Imprimir
Inicio » Noticias, Educación  »

MINED: Sobre exámenes de ingreso a los IPVCE y eliminación de la prueba de Español

| 82 |

La eliminación de la prueba de Español- Literatura, para el ingreso a los Institutos Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE), “no es una noticia nueva y forma parte de la estrategia del Mined por rescatar los objetivos fundacionales de estos centros”. Foto: Archivo.

En los inicios de la creación de los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE), se realizaban exámenes de ingresos en el área de las ciencias (Matemática, Física, Química y Biología), obedeciendo a los objetivos fundacionales de estos centros: Desarrollar las vocaciones por las ramas de la ciencia y la técnica que más necesarias son para el país, promover el espíritu de investigación científica y formar integralmente a los jóvenes.

A finales de la década de los años 1990, se modificó el ingreso a los IPVCE y se comenzó a realizar los exámenes de Matemática, Español e Historia, como vía de evaluar la formación integral de los estudiantes, igual que en el nivel superior, alejado de los objetivos fundacionales de estos centros.

A partir del curso escolar 2012- 2013, se comienza el rescate de los objetivos de los IPVCE, para fomentar el estudio a las carreras de ciencias, en función de lograr incentivar en los estudiantes el estudio en este tipo de centro, el compromiso de continuar en carreras de ciencias para el desarrollo científico del país.

Es por ello, que en el curso escolar 2015- 2016, se realizaron tres exámenes: Matemática, Historia de Cuba y uno opcional en las asignaturas de ciencias (Biología, Química o Física), en las pruebas realizadas se evalúan los componentes de redacción, comprensión, caligrafía y ortografía, aspectos que se tienen en cuenta en todas las asignaturas y previstos desde la clave de calificación.

Los estudiantes egresados de noveno grado que aspiran ingresar a los IPVCE han tenido una formación general de la disciplina Lengua y Literatura, desde que inician el nivel primario con la asignatura Lengua Española, realizan exámenes finales en los grados 2do, 4to, 5to y 6to. Además, en todos los grados de los niveles educativos de Secundaria Básica y Preuniversitario reciben la asignatura Español – Literatura y la examinan con prueba final, por lo que deben tener un desarrollo de la expresión oral y escrita, para realizar los exámenes de ingreso a estas instituciones. Se mantiene que en todos los niveles educativos se desaprueba por ortografía.

De esta manera, los resultados de los exámenes de ingreso a estos centros tienen como fin  ordenar el escalafón y el otorgamiento de las plazas. Además, constituye el punto de partida para fortalecer el trabajo de orientación profesional hacia las carreras del área de ciencias.

Esto no significa que se no se le dé prioridad a la asignatura de Español- Literatura, realizar su examen no asegura que el estudiante tenga o no una adecuada redacción y ortografía. Esta disciplina que es instrumental extiende su basamento lingüístico al resto de las asignaturas, por eso la lengua materna está presente en todo momento, amparado por un programa director, donde se le da tratamiento a los componentes de la comunicación, en todas las asignaturas.

Los estudiantes que optan por las diferentes modalidades de la Educación Preuniversitaria, no realizan exámenes de ingreso y en su mayoría ingresan al  Instituto Preuniversitario Urbano, Instituto Preuniversitario Rural, Escuela Militar Camilo Cienfuegos y Escuelas Deportivas, opciones que tienen las mismas posibilidades de estudiar cualquier carrera universitaria, incluso las de ciencias. En el caso específico de los Ipvce tiene como objetivo que al culminar este nivel opten, fundamentalmente, por carreras de ciencias, por esa razón un requisito de ingreso es examinar las asignaturas de esta área.

Independientemente de lo anterior, todos los estudiantes que optan por el IPVCE, inician el 10mo grado, con buenos resultados en la asignatura Español – Literatura, tanto en las evaluaciones sistemáticas y parciales como las finales, aspecto que se evidenció en el resultado alcanzado en las pruebas finales de este grado.

En el curso escolar 2015 – 2016, los resultados de promoción en 10mo grado, en la asignatura de Español- Literatura, en todas las modalidades de la Educación Preuniversitaria, fue de un 97,3% y en los Ipvce un 99,9%. De igual manera, en el curso escolar 2016- 2017, los resultados de todas las modalidades fue de un 97,6 % y en los Ipvce un 100 %, lo que demuestra que los mejores resultados en aprobados en esta asignatura se alcanzan en los IPVCE.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos apreciar que los estudiantes que no realizaron el examen de ingreso de la asignatura Español- Literatura, obtuvieron un 100% de promoción en 10mo grado, resultado superior al curso anterior, en el que sí realizaron dicho examen.

Es significativo señalar que la tendencia en los resultados de las evaluaciones finales y las pruebas de ingreso a la Educación Superior, en la asignatura de Español- Literatura,es  ascendente, en los estudiantes de los IPVCE. De igual manera se comporta el incremento de estudiantes que participan en los concursos de conocimientos nacionales y sociedades científicas relacionados con esta asignatura. Baste destacar que de los aprobados en la asignatura, en la prueba de ingreso, la mayoría se ubica en el rango entre 90 y 100 puntos.

Por todo lo anterior, el Ministerio de Educación, no considera que constituye una afectación a la formación integral de los estudiantes que aspiran al Ipvce, el hecho que no realicen un examen de Español, pues los procedimientos establecidos para evaluar el aprendizaje en los requisitos de ingreso, aseguran que se tengan en cuenta los conocimientos básicos de esa asignatura.

