Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Pleno de la CTC: El sindicato en Cuba no puede ser neutro

| 19

ctc-cubaCon la presencia del Vicepresidente cubano José Ramón Machado Ventura,el pleno nacional de la Central de Trabajadores de Cuba analizó este sábado en La Habana, la marcha del programa de reordenamiento laboral y el papel de los sindicatos en esta tarea, confirma hoy el diario Juventud Rebelde.

En las intervenciones de Machado Ventura, de Salvador Valdés, secretario general de la CTC, y en los criterios de los sindicalistas, se ponderó la importancia de que el Plan del 2011 tome lecciones de las reservas inexploradas en el 2010, mediante un seguimiento de las asambleas de los trabajadores, que no pueden quedar en la formalidad y la improvisación.

Valdés señaló que los grandes desafíos económicos del país llaman al movimiento sindical a cambiar sus métodos y estilos, para ejercer una saludable contrapartida ante las violaciones y transgresiones que puedan ir apareciendo en la implementación de los cambios. Y de alguna manera coincidía con el criterio de Arturo Rodríguez, secretario general del Sindicato Metalúrgico: "El Sindicato tiene que tener una lucha constante contra la autocomplacencia".

Machado Ventura, al referirse al reordenamiento, explicó que es un proceso único en el mundo, que persigue elevar los coeficientes económicos a favor del bienestar del pueblo, y se refirió a la necesidad de profundizar en las labores de preparación y capacitación de los dirigentes sindicales, fundamentalmente a nivel de base.

Al abordarse los resultados parciales de este proceso en los organismos pioneros en esta primera etapa (MINAZ, MINAGRI, MINTUR, MINSAP y MINAL), así como en algunas provincias, se evidenció que, aun cuando hubo una preparación previa para estos cambios, subsisten problemas que deben ser resueltos.

No todos los cuadros administrativos y sindicales tienen en sus manos esa especie de ABC para el proceso, que es la Circular 1 del ministro de Economía y Planificación, la cual especifica cada paso a acometer. También se han identificado insuficiencias en los Comités de Expertos en algunos casos, y en otros, dificultades en la reelaboración de las plantillas, así como falta de coordinación sistemática entre las entidades y las Direcciones Municipales de Trabajo.

La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González, destacó lo que se hace para exigirles a las administraciones a diferentes niveles, el rigor en la preparación del proceso y en su aplicación. Los errores hay que compartirlos para que no se repitan, apuntó; y ante las reclamaciones de trabajadores que revelen irregularidades en la aplicación de la disponibilidad, hay que recomenzar el proceso.

La titular significó que el proceso no concluye con la notificación de disponibilidad al trabajador, pues hay que darle seguimiento y explotar todas las alternativas de empleo, en estrecha vinculación con las direcciones de Trabajo. Y también para identificar los casos verdaderamente desprotegidos, que requieran de la protección eventual de la Asistencia Social.

El secretario general de la CTC precisó que, aunque este es un proceso eminentemente administrativo, el movimiento sindical no puede permitir que se violen los procedimientos. "Hay que salirle al paso a la chapucería", enfatizó, a más de sentenciar que con el Sindicato sí que no se queda disponible el trabajador, porque aquel debe estar cerca de este hasta el final: tenga otro empleo, pase al trabajo no estatal o se jubile.

"El sindicato no puede ser neutro", remarcó; y debe ser el primer preocupado por que a ese trabajador se le dé atención y no quede desamparado, como ha manifestado la dirección del país.

(Con información de José Alejandro Rodríguez, de Juventud Rebelde)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Loco dijo:

    Genralmente cuando no es neutro, se va del lado de la administración

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    MUY INTERESANTE.
    ESCRIBO MAS ADELANTE

  • victor..... dijo:

    saludos. !!¡ tema sensible ¡! El sindicato ¡!!!!!!!! Este en la mayoría de los casos no esta en el lugar que le corresponde.! Ejemplos se sobran… ¡!! Por otra parte…la primera propuesta que yo haría !!!. ¡! Por que los litigios laborales (muy comunes en estos tiempos ) tienen que ser ventilados en la via administrativa ( me refiero a las plazas respaldadas por el decreto ley 197/99 … cuadros …dirigente :y el nombrado funcionario . que no es: trabajador ni cuadro ¡!!! Y no tienen derecho a la via jurídica ¡! En mi opinión y en la de muchos .. los litigios deben ventilarse en los tribunales . lugar donde esta el personal calificado para ello ¡!! Y en un termino relativamente corto de tiempo.. ¡! Conozco casos de personas que estado 2 años en estos tramites..gracias ¡!!

