Imprimir
Inicio » Noticias  »

Hace 61 años, EEUU ejecutaba a los esposos Rosenberg

| 18 |

Por Gabriel Molina

rosenbergLos esposos Ethel y Julius Rosenberg, neoyorkinos de ascendencia judía, fueron ejecutados en la silla eléctrica el 19 de junio de 1953 en la prisión de Sing Sing, acusados de entregar información que supuestamente posibilitó a la Unión Soviética acceder al secreto de la bomba atómica.

El proceso judicial fue muy cuestionado en el mundo. El intelectual Jean Paul Sartre lo llamó un linchamiento legal, pues se inspiraba en crueles persecuciones a las ideas socialistas de las que fueron víctimas militantes y simpatizantes en Estados Unidos. Muchos tuvieron que cumplir largas penas de prisión solo por admitir que las sustentaban.

El proceso de los Rosenberg dio trigo a las pesquisas del FBI, enrumbadas desde el Congreso por el Comité de Investigación de Actividades Anti-norteamericanas del Senado, presidido por Joseph Mc Carthy, mientras en la Cámara de Repre­sen­tantes lo hacía Richard Nixon.

Documentos desclasificados y testimonios hacen comprender que la ejecución de los Rosenberg fue un producto de la distorsión de la opinión pública allí, soliviantada por las campañas dirigidas a crear un fantasma del comunismo que justificase medidas represivas en el orden interno y contiendas bélicas en el exterior, todo para mantener altos los gastos militares y crear un nuevo poderío basado en la terrible arma atómica.

El origen del suceso hay que buscarlo en los años cuarenta, cuando se rompió la coalición anti-fascista que había unido a los países aliados contra el eje nazi-fascista y se dio paso a la llamada Guerra Fría. El comienzo de esta peligrosa etapa de la historia se ubica a partir de la muerte del presidente Franklin Delano Roosevelt.

El primer ministro británico Winston Churchill había perdido por amplio margen los comicios de 1945 ante su rival Clemente Attlee. Pero había acordado con el recién electo presidente estadounidense Harry Truman discutir entre ellos an­tes de sostener una reunión tripartita con el líder soviético Joseph Stalin. La cita, que tenía por objetivo afinar el futuro del mundo tras la victoria frente a Alemania, finalmente se dio en Postdam entre julio y agosto de 1945.

Churchill quería comunicarle, sobre todo, su inquietud con los soviéticos, a partir de “su falsa interpretación de las decisiones de Yalta (febrero 1945), su actitud hacia Polonia, su abrumadora influencia en los Balcanes, con excepción de Grecia, las dificultades que crean sobre Viena, la combinación del poderío ruso y los territorios bajo su control u ocupados”…(1).

Truman no era difícil de convencer. El 27 de julio de 1941 había declarado al New York Times: “Si vemos que Alemania va a ganar la guerra, debemos ayudar a Rusia. Si vemos que Rusia va a ganarla, debemos ayudar a Alemania y dejar lo más posible que se maten entre sí”.

Churchill transitó un camino trillado. El futuro director de la CIA, Allen Dulles, ya uno de los jefes de la naciente inteligencia y el general Karl Wolff, jefe de las SS en Italia, se reunieron en Zurich el 12 y el 15 de marzo de 1945, bajo protesta de los soviéticos que tenían el derecho de participar. Dulles planeaba aprovechar la inteligencia alemana sobre Rusia, como preludio de acuerdos para que jefes militares y de inteligencia del III Reich se rindieran a EE.UU. y Gran Bretaña, salvasen el pellejo y sirvieran a los planes de dominio mundial de ambas potencias.

Cuando Truman confirmó a Churchill que los ensayos para explotar la bomba el 17 de julio habían sido positivos, decidieron que ya no necesitaban de los rusos para que ellos invadiesen a Japón por Manchuria y completar así el fin de la Segunda Guerra Mundial. Ya Estados Unidos no debía jugar un papel de contrapeso entre la Unión Soviética y el Reino Unido como pensaba Roosevelt.

Rusia había ganado prestigio al comenzar la invasión de Alemania antes que nadie, pero en ese momento el poseedor de la bomba atómica se convertía en el verdadero poder militar y político del mundo. EE.UU. y la URSS se mantuvieron aliados hasta el final de la guerra, pero Washington nunca informó a Moscú sobre la búsqueda del arma atómica ni del Proyecto Manhattan. La sorpresa de su detonación fue tremenda.

Menos de un año después de la cita de Postdam, Truman invitó a Churchill a visitar Estados Unidos. Ya sin la investidura de primer ministro, mas con la aureola de haber sido el conductor del Reino Unido en los difíciles años de la Segunda Guerra Mundial, Churchill viajó a Cuba (donde había estado en 1895 durante la guerra de Independencia) antes de ir a Norteamérica. Comprobó mientras disfrutaba de los habanos Romeo y Julieta que “su prestigio internacional no había sufrido por su fracaso electoral” (2).

