Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

El dilema en torno a la casa donde nació Hitler

| 12 |
Saizburger Vorstadt 15: el primer hogar de quien luego retornaría como líder de todo el país. Foto: BBC Mundo

Saizburger Vorstadt 15: el primer hogar de quien luego retornaría como líder de todo el país. Foto: BBC Mundo

Braunau am Inn es una pequeña y graciosa ciudad en el norte de Austria, ubicada en la frontera con Alemania, que carga con la pesada herencia de alojar, un poco más allá de la plaza central, en el número 15 de la calle Saizburger Vorstadt, un antiguo hostal del siglo XVII en el que nació Adolfo Hitler.

Corría el año 1889 y la familia Hitler alquiló unas habitaciones pues el padre, Alois, había sido enviado a cumplir sus funciones como funcionario aduanero.

Adolfo Hitler sólo vivió ahí durante unas pocas semanas, pues su familia fue trasladada a otro lugar en Braunau.

De la ciudad se fueron cuando Hitler tenía 3 años de edad.

Él sólo volvió en 1938 por un corto rato cuando estaba camino a Viena, luego de haber anexado Austria a la Alemania nazi.

No obstante, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, el edificio de la calle Saizburger Vorstadt se convirtió en un dolor de cabeza.

Peregrinaje

Los locales cuentan que el lugar todavía atrae a simpatizantes neonazis.

“He visto gente proveniente de Italia o Francia que viene con el propósito de adorar”, le dice a la BBC Josef Kogler, un profesor de Braunau.

“Creo que uno era un profesor de historia francés, y vino y me preguntó por la casa natal de Hitler… es difícil de comprender”, agrega.

En este momento, el lugar está cerrado y vacío.

Durante años, el gobierno austriaco estaba tan preocupado por la posibilidad de que se convirtiera en un lugar de peregrinaje para quienes admiran al hombre y su obra que el Ministerio del Interior lo tuvo alquilado desde 1972.

Alguna vez fue un centro de cuidados diurnos para discapacitados, pero en 2011 tuvo que cerrar.

Hoy está vacante, pues la dueña, Gerlinde Pommer, no está de acuerdo con planes de renovación.

“No acepta ninguna propuesta para usar el lugar para oficinas u otros propósitos”, explica el historiador local Florian Kotanko.

“Ella no permite que se le haga ningún cambio a la casa, así que no se puede reconstruir ninguna habitación, ni construir baños modernos o instalar un ascensor, así que es difícil”.

¿Recordar u olvidar?

Durante los últimos tres años ha habido varias propuestas para utilizar la edificación, como convertirla en apartamentos y un centro de educación para adultos, o en un museo o en un centro de responsabilidad, para confrontar el pasado nazi.

Un miembro del parlamento de Rusia ofreció incluso comprar la casa y hacerla explotar.

A falta de un acuerdo, el Ministerio de Interior apeló recientemente a todos los otros ministerios regionales y federales para que ayuden a decidir el futuro del lugar.

El vicealcalde de Braunau, el socialdemócrata Guenter Pointner, dice que el Ministerio está considerando finalizar el contrato de alquiler con la señora Pommer. Ella no estaba disponible para darnos su opinión.

Los contratiempos con el antiguo hostal han sacado del olvido recuerdos incómodos para la próspera ciudad.

Algunos, incluido el segundo vicealcalde de Braunau Christian Schilcher, del ultraderechista Partido Libertad, piensan que es hora de dejar el pasado atrás.

“La gente está harta”, asegura. “Ese tema es un problema para la imagen de Braunau. Queremos que sea una bella ciudad pequeña, con turismo y visitantes. No somos los hijos de Hitler”.

Pero otros, como el historiador Florian Kotanko, opinan que ignorar la historia puede empeorar las cosas.

“Hay una conexión entre Braunau y Hitler incluso sin esa edificación”, dice. “¡Todo el mundo puede leer que Hitler nació aquí!”.

Braunau ahora planea montar una exhibición sobre Saizburger Vorstadt 15 y su conexión con Hitler en el museo local.

Por muchos años, los austríacos y la gente de Braunau se han mostrado renuentes a discutir su pasado nazi, pero Katanko afirma que está cambiando.

“Antes, la gente se rehusaba a hablar de los hechos, pero ahora lo hacen. Es cuestión de cómo lidiar con la herencia”.

(Con información de BBC Mundo)

hitler

Frente a la casa, una piedra en la que dice: “Para la paz, la libertad y la democracia. Nunca jamás fascismo. Millones de muertos lo advierten”. Foto: BBC Mundo

Frente a la casa, una piedra en la que dice: “Para la paz, la libertad y la democracia. Nunca jamás fascismo. Millones de muertos lo advierten”. Foto: BBC Mundo

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • J.U.H. dijo:

    ¿a que viene este articulo en cubadebate? ¿a enseñarnos a nosotros los cubanos que podemos hacer con nuestras casas lo que nos de la gana? sinceramente, no se a que viene esta basofia.

