Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Exclusiva con Josean Ramos, albacea del artista Daniel Santos

| 3 |
Josean Ramos. Escritor y periodista puertorriqueño, autor de varios libros, entre éstos, “Vengo a decirle adiós a los muchachos”.

Josean Ramos. Escritor y periodista puertorriqueño, autor de varios libros, entre éstos, “Vengo a decirle adiós a los muchachos”.

Ya está a la venta en Puerto Rico y Colombia, la nueva edición de Vengo a decirle adiós a los muchachos, enjundioso libro ilustrado acerca de la vida del reconocido bolerista, Daniel Santos, escrito por Josean Ramos.

“Esta obra está escrita para toda la América nuestra, en especial para los colombianos y cubanos- declara el periodista- quienes han sido los que más han documentado y divulgado su aportes musicales, aparte de gozárselo”

“Sería bueno que el gobierno cubano, le rindiera un homenaje, durante el Festival Boleros de Oro en ocasión de su centenario”, nos dice en entrevista exclusiva para Cubadebate, antes de partir a la presentación de la obra, en algunas ciudades de Colombia.

El escritor será acogido en noviembre, en las ciudades Manizales, Caicedonia, Cali, Armenia, entre otras, durante los festivales de música y encuentros con coleccionistas “dedicados al “Jefe”, como lo apodaron en Colombia.

¿Cuál es el aporte de la nueva versión del libro “Vengo a decirle adiós a los muchachos”?

JR-El mayor aporte de esta edición conmemorativa es el otro libro que incluye una extensa crónica bajo el titulo Recuerdos, memorias y otras nostalgias de Daniel Santos, con una introducción de Sergio Ramírez titulada: Cuando oí cantar a Daniel Santos ‘Virgen de medianoche’ y otros sucesos no menos importantes. Incluye, además, un cancionero patriótico inédito, fragmentos de sus memorias inéditos, sobre 200 fotos de Daniel organizadas por décadas, en su mayoría desconocidas e inéditas, y una genealogía preparada por el amigo melómano colombiano Jaime Jaramillo. Con los nuevos documentos hallados en las cajas que dejo Daniel figura muchas canciones, boleros y guarachas, que nunca llegó a grabar, así como varios manifiestos políticos de un grupo clandestino fundado por Daniel bajo el nombre de “Patriotas Puertorriqueños”, donde va de la canción patriótica a la acción política. Su aspecto patriótico y el motivo de sus composiciones se enriquecen con los nuevos hallazgos, y sitúan al ídolo en su justa perspectiva histórica, política y musical.

¿Qué vínculos personales o profesionales te unieron a Daniel Santos?

JR- Cuando empecé esa primera aventura literaria y musical con Daniel Santos, de inmediato me nombró Secretario de Prensa y biógrafo suyo, de manera que pudiera acompañarlo profesionalmente en la gira artística por Colombia “Los Tres Ases del Bolero”, junto a Leo Marini y Roberto Ledesma. Después de varios encuentros y desencuentros con Daniel, fui su amigo y confidente en aquellos aciagos momentos cuando vino a decirles adiós a los muchachos. Antes de conocerlo personalmente, nos unía el sentimiento patrio, porque me crié en Nueva York y nuestro vínculo con Puerto Rico era su música, la de Bobby Capo y Myrta Silva, en su programa de televisión. Además, tenía una tía apasionada con él, a quien había que regalarle en Navidades, el Día de las Madres, y en su cumpleaños, un disco de “mi macho” Daniel Santos.

¿Existen en tu trabajo, nuevas evidencias acerca de su compromiso político?

JR-En esta nueva edición hay mucha evidencia en torno a su compromiso político, no solo con Puerto Rico, sino con el resto de Latinoamérica, que se manifiesta en sus múltiples canciones patrióticas y revolucionarias. Entre tantas, figuran “Sierra Maestra”, que iniciaba las transmisiones a través de Radio Rebelde, y “Que me pongan en la lista”; canciones a la República Dominicana en plena intervención norteamericana, como “Despierta, dominicano”, doce canciones a la revolución de Omar Torrijos bajo el título de “Revolución”, o a los jóvenes guayacos que partían a cumplir el servicio militar obligatorio con la canción “Patria y frontera”, entre tantas otras. Además, conseguí evidencia de que Daniel Santos también fue perseguido y carpeteado, no solo por el FBI, sino por el Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de la Policía de Puerto Rico. Aunque aún no he conseguido su carpeta, pues aparece “desaparecida”, su nombre figura en la carpeta del líder socialista Juan Mari Bras, alegando que Daniel participó varios días en El Grito de Lares, donde cantó con un grupo de músicos del pueblo. Además, los manifiestos políticos hallados revelan una participación activa en el acontecer de esos años cruciales en la historia política de la Isla.

¿Consideras que Puerto Rico reverencia suficientemente su legado artístico?

