Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Un antes y un después de la visita de Fidel a la Cantera de Guáimaro

| 9
El Comandante en Jefe visitó el 14 de julio de 1971 las canteras de Palo Seco en el municipio de Guáimaro, donde chequeó los suministros de piedras para el mantenimiento y reparación de las vías del sistema ferroviario cubano.

El Comandante en Jefe visitó el 14 de julio de 1971 las canteras de Palo Seco en el municipio de Guáimaro, donde chequeó los suministros de piedras para el mantenimiento y reparación de las vías del sistema ferroviario cubano.

Amanecía en Guáimaro, Camagüey. La posibilidad de que Fidel visitara la cantera de Palo Seco, en Guáimaro, era inminente. El día anterior, el 13 de julio de 1971, recorrió los talleres ferroviarios de Camagüey y dejó en ese lugar sembrada la idea de que en otro momento se encontraría con el colectivo encargado de producir piedra para la construcción, mantenimiento y reparación de las vías férreas.

La noticia llegó a mis oídos a través de mi padre, quien, sin esperarlo, se apareció de madrugada en Guáimaro, donde yo vivía. Él trabajaba en el área de mecánica de ese gran nudo ferroviario, encargado de reparación de locomotoras y de otros servicios; tuvo la suerte de hablar con Fidel.

No esperé mucho. Le puso la mano en el hombro y me despedí. No podía perder la oportunidad, confirmada minutos después, de paso por frente a la finca “La Luisa”, casa de visita ubicada en el kilómetro tres de la carretera de Guáimaro-Palo Seco.

Nuevos camiones reforzaron la transportación de la materia prima del interior del frente de cantera al molino. Foto: Orlando Durán.

Nuevos camiones reforzaron la transportación de la materia prima del interior del frente de cantera al molino. Foto: Orlando Durán.

Los Alfa Romeo color vino se veían a lo lejos estacionados y con las antenas desplegadas. El camión en el que nos trasladamos hasta el viejo Palo Seco quedó atrás e iniciamos el recorrido de tres kilómetros a pie que faltaban para llegar a la cantera.

La espera se prolongó hasta aproximadamente la 1:20 de la tarde en que se divisaron los yipi en forma de caravana, aunque no perdimos el tiempo, aprovechamos para conocer cuál sería la respuesta de esos trabajadores al llamado de Fidel, efectuado semanas antes, durante la plenaria nacional del Sindicato de Transporte de hacer zafras de piedra.

Ni por asomo las instalaciones industriales, montadas en 1946 y movidas por vapor y las actuales modernizadas, se parecen a las recorridas por Fidel hace 45 años. Para bien el enclave fue sometido, posteriormente, a un proceso profundo de mejoras que humanizó el trabajo y dinamizó el flujo productivo, incluido el frente de cantera de donde salen las piedras hacia el molino triturador, transformada en macadán y hormigón, materia prima para mejorar el estado de las vías, tan necesarias y económicas para la transportación ferroviaria de cargas y pasajeros. Como subproducto base pétrea para rellenos.

Hoy por los años de explotación de los equipos y la falta de regularidad de los mantenimientos por limitaciones de piezas, la industria se ha visto afectada, sin que se renuncie, en lo más mínimo, a batallar hasta el último momento, como lo hicieron en 13 días de junio en que procesaron 7 578 metros cúbicos.

Braulio Romero Alamar es uno de los viejos obreros de la cantera que se hallaba allí cuando Fidel los visitó. No se ha despegado del lugar, incluso, reside en una de las viviendas del cercano pueblito concebido por el Líder Histórico para la estabilidad de la fuerza de trabajo.

De la época viven aun en este sitio Iván García, trabajador por entonces del molino; Mara, la negra cocinera; Nelson Villalobos, y en Palo Seco, Fidel Rivero, maquinista de la paleadora Marium; y Gerardo Labrada que reside cerca de la terminal de Guáimaro.