    • SOQUETE dijo:

      SI CUBADEBATE FUERA TUYO ESCRIBIERAS LO QUE QUISIERAS…..MIENTRAS CONFORMATE CON OPINAR RESPETUOSAMENTE O LIMITATE A LEER…..NO HAY NECESIDAD DE OFENDER…..PEACE & LOVE.

    • Rino Luis dijo:

      Se publica para que no existan desmemoriados o irresponsables superficiales que puedan pasar pagina a la historia y pretender banalizarla, para luego tratar de olvidarla.
      Espero que el sayo sirva…

  • Mediano dijo:

    Abajo Hitler, pero no me agrada la idea del ruso loco ese de volar la casa en mil pedazos solo porque Hitler vivió allí, que el inmueble no tiene la culpa, compañeros……………….

  • Lourdes dijo:

    Realmente olvidar no resolverá las cosas la idea es recordar a los tantos q murieron y mirar hacia el futuro que no queremos regresar, por otro lado artículos como este permiten q los cubanos seamos admirados en el mundo por nuestra capacidad de hablar de muchos temas y por elocuentes, educación e información, ES PODER

  • Carlos, de Holguín dijo:

    J.U.H., Cubadebate publica sin faltas de ortografía: es bazofia, no basofia, como sin seguramente escribiste sin querer. Lo más saludable, en este caso, hubiera sido demoler el inmueble. Los alemanes, los judíos, japoneses y franceses, por poner solamente cuatro ejemplos, son de esos pueblos cuya tradición no desaparece. La de los alemanes, por ejemplo, de creerse la raza superior y querer dominar el mundo. La de los judíos, lo mismo (miren sino a los pobres palestinos). Sobra decir lo mismo de japoneses, o del pueblo más libre y “democrático” del mundo, Francia. Así que esta casa, un símbolo en la peligrosa cuna de las ideas más reaccionarias de Europa, es un polvorín ideológico, estimados lectores. Con las casas, se puede hacer lo que quiera el dueño, están hechas para eso, pero hay una cosa que se llama interés social, que puede y debe invocarlo el Estado para adoptar, expropiación mediante, la decisión acertada.

  • Hector Pupo Velázquez dijo:

    Destruir la casa es la mayor estupidez que se pueda hacer, lo ideal es montar un museo para que las nuevas generaciones sepan la verdad y que estas cosas no se repitan. En Isla de Pinos, personas estúpidas e ignorantes, arrancaron los barrotes del Presidio Modelo y hoy las circulares están prácticamente destruidas y ese, aunque no lo quieran, es nuestro pasado ¿cómo enseñaremos a las nuevas generaciones? Recuerden la expresión de que una imagen vale por mil parlabras.

  • TonyM. dijo:

    Que la conviertan en un museo contra la barbarie del facismo, Hoy podria ser muy util para llamar a la cordura a esa juventud europea que se ha adueñado de los mismos principios xenofobicos que proclamaron Hitler y su jauria.

  • popi dijo:

    En el local se pueden hacer mil cosas que para nada tiene que ver con lo que fue en el pasado.Si muchos lugares del mundo de los que se tienen malos recuerdos se hubieran destruido que seria de la historia.

  • aobb_2014 dijo:

    J.U.H. que ignorante es usted o se hace….

  • horror dijo:

    Es muy triste para esa ciudad de Austria haber tenido entre sus inquilinos a ese cerdo asesino, propongo que ese lugar se utilice en un museo que recuerde al mundo lo que hizo este demonio llamado Hitler.

  • José Molina Vidal dijo:

    Pues yo lo rehabilitaría y lo usaría como museo del judío asquenazí Adolfo Hitler. Pero primero sería necesario utilizarlo como sede de un equipo de investigación que buscara origenes del personaje hasta la saciedad y por un equipo de investigadores imparciales, y ¿por qué no? tambien incluir en el equipo a judíos actuales de las distintas modalidades, a saber: orthodoxos, ultraorthodoxos, sionistas, antisionistas, etc. que de una vez eliminaran el velo a todo lo que se ha escondido sobre Hitler, su liderazgo del pueblo alemán que lo seguía como rara vez ocurre en la humanidad, ni con la mayoria de los religiosos fanáticos. Prescisamente este es un caso en que no se sigue a un lider en base a supuestos “fundametos” religiosos. Y en documentales que pasan muy poco, sus motivos tendrán, se vé a las madres entregándole sus bebes al personaje para que los sostenga. ¡Que derroche de amor y fidelidad en un pueblo considerado demasiado inteligente!. Todo en la vida tiene su explicación. Solo pondría una condición: no se admite trabajo de lobby. Perdón y muchas gracias a Cubadebate, Molina

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también