Ministerio de Educación (MINED)

Lea además:

Eliminado el Español en los exámenes de ingreso al IPVCE

Respuesta del MINED sobre eliminación prueba de español para los IPVCE

Se han publicado 79 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pedro dijo:

    con todo el respeto sigo sin entender,,se exonera el examen de español y luego para ser graduado universitario se exige aprobar el idioma ingles

    • Yoli dijo:

      Pero por supuesto! no se concibe un Ingeniero o licenciado que no domine al menos el Ingles tecnico porque las mejores literaturas estan en ese idioma.
      Ademas no se esta exonerando nada, igual van a recibir clases de Español Literatura y a pasar examenes que en los IPVCE son bien rigurosos, seguro que mas que en los pre donde TAMPOCO SE HACE EXAMEN DE INGRESO DE NADA.
      Lo que no entiendo es porque se preocupan tanto por los que ingresan a un IPVCE y no por todos los demas que son mayoria y no hacen examen de ingreso de nada, probablemente no reciban tan buenas clases y mucho menos se preocupan tanto por estudiar y aprender. QUE MANERA DE DAR LATA

    • Enrique.B dijo:

      La solución es sencilla no le pongan examen de ingreso, pero si quieren graduarse tienen que hacer el examen de Español.

    • Miguel M dijo:

      Increible como ha dado vueltas este asunto del examen de Español para ingresar a los IPVCE.

      Es muy buena la expiicacion que da el MINED.Yo mismo he escrito ya en dos ocasiones y tambien otros compañeros. ¿ Acaso es tan dificil de entender que el conocimiento del Español y la Literatura no se obtienen en ningun examen ?.Parece que los problemas que tenemos no son solo de ortografia y gramatica sino tambien de interpretacion.

      El que tenga preocupacion por la calidad de la enseñanza del Español a donde debe dirigir sus lanzas es a las clases que se imparten dia por dia en los diferentes niveles de la enseñanza, desde la Primaria hasta el PreUniversitario. Deberia preocuparse por la calidad de los profesores, de los programas, de las tareas y evaluaciones que se hacen no al final de toda la Secundaria sino todas las semanas y todos los dias. Alli es donde se decide la formacion de los jovenes en Español y otras asignaturas. Los examenes (cuando estan bien elaborados, no siempre es asi) solo nos sirven para conocer cuales alumnos aprendieron y cuales no, pero en el mismo examen NO APRENDEN NADA y si alguno aprende en el repaso de una semana lo que no aprendio en todo un curso entonces con mas razon hay que preocuparse por el contenido y el aprovechamiento del curso.

      Y repito que en mi opinion esos examenes de ingreso a los IPVCE estan de mas. Deberian bastar las notas que obtienen los muchachos en sus escuelas. Asi tendriamos menos finalismo y mas importancia a las evaluaciones periodicas que se hacen en cada escuela.

      Saludos

      • AlexJSK dijo:

        Yo también lo he escrito 2 veces y SI se obtiene. Sucede que el examen de Español que se realiza para el IPVCE es un medidor provincial. Yo me tuve que preparar para el examen de IPVCE, estudiar todo lo que no había profundizado en el aula, eso no te prepara?

    • IPVCE egresado dijo:

      Estimado Pedro, analice la situación de donde es que se quiere entrar, IPVCE Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas en las que no califica el español, ni ninguna de las humanidades tampoco son como política de la entidad obligatorias de promedio superior a 85/100, imagine que a la Escuela Vocacional de Arte se hagan pruebas de CI, Agilidad mental, Física, Matemática, realmente no es importante porque lo que se pide es vocación, y en este caso a las ciencias exactas, que se haga un instituto para humanidades. esto se llama especialización.

      • Una ahí egresada de IPU dijo:

        Ya que defiende tanto la eliminación de la prueba de español, nada más que por curiosidad, me gustaría saber a qué carrera accedió (que quisiera pensar que sea de ciencias exactas) Por lo demás, sí estoy de acuerdo con usted, que hagan un IPV de Humanidades. Porque mucho bombo y platillo para los IPVCE, pero a la hora de las carreras universitarias muchísimos no piden carreras de ciencias exactas. ¿Entonces la especialización qué? No nos engañemos, en los demás centros educacionales de mi etapa de estudiante el aprobado de una asignatura eran 60 puntos pero en un IPVCE era de 85 puntos. ¿Ven la diferencia? Perdíamos calidad en las clases impartidas y en el interés que mostrábamos, porque sabíamos que con 60 puntos aprobábamos, no teníamos que estudiar tanto. Es verdad que en esos centros tienen muy buena preparación. Lo sé porque yo estudié en un IPU en el campo y mi hermana en la Lenin (las dos desde 1998 hasta el 2001) Y puedo decir con orgullo que yo estaba mejor que ella en historia y español, no así en matemática, química y física. Pero, qué sorpresa, mi hermana pidió Derecho… ella siempre quiso ser fiscal. Con esto quiero decir que si desde siempre uno demuestra vocación por algo, se supone que siga esa línea. De la misma manera que para Los Camilitos llegan carreras afines a lo militar y los pre pedagógicos llegan carreras de magisterio, a los IPVCE que lleguen carreras de ciencias exactas. Y aplaudo que se creen IPV Humanidades con carreras de corte humanístico, porque lo que molesta es que al final, para acceder a una carrera universitaria TODOS caemos en el mismo saco y no se tiene en cuenta si realmente tuvimos las mismas posibilidades. Pero no me preocupo por esto porque ahora lo que está “en el bombo” es la eliminación de la prueba de ingreso de español para los IPVCE. Ya yo fui a la universidad. ¿Cuál será mi preocupación como madre cuando le toque a mi hijo?

  • sachiel dijo:

    error fatal eliminar el español de las pruebas de ingreso.

    • Palmiche dijo:

      Los que necesitan examen de español son mas de la mitad de los que opinan aqui en Cubadebate.

