Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Silvio Rodríguez: Un país sin jóvenes está destinado a ser una sombra, un fantasma

| 17

Silvio RodríguezPor Vivian Núñez

Quizás porque en su juventud padeció grandes y persistentes incomprensiones -él y su música-  Silvio Rodríguez valora de esencial el diálogo con los jóvenes. "Un país sin jóvenes está destinado a ser una sombra, un fantasma", precisó.

"Creo que debemos reflexionar y que debemos escuchar a los jóvenes", aseguró, al ser interrogado acerca del debate abierto, en círculos intelectuales cubanos, sobre la tendencia existente en sectores de la juventud de la Isla a emigrar, a la indiferencia, al dejar hacer. Sobre ese y otros temas conversamos en sus estudios Ojalá.

"Lo primero que podría decir es qué bueno que hay un debate, que sea un tema que trascienda, y que se está ventilando públicamente y que no nos estamos escondiendo para decirlo", apuntó, tras señalar que "no es un tema nuevo, es un tema viejo, lamentable y dolorosamente viejo, que ahora estamos ventilando".

El pasado 14 de febrero, la doctora Grazziella Pogolotti escribió en el  diario Juventud Rebelde "que el enrarecimiento del diálogo necesario (con los jóvenes) puede tener consecuencias muy negativas". "Los jóvenes de hoy –recordó- son los hijos del Período Especial. Conocieron de cerca la penuria material, el aumento de las desigualdades, el deterioro de la educación, la crisis de los modelos de conducta en el entorno familiar y en el medio social a su alcance".

En ese sentido Silvio Rodríguez consideró que hay que analizar "por qué los jóvenes no están a la altura de lo que nosotros queremos". "¿Estamos queriendo demasiado, estamos pidiendo demasiado de ellos?", se preguntó, y agregó: "Lo más fácil  es decir que los jóvenes ya no son como nosotros soñamos que debían ser".

"Hay que reflexionar, analizar" por qué muchos jóvenes cubanos "tienen como única aspiración emigrar", dijo, y opinó que de ese análisis "tiene que salir un crecimiento y un beneficio, no para los viejos, sino para los jóvenes, que son, en definitiva, los que lo merecen".

A una pregunta sobre la escasa promoción que sigue teniendo la trova en Cuba, Silvio Rodríguez recordó que esa expresión de la canción cubana siempre ha sobrevivido "a partir de gestos mesiánicos como los que realiza el Centro Pablo, o de gestos de identificación y deseos de supervivencia de las personas que han admirado la trova".

Rememoró los años en que su generación contó con el apoyo de la Casa de las Américas "en medio de mucha incomprensión". "Por un lado –afirmó-  éramos desconocidos, y por otro éramos conocidos pero no muy gustados, porque hacíamos canciones un poco raras, o quizás contestatarias, o que cuestionaban algunos aspectos de nuestra sociedad, y eso se veía con un poquito de suspicacia, con un poquito de resquemor".

El fundador de la Nueva Trova Cubana elogió la labor que realiza en la actualidad el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau en la promoción de la trova y, en especial, en documentar con discos todos estos años de canciones. "La institución cubana que ha tomado el estandarte honroso de abrir un lugar, de darle un espacio a la trova que va naciendo, ha sido sin dudas el Centro Pablo", puntualizó.

Afirmó que en el Centro se ha  venido manifestando ya no solo una generación, sino varias generaciones de trovadores, a través de los espacios A guitarra limpia y Puntal alto y consideró que "afortunadamente, parece que con el devenir también han sucedido cosas que completan  ese trabajo divulgativo". "En el Centro Pablo ha habido una secuencia de conciertos que se han venido recogiendo y que se pudiera decir que, para conocer la expresión trovadoresca de los últimos diez o quince años, se pudiera perfectamente acudir a lo que ellos han grabado. Es un testimonio registrado que ninguna otra generación  de la trova que los antecedió había tenido", enfatizó.

Al recordarle que quienes excluyen a la trova de los espectáculos esgrimen el argumento de que no es una música comercial y, por tanto,  no atrae público, Silvio Rodríguez aseguró que "de esa expresión de pocos, o catalogada de pocos, siempre han salido canciones de muchos".