Braulio Romero Alamar después de dejar la paleadora pasó un curso de barrenador y finalmente venció un curso de mecánico A en los talleres ferroviarios de Camagüey. Foto: Orlando Durán.

Braulio Romero Alamar después de dejar la paleadora pasó un curso de barrenador y finalmente venció un curso de mecánico A en los talleres ferroviarios de Camagüey. Foto: Orlando Durán.

Braulio fue operador de la caldera de la paleadora Marium, que databa de 1902. De aquel momento recuerda: “Como Fidel es un hombre alto, se trepó y con la barra larga de la máquina se dio en la cabeza, se quitó la gorra, se pasó la mano; se dio duro, pero siguió y conversó con nosotros.

“Imagínate eso para nosotros fue una cosa grande ver al líder de la Patria junto con uno, ni lo esperábamos. Fue una sorpresa muy grande y una satisfacción bastante grande”.

–¿Llegaste a conversar con él?

“Me hizo algunas preguntas, hubo una, incluso, que no pude contestarla, que me da ganas de reír, sobre la caldera, el funcionamiento de ella, pero me dijo: ¿Cuántos litros de agua consume por hora. Me liquidó, me dejó en blanco. Me argumentó: un operador tiene que saber eso”.

“Sí le contesté sobre el consumo de combustible, todavía me recuerdo, entre 800 y 900 litros en las 8 horas, de las libras de presión con que trabajaba la máquina…preguntas que te hacía para cogerte en algunas”.

La impresión más grande para Braulio fue darle la mano a Fidel para subir al equipo y después se dijo: “¡Coño! No es fácil, es un orgullo para uno darle la mano a una persona como él, que es, como si fuera, el padre de nosotros. No todo el mundo ha tenido esa oportunidad. Es un regalo que me dio la vida”.

En el recorrido por la cantera, el primer lugar donde estuvo fue en el área de extracción de piedras, conoció que uno de los principales problemas afrontados estaban relacionados con la fuerza de trabajo para la implantación del doble turno para abastecer el molino y elogió el cuidado observado con la máquina paleadora Marium, de vapor, construida en 1901, la cual funcionaba en óptimas condiciones.

“Por el alto riesgo de afecciones respiratorias a los trabajadores –son en total 61—se les realiza periódicamente chequeos médicos”. Ángel Lorenzo Abreu Espínola, director de la cantera. Foto: Orlando Durán.

“Por el alto riesgo de afecciones respiratorias a los trabajadores –son en total 61—se les realiza periódicamente chequeos médicos”. Ángel Lorenzo Abreu Espínola, director de la cantera. Foto: Orlando Durán.

En su periplo estuvo en el área del molino triturador de piedra y antes de marcharse recorrió el lugar donde se construían las viviendas para los trabajadores de la cantera, un sueño realizado. La estancia en zonas de Guáimaro comprendió valorar la marcha de varias obras, como el puente Ciego Molina, construido en tiempo récord y el lugar, donde años después se levantó el nuevo pueblo de Palo Seco.

Mientras caminábamos hacia el nuevo molino, esa gran mole de hierro, que rompe con la monotonía del entorno, Braulio no dejó de pensar en las precarias condiciones que tuvieron que laborar los iniciadores de la cantera, sobre el riesgo que entrañaba para Agustín García y Rosendo Guerra, escombreros en desbrozar, desde el borde de la loma, las grandes piedras para evitar que les cayera a otros obreros, en fin, los trabajos eran muy rústicos, artesanales, mientras las piedras eran recogidas a mano.

Si le pudiera hacer llegar un mensaje a él que le dijera: “Que el hombre que le dio la mano para subir a la paleadora, todavía se mantiene trabajando, con 68 años y que lo único que quiero es que dure muchos años más, que la vida le de salud y fortaleza”.

