Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Con cerrada ovación al Ballet Nacional, finaliza Festival “Artes de Cuba” en EEUU

| 16 |

Viengsay Valdés y Dani Hernández, protagonistas en la presentación de “Giselle”. Foto: Prensa Latina.

Otra ovacionada actuación del Ballet Nacional de Cuba, con Viengsay Valdés como protagonista de Giselle, bajó el telón del Festival Artes de Cuba, dedidacado a la cultura de la Mayor de las Antillas y celebrado en Washington.

El público reunido en el Teatro de la Ópera del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas apreció este domingo la magistral actuación de la primera bailarina cubana, quien dos días atrás también recibió el reconocimiento de la audiencia por el mismo papel.

Valdés, cuya próxima presentación ocurrirá en Canadá con Les Grands Ballets Canadiens de Montréal, tuvo como pareja a Dani Hernández, responsable de dar vida a un orgánico Albretch.

Muchos aplausos acaparó por su sincronismo el cuerpo de baile en el segundo acto de esta obra cumbre del Romanticismo, la cual cuenta con coreografía de la directora y fundadora del elenco, Alicia Alonso, sobre la original de Jean Coralli y Jules Perrot.

La propia Alonso, como hizo acá en cada una de las presentaciones de la compañía bajo su mando, salió al escenario al final de la puesta en escena, y entonces la algarabía y el tributo del público aumentó de manera considerable.

“Fueron funciones muy buenas, la audiencia se puso de pie muchas veces, y los estadounidenses apreciaron cómo se mantiene la elevada calidad del ballet cubano”, destacó Viengsay Valdés.

“Alicia estuvo muy emocionada y feliz, y todos quedamos con una gran satisfacción”, agregó la bailarina antes de agradecer las atenciones de los organizadores del evento y la presencia del embajador cubano en Washington, José Ramón Cabañas.

Previo a cinco exhibiciones de Giselle, que tuvieron como protagonistas además a Sadaise Arencibia, Grettel Morejón, Patricio Revé, Raúl Abreu y Rafael Quenedit, el Ballet Nacional de Cuba mostró dos veces la obra Don Quijote desde el pasado 29 de mayo.

A juicio de diversas voces, resultó un cierre espectacular para el festival Artes de Cuba: de la isla al mundo, que en su primera etapa, del 8 al 20 de mayo, combinó música, danza, plástica, diseño, moda, teatro y cine.

En los escenarios del Centro Kennedy, que acogió a más de 400 artistas cubanos residentes dentro y fuera de su país natal, se escucharon y deleitaron propuestas musicales desde obras clásicas hasta el jazz y la popular bailable.

Protagonistas de esa manifestación fueron los integrantes de las orquestas Miguel Faílde y del Lyceum Mozartiano de La Habana, la agrupación Los Van Van, la familia López-Nussa, Yissy García y Bandancha, La Reyna y la Real, entre otros.

Los grupos de danza Malpaso, de estilo contemporáneo, e Irene Rodríguez, con el baile flamenco como centro, también fueron elogiados por su desempeño.

Gran acogida tuvieron las artes plásticas, con exhibiciones de algunos de los más prominentes creadores de la isla, entre ellos Manuel Mendive, Roberto Fabelo y Roberto Diago, y talentosas figuras que residen en territorio norteamericano como José Parlá y Emilio Pérez.

El Público y Argos Teatro, con las obras Las amargas lágrimas de Petra Von Kant y 10 Millones, respectivamente, fueron los grupos exponentes de esa rama de las artes escénicas.

Una muestra con motivo del aniversario 40 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, el desfile del proyecto Arte y Moda, y una exhibición de carteles, se incluyeron además en el medio centenar de actividades del histórico acontecimiento.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dario Mario dijo:

    Creo que deberían de leer la crítica que se le hizo al ballet en los principales periódicos de los EUA. No fue muy favorable que digamos …. Exitosa?

    • RCM dijo:

      Por favor abunda en eso para los que no podemos leer la noticia, tener una nocion de lo que se habla por allá.