"Quizás los trovadores tienen que insistir muchísimo durante años en círculos pequeños para que algunas de sus expresiones logren romper esa barrera, esa barrera que ha creado la difusión, porque en definitiva cuando las canciones trascienden con guitarra, o como son hechas, ya sea con guitarra, con piano, con tres, con laúd, con tambores, de la forma más primigenia, más primitiva que puedan surgir, siempre hay gente que las aprecia y siempre hay personas que las escuchan y que las valoran", destacó.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Zera dijo:

    Un país sin jóvenes está destinado a ser una sombra, un fantasma.
    muchos jóvenes cubanos “tienen como única aspiración emigrar".
    del debate abierto, en círculos intelectuales cubanos, sobre la tendencia existente en sectores de la juventud de la Isla a emigrar, a la indiferencia, al dejar hacer.

    Mientras sigan debatiendo y no encontrando soluciones, o al menos querer escuchar las soluciones que ofrecen los mismos jovenes; pues seguiran emigrando, pues no se ven participes de la construccion del modelo de nueva sociedad que se nos avecina.
    Y digo JOVENES en general, no solo los integrantes de la UJC.

    saludos

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    CIENTO POR CIENTO DE ACUERDO CON EL TITULO DEL ARTICULO.

    ESTA SITUACION ES MAS SERIA DE LO QUE PARECE A MUCHOS.

    HOY SE COMENTABA EN UNA MAESTRIA QUE NO TENIAMOS CONOCIMIENTOS EN CUBA DE QUE SE HAYA HECHO UNA ENCUENTA VALIDADA DONDE SE PUEDA CONCLUIR CON ALGUNA APROXIMACION REAL A LAS CIENCIAS SOCIALES Y A LAS CIENCIAS POLITICAS ¿QUE ES LO QUE QUIERE EL PUEBLO?

    LAS CONCLUSIONES SIEMPRE SON LAS DEL DISCURSO NO LA DE LA CIENCIA Y HASTA DONDE SE EL DISCURSO NO ES CIENCIA.

    HAGAMOS LAS COSAS CON UN POCO MAS DE RESPONSABILIDAD SI QUEREMOS QUE EL PAIS LLEGUE A DONDE TIENE QUE LLEGAR CON JOVENES Y ANCIANOS FELICES.

    HE PASADO POR INCOMPRESIONES SIMILARES A SILVIO, PERO ESTOY EN CUBA.
    CADA VEZ QUE LEO A SILVIO ME PREGUNTO ¿CUANTOS JOVENES COMO EL EN SU TIEMPO NO FUERON PREPARADOS PARA DIRIGIR EL PAIS?

    ¿QUE PASO CON LA LLAMADA POLITICA DE CUADROS?

    ES MUY LAMENTABLE QUE NO SE TRABAJE EL SOCIALISMO CON LA PARTICIPACION REAL DEL PUEBLO, POR LO MENOS ES MI OPINION Y PARA CAMBIARLA ME LO TENDRIAN QUE DEMOSTRAR CON VARIAS INVESTIGACIONES CIENTIFICAS DONDE LOS RESULTADOS PUEDAN SER SOMETIDOS AL MAS MINUCIOSO DE LOS ANALISIS

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • F. Juan Águila dijo:

    Mi querido hermano "Silvio"

    Te he mencionado en más de un comentario en estas páginas en distantas ocasiones. En un artículo de hoy, antes de llegar a este, te parafraseaba.

    Silvio Rodríguez : Escritor, Poeta, Compositor, Cantante, Político y Patriota de la estirpe de nuestro gran "Compay Segundo"

    En el pueblo cubano todos nos sentiremos siempre muy orgullosos de tí.