      • María Silvia dijo:

        Empezando por ti, Palmiche.
        En el caso en que lo estás empleando, se escribe más, con tilde.
        Ejemplos:
        Muchos están de acuerdo con la medida tomada, mas yo no.
        No obstante, mi opinión es una más del montón.

    • Didelpho dijo:

      Señores lo que tenemos es que exigir que se cumpla lo que este establecido y el estudiante que llegue a 9 grado y no tenga buena ortografía, caligrafía y un adecuado uso de la gramática no lo va a resolver la prueba de ingreso. Se hace la prueba de ingreso y seguimos tratando de entender que quiso decir, que dice aquí que la letra no se entiende y por el estilo. Eso tenemos que resolverlo en la primaria y si alguna primaria no hace lo que tiene que hacer la secundaria.
      Tengo 43 años y recuerdo que mi primo repitió 4to grado porque escribia algunas palabras en bloques y en central Amancio Rodríguez el clan de las pilotos una dinastia de maestras no creian ni en peces de colores ni en que los muertos salen. Pero hoy en día los maestros tienen mas faltas de ortografía que los alumnos y eso no lo va a resolver ninguna prueba de ingreso, eso se resuelve con buenos maestros en las escuelas.

    • sachiel dijo:

      Concuerdo hoy con usted, clon duplicado mio… el idioma es el idioma en cualquier parte, y más allá de saber si son adverbios o gerundios, hay que dominar ortografia, gramatica y redacción.

    • lily dijo:

      No logro entender la insistencia de la necesidad de un examen u otro para entrar en los IPVC, mucha preocupacion por el examen de Español, en mi modesta opinión esta bien quitado y solo faltaría quitar el de Historia, un examen no enseña a dominar el idioma materno ni la Historia, solo se trata de medir los conocimientos en las ciencias, y eso no perjudica la formación profesional, el profesional debe dominar el idioma y la Historia de su país, Historia Universal y otros temas, que por cierto solo por el hecho de ser profesional siempre se esta ansioso de conocimientos que enriquecen su cultura general , solo en algunos casos los profesionales no estan constantemente en busca de informacion y se dedican a estudiar solo de lo que son especialista,entonces dejemos ya de cuestionar la decision tomada y alegar que solo por el hecho de quitar el examen de Español de las pruebas de ingreso, se formara un caos, vamos eso es poco objetivo, todo los que son profesionales saben que siempre estan buscando informacion de un tema o de otro tengan que ver o no con su especialida.

      • Preocupao dijo:

        Bueno, correcto, eliminemos el examen de Historia, y para seguir con la tendencia, en un par de años que queden abolidos los exámenes de ingreso. Así es más sencillo, ¿no? Criterios como el suyo están bastante extendidos, y por mucho que los disfracen, son reflejo de la filosofía del mínimo esfuerzo. Si nos regimos por su postulado que que los exámenes no enseñan, lo cual es cierto, entonces sencillamente no tienen razón de existir, y por tanto debemos suprimirlos. Un examen no es para enseñar, sino para demostrar cuánto se aprendió de lo enseñado. Por ejemplo, usted concretamente celebra que se haya eliminado el de Español. Me atrevería a afirmar, en base a su descuidada redacción (errores ortográficos, como omisión de tildes y de letras en palabras), que esa materia ni es santo de su devoción, ni aprovechó cabalmente el tiempo destinado a recibirla, lo cual explicaría el que apoye esta medida.

    • JJ dijo:

      Concuerdo con usted. Me parece inconsistente el proceder del MINED. Que argumento más tremendo: “…rescatar los objetivos fundacionales…” como si en los últimos 40 años no haya nada que actualizar, nadie en el mundo entero ha escrito absolutamente nada sobre los alumnos de alto aprovechamiento académico o educación general y educación técnica. Somos los caballos, los mejores y los bárbaros. Nos las sabemos todas!

      Que indignante que no se lea, investigue, se realice un análisis sobre la base de las ciencia, la metodología y peor aún no se escuche a quien sí lo hace. Y así, como en los muñequitos, “cachán”, retornamos a las ideas de antaño. Señores por favor dejen de improvisar, nuestro país necesita andar con pasos seguros.

      Estudien, vean las experiencias en los sistemas educacionales más avanzados (no me refiero a sistema social), reflexionen sobre cómo otros han resuelto el problema de la educación técnica especializada y la educación general. En Holanda por ejemplo estan las escuelas técnicas especializadas como los IPVCE en Cuba y las escuelas generales. Los estudiantes pueden cambiarse de un semestre a otro en dependencia de lo que ellos decidan y el alcance que le quieran dar a su formación.

  • Antonio dijo:

    Que curioso
    ¨Esto no significa que se no se le dé prioridad a la asignatura de Español- Literatura, realizar su examen no asegura que el estudiante tenga o no una adecuada redacción y ortografía.¨
    Qué otra forma tienen de asegurarlo que no sea comprobar(examinar) los contenidos?

    • Yoli dijo:

      Y para eso estan las pruebas finales para todo el mundo parejo, no solo para los que desean entrar a un IPVCE QUE SON MINORIA. No se dan cuenta de lo absurdo de sus reclamaciones? POR DIOS.

      • katana dijo:

        Yoli, es que hay gente que solo sabe redactar bien y con ortografía.

      • Guillermo dijo:

        Pero Yoli, te pones brava de nada,la red es para que todos emitan su criterio,te pones como te pones o esta es solo tu red.

        Dale suave

      • Yoli dijo:

        Guillermo no se preocupe, puede parecer; pero no me pongo brava. Quería resaltar esas frases pero las mayúsculas son como un grito, lo siento, debí usar otra forma. Créame que hasta risa me dan algunos comentarios y por supuesto que no es solo mi red. Es de todos.

  • Alfred dijo:

    Después tenemos profesionales muy “científicos” pero que no se entiende lo que escriben

  • Yoli dijo:

    Me basta!!