    • yoko dijo:

      El Washington Post ha publicado una critica que no es nada buena titulada “As Cuba enters the post-Castro era, its ballet company seems stuck in the past”. No obstante los comentarios divergen un poco sobre la actuación del BNC. Esta crítica es la que han divulgado los demás medios. quisiera ver que dicen otros al respecto como para calificar la actuación del Ballet.
      La valoración de los que allí estuvieron si ha sido de manera general bastante buena y acogedora.

      • Jose R Oro dijo:

        Yo lei esa critica estimada Yoko, y me parece que es buena, con mostrar el titulo no alcanza. Sarah L. Kaufman del Washington Post, es positiva a mi juicio, en su apreciacion de la actuación del BNC, su comentario negativo es que dance de una forma muy clásica, no innovadora, y que el exceso de “arabescos” en la coreografía limita la plasticidad natural de Viengsay. En ningun momento desaprobó la actuación que consideró de alto nivel. Es quiza la menos elogiosa de las que he leído, pero se refiere a la “falta de innovación” sobre todo en Giselle, que es contradictoriamente lo que otros admiran, como se ha mantenido la pureza y clasicidad de Giselle. Sin embargo, Sarah L. Kaufman si es efusiva con respecto a la calidad de la presentación del BNC. Esta es la critica menos buena, la de BWW, y del Chicago Tribune son excelentes ambas.

    • roymp dijo:

      no seran los mejores pero si usted habla de critica lo mejor es mencionarla y no especularla lo demas es chisme.

  • Lenin Delgado dijo:

    Debería aclararlo usted mismo Dario Mario y no dejarlo a la especulación

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Lenin Delgado.A tenor de lo expresado (pero lamentablemente no demostrado) por Dario Mario, me pareció conveniente traducir la crítica del conocido Roger Catlin en Broadway World. para que los estimados Cubadebatientes Cubadebatientes puedan ver por que no me parece que sus afirmaciones reflejen la realidad. Esta no es la mejor crítica, solo representativa del exito del Ballet Nacional de Cuba en el Kennedy Center, que se puede leer abajo en castellano o en su original en el link: https://www.broadwayworld.com/washington-dc/article/BWW-Review-Historic-Return-of-the-BALLET-NACIONAL-DE-CUBA-at-the-Kennedy-Center-20180601

