Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Amado Maestri, el incorruptible

| 28 |
Maestri, expulsando del terreno al magnate Pasquel.

Maestri, expulsando del terreno al magnate Pasquel.

Cuando el 8 de noviembre de 2014 se celebró el coloquio para la Refundación del Museo del Béisbol Cubano y Salón de la Fama, no podía faltar entre los elegidos, una de las figuras más excelsas de nuestro deporte nacional: Amado Maestri. A todos nos vino a la mente la sentencia martiana: “Honor a quien honor merece”. Ya en 1990 había sido electo al Salón de México, en la ciudad de Monterrey.

En Cuba hemos tenido árbitros excelentes, buenos, regulares… desde el siglo XIX hasta las Series Nacionales. De aquella época selecciono al Chino Raúl Atán, José María Magriñat, Eulogio Peñalver, Bernardino Rodríguez, y un poco más acá Rafael de la Paz, quien falleció joven víctima de un accidente automovilístico. Había actuado en la Liga Profesional Cubana y continuó en las primeras ediciones de los actuales clásicos invernales; su hermano Alfredo Paz, y Panchito Fernández Cordón, marcaron un hito.

Entre estos últimos, para mí el más completo fue Alfredo, recientemente fallecido, quien tenía uno de los mejores conteos detrás del plato. Cuando una bola venía hacia el bateador, lo alertaba: –Cuidado, es peligrosa, quítate. –Y las iba narrando: –Bajita, por el medio, ¿por qué no le tiraste? –Así se hace muy difícil discrepar con los jueces.

Todos dejaron su impronta, mas uno se mantiene en la cumbre: Amado Roberto Lázaro Maestri Menéndez. Nació el 8 de diciembre de 1909 en Regla (en otras fuentes aparece 1908), La Habana y falleció próximo a cumplir los cincuenta y cuatro años de edad, el 25 de septiembre de 1963, víctima de un fuerte ataque de asma. Se recuerda por justo, de carácter recio y conocedor profundo de las reglas.

En sus años mozos había sido receptor en los torneos juveniles, y en 1928 estuvo con el Cubanaleco, de la Liga Nacional Amateur, adscripta a la Unión Atlética de Amateurs de Cuba, donde temprano dejó de jugar, por una seria lesión en el brazo de tirar.

Como árbitro actuó en campeonatos rentados y amateurs. En la Liga Profesional Cubana llevó la voz cantante durante muchos años. Valía la pena ir al Gran Stadium de La Habana, hoy Latinoamericano, para verlo impartir justicia detrás de home. Entonces no todos actuaban como árbitros principales, otros se especializaban en las bases. Maestri estuvo detrás de home en la inauguración del Gran Stadium de la Habana, el 26 de octubre de 1946 y dieciséis años después, con su actuación en el primer desafío, dejó inauguradas las Series Nacionales, en 1962. Se mantuvo en el oficio hasta que la enfermedad lo dejó sin vida.                                  

Había comenzado en esas funciones en abril de 1936, con la Liga Nacional Amateur, en el terreno del Vedado Tennis Club. Honesto, firme en sus decisiones, implacable contra lo mal hecho, fue célebre por sus discusiones, al extremo de ser sancionado más de una vez por la Liga Profesional Cubana, donde debutó como imparcial en 1939-1940, continuando su trabajo en 1940-1941 y 1946-1947, hasta el final de la misma, en 1961.

Tom Lasorda, hoy miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, quien lanzó con el Almendares y posteriormente se destacaría como manager de las Grandes Ligas, trató de enfrentarse a Maestri.

La energía y emoción del béisbol cubano sorprendió a los jugadores que venían de los Estados Unidos, y nadie estaba más asombrado que Tommy Lasorda, quien “pichó” en Cuba a principios de los 50. Una noche se acercó al plato de home para cuestionar un par de bolas/strikes dados por el umpire cubano Orlando (Amado) Maestri. Conforme Lasorda se acercaba, Maestri abrió su chaqueta lo suficiente para que el pitcher pudiera ver una enorme pistola que tenía ajustada a sus pantalones. –Maestri, –gritó Lasorda al tiempo que se volvía y apresuraba a regresar al montículo, –eres el mejor umpire que he conocido.[1]

Todavía se recuerdan las discusiones del árbitro con Tomás de la Cruz, Sungo Carreras, Carlos Colás y el manager norteamericano Leo Durocher. Su maestro principal fue José María Magriñat, célebre como jugador desde el siglo XIX, y también árbitro. En la temporada 1940-1941, el Director de Deportes, coronel Jaime Mariné, lo suspendió durante diez días, por no esperar el tiempo suficiente para expulsar a un jugador.