    Un Abrazo

  • Marta dijo:

    Magnífico que se abran las puertas del debate sobre este tema tan complejo y que requiere medidas que van desde una profunda reflexión sobre nuestra propia concepción familiar de lo que es mejor para nuestros hijos, hasta imprescindibles cambios de concepto desde el punto de vista institucional. Comparto con Silvio la idea de que nuestros hijos no son lo que soñamos, como tampoco nosotros, sus padres, somos los seres inmaculados y plenos que aspirábamos ser. Las circunstancias, los dolorosos y también heroicos tiempos de la resistencia en solitario de nuestra agredida nación nos han dejado lastres, heridas muy profundas en nosotros, pero sobre todo, en nuestros hijos. Ellos ni siquiera vivieron la etapa aquella que sin ser la ideal,pero sí muy digna, el salario nos alcanzaba para alimentarnos, un poco vestirnos y poder realizar alguna salida con nuestras familiares: todo eso se perdió. Para algunos de nuestros hijos, los que nunca dejamos de trabajar, los que no fuimos favorecidos con remesas desde el exterior y que por formación y convicción seguimos trabajando sin mirar el salario que devengábamos ni la escasez en nuestra mesa, los que enamorados de nuestra profesión nos resistimos a abandonarla, esa ética de sacrificio y abnegación no fue un ejemplo feliz: todo lo contrario. En más de una ocasión fuimos tildados de tontos e incapaces por no estar a la altura de vecinos dedicados de lleno a revender cosas robadas al propio Estado en el mercado negro y que la pasaban muchísimo mejor que nosotros, o por no "luchar" un "faster" con algún familiar perdido en el extranjero o con algún conocido. Esa es una parte de las causales de la pérdida de valores éticos; pero otra es que nosotros hemos educado a nuestros hijos haciéndoles creer que tanto el Estado como nosotros estábamos obligados a ponérselo todo en las manos, que eran prioridad absoluta y por eso se sienten insatisfechos porque ellos, el centro, viven con carencias que sin embargo, "afuera" les parecen estar al alcance de la mano y en la suficiente abundancia para todos. Hemos creado una generación de mano extendida, que al verlas vacías de objetos materiales necesarios y deseados, se sienten ofendidos, agriados y por eso aspiran a irse a otra parte a resolverlas. Es otra verdad, aunque por supuesto, no toda la verdad. Hemos agotado con ellos el discurso político que lo ven como teque y ellos necesitan ver, comprobar y probarse. Es importante cambiar las cosas institucionalmente hasta el punto en que nuestros hijos puedan comprobar por sí mismos que el esfuerzo tiene un premio y la vagancia una condena moral y material; que las oportunidades se abran realmente para ellos según su capacidad y no según las amistades de sus padres o las posibilidades económicas de éstos para hacer regalos que como poderosa llave les abran las puertas del inmerecido cielo, y que tendrán en sus manos aquello que sean capaces de lograr con su trabajo (casa, comida, vestimenta, diversión...) y no del "invento" o lo que es peor: de la prostitución, vendiendo el alma a quienes les puedan proporcionar una vida material un poco mejor. Nos tocará exigirles más esfuerzo en su preparación con las posibilidades abiertas de la nación, y como dice Silvio, escuchándolos y creando un diálogo franco donde todos tengamos algo que aportar de valor, los unos con la experiencia y el honor de haber llegado al punto en que estamos, a pesar de nuestras deficiencias, y los otros, con sus percepciones nuevas acorde a los tiempos nuevos, pero sintiéndose comprometidos con mejorar la obra de sus predecesores, porque la hayan sentido también digna y propia.

    Pero para ello hace falta que nos despojemos de prejuicios y veamos las cosas tal como son. Estoy segura que del debate franco y limpio, nuestra nación crecerá y nuestra vida --la nuestra y la de nuestros hijos-- será a más feliz y plena. Entonces no habrá tantos deseos de emigrar en los jóvenes de hoy y estoy segura que nuestras hijas nos darán más nietos y crecerá en cantidad y calidad la población cubana.

  • Doris García Téllez dijo:

    Este problema es más serio de lo que se pueda apreciar a simple vista. Los jóvenes nuestros no se forjaron como nuestra generación, ahora son otros los modelos, y estos modelos no han sido todo lo coherentes que debían. En mi caso personal, tengo un hijo de 30 años, al cual he tratado, además de trasmitirle ideas y consejos, de hacerle patente mi ejemplo personal y el de la familia. Pero cuando éste sale a la calle, y compara su formación con la vida real, choca con los contrastes. No es sólo decirles lo que tienen que hacer, es educarlos con el ejemplo, en primer lugar y a partir de ahí darles su espacio de reflexión y opinión. Nosotros también fuimos jóvenes, y sabemos que la juventud es la etapa de la búsqueda, de la maravilla de lo nuevo, de la sorpresa, y también de las decepciones y golpes, de los cuales se sale más fortalecido y maduro cuando se asimilan conscientemente.