      La Crítica de Broadway World: por Roger Catlin

      Histórico regreso del Ballet Nacional de Cuba en el Kennedy Center

      Fue hace 40 años esta semana que el Ballet Nacional de Cuba hizo su debut histórico en Estados Unidos en el Kennedy Center. Allí, la notable Alicia Alonso no sólo fue directora artística sino estrella intérprete, que se convirtió en una fuerza de ballet en el American Ballet Theatre y en otros lugares a pesar de una condición ocular que tenía desde que era una adolescente que le causó ceguera parcial.
      En el momento del debut de la compañía en Estados Unidos, ella era bastante mayor para estar en el escenario, 57. Pero lo asombroso del regreso del Ballet Nacional de Cuba al centro Kennedy esta semana, es que todavía está allí, a los 97, como directora artística y coreógrafa de las dos obras en repertorio, Don Quijote y Giselle, esta ultima la pieza que proyecto a Alicia Alonso a la fama, tan temprano como en 1943.
      Así, después de un cortometraje antes de que el baile marca el aniversario del hito de la compañía en Estados Unidos, y celebra su regreso actual, que representa el clímax de los meses del Centro Kennedy de las artes de Cuba: de la isla al Festival Mundial, el foco se convierte en el sorprendente Alonso en la palco principal extraordinaria mientras se acerca a 100, con enormes gafas de sol y un penacho de fantasía, asintiendo con la cabeza, saludando y eventualmente haciendo algunas ondas de brazo fluido como una manera de demostrar que todavía tiene gran arte. En total, es un momento en el que uno se pregunta si puede ser superado por lo que se verá en el escenario.
      Es, sin embargo, en un vibrante Don Quijote en el que la creación estelar de Cervantes recorre la acción con su compañero Sancho Panza, sirviendo más como inspiración romántica que figura central de la historia de una joven mujer que se enamora de un barbero, evitando su elección del padre de unnovio más lujoso con una dote más grande.
      En el papel central como Kitri, la damisela en cuestión, Viengsay Valdés fue una delicia, con movimientos fáciles, flexibles y una sonrisa amplia y soleada. Ella también se destacó en la continuación de algunos de los sellos de Alonso ha inculcado en la empresa, con técnicamente brillante, sin parar giros y largo equilibrio persistente en Pointe que dibujó jadeos y aplausos.
      Como su Galán, Dani Hernández quien trajo la energía juvenil al papel, compartiendo con la bailarina superando el buen ánimo. Félix Rodríguez interpreta a su padre como un personaje de risas, al igual que el rico noble fracasado (Ernesto Díaz). Incluso el Quijote de Yansiel Pujada, una cabeza más alta que nadie en el escenario, es más una presencia alegre (aunque no tanto como Darion Darias como Sancho Panza). Incluso en sus más grandes apariciones, cuando alucina al ver a su amada Dulcinea (Yiliam Pacheco), Pujada está allí para enmarcar a sus compañeros de baile más que para participar.
      Pero hay un montón de bailes en todo, desde varios bailarines destacados y un cuerpo de casi dos docenas, en espléndidas piezas de conjunto en la plaza del pueblo, un campamento de gitanos y en una celebración de bodas, donde Valdés y Hernández se combinan en Pas de Deux y Trade-off solos que cierran la velada exuberantemente.
      La partitura de Ludwig Minkus se le da un Lilt militar pesado de percusión por la orquesta de la Opera House de Kennedy Center dirigida por Giovanni Duarte, que es apropiado para la adaptación cubana del cuento español.
      Giselle, con música de Adolphe Adam, de una leyenda alemana contada por Heinrich Heine, es por el contrario mas suave, aunque Sadaise Arencibia fue la noche de apertura con su suave interpretación. Ella es la campesina que es el objeto del deseo de un guardabosques local (Ernesto Díaz) y un gallardo Duque disfrazado (Raúl Abreu).
      Ella hace del último su elección a través de una serie de bailes, a pesar de que está de salud delicada y a menudo termina sus danzas con desmayos. Cuando ella encuentra su intención es a la vez un duque y se le prometió a otro, de acuerdo con las notas del programa, ella “pierde su mente y muere” a pesar de las promesas de un final tan explosivo, ella simplemente colapsa.
      Lleva a la pieza central de la obra, puesta en el bosque cerca de su tumba, donde escuadrones de Wilis mágicos, que atormentan a doncellas que mueren antes de casarse, combinan y hacen camino para bailar, incluso del espíritu de Giselle. En medio de la niebla y los vestidos verdes, hace un acto espléndido, aunque tal vez no tan triunfante como cuando Alicia Alonso asumió el papel ella misma décadas atrás. Al menos ella aún coreografía el trabajo, después del original de Jean Coral y Jules Perrot.
      Así que el aplauso se hinchó especialmente y se volvió estruendoso cuando la nonagenaria diva saludó al publico en la cortina, como lo está haciendo en todas las actuaciones (fin de la critica de Roger Catlin)

      • Lenin Delgado dijo:

        Gracias Oro. Mucho me extrañaba q Cubadebate dijera mentiras innecesariamente.

  • Rogelio dijo:

    ¿quién pagó por todas estas actividades?