En 1937-1938, Maestri había estado a punto de decretar un forfeit en contra del Santa Clara, cuando el estelar zurdo Manuel Cocaína García, lo amenazó con pegarle un batazo. Un año después se vio envuelto en una gran trifulca, pues el receptor del equipo llamado Cuba, Bill Cy Perkins, dejó pasar de manera intencional un lanzamiento del venezolano Alejandro Carrasquel para que golpeara al árbitro y la bola le pegó en la mano izquierda. Todo sucedió debido a una discusión entre Perkins y él a causa de un conteo, lo que también provocó la expulsión del manager Joseíto Rodríguez. Al final, Perkins fue multado con diez días de salario y Joseíto estuvo ausente como manager en quince encuentros.

Por su recia personalidad, fue respetado dentro y fuera de Cuba. Ha pasado a la historia aquel encuentro con Jorge Pasquel, el millonario mexicano que quiso emular con las Mayores, al frente de la Liga Profesional del hermano país, quien le había ofrecido un buen contrato que Maestri aceptó. Poco después el magnate se equivocó, pues bajó al terreno acompañado de los guardaespaldas para pedirle cuentas al árbitro por una decisión cerrada, que le perjudicó.

Sucedió en 1947, en el ya desaparecido Delta Park, de la Ciudad de México. Sin pensarlo dos veces, Maestri lo expulsó del terreno.

-Señor Pasquel, usted manda en las altas esferas de esta pelota, pero en el terreno mando yo. Ahora mismo, usted y quienes le acompañan vuelven a los palcos, o doy por terminado el desafío.[2]

No quedó más remedio al adinerado que cumplir la orden del subalterno. Cuenta Elio que al otro día Pasquel le ofreció disculpas, pero Maestri había decidido regresar a su país. Y así lo hizo.

Fue un martiano convencido. El 26 de noviembre de 1952, un grupo de revolucionarios, encabezados por José Antonio Echeverría, se lanzó al estadio del Cerro en protesta contra la tiranía de Batista, con el propósito de convocar al pueblo para el día siguiente, a un acto de condena en la escalinata de la Universidad de La Habana. Los esbirros corrieron para aplacar la acción a golpes, pero Maestri se antepuso y la asumió como propia; en el diamante, él mandaba. Los asesinos se llevaron a los jóvenes, pero respetaron al corajudo e incorruptible juez.

El hecho se repitió el domingo 4 de diciembre de 1955, cuando otro grupo de estudiantes al mando de Juan Nuiry, presidente de la FEU en ejercicio (José Antonio estaba herido y arrestado), se lanzaron a la misma instalación en un partido entre Habana y Almendares, los eternos rivales. La golpiza no se hizo esperar, pero surtió el efecto deseado.

Todos después fuimos detenidos. Recuerdo la posición digna y valiente asumida por el árbitro Amado Maestri.[3]

Unos años antes, en 1941, tampoco vaciló para enviar a las duchas al polémico y escandaloso manager Leo Durocher, de los Brooklyn Dodgers, quienes venían de perder la Serie Mundial con los New York Yankees y decidieron visitar La Habana para una de las llamadas Series Americanas. El director quiso coger los mangos bajitos, vino por lana y salió trasquilado, gracias a la firmeza de un ampaya que nunca olvidaría, pues lo mandó para las duchas.

-Míster Durocher, usted es un malcriado que gusta de robarse el show a costa de los árbitros, pero aquí no va a poner en ridículo a los jueces cubanos.[4]

Fue el primero en llegar para ponerse al lado del árbitro Bernardino Rodríguez, a quien el 7 de enero de 1945 el estelar Roberto Ortiz agredió y puso fuera de combate de un puñetazo, cuando salió en defensa de su hermano Oliverio. Otras veces se defendió con la careta ante el peligro y desfiguró alguna cara. Cuando Maestri se ponía colorado, se la quitaba y partía hacia el peligro.