El cambio en la cantera es visible, no tiene comparación, entre el antes y el después de visitarla Fidel. Ese es el sentir de todos los que hoy laboran en esta industria y recuerdan a hombres como Jeremías Avallo, técnico en caldera y a Francisco Nebot, quien administraba la industria y a muchos más. Todos, viejos y jóvenes, están empeñados todavía en que nunca decaigan las zafras de piedras.

De un viejo molino a este va un buen trecho. Foto: Orlando Durán.

De un viejo molino a este va un buen trecho. Foto: Orlando Durán.

Los Alfa Romeo color vino se veían a lo lejos estacionados y con las antenas desplegadas. El camión en el que nos trasladamos hasta el viejo Palo Seco quedó atrás e iniciamos el recorrido de tres kilómetros a pie que faltaban para llegar a la cantera.

Los Alfa Romeo color vino se veían a lo lejos estacionados y con las antenas desplegadas. El camión en el que nos trasladamos hasta el viejo Palo Seco quedó atrás e iniciamos el recorrido de tres kilómetros a pie que faltaban para llegar a la cantera.

Amanecía. La posibilidad de que Fidel visitara la cantera de Palo Seco, en Guáimaro, era inminente. El día anterior, el 13 de julio de 1971, recorrió los talleres ferroviarios de Camagüey y dejó en ese lugar sembrada la idea de que en otro momento se encontraría con el colectivo encargado de producir piedra para la construcción, mantenimiento y reparación de las vías férreas.

Amanecía. La posibilidad de que Fidel visitara la cantera de Palo Seco, en Guáimaro, era inminente. El día anterior, el 13 de julio de 1971, recorrió los talleres ferroviarios de Camagüey y dejó en ese lugar sembrada la idea de que en otro momento se encontraría con el colectivo encargado de producir piedra para la construcción, mantenimiento y reparación de las vías férreas.

La espera se prolongó hasta aproximadamente la 1:20 de la tarde en que se divisaron los yipi en forma de caravana, aunque no perdimos el tiempo, aprovechamos para conocer cuál sería la respuesta de esos trabajadores al llamado de Fidel, efectuado semanas antes, durante la plenaria nacional del Sindicato de Transporte de hacer zafras de piedra.

La espera se prolongó hasta aproximadamente la 1:20 de la tarde en que se divisaron los yipi en forma de caravana, aunque no perdimos el tiempo, aprovechamos para conocer cuál sería la respuesta de esos trabajadores al llamado de Fidel, efectuado semanas antes, durante la plenaria nacional del Sindicato de Transporte de hacer zafras de piedra.

Como subproducto base pétrea para rellenos. Hoy por los años de explotación de los equipos y la falta de regularidad de los mantenimientos por limitaciones de piezas, la industria se ha visto afectada, sin que se renuncie, en lo más mínimo, a batallar hasta el último momento, como lo hicieron en 13 días de junio en que procesaron 7 578 metros cúbicos.

Como subproducto base pétrea para rellenos.
Hoy por los años de explotación de los equipos y la falta de regularidad de los mantenimientos por limitaciones de piezas, la industria se ha visto afectada, sin que se renuncie, en lo más mínimo, a batallar hasta el último momento, como lo hicieron en 13 días de junio en que procesaron 7 578 metros cúbicos.

Ni por asomo las instalaciones industriales, montadas en 1946 y movidas por vapor y las actuales modernizadas, se parecen a las recorridas por Fidel hace 45 años.

Ni por asomo las instalaciones industriales, montadas en 1946 y movidas por vapor y las actuales modernizadas, se parecen a las recorridas por Fidel hace 45 años.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Katiuska Blanco dijo:

    Atiénzar, le felicito por tan hermoso trabajo y a todos los obreros y pobladores que allí, en ese lugar de la Patria, viven y laboran con el impetu y el sentimiento que inspiró Fidel.

