Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Llueven opiniones sobre caso de bebé abandonado con Síndrome de Down

En este artículo: Australia, Infancia, Niños, Salud, Tailandia
| 4
Foto: Apichart Weerawong/AP.

Foto: Apichart Weerawong/AP.

El supuesto abandono por parte de una matrimonio australiano de un bebé con síndrome de Down gestado en un vientre de alquiler en Tailandia ha suscitado comentarios de todo tipo en ambos países y ha cuestionado el papel de las autoridades.

Los ánimos de la opinión pública se caldearon aún más cuando los medios australianos difundieron el lunes pasado que el padre del pequeño fue considerado culpable de abuso de menores en dos ocasiones en la década de los 90, asunto que los servicios sociales de Australia empezaron a investigar hoy.

El matrimonió australiano tiene a su cuidado una niña sana y preciosa de siete meses, mientras que su hermano gemelo, Gammy, con síndrome de Down, permanece con su madre tailandesa, Pattaramon Chambua.

Pattaramon pasa los días en un hospital privado de la provincia de Chomburi a la espera de que los médicos den de alta al bebé, mientras el personal sanitario intenta ejercer de filtro frente a las decenas de periodistas que acuden a diario a verla.

La madre tailandesa, según declaró a la cadena australiana ABC en un programa que se emitió el sábado pasado, recibió 16.000 dólares australianos (14.900 dólares, 11.100 euros) por ejercer de vientre de alquiler, pero no tiene dinero suficiente para sufragar los gastos médicos de Gammy.

El relato que ofrece Pattaramon a la prensa es el de una mujer engañada por el matrimonio australiano y que carece de medios para sacar adelante al hijo que ellos no quisieron.

“Vinieron al hospital para ver a la niña, pero nunca miraron a Gammy a la cara ni lo tomaron” en brazos, aseguró la tailandesa el lunes pasado en rueda de prensa, en la que apuntó la posibilidad de demandar a la pareja australiana.

Los padres han permanecido en el anonimato hasta hoy, cuando las persecución mediática ha acabado por revelar sus nombres, tras un goteo de declaraciones en las que siempre han negado que abandonasen a un recién nacido.

Algunas de las explicaciones que ofreció el matrimonio australiano a los medios de su país fueron que el doctor nunca les informó de la existencia de un gemelo, las barreras idiomáticas y la imposibilidad de contactar con la clínica que ejerció de intermediaria porque ha cerrado.

Para complicar aún más el drama en torno al bebé, un amigo de la pareja salió en su defensa y acusó a Pattaramon de “engañar” a la prensa y ofreció una nueva versión al diario “Canberra Daily”, en la que mantiene que los médicos dijeron a los padres que el niño con síndrome de Down no sobreviviría.

Una campaña de solidaridad comenzó en Australia a finales de julio para asistir al gemelo con síndrome de Down que, según ellos, sufre además una afección cardíaca y que ha recaudado hasta la fecha 215.000 dólares (160.000 euros).

Un portavoz del hospital donde está ingresado Gammy indicó a Efe que el electrocardiograma muestra una actividad normal y confirmó que ha sido tratado por una neumonía.

La controversia levantada por este caso ha obligado a los gobiernos australiano y tailandés a prometer controles más rigurosos sobre este tipo de prácticas.

Los vientres de alquiler se encuentran en una situación de alegalidad en Tailandia, ya que no existe una legislación vigente ni sentencias de casos específicos, a excepción del Código Civil, que recoge que el recién nacido pertenece a la mujer que da a luz.

Los posibles cambios en las leyes de maternidad subrogada en Tailandia han creado una gran incertidumbre en las parejas que se encuentran inmersas en el proceso de tener un hijo por este método.

El Gobierno australiano, por su parte, ha anunciado que incrementará los controles sobre maternidad subrogada, que actualmente ya está prohibida en tres estados del país, según la cadena ABC.

Mientas crece la polémica a su alrededor, algunos medios aseguran que Pattaramon podría ser acusada por ejercer de vientre de alquiler.

Pero la mujer tailandesa se encuentra más preocupada por las acusaciones sobre abuso de menores que han surgido sobre el padre biológico y, cuando se le pregunta, exclama indignada: “Si eso es verdad, quiero a mi hija de vuelta”.

(Con información de EFE)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yamika dijo:

    Considero que esos padres no tienen corazón si en realidad la abandonaron, esa nena no pidió que la trageran al mundo, si nació con esa necesidad educativa especial ella no tiene la culpa,nadie quiere venir al mundo para sufrir. Si es ya un problema grande vivir en una sociedad donde no hay conciencia suficiente para aceptar e integrar las personas con necesidades, pues imaginen entonces a los problemas psíquicos a los que se someterá esa menor sin un familiar que se ocupe de ella. En cuanto a su madre postiza considero debe hacer todo loqueestéasu alcance para queesta niña viva feliz,siempre habrá quien le ayude en lacrianza del bebé.

  • no se... dijo:

    No creo que esos animales merezcan ni un comentario, bestias es lo que son, dejar al bebé abandonado por ser especial, y privarlo de la compañía de su hermanita y viceversa. Lástima dan las alegaciones que han hecho en su defensa, son absurdas e intentan burlarse del mundo entero insultando la inteligencia de todos.
    No se que será mejor para ese precioso niño, no creo que sus padres biológicos sean los más recomendados para criarlo, ojalá y la tailandesa que alquiló su vientre logre recaudar con la ayuda de seres humanos generosos, el dinero para tratar al bebé, porque con ella, amor no le va a faltar.

  • 1-27 dijo:

    Hay mujeres que hacen peor, los atan en sus vientres, se hacen un aborto y así se “deshacen” del “problema”

  • yen dijo:

    Esa pareja no tiene corazon.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también