Solía celebrar a Martín Dihigo como el mejor lanzador cubano antes de 1959, y a Manuel Alarcón en las primeras Series Nacionales. El propio Cobrero le protestaba con un tono hilarante, pues acusaba al receptor Ramón Hechavarría de provocar la equivocación del ampaya, quien no pocas veces levantó la mano con idea de expulsarlo, pero solo esbozo alguna sonrisa: –Oye Hechavarría, estás comiendo mierda y haces que el ampaya se equivoque, ubícate bien, co…

Cuando se equivocaba miraba al perjudicado con la culpa reflejada en el rostro. Tan bueno fue, que le protestaban poco. Se mantiene en la cima por la profesionalidad, el amor al trabajo y el estudio constante, unido a un valor a toda prueba.

Amado Maestri ha trascendido como ejemplo de anteriores, presentes y futuras generaciones de árbitros. Tanta admiración despertó, que Eladio Secades, aquel periodista de los años cuarenta y cincuenta, de brillantes estampas costumbristas, escribió en su Prólogo a un libro sobre el béisbol del Caribe, de Víctor Vitico Muñoz: “En Cuba se le da más importancia a un out apretado en home que a la caída de un ministro, afortunadamente, pero todo no estará perdido mientras tengamos fe en la chaqueta negra de Amado Maestri…”

En él deben inspirarse nuestros oficiales. Quizás por ello hace rato que en cualquier localidad de Cuba, cuando un árbitro actúa con firmeza, la gente corea: “Ése es nuestro Maestri…”

Leyenda:

[1] Michael M. Oleksak y Mary Adams Oleksak: Béisbol. Latinoamericanos en las Grandes Ligas. EDAMEX. Col. Del Valle, México, 1991, p. 104: “

[2] Elio Menéndez García: Swines a la nostalgia. Ediciones Mecenas. Juventud Rebelde. Cienfuegos, Cuba, 2005, p. 120.

[3] Juan Nuiry: Desafío sin precedentes. Periódico Granma, 6 de diciembre de 2005.

[4] Elio Menéndez García: Ob. Cit., p. 121.

Maestri sale en defensa de José Antonio Echeverría y sus compañeros.

Maestri sale en defensa de José Antonio Echeverría y sus compañeros.

Junto a Camilo Cienfuegos.

Junto a Camilo Cienfuegos.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Edelio dijo:

    Si Maestri es un ejemplo de árbitro para todos los de negro en la etapa actual, como es posible que aquí hasta los directores de equipo en ocasiones machacan los álbitros, no sería mejor tratar de proteger a estas personas que tan importantes son para el desarrollo de nuestra pelota y respetar su autoridad al margen de que como personas en un momento dado se pueden equivocar; creo que esa profesión necesita de más respaldo y que se luche por proteger ese gremio

  • María García dijo:

    No entiendo cómo van a crear un museo del beisbol si existe un Museo Nacional del Deporte que lleva muchísimos años sin sede, antiguamente en la Sala Polivalente Ramón Font, con colecciones excelentes que muestran la historia de nuestros gloriosos deportistas y su obra y en pésimas condiciones de conservación y almacenamiento, dando vueltas en cajas de un lugar a otro, sin mostrarse al público desde hace alrededor de 20 años. Considero que debe valorarse el volverlo a abrir en algún edificio con condiciones y dentro de él una sala dedicada a nuestro deporte nacional y no abrir más museos cuando los que ya están abiertos no tienen con qué sostener sus fondos y edificaciones. No gasten innecesariamente recursos en cosas nuevas y háganlo en las que ya existen y lo necesitan ahora. Restauren los fondos del Museo del Deporte y consérvenlos en las mejores condiciones posibles de acuerdo a nuestro país y nuestros recursos, con este y con los demás museos que ya existen pero no abran uno nuevo por gusto para que de aquí a unos años corra por el mismo camino que el que ahora tenemos. Es el único museo que tiene el INDER, se merece un poco de atención y respeto y no son solamente los peloteros los que se merecen verse representados en un museo. Analicen y piensen.
    Gracias

  • guinero-bayamés dijo:

    SI OSABA NO VI A MAESTRI PERO DESDE PEQUEÑO ESCUCHE SOBRE ÉL, HOY DIA HACEN FALTA MUCHOS MAESTRIS PARA QUE NUESTRA PELOTA FUNCIONE COMO ANTAÑO, PERO MIENTRAS TENGAMOS DIRECTORES MALCRIADOS COMO LOS QUE TENEMOS HOY Y JUGADORES QUE TODO LO PROTESTÁN NOS HACE FALTA MUCHOS MAESTRI, QUE LA COMISIÓN LOS APOYE, QUE LES DE LA RAZÓN CUANDO LA TENGAN, QUE SANCIONEN DURAMENTE A JUGADORES Y DIRECTORES CUANDO LE FALTÉN EL RESPETO A LOS ARBITROS, MI IMAGINO A MAESTRI FRENTE A V.MESA, R.MACHADO Y OTROS, FIJATE DE OSABA QUE MUCHO DE LOS JUGADORES QUE SE VAN DE CUBA Y JUEGÁN EL LAS GANDES LIGAS NO PROESTAN EN ESAPELOTA Y AQUI ERÁN LEONES, PERO ALLA SE MULTÁN Y CUIDADO DE COGER UN BATE PARA, AGREDIR A ALGUIEN, QUE NO JUEGAS MÁS Y PUEDES IR A LA JUSTICIA. TE FALTÓ EN LA LISTA DE ARBITROS A IVAN DAVIS QUE AUNQUE SE FUE DE CUBA FUE MUY BUENO, HONOR A QUIEN HONOR MERECE COMO TÚ MISMO DICES, ESCRIBE ALGO SOBRE URBANO, LINO BETANCOURT, CUEVAS. SALUDOS.

  • vicente dijo:

    Un ejemplo a seguir

  • Chikungunya dijo:

    Entre los grandes arbitros que ha dado nuestro bésibol y que no se mencionan en este artículo están Nelson Díaz, seleccionado mejor árbitro FIBA en varias ocasiones y no por gusto actuante también en el 1er World Baseball Classic (WBC) así como Luis César Valdés, ambos de lo mejor que hemos tenido detrás del home. Ayer lo señalaba así pero fui censurado, espero que no me lo hagan otra vez.

  • MLemos dijo:

    yoan azul

    parece que eres seguidor de los fifa y pes si puedes
    dame un correo pa comunicarnos o escribeme
    michel.lemos@1enero.azcuba.cu

    saludos y seguimos en pelea
    HALA MADRID

  • Keko Hones dijo:

    Que buena crónica, sobre todo como Maestri se enfrentó incluso a los directivos del beisbol cuando estos no tenían razón. Hizo valer su autoridad y dentro del terreno solo mandaba él.
    Hoy necesitaríamos muchos Maestri, que aunque se equiviquen hagan valer su autoridad, para ello hay que ser sobre todo honesto y limpio

  • RODOLFO VALDES dijo:

    QUE SERIA DE VICTOR, SI MAESTRI ESTARIA VIVO

  • Ricardo SI dijo:

    Cien % concuerdo con guinero-bayamés, veo que se ha perdido el respeto para con los encargados de impartir justicia, amén de que en ocasiones a estos últimos se les ha ido la mano, pero existen las vías legales y el lugar adecuado para ejercer cualquier tipo de reclamación y sobre todo la forma en que se debe de hacer esta.
    Que es eso de manotearle a un árbitro?
    El respeto se gana con respeto y la justicia con la justicia, por lo tanto nuestro máximo reconocimiento para aquellos árbitros imparciales que saben impartir justicia y que no se corronpen, miren el ejemplo de Maestri para que sean como él y vivan como él en el recuerdo de su pueblo.

  • ppp dijo:

    Muy buen arbitro, magistral, excelente, etc.; pero ? realmente merecia estar en la primera exhaltacion al Salon de la Fama del Beisbol Cubano, despues de mas de 52 años, por encima de MUCHISIMOS grandes peloteros ?!!!

    • Eladio Sanchez dijo:

      Amigo ppp, creo que usted no ha entendido el espíritu del hall de la fama cubano, no es solo para peloteros, tambien para managers, cronistas, locutores etc, o sea todo aquel que haya tenido una actividad extra meritoria en el baseball cubano, al menos lo entiendo así y estoy de acuerdo con el sentir de los refundadores. Desde muy pequeño oí hablar de Maestri y lo vi en muchas ocasiones, parado detrás del home inspiraba respeto.
      Felicito a Osaba por este artículo, ya me estoy acostumbrando a buenos artículos históricos de él.