  • Rodney dijo:

    Mui vuen analyzis el precentado. Total mente d acueldo con la dezision.

    • Yamilet González Becerra dijo:

      Muy bueno su comentario, jajajajaja

  • Marieta dijo:

    Ciertamente este tipo de decisiones se toma por un grupo de especialistas capacitados para ello, pero también es cierto que en los tiempos actuales la escritura y el lenguaje han perdido terreno y sobre todo esa elegancia en la expresión y el hablar que desde siempre caracterizó al cubano, por tanto no estoy de acuerdo que no constituya una asignatura evaluable para acceder a niveles superiores de enseñanzas.

    • Yoli dijo:

      Y DALE JUANA CON LA PALANGANA, que no son examenes para la enseñansa superior son para una enseñanza vocacional. Si fuera asi como usted dice habria que aplicarle esos examenes a todos los que continuan estudios ya sea para el pre, camilitos, etc. etc.

      • El Jabalí dijo:

        Además de que no es recomendable iniciar una oración con la letra “Y”, te pongo otros errores en tu comentario que sí que no son cuestionables y es por eso que sospecho es el motivo por el que tú no deseas los exámenes de Español…

        examenes (exámenes)
        enseñansa (enseñanza)
        asi (así)
        habria (habría)
        continuan (continúan)
        camilitos (Camilitos)

      • Yoli dijo:

        Pues mire Jabalí, a mí me importa tres pepinos que quiten el examen o no, de todos modos, yo lo tuve que hacer para entrar al IPVCE y lo pase con 100 puntos, lo que quiere decir que no ganaría absolutamente nada con cualquier decisión que se tome, que de hecho ya está tomada. Ahora de las “faltas de ortografía” que me señala la única que le acepto es enseñanza; pero no sé si se habrá dado cuenta de que la segunda vez que la escribí estaba correcta, solo fue un lapsus mental las demás son tildes que en la configuración que tengo en mi teclado tengo que escribirlas con combinaciones de teclas, pero para que vea que sé usarlas en este comentario no me falta ninguna. ¡Ah! se me olvidaba Camilito, pero con el apuro de comentar y de tener más cosas que hacer no hay tiempo de revisar lo que se postea en un sitio; pero no se preocupe que en un documento científico como una tesis o algo así si hay tiempo de revisar. Las combinaciones de teclas por si a alguien le sirven son:
        alt +160 la á, alt +130 la é, alt +161 la í, alt +162 la ó, alt +163 la ú ;D

      • JJ dijo:

        Una pregunta Yoli, ¿qué carrera usted estudió?¿su carrera se encuentra relacionada con la rama de humanidades?¿conoce usted algo de linguística?

      • Yoli dijo:

        JJ soy ingeniera, mi carrera no está relacionada con la rama de humanidades; de lingüística sé el concepto, lo que he aprendido en documentales y poco más. Créame que respeto mucho las carreras de humanidades. Saludos

      • La picúa dijo:

        Pero Yoli, NO GRITES TANTO!!!!

  • Giordan Rodríguez dijo:

    Pues yo, contrario a lo que parece creer la mayoría, estoy de acuerdo con el MINED. Un examen más o menos no es garantía de calidad o falta de ella, y si en el IPVCE existe el rigor en todas las asignaturas como en mis tiempos, les garantizo que, incluso aquellos que ingresen con muchas faltas de ortografías, como ingresé yo al “Silberto” de Bayamo en 1987, saldrán pulidos. Ahora lo que hace falta es que en los IPVCEs actuales haya profesores como Adrián Gorgoso, ante el cual aun me quito el sombrero. Y haya el rigor de quitar un punto por cada cambio de letras en cualquier evaluación de cualquier asignatura -incluyendo matemática, física y química-, y medio punto por omisión de acento ortográfico o uso incorrecto de los signos de puntuación. En mi opinión, los programas de enseñanza de la Lengua Materna en primaria y Literatura están siendo mal aplicados porque, en primerísimo lugar, no motivan a los niños y adolescentes, la mayoría de los maestros no usan el extraordinario poder cautivador y fantástico de la literatura para compulsar el hábito de lectura, y quien no lee, por muchas lecciones de gramática y redacción que reciba, no tiene buena ortografía. Si en los IPVCEs aún existen las magníficas bibliotecas que habían en mis tiempos, si sobreviven profesores cultos como los que yo tuve -más allá de su asignatura-, si el estudiante puede expresar sin cortapisas sus pareceres, si se crean talleres literarios, círculos de dramaturgia, grupos de teatro… Estoy seguro de que no hace falta examinar aquello que debería ser consustancial a nuestra cultura y la formación de nuestros hijos y nietos. El reto es grande.

    • DRH dijo:

      Giordan, el problema es que ya no quedan profesores como el que usted menciona ni las nuevas generaciones vienen con el hábito de lectura incorporado.
      En el caso de los maestros, recuerde que pasamos por una crisis que nos obligó a adoptar medidas como los PGI, maestros emergentes, teleclases… cosas que no sé hasta qué punto hayan hecho estragos o no. Muchos maestros retirados volvieron a las aulas y otros se hicieron “repasadores”, pero esos maestros han ido envejeciendo y mueren irremediablemente.
      Respecto al hábito de lectura, ni los niños lo tienen ni muchos padres tampoco lo incentivan. He visto niños de hasta dos años que no saben leer porque no van a la escuela pero manejan un celular o un tablet a las mil maravillas, es cuestión de tener varios gigas de espacio libre y conseguir cualquier cantidad de aplicaciones de juegos y demás.
      ¿Cree usted que sin la necesidad de leer aunque sea para “salir bien en la prueba”, alguien se leería espontáneamente La Ilíada de Homero, La Divina Comedia de Dante u otros libros tan densos?
      He leído algunos que para entenderlos hay que tener un diccionario al lado y consultarlo. El nombre de la rosa, de Umberto Eco (sí, Umberto sin H) fue uno de ellos. Podía pasarme tres páginas leyendo una descripción magnífica de una habitación a la que entró alguíen y luego tener que regresar porque no recordaba quién había entrado a ese lugar ni por qué lo había hecho…
      Pero no dejo de reconocer que cuando se persigue un objetivo (como aprobar un exámen) estamos obligados a superarnos aunque no nos guste. En octavo grado fui a la revalorización de Física porque mi nota era de 99 puntos y yo quería el 100 para tener un buen acumulado para el escalafón. Fui el número 14 con 99.05 puntos y jamás tuve un “repasador”. Sin embargo, en el pre casi suspendo porque no había manera de que me entraran las ciencias exactas. ¿Qué había cambiado? Además del contenido y el nivel de enseñanza, habían cambiado los profesores. A veces si el maestro no te ofrece seguridad y confianza o te deja como un caso perdido generalmente terminas siendo malo en la asignatura. Si no te gusta el maestro, tampoco te gustará su clase y mucho menos la asignatura que te da.
      Si tienes buena base y buenos maestros, no importarán las asignaturas que tengas que evaluar, porque seguramente lo harás bien. Por eso, los que tengan que evaluar el español, tienen que estudiar, independientemente de que quieran ingresar en un IPVCE o no.

  • Marieta dijo:

    Ciertamente este tipo de decisiones se toma por un grupo de especialistas capacitados para ello, pero también es cierto que en los tiempos actuales la escritura y el lenguaje han perdido terreno y sobre todo esa elegancia en la expresión y el hablar que desde siempre caracterizó al cubano, por tanto no estoy de acuerdo que no constituya una asignatura evaluable para acceder a niveles superiores de enseñanzas.

  • Fredy dijo:

    Los foristas siguen sin entender lo que se explica. Nadie ha quitado el Español del curículo, los alumnos en Cuba no tienen que hacer exámenes de ingreso para ir al preuniversitario normal, ya sea urbano o rural. Entonces por qué se le va a exigir a un alumnos que va a estudiar ciencias que tenga que hacer un examen de Español. De todas formas ese alumnos recibirá en los tres años de estudios preuniversitarios Español – Literatura y si no aprueba causa baja. Allí existe una Resolución de Evaluación que norma todo lo relacionado al dominio del idioma y tiene que cumplir con esas exigencias. También existe un Programa Director de la Lengua Materna que todas las asignaturas tiene que tributar. Se siguen buscando alternativas y variantes para garantizar los hombres de ciencias que aspira el país.

    • Yoli dijo:

      Y no solo aprobar sino obtener mas de 85 puntos. Si hay estudiantes que llegan a la Universidad sabiendo español son los de IPVCE.

      • Topo dijo:

        alt +160 la á, alt +130 la é, alt +161 la í, alt +162 la ó, alt +163 la ú ;D

        Yoli muy bueno eso, pero esas son las teclas que debes apretar para obtener solo las vocales sin tildes! Un abrazo y no cojas tanta lucha vieja!!!

      • DRH dijo:

        Disculpe Yoli, pero no estoy de acuerdo. Salí de un IPU y tengo mejor ortografía y redacción que muchos que salieron de un IPVCE. ¿Pero qué le puedo decir? Tuve muy buena base en la primaria y la secundaria, que es lo que hoy no hay.

    • Alejandro Fernández Costa dijo:

      Gracias Fredy.Ahora fue que entendí.

    • Preocupao dijo:

      Usted afirma acertadamente:
      “De todas formas ese alumnos recibirá en los tres años de estudios preuniversitarios Español – Literatura y si no aprueba causa baja.”
      Eso mismo aplica para Matemática e Historia, y sin embargo no se eliminan. De hecho, se ha incluido Historia como materia a examinar al ingreso a los IPVCE.
      También se hace la pregunta:
      “Entonces por qué se le va a exigir a un alumnos que va a estudiar ciencias que tenga que hacer un examen de Español.”
      ¿Usted de verdad piensa así? En primer lugar, como egresado de un IPVCE, parece menester informarle que en un centro de ese tipo no solo se enseña ciencias, ni estudian solo futuros profesionales de las Ciencias Naturales. También materias de humanidades, y que a la hora de escoger carreras, se escoge de todo el espectro, no solo ingenierías. Los abogados, los maestros, los filósofos, filólogos, historiadores, sociólogos, periodistas, sicólogos… también, y en su gran mayoría, son egresados de esas instituciones. Dicho esto creo que lo que habría que cambiar es el nombre de esas escuelas, y suprimir el término de “ciencias exactas” por reduccionista.
      Pero vamos a su pregunta: ¿por qué? Pues porque por muy científico que sea alguien, en primer lugar tiene que tener habilidades de comprensión de textos, y habilidades de redacción para comunicar los resultados de sus investigaciones, aunque lo haga con signos taquigráficos. Ya la Academia Cubana de la Lengua rebatió criterios como el suyo, de manera brillante. Los exámenes sirven para delimitar y establecer quién está apto para acceder a un nivel superior tanto de calidad como de exigencia en la enseñanza, y, en ese empeño, el demostrar a través de exámenes el dominio de la lengua materna me parece un instrumento que no pierde pertinencia. Yo hasta ahora no he visto que se suspenda a nadie por temas de la lengua materna, a menos que se trate meramente de la ortografía. Y espero que usted no reduzca la asignatura Español a esa arista.
      En mi opinión, esto es una voltereta del Ministerio de Educación para fomentar el promocionismo. Ya hemos visto esta película. ¿Alguien recuerda cuántas veces iban a aprender los estudiantes con las teleclases y los PGI? ¡Y miren que nos los presentaban como la panacea universal y el cuerno de la abundancia!