    • Enrique Atiénzar Rivero dijo:

      Katiuska: No sabes cuánto me estimula escuchar tu opinión, de una periodista y una escritora talentosa que merece todo mi respeto y el respeto de todos los cubanos por la obra que has dedicado –y dedicas– a perpetuar la vida del compañero Fidel. En cualquier momento trataré de contactar contigo por la vía que se me haga posible para precisar un detalle sobre la infancia del Comandante en Jefe. Reitero mi agradecimiento.

  • Alberto dijo:

    me da mucho gusto leer tal historia, más que nada porque soy de guáimaro y he visitado más de una vez la localidad de Las Canteras que es así como se conoce, incluso tengo varios amigos, conocidos y hasta familiares.

  • La pantera Rosa dijo:

    ESTAMOS A 13 SOLO UN MES PARA LOS 90 DE NUESTRO FIDEL, LARGA VIDA HA TENIDO Y MUCHO MÁS LARGA LA CANTIDAD DE EXPERIENCIA, HAZAÑAS Y LOGROS QUE HA TENIDO , ASÍ SI PODEMOS AFIRMAR QUE ES UNA DE LAS POCAS PERSONAS DEL MUNDO QUE HA CUMPLIDO SU SUEÑO Y QUE LA VIDA LE REGALÓ EL PRIVILEGIO DE HABER NACIDO EN CUBA Y A NOSOTROS DE COMPARTIR NUESTRA VIDA CON UNA PERSONA TAN ESPECIAL ¡¡¡GRACIAS POR HABER SIDI PARTE DE NOSOTROS PARA PODER VIVIR UNA VIDA DIGNA¡¡¡¡FELICIDADES

  • Daniel dijo:

    Nuestro gran líder siempre nos tuvo acostumbrados a estar en todas, eso que nadie lo dude. De veras me pregunto cómo tuvo tanta resistencia y capacidad de trabajo. Lamento que donde yo residía y en las condiciones humildes en que vivía nunca conté con una cámara fotográfica y no se guardan imágenes de las visitas que hizo a mi casa y la noche en que tuvieron que acampar allí por el mal tiempo cuando se trabajaba en el proyecto de desarrollo ganadero en la Empresa Pecuaria Genética del Este y la zona de Valles de Picadura. Sobre estas actividades de Fidel en el desarrollo ganadero puedo aportar abundantes testimonios si les fueran útiles a alguien.
    Saludos y felicidades de todo corazón a nuestro gran líder.

  • victior dijo:

    Los Alfa Romeo color vino … !QUE CLASE DE CARRO!,de lo mejor que ha tenido la escolta del JEFE, recuerden que tambien lo usamos como Taxis en los Hospitales de La HABANA y en las principales ciudades del interior, como Patrullas de POP que era el nombre que se le daba a los patrulleros del DOP, ademas estuvieron en el Plan ganadero de Cartagena en la actual provincia de Cienfuegos entre otros usos

  • Adrián Eduardo dijo:

    Aqui trabajó mi suegro. Hijo de Braulio, obrero y comunista destacado. Falleció a consecuencia de un accidente ocurrido allí mismo, en el frente de cantera. En la Cantera de Guaímaro trabaja mucha gente de vergüenza.

  • Enrique Atiénzar Rivero dijo:

    ME RECONFORTA SABER QUE VARIAS PERSONAS HAN DICHO QUE LES GUSTA Y OTRO TANTO TAMBIÉN…MIRANDO UNA DE LAS FOTOS DONDE ESTÁ FIDEL ME DECÍA: 45 AÑOS, COMO EL TIEMPO PASA. YO TENÍA 25 CUANDO ESO.

  • Juan Castro dijo:

    Comprobado: Fidel es grande en Guáimaro, en toda Cuba y en el mundo, aunque los enemigos hagan ‘futis’

    Un abrazo Comandante en sus 90 añitos

    Juan Castro
    desde Tijuana, B. C. México

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Atiénzar Rivero

Enrique Atiénzar Rivero

Es periodista del semanario Adelante, de Camagüey, provincia del centro de la Isla, y colaborador de Cubadebate.

Vea también