  • Jose R Oro dijo:

    Mas sobre las positivas opiniones de la prensa estadounidense acerca de la actuacion del BNC en el Kennedy Center, que Dario Mario glosa (pero no evidencia)
    El elogio de Roger Catlin en el BWW no es la única critica altamente positiva ni mucho menos, la crítica Lauren Warnecke, del Chicago Trbune, refiriéndose al Ballet Nacional de Cuba (BNC) y a sus primeras funciones de Don Quijote en el Teatro Auditorium de Chicago, elogió el vivaz cuerpo de baile que, a su juicio, ejecuta una coreografía nítida que recuerda la habilidad técnica de Alicia Alonso .
    Sarah L. Kaufman del Washington Post, tambien es positiva en su apreciacion de la actuación del BNC, su comentario negativo es que este siendo trabajado de una forma muy clásica, no innovadora, y que el exceso de “arabescos” en la coreografía limita la plasticidad natural de Viengsay. En ningun momento desaprobó la actuación que consideró de alto nivel. Es quiza la menos elogiosa de las que he leído, pero se refiere a la “falta de innovación” sobre todo en Giselle, que es contradictoriamente lo que otros admiran, como por tres generaciones Alicia Alonso, primero como ballerina y despues como coreógrafa ha mantenido la pureza y clasicidad de Giselle. Sin embargo, Sarah si es efusiva con respecto a la calidad de la presentación del BNC

  • Henry N. dijo:

    Tuve el placer y alegría junto a mi esposa de asistir a la primera presentación del ballet cubano con la obra teatral Don Quijote en el bello teatro Kennedy Center junto al río Potomac en Mayo 29, 2018. Disfrutamos mucho del ballet, su coreografía y la actuación artística de sus integrantes. Fuimos testigos como los asistentes con una gran mayoría de norteamericanos aplaudían en cada acto y la gran acogida al principio y al final de la actuacion que se le tributo primera ballerina Alicia Alonso. Por supuesto a todo el elenco del ballet. Debo de resaltar que las 2340 asientos fueron vendidas pues no vi asientos vacíos. Como cubano norteamericano y mi esposa colombiana nos sentimos muy orgulloso de asistir, apoyar y disfrutar de la cultura cubana. Valió la pena manejar desde la parte central de New Jersey hasta Washington D.C.

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Gracias colega Jose R Oro por sus siempre esclarecedores y oportunos comentarios basados en datos verdaderos…!!!

  • Eva dijo:

    Bravo! Felicidades al BNCyatodos los artistas que participaron. Artistas dignos, representando con orgullo a nuestra amada Patria

  • María dijo:

    Para responderle a Dario Mario, le digo de buena tinta que las actuaciones del BNC sí fueron exitosas, con largas ovaciones y gritos de Viva Cuba!!!, y todas a teatro lleno. Sin embargo, es cierto como expresa Yoko, que la crítica de Sarah L. Kaufman, del Washington Post hace algunas críticas (no a la actuación del BNC en general, que la considera una magnífica compañía), sino a la actuación en algunos momentos de Viengsay Valdés. Lo que no sabe esta periodista (aunque lo intuye en su comentario), es que Viengsay sufrió una fuerte contractura en el músculo del gemelo durante el pas de deux, y que solo una bailarina grandiosa como ella, pudo soportar y finalizar el espectáculo (incluso la mayoría de los espectadores no lo notaron, pues continuó bailando y sonriendo hasta el final). A mí realmente me hubiera gustado que esta periodista hubiera asistido al resto de sus presentaciones (quizás lo hizo), para que se convenciera de la grandeza y el talento de esta bailarina. En general, esta es la única crítica que no es completamente favorable; todas las demás han sido muy elogiosas.

  • Colaborador Danzarío dijo:

    Lástima que Anette Delgado no baile su reconocida e internacionalmente famosa Giselle aquí en los Estados Unidos, hubiese sido una magnífica ocasión, junto a las otras extraordinarias primeras figuras que sí actuarán, para mostrarle al público de Norte América la estirpe de esplendentes bailarinas que forjó Alicia Alonso, no obstante, mejor augurio le espera ya que el motivo de su ausencia es que pronto será mamá ¡Felicidades! De seguro será una bellísima madre.

  • AlexJSK dijo:

    Gracias a Jose R Oro y demás foristas por la aclaración. Personalmente leí críticas sobre el Festival completo en el The Washington Post, The Chicago Tribune y otro que no recuerdo y todas fueron muy positivas. En alguna mencionaron que algunos chicos del Lyceum Mozartiano de La Habana tocaban con alambres en sustitución de las cuerdas por la situación económica.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también