  • la cienfueguera dijo:

    si se rescata la calidad de los 80 y 90 de los IPVEC a lo mejor hay mas que entiendan que se les quite el español

    • Yoli dijo:

      Jajaja me encanto su comentario. No hay que agregar nada mas

      • jose2303 dijo:

        Yoli lo tuyo es reiterativo.
        encantó palabra aguda se acentúa siempre que termine en vocal

  • pepetropical dijo:

    A los IPVCE no todos quieren entrar, complicar las pruebas no resuelve el asunto. Deben dejarlas tal y como estaban, creo q pocos trataran de hacer examenes de fisica, biologia o quimica, cuando la sociedad y el mercado te empujan a otra cosa. Tal parece que alguien quiere secar los IPVCE, dejarlos sin matricula para luego decir que no tienen razon de ser y reconvertirlos en otro tipo de escuela de menor nivel.

    En las Universidades los estudiantes de IPVCE tienen mas posibilidad de graduarse de forma exitosa que los de otras escuelas, eso es sabido, entonces porque no hacer algo para salvar estas escuelas?

  • maritza dijo:

    MINED:

    Con todo respeto, les expreso mi modesta opinion:
    Valoro que la medida induce al retroceso en la integralidad y profesionalidad del estudiante, sea cual sea su vocacion
    Pudiera entenderse esta medida, si los resultados que arroja esta asignatura (multifactoriales) desde la formacion Primaria hasta el Preuniversitario se calificaran de “Buenos”, pero la practica demuestra que son representativos los errores ortograficos y de redaccion en el estudiantado , incluyendo profesionales, sin pecar de absoluta.
    La tendencia al Facilismo en todos los ordenes, resulta fatal.

    • JJ dijo:

      Concuerdo con usted

  • miguel dijo:

    A mi no me parece que sea tan grave como lo quieren hacer ver, es para entrar a una vocacional de ciencias exactas. Si el español hace falta para todo pero el español aplicado a las ciencias se puede analizar por la propia prueba de ciencias. No tiene valor para decidirse por las ciencias el saber diferencias el lexema del morfema, ni poder identificar cuales son los complementos directos, indirectos y circunstanciales de determinada oración. Los ejercicios de interpretación en español nunca se aplican a un problema científico sino a un fragmento literario con parábolas y otros recursos del idioma que incluso son criticados su empleo en las ciencias por ser imprecisos.

    • Yoli dijo:

      Amén

    • aceite dijo:

      Miguel, le doy un artículo científico (en español, para faciliterle las cosas) y usted lo puede interpretar? lo ha hecho alguna vez?
      el idioma aplicado a las ciencias es incluso más complejo que cualquier ‘fragmento literario’.
      en un artículo de 12 páginas te puedes encontrar resumida una investigación doctoral en el campo del aprendizaje supervisado aplicado a una de las subáreas del Procesamiento del Lenguaje Natural, o de las Redes Neuronales. Da igual. Y créame, es peor de lo que suena.
      Y se tiene que entender algo increíblemente complejo, descrito en unos poquísimos párrafos, y ser muy preciso con lo que se dijo, o se quizo decir.

      Me parece que no es un argumento defendible en este tema el tratar de restarle importancia a la Lengua para las Ciencias.

  • arlequin dijo:

    deben evaluar q los estudiantes q asisten a estos ipvc opten por carreras d ciencias puras, pues para eso matriculan en este tipo d esnseñanza, no q al final compiten con todos los IPU y pone a estos ultimos en desventajas

    • Aníbal dijo:

      Compañero: lo suyo de todas formas es joder al pobre estudiante de 9no. grado que ya de por sí tuvo que rasparse meses estudiando para hacer tres pruebas de ingreso, sacrificándose, sin poder salir como los demás que optan por un pre en la calle, unos camilitos o sabe dios que otro tipo de enseñanza. Por favor, porqué tienes que obligarlos a optar por una física pura o matemática pura, ¡que estudien lo que quieran!, para eso se sacrifican. Viste los resultados de español de 10 mo. grado: los pre un 97 y las vocacionales 100%, y eso que no hicieron pruebas de ingreso, sino hubiesen aprobado el 107% (esto es una broma). Lo de muchos foristas es llorar: como la puerca de melchora. Gracias por haberme publicado.

  • Escaramujo dijo:

    El problema no son los exámenes de ingreso, ni de si quitan o ponen una o varias asignaturas… son los exámenes mismos:
    Tengo la impresión que la cuestión es más profunda que “quitar”, “poner” o “subsumir” en otros exámenes o algo así la prueba de Español o de cualquier asignatura. Tengo, más bien, la firme convicción de que el problema de fondo son los exámenes mismos; su existencia, relevancia, funciones y papel en el imaginario colectivo.

    Los exámenes son, como norma, el componente que todos los sistemas y niveles educativos utilizan para filtrar, etiquetar, marcar, segregar, posicionar, aprobar, desaprobar… a los integrantes del sistema y otorgarles una calificación dada o permitirles llegar a un escalón “superior” del sistema.

    Un punto de partida en mi análisis es considerar que los exámenes hacen en el sistema educativo, el papel del mercado en la vida social. El examen es un fetiche detrás del cual se esconden relaciones puramente mercantiles: el estudiante recibe una nota-calificación-etiqueta-escalafón-puesto a cambio de determinada información o determinada calidad de esa información. Tan sencillo y tan complejo como eso… revisemos los sistemas de evaluación y los exámenes y confirmaremos esto… se trata de un acto de intercambio de productos: calificaciones a cambio de informaciones. Esto tiene múltiples consecuencias, pero una que quiero destacar es la del nunca eliminado problema del fraude académico; pues en la persecución de la información a dar en el examen, los estudiantes acuden a cualquier método, que va de los “mejores” — estudiar — a los “peores” — copiar — . Como complemento, el sistema “blinda” con dispositivos policiales y criminalísticos de “protección” las pruebas.