  • mng dijo:

    “El sindicato no puede ser neutro”, remarcó; y debe ser el primer preocupado por que a ese trabajador se le dé atención y no quede desamparado, como ha manifestado la dirección del país.
    En esto debemos de comenzar a preocuparnos porque no se está llevando a cabo, ya que los trabajadores estan quedando disponibles y es como si(a nadie le importara)

  • Carlosglez dijo:

    Oiga pongase en el lugar del trabajador, el sindicato es solamente para pagar la cotización, y la reunión de afiliados, hay que montarle las pilas a los trabajadores para cuando vean en su área de acción barbaridades puedan defender a los obreros de forma general y parar un trabajo o un reglamento si es necesario acuerdecen que los decretos lo hacen los hombres y se pueden equivocar sin importar el nivel que sea.

  • Armando dijo:

    Para que los sindicatos vuelvan a jugar su papel en el Socialismo Cubano, habría que resucitar a Lázaro Peña, nadie hasta ahora como él, ha logrado que los sindicatos sean verdaderos representantes de la clase obrera.

  • Agustìn Navarro dijo:

    Desgraciadamente no sòlo en Cuba aquì en Mèxico el sindicato es una farsa pues hace todo lo que dice el patròn todo es politico y mucho màs econòmico todo es dinero los dirigentes de los sindicatos son corruptos y millonarios es la diferencia de Cuba hay mucha màs tranpariencia lo que hay trabajar y cumplir para poder exigir.

  • Segundo Suárez dijo:

    Es cierto, el Sindicato debe ser imparcial y no debe tener miedo pues se sabe que en muchas ocasiones el representante sindical está del lado del criterio de la administración pues es esta la que a su vez es su jefe, o lo evalúa o ...

    Y no hablo en nombre de "un mal general" que ni siquiera puedo medir pero sí de experiencias que conozco y que me han tocado de cerca.

    Tampoco es el crierio de que el sindicato está para defender lo indefendible. El único compromiso del sindicato es con la Revolución, con los cambios que el país se está proponiendo y que la política sea respetada. Y para ello hay que dar el derecho a quien le corresponda y hay que convencer a todos de que lo determinado es lo más justo ... pero tiene que ser realmente lo más justo.

  • Dan dijo:

    Saludos, realmente es un tema poco tocado y bastante manoseado por todos los trabajadores, principalmente por los que han tenido algún problema en alguna ocasión, y como dice "El Loco", que al parecer con la deducción que acaba de hacer no lo esta tanto, pues así mismo es, o por lo menos en la mayoría de los casos que conozco, luego de trabajar en varios lugares siempre ha sucedido lo mismo, nunca he visto tomar una decisión netamente salida del sindicato, aunque “aparentemente” es así, porque la administración o la dirección siempre están ahí, presentes, al ladito. Hasta ahora para lo único que me ha servido es para pagarlo mensualmente, porque cuando he tenido problemas nunca han aparecido, desgraciadamente para mí, como trabajador que debería confiar en el "sindicato". Bueno es suficiente, que los demás plasmen su punto de vista, este es el mío.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    El papel de los sindicatos hay que acabar de una vez por definirlo con la autoridad que supone ser una asociación de trabajadores.

    En estos momentos muchas personas prácticamente se han quedado sin representación sindical pues el reordenamiento laboral lejos de serlo ha sido un desordenamiento al ubicar en lugares distante especialistas en centros a donde jamás van a trabajar y solo a cobrar.

    Me pregunto si en un centro donde trabajas todo un mes el SINDICATO no tiene autoridad para que su evaluación de un trabajador sea tenida en cuenta y prime la decisión de un director que no conoce al trabajador ¿Cómo va a tener autoridad en un centro donde ninguno de los dos conoce al trabajador?

    Podrá escribirse un centenar de cuartillas y al final caemos en lo mismo de que el sindicato solo es para cobrar la cuota y punto.
    Una cuestión que nunca se ha definido es por que aun sigue vigente el decreto ley 113 para el sector de la salud cuando fue derogado por el 176 con fecha tan lejana como el 15 de agosto de 1997?

  • isidro dijo:

    El sindicaro, calro que no es neutro, e una herramienta para mantener a raya a los trabajadores, es una verguenza.

  • Efrain Amaya Padrino dijo:

    Llevo dos años licenciado de la vida militar y en los dos centros de trabajo que he estado el sindicato para lo unico que esta es para cobrar y para nada mas.