    ¿Cuántos jóvenes, que han sido durante muchos años, militantes de la UJC, no quieren pasar a las filas del Partido cuándo les toca por edad? ¿Cuántos, como bien dice Silvio, sólo ven el camino de la emigración para realizar sus aspiraciones y sueños? ¿Tendremos que resignarnos a ser una sociedad de viejitos mantenidos por las remesas que los hijos nos envían?

    La sociedad del futuro no la vamos a vivir nosotros, la van a vivir ellos, por tanto, que sean participantes activos de lo que se diseñe, lo que se legisle, lo que se disponga. Dejémoslos que sean dueños, por igual, de sus errores y de sus aciertos, que sólo así podremos contar con su frescura, sus ideas renovadas.

    Que no nos ocurra como dijo magistralmente Carlos Varela: "Guillermo Tell no comprendió a su hijo que un día se aburrió de la manzana en la cabeza"

    Gracias a Silvio y a todos los que analicen este tema y lo pongan en la palestra pública.

  • Alvaro dijo:

    Analizando este articulo, me vienen recuerdos de mis tiempos de joven en cuba donde nos criamos escuchando la necesidad de esforzarnos cada vez mas, y q llegará el instante en q las cosas serian mejores.
    Bueno en el decursar de mis años mosos estudie, aproveche las oportunidades q se nos dieron de investigar, y dimos mucho de nosotros. Todos concemos esa historía.
    Creo q una de las razones por la q abandone cuba fue precisamente por q todas mis acciones realizadas para ver el día de mañana diferente siempre chocaron con un muro de "status quo" q impedian hacer q ese futuro prometido llegara. En otras palabra me convenci de q las mejoras futuras no llegarian jamas, no por q no tuvieramos la fuerza y los deseos para hacerlo sino por q la forma en q se consivio el sistema no lo permitia.
    Debemos no solo escuchar a los jovenes de hoy, debemos mejorar en todas la esferas, demostrarle a los jovenes q no solo se promete sino q se les cumple. Hay q perderle el miedo a los cambios, no podemos ver un enemigo detras de cada puerta q queremos abrir para alcanzar el futuro prometido. Gracias.

  • Naranja dijo:

    Este pais le tiene miedo al cambio, es muy dificil cambiar cualquier cosa, nunca se sabe si al hacerlo se está haciendo mal o bien, son muchos puntos de vista que tienen mucha verdad en todo lo que se analiza desde su perspectiva, ejemplos hay miles..........son los jovenes los que tendrán que asumir los retos del futuro, hay que confiar en ellos, son los tiempos de ahora, de la juventud.

  • E Diaz dijo:

    Coincido plenamente con Silvio.
    Si el problema de la insatisfacción de los jóvenes fuera solo de estas generaciones, sus padres o sea las anteriores sabrían como enfrentarlo mucho mejor. Es algo acumulado por décadas.
    Ojo: Quienes hicieron la revolución, al menos los líderes y vanguardia, eran en aquel momento jóvenes.

    El tema del "dejar hacer" y la apatía, sale de las deficiencias de nuestra democracia socialista, y de la falta de exigencia. "No me interesa porque no puedo cambiar nada, porque no me costó, y porque aunque me esfuerce mucho, no cambiaré mi modo de vida o el de mi familia, o mi sector social, porque todo lo deciden otros." Podrían decir algunos jóvenes. Eso es el triunfo de la mediocridad. No estarás desamparado, pero no podrás alcanzar determinadas cosas en tu proyecto de vida o cambiar ciertas injusticias hagas lo que hagas.