    Existen, alrededor de los exámenes, creencias que han pasado al sentido común de las personas como si fueran ciertas y, lo que es peor, ha calado en el sistema educativo como verdades cuasi inamovibles y tienen un notable ejército de seguidores dispuestos a defenderlas. Un análisis de las mismas es el que me permite afirmar que el problema es, en su conjunto, los exámenes mismos.

    A (casi) cualquier persona que se le pronuncie la palabra “examen”, “prueba”, incluso “evaluación”; unas de las primeras palabras con que las asociará serán “escuela” o “educación”; de lo cual se infiere como certeza que los exámenes han sido, de toda una vida, parte inherente de los sistemas educativos, lo cual, sino es falso, al menos es inexacto. Los exámenes fueron inventados por los burócratas chinos — ¡sí! igual que los fideos, el papel y la pólvora — y su propósito era el de seleccionar entre las castas más bajas a funcionarios del sistema. No hay evidencias que en las “civilizaciones clásicas occidentales” del mar Mediterráneo (Grecia y Roma) los exámenes fueran parte del sistema educativo… es más, no parece que a esa región hayan llegado hasta, por lo menos, la llamada Edad Media. En la obra que nos dijeron que es la “fundacional” de la didáctica moderna, Didáctica Magna (1657) de J. A. Comenio, el examen está… pero está de manera indisoluble ligado al método; su función consistía en ser la última parte del método que puede ayudar a aprender de lo que se deduce que a través del examen no se decide ni la promoción del estudiante ni su calificación. Lo que es mucho más cierto y comprobable es que la “promoción” y “calificación”, en sus significados actuales, aterrizaron en las dinámicas educativas en el siglo XIX cuando la educación tuvo cierta masificación y comenzó la asignación de notas — calificaciones — al trabajo escolar. De ahí comenzaron a ser heredados por los sistemas educativos de la Modernidad capitalista y se expandieron por el mundo, con consecuencias que hoy padecemos.

    Por tanto, si los exámenes no han sido históricamente parte del sistema educativo, no deberíamos tener preocupación a imaginarnos una pedagogía y un sistema educativo “sin exámenes”.

    Otra creencia es que los exámenes comportan, si no de manera exclusiva, sí casi única, problemas “docentes”, “didácticos”, “gnoseológicos” y, por tanto, cuestiones muy asociadas a la enseñanza-aprendizaje y, en el mejor de los casos, se les reconoce un carácter utilitarista — “hay que examinar Historia porque nos hace mejores ciudadanos”; “examinamos Español porque un profesional requiere saber expresarse bien”; “hacemos la prueba de Matemática porque desarrolla el pensamiento lógico”,… son expresiones muy simplificadas, pero que resumen ese tipo de concepción — . El asunto es que los exámenes comportan, sobre todo, problemas sociales, políticos y económicos. Cuando las sociedades no pueden resolver problemas de orden económico — por ejemplo: asignación de presupuesto que cubra todo el sistema — , de orden social — digamos: justicia y equidad — , de orden político — un caso: quiénes entran/aprueban, o quiénes no entran/desaprueban — , de orden más estrictamente pedagógico — se podría decir: conocer y promover los procesos de conocimiento en cada persona — ; transfiere esta impotencia a una excesiva confianza de “elevar la calidad de la educación”, solo a través de racionalizar el empleo de un instrumento: el examen. Ello explicaría, en parte, la proliferación en los últimos treinta años de los “movimientos” por la “calidad” de la educación — como si la educación fuera un producto del mercado — y la “persecución” que hacen los países de los resultados de evaluaciones supranacionales como el Laboratorio Latinoamericano de Calidad de la Educación (LLECE), el Programme for International Student Assessment (PISA), el Trends in International Mathematics and Science Study (TIMSS).

    Entonces, si los exámenes no pueden resolver los problemas sociales, políticos y económicos de las sociedades; no deberíamos exigirles que cumplan tales objetivos; ni sus defensores atribuirles propiedades demiúrgicas. Traduciendo — para el caso cubano, que nos ocupa — no podemos exigirle a la prueba de Español — ni a la Matemática o Historia, o a todas ellas en su conjunto — que haga un acceso más equitativo y justo a los IPVCE o la educación superior cuando la estructura social no es justa y equitativa en la misma medida que los exámenes; no pueden mejorar la “calidad” de la educación — lo entrecomillo porque me opongo a tal término — cuando el sistema educativo no puede retribuir de manera adecuada a su profesorado — en términos espirituales y materiales — ; no pueden mejorar los procesos de aprendizaje del estudiantado — este es el mito más extendido, el que las pruebas “más duras” ayudan a aprender; lo sé por mi propia experiencia como maestro que así lo intenté hacer mucho tiempo, hasta comprobar que es falso — cuando no se atiende ni a la conformación intelectual del magisterio, ni al estudio de los procesos de aprendizaje — y de las múltiples maneras de hacerlo — de cada persona, ni a un análisis de sus condiciones materiales.

    En otras palabras, con los exámenes sucede que se invierten los problemas sociales en problemas técnicos — y de ahí la perseguida “cientificidad” y “objetividad” de los mismos; lo cual, ya lo sabemos, se vuelve un problema insoluble para los casos de Historia y Español, porque en una clave de calificación, solo será posible incluir “posibles respuestas” — y se invierten los problemas metodológicos — de la enseñanza, es decir, lo que es responsabilidad del profesorado — en problemas de rendimiento — del aprendizaje, es decir en “responsabilidad” del estudiantado — .