  • noelito dijo:

    DISCUPEN : EL SINDICATO NO PUEDE SER SUBORDINADO A LA ADMINISTRACION Y HACERSE SENTIR Y QUE LOS TRABAJADORES SE SIENTAN REPRESENTADOS

  • yunior dijo:

    creo que no hemos logrado que el sindicato cumpla su papel, ya que el mismo esta para unificar a la mas trabajadora de uncentro de trabajo y muchas veces lo que sucede es que los directores de empresa son los qjue imponen hasta los dias de reunion, para nada tiene autonimia los sindicatos

  • Candela dijo:

    Los sindicatos se convirtieron en un engendro de no sé qué cosa porque con la misma que apoyaban a la administración en arbitrariedades -y digo esto con conocimiento de causa, porque fui dirigente sindical en un organismo central con mayoría de funcionarios quienes votaban en bloque bajo el principio del centralismo democrático instrumentado por el núcleo del Partido y siempre nos vencían en las votaciones a los trabajadores en todos nuestros justos reclamos. Todavía no sé por qué no me botaron de allí porque me enfrenté a jefes que intentaron después aplastarme o apartarme con seductoras propuestas al ego personal(¡cómo tuve que hilar fino!).

    Con los años he visto sus cadáveres pasar por delante de mí y publicados con notas oficiales en la prensa, aunque no tuve nada que ver en ello, sólo la satisfacción íntima de haber comprobado que no había sido injusta en mis criterios juveniles sobre sus esencias.

    Pero no es ese el tema que me lleva a opinar, ni tampoco el único mal del trabajo sindical;también está la otra parte de la complacencia con el mal trabajador.

    Recuerdo esas selecciones de vanguardias que se medían por los bonos de trabajo voluntario y jamás por los resultados de la actividad concreta, tan difícil de medir sobre todo, en el sector de la administración pública al cual yo pertenecía, aunque todo el mundo sabía en el fondo quiénes eran de verdad los que llevaban adelante el trabajo.

    Viajes de estímulo al extranjero para quitárselos de encima a mediocres e incapaces. ¡Y qué hablar de casas en la playa, reservaciones a hoteles, restaurantes y Tropicana que pocas veces llegaron a los que de verdad merecían el estímulo y terminaron siendo materia de cambio de favores o mercancía para compraventa y corrupución.

    Olimpio, lamentablemente las evaluaciones ni administrativas, partidistas ni sindicales han reflejado en todos los casos al verdadero trabajador. Yo personalmente desconfío de ellas. Prefiero ver al ser humano en acción y después hacerme un criterio personal.

    ¿Recuerda la película "El jardinero" donde un subnormal llega a presidente de Estados Unidos porque todos creían que sus inconexas frases copiadas tenían algún sentido?¡Cómo he visto "jardineros" en mi medio!, aupados por administradores en las filas sindicales casi siempre buscando rodearse de la "grisura" para manejar a su antojo recursos y poder.

    Y también hemos sido culpables de ello por cansancio y falta de credibilidad en la función real de la organización. Es mi verdad; no sé la de otros.

    Creo que el sindicato tiene que cambiar si quiere contribuir a transformar en positivo a la sociedad. Tiene que defender al trabajador que de verdad lo merezca por su aporte a la sociedad, libre de todo compromiso material, de las "resolvederas" administrativas en las que de alguna forma y otra hemos caído.

    De todo esto hay en este tema, que como gran parte de nuestros problemas, parte del concepto del igualitarismo y pasa también por el salario que no representa al que de verdad lo gana y ha deformado al holgazán que vive a costa del otro.

    Creo que ante las nuevas transformaciones económicas, el sindicato también debe variar en su forma de trabajar. ¿Quiénes protegerán a los nuevos colectivos cooperativistas, por ejemplo, de los inspectores que los quieran "acaballar" para extorsionarlos en beneficio propio?

    ¿Quiénes a los "cuentrapropistas" que ahora serán un sector también activo en la economía cubana? Si no lo hace el sindicato, lo harán las mafias que tratarán de ocupar el lugar que a nuestras organizaciones le competen allí donde ellas no estén.

    ¿Quiénes a los profesionales que trabajamos en la esfera de la administración pública, la educación o la salud para ocupar el lugar que nuestros resultados apuntan y ganar, entonces, un salario conforme a ello?

    Tal vez tenga que salir el sindicato de su esquema tradicional de centro de trabajo y volcarse más en las calles; menos formalismo y más resultados concretos EN APOYO AL AVANCE DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS DE LA SOCIEDAD.

    Tal vez tenga que dejar atrás el vicio de ser juez y parte como hasta ahora y sea necesario recurrir más a los tribunales por lo civil como sugiere Víctor a la hora de resolver los litigios de los trabajadores con las administraciones.

    Lo que sí está claro es que un sindicato que se respete, no puede permitir que un especialista como podría ser el propio Olimpio lo envíen a un lugar donde la gente no tenga acceso por razones de transporte, etc., y lo subutilicen y no sólo por la pérdida moral que para él representaría cobrar un salario sin haberlo ganado, sino por la pérdida a los potenciales beneficiarios de su labor.

    Un sindicato no puede permitir que una administración se dé el lujo de echar a perder un material adquirido con esfuerzo colectivo y estatal, para beneficio del pueblo. Tiene que tener la capacidad de apoyar la denuncia y llevar a tribunales a los responsables.