JR- Luego de viajar por el Continente, visitar Cuba y Colombia en varias ocasiones, honestamente debo decir que el país donde menos se aprecia su legado musical es en Puerto Rico, sobre todo, en su barrio natal de Trastalleres, que dio a conocer por todo el mundo, y donde no hay ni un callejón con su nombre, ni siquiera un disco suyo en las velloneras del barrio, como corroboré en varias visitas. Apenas lo recuerdan las personas mayores, y entre los jóvenes, cuando mencionas Daniel Santos se creen que es el boxeador boricua ya retirado. He tratado de organizar algo para su centenario aquí, pero mis pedidos al respecto han caído en oídos sordos, contrario a países como Colombia, donde se han adelantado espontáneamente para organizar varios eventos musicales en homenaje a su centenario. En su país, Daniel es proscrito por sus ideales políticos, y eso lo lamentó en una de sus últimas entrevistas, cuando nos dijo a Millie Gil y a mí, que su mayor anhelo era que su pueblo un día lo quisiera como México quiere a Pedro Vargas.

¿Cómo crees que Cuba influyó en su proyección y formación musical?

JR-Cuba fue muy importante en la vida y carrera musical de Daniel Santos, quien era ya conocido con las inolvidables canciones de don Pedro Flores cuando llegó a La Habana en 1946. Pero su encuentro con La Sonora Matancera fue algo apoteósico que lo puso en la cima de la popularidad, porque era una orquesta muy buena, pero le faltaba un cantante que cuajara más con su estilo musical, y Daniel necesitaba una orquesta con el sonido de la Matancera. Ahí se dio el binomio perfecto, cuya música llegó a todos los confines del Continente, y más allá. Cantó y grabó también con Los Jóvenes del Cayo, y le grabó a los grandes compositores cubanos, como Pablo Cairo, Isolina Carrillo y Jesús Guerra. Muchas de sus vivencias durante su estadía de quince años en “su Habana”, figuran en la nueva edición conmemorativa, tanto en fotos como en sus memorias, entrevistas y testimonios de melómanos cubanos, como Helio Orovio, una de las voces más autorizadas al respecto en Cuba.

¿Qué queda en ti como persona, después de un proceso literario como éste?

JR-“Queda una gran satisfacción sentir que he cumplido a cabalidad el compromiso con Daniel, de documentar su vida y su valiosa aportación musical y patriótica, para situarlo en su justa perspectiva histórica, política y artística ante las nuevas generaciones”.

La meritoria aportación de Josean Ramos, es obligada lectura para quienes admiramos la interpretación y composición de Daniel Santos, así como su integridad patriótica. En lo personal admiro esta obra, que de conjunto con “La importancia de llamarse Daniel Santos” de Luis Rafael Sánchez, inspiraron a esta autora a realizar una investigación exhaustiva en la prensa cubana de la época, de 1946 a 1961, la fructífera etapa de Daniel Santos en Cuba.

De ello ha nacido, una obra literaria inédita – y un guión de cine – que he puesto a la consideración de Josean Ramos, con quien hoy celebramos este parto hermoso de su nueva edición, que seguramente nos llenará de lágrimas y alegrías, como el bolero de la vida del Inquieto Anacobero. Enhorabuena, hermano boricua.

Imagen de la nueva edición 2015, “Vengo a decirle adiós a los muchachos”. Foto: Rosa María Fernández

Imagen de la nueva edición 2015, “Vengo a decirle adiós a los muchachos”.

Josean nos comunica, la buena nueva: su nueva edición está a la venta hoy en San Juan-Puerto Rico. Foto: Rosa María Fernández

Josean nos comunica, la buena nueva: su nueva edición está a la venta hoy en San Juan-Puerto Rico.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • guinero-bayamés dijo:

    CUANDO MUCHACHO LO ESCUCHÉ MUCHO, LLEGUÉ A PENSAR QUE ERA CUBANO, YA AQUI EN CUBA NO HAY PROGRAMAS EN LA TV. A UN HORARIO ESTELAR QUE SE PONGAN VIDEOS Y CANCIONES DEL PASADO, PARA QUE LAS NUEVAS GENERACIONES SEPA´N Y CONOZCÁN MÁS DE LA VERDADERA MUSICA CUBANA Y NO SOLO CANTEN RAP, REGUEETÓN, Y OTRAS TENDENCIAS FORANEAS, SI LA MUSICA DE AQUI EN CUALQUIER EPÓCA ES SUPER BUENA, PERO FALTA DIVULGARLA,NADIE LE ACABA DE PONER EL CASCABEL AL GATO EN CUANTO A NUESTRA HISTORIA MUSICAL, NUESTRAS TENDENCIAS.RESPETAR TODOS LOS GUSTOS Y CRITERIOS.NO POR FAVORITISMO, Y AMIGUISMO.

  • Nelson Hernandez dijo:

    un agradecimiento a Josean Ramos .por poner en nuestras manos este tremendo trabajo .la historia de Daniel santos y todos sus capítulos llenos de historias que todos queremos saber . no solo por su música si no también por lo que fue Daniel por su vida y sus anécdotas .el jefe .el rebelde anacobero .. quien no de una u otra manera no a escuchado su musica su voz sin igual imitada por muchos pero única . soy amante de su melodiosa voz ..una vez mas gracias.

  • Xiomara Sanchez dijo:

    He leído los otras biografías de Daniel Santos incluyendo La Importancia de llamarse
    Daniel Santos del distinguido autor Luis Rafael Sánchez y Confesiones con Daniel Santos de Héctor Mujica que creo fue la única biografía autorizada.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María Fernández

Rosa María Fernández

Vea también