadisco 2018 recibió el lauro en Electrónica y electroacústica por Un – time (Egrem), su primera producción discográfica, la cual fue distinguida, además, en Notas discográficas (Alberto Garrandés). Mientras que en Música urbana fue premiada Fuerza arará (Telmary. Colibrí).

Escape (Alberto Lescay & Formas), resultó electo en Ópera prima; Sobreviviente live (Buena Fe. Directora: Mildrey Ruiz. Egrem) en Concierto audiovisual; Tambores Arará. Congo y Yuka (Ángel Alderete), en Documental musical; y Mundo interior (Miguel de Armas. Director: René Arencibia), en Making Of. Estos dos últimos de la disquera más premiada.

Durante la noche fueron entregados además, algunos de los premios internacionales. El galardón, según se había anunciado desde la gala de nominados, fue reservado para Once. Concierto para dos (Patricia Sosa y Chucho Valdés. Argentina. Cuba); Ultramar (María del Mar Bonet. Picap. Producciones Colibrí); Yo soy la feliz Violeta (Banda Tita Parra. World Note. Chile); Diez lindas cubanas (Danny Rivera & Juan Manuel Ceruto. Producciones Abdala. Sello Unicornio); Afrolailo (Marinah. Kasba Music. España); y Oddara (Jane Bunnett y Maqueque. Linus. Canadá).

Cubadisco se honró también al entregar sus Premios de Honor al Septeto Nacional Ignacio Piñeiro, por sus 90 años; Producciones Colibrí por su Aniversario 15; y el Grupo Madera de Venezuela.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sindulfo dijo:

    Es un Gran Premio muy merecido, sobre todo, por resaltar la obra de Adolfo Guzmán. Ella es y seguirá siendo La Musicalísima. Su voz está como desde el primer día. Ella canta así: espontáneamente, sin fiatos ni alardes de sostenidos. Felicidades.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Me causa un profundo placer que se le haya conferido el gran premio del Cubadisco 2018 al fonograma “Libre de pecado”, el cual fue producido por Jorge Aragón y lleva el sello de Colibrí, protagonizado por la emblemática cantante Beatriz Márquez con la obra de Adolfo Guzmán.
    La viuda de Guzmán Ligia Piantini del Prado era mi tía-prima y con ella tuve la dicha de compartir en los tiempos en que era “madre combatiente” en La Lenin ya que allí estudiaba su hijo Adolfito. Con el maestro hablé un par de veces. En una ocasión cuando estábamos organizando entre la UJC y la FEU un grupo musical para que fuese a Chile a entrenarse con grupos destacados de música latinoamericana de ese hermano país, durante el gobierno de Salvador Allende. Guzmán fue el designado para evaluar a los candidatos y participé en una reunión con él para decidir la metodología de la selección definitiva. Recuerdo que un destacado aficionado del movimiento artístico de la FEU obtuvo evaluación perfecta, su nombre: Francisco Amat, él era estudiante del Pedagógico E.J. Varona. De aquella experiencia surgió el grupo Manguaré. Entonces, yo no sabía de Ligia.
    La otra vez fue en el año 1975, en una visita a su apartamento del FOCSA, en que Ligia me invitó para que conociera a sus cuatro hijas. Guzmán era una persona de pocas palabras, aunque de muchas palabras y notas musicales de gran valía.
    Ligia me contó la génesis de su canción “Al fin amor”. Esas fueron las palabras de Ligia al abrirle la puerta de la casa a su esposo que regresaba de un viaje al extranjero.
    Ligia Piantini era una mujer culta, conversadora, ocurrente y de gran sensibilidad humana.
    Ligia Guzmán Piantini siempre fue estudiosa y recopiladora de la obra de su padre, buena trabajadora y mujer apacible y bondadosa. ¡Qué maravilla que haya encontrado esa canción dedicada a Beatriz!
    Adolfito tocaba el piano en el grupo musical de La Lenin, como su padre era de pocas palabras, muchacho noble, perspicaz y disciplinado. Le siguió sus pasos en la música con naturalidad admirable.
    Gilda (Baby) estudio medicina, la recuerdo calmada y virtuosa.
    Grisel, una muchacha decidida y curiosa.
    Arianne, una chica muy especial, que siempre derrochaba dulzura y cariño, no se despegaba de Ligia.
    Linda familia que seguramente disfrutó el premio.
    En 1976, año en que nació mi único hijo habíamos planificado un encuentro de las dos familias, durante las vacaciones de agosto; pero Guzmán murió el 30 de julio. No pudo ser.
    Gracias a Beatriz y a todos quienes formaron parte de ese premio.
    Mis recuerdos más entrañables para mi querida tía-prima Ligia; y un gran abrazo a mis cinco primos, afortunadamente todos vivos y felices.
    Gloria al maestro Adolfo Guzmán.

    .

    • sigryd dijo:

      Soy la nieta mayor del maestro Guzman, yo naci en el año 1976, cuando mi abuelo murió yo tenia 5 meses. me conmovió tus y te agradezco. Yo tambien me siento muy contenta por este premio. Gracias.

  • Mary dijo:

    Muchas felicidades a los ganadores, especialmente para JOrge aragón, un excelente joven músico que ha demostrado la valía que tiene

  • Leontina dijo:

    Me sumo a las felicitaciones a Beatriz por haber sido merecedora del Gran Premio Cubadisco, lo que considero merecido. También al resto de los ganadores y en general a todos los músicos participantes, pues todos han demostrado el gran talento que existe en nuestro país, sobre todo de los más jóvenes. A todos los que de una manera u otra han tenido que ver con este magestuoso evento de la música cubana mucha felicidades y en hora buena.

  • luis dijo:

    Felicitaciones, sobre todo al poco divulgado pero muy talentoso Ray Fernandez y su tropa del Diablo TUNTUN los jueves

  • cubana dijo:

    Felicidades a una de las mejores voces de Cuba.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también