El gran viraje de ambas potencias se hizo público a partir del famoso discurso del ex primer ministro británico en Fulton, Missouri, cuando pronunció por primera vez ante los medios su famosa frase sobre la “cortina de hierro”. Algunos señalan ese momento como el principio de la Guerra Fría.

Truman abiertamente abandonó las posiciones conciliatorias de Roosevelt y adoptó las agresivas de Churchill, que tanto habían molestado ya a Stalin por la demora, hasta 1944, en abrir el frente de guerra del oeste.

Como una curiosidad histórica, la celebración a comienzos de junio de este año del aniversario 70 del desembarco en Nor­mandía, es decir, la apertura del segundo frente por parte de los aliados, se celebró en medio de un nuevo diferendo con Rusia, esta vez sobre Ucrania. Una evidencia más de que la historia tiende a repetirse.

Aunque Henry Wallace y Henry Stimson, secretarios de Co­mercio y Defensa respectivamente, habían defendido la posición del difunto Roosevelt de sostener relaciones normales con los soviéticos; Stettinius, Vinson y Forrestal, secretarios de Es­tado, del Tesoro y Marina respectivamente, apoyaron cambiarla. Los dos últimos se distinguieron más tarde “cazando brujas” con McCarthy.

El viraje trajo como consecuencia el rompimiento de los aliados contra el fascismo. Las campañas contra los comunistas se reiniciaron a la sombra del Plan Marshall y tuvieron su momento culminante en las campañas maccartistas, en especial el proceso y ejecución de los Rosenberg.

Sus condenas los convirtieron en los dos únicos civiles norteamericanos ejecutados en la silla eléctrica durante la llamada Guerra Fría. Para lograrlo, se les acusó también por los miles de muertos en la Guerra de Corea, tratando de hacer esa contienda más aceptable. Sartre fue certero. Era lo más cercano a los linchamientos.

(1) André Fountain. Histoire de la Guerre Froide. Fayard 1965 Paris, p. 324.
(2) Winston S Churchill. Memorias de la Segunda Guerra Mundial. Ediciones Peuser. 1961 Buenos Aires, p. 1014.

(Tomado de Contrainjerencia)

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Un crimen nunca reparado por USA como poder imperial. Aún no se sabe la verdad de la conspiración contra ellos, pero si se sabe de seguro es que son inocentes de los cargos que se le imputaron. A los Rosemberg le pasa lo que a los héroes cubanos: que por serde origen judios, ser honestos y ser veraderos aquellos y estos por ser cubanos, revolucionarios cubanos, verdaderos, honestos, invencibles, los condenan. Son tiempos diferentes, pero sino no hubieran salvado la vida ninguno. Es la rabia imperial, la impotencia de un imperio entonces en ascención y hoy en decadencia, que no tiene armas con que combatir y se va a la mentira y al chantaje. Se atribuyó entonces a que los esposos no quisieron salvar la vida a ultimo momento, cuando le pusieron a su alcance un teléfono para que se declararan culpables y traicionaran a los suyos. Qué dejarían para la dignidad de los americanos si hubieran hecho eso?. No se da cuenta Norteamérica hoy que fueron sus héroes y que hay que tenerlos en un pedestal al lado de los creadores de la nación americana?. Pero no hay voluntad en el gobierno de la élite burguesa norteamericana ni hay valor para sacrlos del pedestal del olvido y colocarlo en el pedestal de héroes de USA y honrarlo con la bandera de la nación como se hace en toda nación civilizada.

    Así hay que ver las cosas, eso pienso.

  • cadillac dijo:

    un GRAN CRIMEN del imperio en la histeria de los tiempos de la guerra fria, pero me gustaria saber: como fue el proceso, que pruebas e investigaciones llevo a que los arrestaron, que pruebas tenian, como empezaron a sospechar de ellos…que es lo que no dice ela rticulo…

  • Jny dijo:

    En contra de la pena de muerte en cualquier lugar del planeta!! Ningún ser humano tiene el derecho de matar a otro!!

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    Os filhos de Julius e Ethel têm orgulho dos seus pais. Nós, que sabemos como funcionam os tribunais do império, vide o ‘julgamento’ dos 5, temos por obrigação reverenciá-los. Honra e glória ao casal Rosenberg.