    De esta suerte, los exámenes han sido pervertidos o han pervertido la educación — están viciados en su origen, dirían en derecho — y han logrado justo lo contrario de lo que propusieron hacer: “persiguen” la calificación en lugar de los conocimientos. Los muchachos estudian para el registro, para la libreta de notas y para el diploma, mientras tanto no reparan en todo lo bueno que están estudiando. Idiomas, historia, ciencias, todo se convierte en notas y nada más; estudiar como un imperativo de “mejoramiento” de la fuerza de trabajo para ser posicionada en el “mercado” laboral en lugar de estudiar para hacernos humanos — se llega a los IPVCE o la universidad porque ingresamos a cierta élite que está en mejores condiciones de ascenso social, o de posicionamiento laboral y, por tanto, de ingresos — ; castigar a los miembros menos aventajados en lugar de impulsar a todas las personas — bastare con hacer un estudio sociodemográfico de la composición de la matrícula de los IPVCE o de las universidades para comprobar esto — ; segregar en lugar de juntar…

    Quiere esto decir que si los exámenes son formas de introyectarnos la cultura del mercado y sus peores instintos, si no han existido toda la vida, y si no pueden resolver lo que pretenden que resuelven… ¿serán tan imprescindibles en nuestro sistema de acceso a los IPVCE y a la universidad en los marcos de la educación de un país en transición socialista?, ¿la discusión tendría que ver con la inclusión/exclusión de una u otra asignatura — la privilegiada/desgraciada del momento — o con un sistema que permita el acceso, en condiciones de equidad, a la mayor cantidad posible de personas con deseos, capacidades y emociones?

    • DRH dijo:

      ¿Introyectarnos? ¿Qué es eso? Gracias a usted tuve que buscar el significado en un Diccionario y ahora tengo una palabra nueva en mi vocabulario (aunque no sé en qué ámbito utilizarla): “La introyección es un proceso psicológico por el que se hacen propios rasgos, conductas u otros fragmentos del mundo que nos rodea, especialmente de la personalidad de otros sujetos. La identificación, incorporación e internalización son términos relacionados”. Creo que quiso decir que no está de acuerdo con la medida. Escaramujo, verdad que para entender su comentario hay que saber español, nada más que por eso me quito el sombrero.

  • MSc Alejandro dijo:

    ¿Qué difícil es hacer entender al hombre?. Un examen en la asignatura de Español para ingresar a un nivel superior de Educación no resuelve la situación motivada por todos los factores harto conocidos. Sencillamente es necesario descargar al estudiante aspirante a las ciencias de tanto Blablabla y medirle las bases para la creatividad y la inventiva que es lo que desarrolla una sociedad. Martí mostró varios errores que en su tiempo eran aceptados y múltiples hombres del saber mostraron dificultades en la escritura pero movían montañas con sus aportes científicos. ¿Qué mueve el Español?, belleza, limpieza, detalle,elegancia, si hay un escrito que no cumple totalmente con las reglas del idioma pero se entiende su mensaje, ¿no cumplió su propósito?. La caligrafía es otra cosa. La decisión es totalmente correcta, como también la aligeración de los Planes de Estudio y Programas de Disciplina y Asignaturas. Estamos atiborrados de información, es hora de explotar la que tenemos y precisar los mínimos niveles para alcanzar los mayores. La ambición es nociva en el proceso de Enseñanza-Aprendizaje.

  • Yamilet González Becerra dijo:

    ¿Y para qué hacen encuestas?

    Los Ministerios siempre han hecho lo que quieren, al final son ellos los que están jugando con nosotros que somos las piezas del juego.
    Tengan cuidado con cambiar tanto las jugadas……

  • yo dijo:

    Yo estoy totalmente de acuerdo que se elimine pero que cuando califiquen los exámenes de las demás sean estrictos con el español empleado en ellas, es decir, hay que escribir bien y coordinar bien las ideas, dar respuestas compleas y claras y cada falta de ortografía serán puntos que se pierden en las ciencias y en historia, qué más exámen de español que ese.

  • Sera dijo:

    Como dice un forista, español debemos darle a la mayoría de los que opinan, para ver si logran leer e interpretar bien lo que se escribe y trata de explicar. No se eliminan los exámenes de español para la educación superior, sino para un tipo de enseñanza especifica de bachillerato. El examen de español, se elimina como requisito de ingreso para los Institutos Pre-universitarios vocacional de CIENCIAS EXACTAS, no de CIENCIAS SOCIALES. Ningún otro tipo de enseñanza pre-universitario (pre urbano, Camilito, escuelas de arte, de deportes, politécnicos, etc…) realiza examen de ingreso., entonces cual es el problema. Tanto están hablando de los científicos y porque no hablan de la cantidad de deportistas que tenemos que no saben ni expresarse, o de los “grandes artistas” que tenemos que se expresan peor que un niño de primaria. En los IPVCE existe un requisito de nota mínima (en mi época en el IPVCE Carlos Marx, de Matanzas, graduación del 2002) era de 85 puntos (no sé cuál será el mínimo ahora, pero debe estar sobre los 80-85 puntos) en todas las asignaturas, ya que causabas baja académica de dicho centro sino lo lograbas. Por otro lado, el que está en cualquier otra variante de pre-universitario puede tener notas de 58-60 y no pasa nada.

    Critiquen más que en las escuelas de deportes regalan nota (y esto no es una suposición, es la realidad) a los estudiantes porque son buenos en X deporte y va a ser campeón, pero claro, no importa. O a las escuelas de arte, porque el estudiante Y es el mejor pintor o mejor músico, pero claro, tampoco importa.

Se han publicado 79 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también