    Creo que llegó una nueva hora más constructiva y real al Sindicato de hoy, heredero de una tradición heroica de lucha por el mejoramiento de la sociedad cubana.

    Confío plenamente en ese hombre grande y sencillo que es su Secretario General, Salvador Mesa, cuya ruta laboral comenzó hace muchos años en un campo de caña con un machete en la mano.

    Y nuestra generación de cinco décadas sabe por los trabajos voluntarios,lo que es un campo de caña.

    ¡Éxitos a la CTC en esta nueva y decisiva etapa!

    NOTA: NO he visto publicado el texto íntegro del discurso de Machado ni el de Salvador Mesa. ¿Me pueden ayudar los foristas a encontrarlos? Gracias.

  • José dijo:

    No voy a discrepar de los colegas que me anteceden en los comentarios pero si voy a hacer algunas reflexiones para que como dice nuestro amigo Taladrid saquemos nuestras propias conclusiones.
    En nuestro país las relaciones entre el Sindicato y la administración no son antagónicas como ocurre en el capitalismo. Tanto la administración como el sindicato persiguen aumentar la eficiencia, producir más, velar por las condiciones de los trabajadores, etc.
    En nuestro país sobran los escenarios donde plantear los problemas, es un derecho ciudadano. Pero hablando de sindicato tenemos la asamblea sindical, la organización municipal, provincial y nacional de cada uno de los sindicatos y estas mismas instancias pero como CTC. Pregunto entonces ¿Por qué los problemas no resueltos, una vez planteados en nuestra asamblea sindical, no se elevan a las instancias superiores? Simplemente no usamos nuestros derechos.
    Algunos colegas plantean que solo sirve para cobrar. Y pregunto ¿qué iniciativas has tenido tu para cambiar esa rutina?¿qué haces para transformar tu entorno?
    Otros se quejan de malos dirigentes sindicales. Pero los elegimos nosotros y tenemos el derecho de revocarlos cuando no sirvan. O es más fácil quejarse que enfrentar los problemas.
    Cuando el sindicato funciona mal todos tenemos una cuota de responsabilidad. No es Revolución ni el sistema socialista.
    Creo que por ahora hay para reflexionar, gracias

  • victor dijo:

    Saludos..con todo el respeto que se merece el sr. José..ahora soy yo y quizás muchos lo que discrepamos de usted..el secretario de ctc. lo propone la admón. de ante manos y eso lo sabe usted..también.. ese compañero esta comprometido con la admón..eso lo sabe usted también.. respecto a sus palabras las cito !!!En nuestro país sobran los escenarios donde plantear los problemas, es un derecho ciudadano.!! Yo le puedo demostrar que eso no es de esa manera solo déme la posibilidad . de contactar con usted y lo combensere de lo contrario ¡!!aun así le respecto su criterio...gracias ¡!!!

  • José dijo:

    Victor, creo que este espacio es para debatir en general y no entre personas que quizás tengan puntos de vista diferentes. Yo también tengo sobrados ejemplos donde se eligen personas a veces no del total agrado de la administración, incluyendo mi centro. Cuando eso ocurre y dije algo parecido en mi anterior comentario, es porque el resto de los afiliados quiere, entre ellos usted En cuanto a los escenarios también dispongo de ejmpplos. Pero creo que este debate particular no es lo que se quiere con este foro, donde con todo respeto la personas pueden manifestar su punto de vista. Por estrañas coincidencias de lugar (y me reservo el nombre por un problema de la ética del foro), no todos los que exigen tienen todas las condiciones morales y éticas para hacerlo, porque independientemente de sus sentimientos políticos, hay que ser un ciudadano de bien ante todo.
    Muchas gracias

  • José Joaquín dijo:

    Victor, es primera vez que utilizo este foro para expresar mi opinion, el tema que quiro abordar es sobre el proceso de restructuracion laboral que ha iniciado nuestro pais, consciente de la importancia politica del mismo, que necesariamente los compañeros que llevan a cabo este proceso deben tener una alta preparacion politica ideologica para evitar distorsiones y malas interpretaciones del proceso. Como consecuencia de las irregularidades ocurridas en numerosos centros y la insastifacion de los trabajadores, se ha dicho que el proceso se ha detenido hasta septiembre, lo que no se sabe es si es en todas las instituciones o en algunas en especificas, como ejemplo de la poca informacion y preparacion para llevar a cabo el proceso de la direccion de la policlinica Juan Manuel paez inchausti del municipio de Moa, provincia Holguin, donde laboraba hasta que por un proceso irregular fui declarado disponible, que refieren que aqui no se ha detenido el proceso. Quisiera y es la opinion general de la mayoria de los trabajadores del centro que se abordara este tema y se explicaran todo lo referente al mismo.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también