  • Manuel dijo:

    “Nunca los dejes cambiar la verdad de nuestra inocencia” fueron las ultimas palabras de Julius. La historia del matrimonio Rosenberg es un ejemplo de como en los Estados Unidos existe una justicia para ricos y otra para pobres, y como mientras los ricos salen sistemáticamente impunes de todos sus crimenes, las personas humildes como el matrimonio Rosenberg, sin medios para defenderse, son aplastadas por un sistema en el que lo unico que importa es el dinero y el poder, y donde los derechos y las libertades individuales son sistemáticamente vulnerados, especialmente los de las minorías raciales, sexuales, o políticas. Mientras los Rosenberg eran asesinados, los Estados Unidos abrián sus puertas a cientos de criminales de guerra nazis y su gobierno apoyaba atroces dictaduras como la de Franco en España.
    Los Rosenberg fueron vilipendiados, presionados infructuosamente a declararse culpables, desprestigiados hasta el punto de que sus pequeños hijos, de 3 y 7 años, estigmatizados después de la muerte de sus padres, tuvieran que cambiar sus apellidos para poder sobrevivir. Si Morimos

    Vosotros sabreis, hijos míos, sabreis
    porqué dejamos las canciones sin hacer
    los libros sin leer, el trabajo sin hacer
    para descansar bajo la grama.

    No mas lamentos hijos míos, no mas
    porque las mentiras y las calumnias fueron montadas
    las lágrimas que derramamos y el dolor que nos penetra
    para todos deberá ser proclamado.

    La tierra sonreirá, hijos míos, sonreirá
    y el verde sobre nuestro lugar de reposo crecerá
    el crimen finalizará, el mundo se regocijará en hermandad y paz.

    Trabajad y construid, hijos míos
    construid un monumento al amor y a la alegría
    al valor humano, a la fe que guardamos por vosotros, mis hijos, por vosotros.

  • denisse dijo:

    por favor podrian decirme de algun libro en el que pueda leer sobre la Guerra Fria y sobre el caso de los esposos Roseberg?muchas gracias

  • Mario de Souza dijo:

    Los yanquis acaudillados por Truman resultaron “inglalaperra”, o como poéticamente se les conoce, “la pérfida Albión”…

  • @lin@ dijo:

    Yo tenía apenas 10 años cuando transcurrían tan tristes sucesos, quedaron para la historia y para que Dios mediante sea conocida por las venideras generaciones. Una historia; otra triste y lamentable ejecución de personas que no merecieron lo acontecido pero algo bueno e impresionante queda en la memoria y es la valentía con que se enfrentaron al imperio.
    Gloria eterna a Los esposos Ethel y Julius Rosenberg, valientes hasta los últimos momentos de su existencia, su entrega no fue en vano hayan sido inocentes o cómplices.
    Sus ejecutores temblaron en algún instantes de sus desgraciadas vidas al tener (si algún día la tuvieron) conciencia de la pagina tan lamentable para la nación de la cual fueron fanáticamente cómplices orquestaron, tendrán sus alma paz? .
    Recuerdo a sus hijos en alguna que otra foto, cuanto lo lamente por ellos.
    Los EEUU quisiera saber de que bien a la humanidad tienen para ser admirados!?, no como pueblo (pues viven manipulados solo existe? no participan) sino como imperio, para que les sirve?, solo para destruir y vivir como locos solo destruyendo seres humanos, lo bueno que puedan hacer por la humanidad se pierde efímeramente pues a la larga se vuelve en su contra!.
    Que suceso tan lamentable y triste para la humanidad; otro mas en la lista!.
    Vivirán como un recuerdo inolvidable en mi corazón. Gloria a Ethel y Juliu mártires de la humanidad y para ella.

  • Alexs dijo:

    Como siempre los EEUU con tal de engañar al mundo hacen villas y castillas como si derrumban su propio imperio. que culpa tuvieron esos pobres inocentes?

  • Oselo Spinoza dijo:

    Ninguna potencia repara un crimen.

  • gaz dijo:

    ella recibio tres calmbrazos en la silla electrica y no se murio…. despues de dos mas descargas su cabeza echaba humo…

    ella era inocente

    todavia no hay disculpas

  • M&M dijo:

    busquen sobre el proyecto “Venona”

  • Esther fernandez Mendoza dijo:

    Admire en outro momento de mi vida la historia de los Rosemberg, tanto fue asi que mi primera hija se llama Ethel, lei todos los libros relacionados com ellos, sus cartas,creo que fue algo sin motivo que aprovecho como sempre los EU de Norteamerica para asesinar a Inocentes, al final fueron Heroes “reinvidicados por la historia”

  • Manuel dijo:

    Las llamadas LEYES, que en principio y final no provienen de la búsqueda de la JUSTICIA, ni la IMPARCIALIDAD (ni tampoco por mandato divino), son en una gran abrumadora mayoría sucios rejuegos de palabras para defender intereses creados.
    ¿Y dónde, y quiénes las reedactan y las aprueban? Pero inevitablemente son las reglas y las dominantes fuerzas que deciden, desde las cosas merecidamente condenables, hasta las asquerosidades más repugnantes. Y cuando no son lo suicientemente efectivas para cuidar los intere$e$ y barraer a ciertas personas “enemigas” de esos intereses, siempre existirán matones que por unos cuantos pesos se encargarán de silenciar a esos “oponentes” que molestan.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también