  • Jose Victor Reyes dijo:

    oyeee y donde dejan a Mario Cossio?

  • Jose Victor Reyes dijo:

    no permitia indisciplinas y era muy estricto

  • Jose Victor Reyes dijo:

    era muyy estricto y mantenia disciplina .. respeto en el terreno

  • Alejandro dijo:

    Alguien vio la película reciente “42”. Aparecía Leo Durocher el manager de los Dodgers Brooklyn. Era muy recio con sus jugadores pero tuvo una actitud correcta ante los jugadores de su equipo como Dixie Walker que no querían aceptar a Jackie Robinson en su equipo por ser negro. Leo Durocher les dijo: “no me importa si es negro o amarillo o tiene rayas como una cebra. Si Robinson puede ayudarnos a ganar y todo lo que he visto dice que si entonces va a entrar en este equipo de béisbol. Que les guste, enamórense de la idea porque va a venir.” Es verdad que el hombre tenía su carácter malo con los árbitros y es bueno que Maestri le haya aclarado la cabeza. Dicen que Leo fue suspendido ese año antes de la serie mundial por adulterio cosa que denigraba la imagen de la Liga Profesional Norteamericana. Pero a pesar de todo era un buen mánager.

  • rommel blue dijo:

    tremenda cronica , como siempre nos acostumbra , lo de pasquel de escandalo , la actitud ante leo lipidia durocher uno de los jugadores y despues manager de mas malas pulgas en la historia de las mayores fua ejemplarizante , y de lasorda , este ya habia protagonizado un incidente con chiqitin cabrera por eso maestri fue el seguro , la foto junto al gran Camilo Cienfuegos esta para cuadro , ayer se reunio el comite de veteranos , no se incluyo a ninguno de los atletas seleccionados entre ellos los cubanos Tiant , Oliva y Miñoso , menudo Hall de la Fama donde estan peloteros con estadisticas que resultan de risa comparadas con las de estos atletas cubanos

  • César Cadalso dijo:

    si hoy existiera un Maestri ya seguro lo habrían expulsado o sancionado, en el mejor de los casos, cuando se enfrentara a algún que otro manager que le tirara tierra a la cara o le dijera HP, o algo así….

  • monstruo dijo:

    escapo pedro duran otra baja para industriales

  • chuchi dijo:

    me gustaría haber visto a víctor mesa vs amado maestri………………..de seguro este último no le aguantaría ni una de sus payasadas.

  • livan dijo:

    periodista osaba lo felicito por su labor. muy buenos artículos. solo no comparto el articulo del 9 de mayo de 2014. como usted va a plantear que no se deben incluir los títulos de industriales del 63 al 66, es increíble que usted que escriba tanto de historia pretenda obviar ese época tan gloriosa del béisbol del 60 donde se impuso la pelota revolucionaria. amigo recapacite, urbano, Chávez, Hurtado, acaso merecen tan absurda idea, por favor no niegue la historia. usted fue un pelotero mediocre justo en esa época que brillaron los industriales en el 60. creo que usted como pelotero fracasado debe escribirle un articulo a esos industriales mágicos que ganaron 4 títulos y marcaron historia. de no hacerlo no importa, solo recuerde que la historia del béisbol jamas prescindirá de esos industriales, en cambio su idea da risa y a la vez tristeza y decepcion.

    • Kike Azul dijo:

      Livan yo soy defensor de la no exclusión de esas 4 series, claro que no, ahí está como tu dices el esfuerzo de peloteros que son glorias no solo de la capital sino de todo el país, pero lo que no comparto es la ofensa en lugar de la defensa… por que que tiene que ver que el periodista fue pelotero mediocre, pelotero fracasado, etc con el artículo en cuestión…te sugiero que defiendas tus criterios con argumentos (que son muchos, muchísimos los que existen para defender esos campeonatos) no con criterios despectivos hacia el periodista. Mis saludos

  • Roberto dijo:

    Lo pude ver cuando la pelota profesional en Cuba y de verdad imponía respeto y autoridad, muy ético en su trabajo y era el principal en el terreno. No quiero defender a nadie, pero en nuestras series nacionales los dirigentes de nuestro deporte nacional le quitan la autoridad a los árbitros y hasta los sancionan. Muy buen reportaje, pues casi nunca o nunca se habla positivamente de esta importantísima profesión.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también