    Lo curioso es que un porciento creciente de los diputados a la asamblea nacional son jóvenes y esto no debería pasar por lógica. Entonces cómo funciona la asamblea? O esos jóvenes no son tan representativos, sino los más disciplinados?
    O el problema radica en la comisión de candidaturas y el proceso de nominación? Hay algo ahí que no está funcionando del todo bien.

    Pienso que no solo es crear más espacios de debate y estudios de opinión, sino que sean vinculantes, que lleven a un compromiso, que obliguen a una acción determinada. Claro, a nadie le gusta que lo presionen, se toma como debilidad, pérdida de autoridad, pero puede que los jóvenes se aburran de recibir orientaciones y tareas hasta en sus asambleas y congresos, en vez de acordar, plantear y exigir cosas.

    En cuántos lugares se atiborra a los jóvenes de responsabilidades menores o formales, porque los viejos están cansados ya, cuando los jóvenes también deben iniciar una familia, un hogar, reciben un menor salario, etc.? Y por qué los viejos se cansan, pues a veces porque no logran concretar su propio proyecto de vida ya cerca de jubilarse.

    Excepto aquellas responsabilidades que signifiquen poder real. Esas no, ¡ni locos a un joven!. ¿En cuántos lugares algún burócrata quiere envejecer en su puesto para no perder el poder y los privilegios que pueda acarrearle? Entonces no se busca un relevo. Se busca un autómata, y aquellos oportunistas vestidos de autómatas, escalan.

    Cuando las personas no encuentran una vía constructiva de resolver sus problemas de forma colectiva, la mayoría por instinto tratan de resolver entonces su problema individual. Que es en gran medida económico, pero también espiritual. Y de aburrimiento, pues algunos no son capaces de trazarse metas personales inmediatas con claridad sin inmoralidades o dobleces, al no contar con los medios.

    Preguntas para reflexionar: ¿Cómo debe ser un hogar cubano? En términos económicos, familiares, sociales, hasta constructivos. Claro, todos son diferentes, pero hagamos un modelo imaginario X. ¿Qué proyecto de vida puede lograr un joven por su propio esfuerzo y salario, sin ser una personalidad, recibir remesas o algún ingreso o privilegio extra? Estos modelos de desarrollo son viables y reales?
    Entonces qué esperanza pueden tener los jóvenes, si muchos de sus padres no los han resuelto en una vida de trabajo por la Revolución?
    Los jóvenes lo que necesitan es esperanza, traducida en hechos reales.

  • Claudia dijo:

    Polémico, pero cierto

  • Julio dijo:

    Los jóvenes cubanos necesitamos HECHOS, no más palabras, necesitamos hacer casas para nuestras familias y tener un salario que nos permita mantener a nuestros hijos de manera decorosa y si eso no lo encontramos aquí imaginen que piensan algunos ...

  • David dijo:

    menos mal que todabia quedan jovenes de los 70 y 80 que nos comprendan a nosotros los jovenes del Siglo 21 los de hoy y los de mañana

    muchas gracias Silvio y gracias a todos los que piensan como el

    David Mas Pedroso
    estudiante administracion y economia
    instituto superior de ciencias medicas
    facultad de tecnologia de la salud

  • Adonix dijo:

    Hola... he leído los comentarios.. para empezar, tengo 23 ... he escuchado la música de Silvio y tb la de su hijo (la cual es digna de admirar como la del padre), el comentario de E Díaz esta mas q claro.. muchos nos juzgan con la frase "están perdidos" .. yo pregunto , acaso no estamos perdidos por ser el resultado de unos tiempos diferentes a los q nos juzgan?... no hablo por mi, sino por la inmensa mayoría de jóvenes cubanos q nos levantamos con la interrogante "para q trabajar por $300.00 ?" acaso lo justo y la conciencia conlleva a q podamos entrar a sitios de recreación a la altura de aquellos q entraron en los 70 u 80? " acaso lo justo y la conciencia conlleva a q podamos comprar una simple Muda de Ropa completa?, " acaso lo justo y la conciencia conlleva a q podamos resolver los disímiles problemas del Hogar? ... les respondo: NO !
    es penosos decirlo ... pero solo nos exigen mas, q hagamos mas, q leamos el pasado, q interroguemos a los ancestros... pero q no cambiemos la forma de pensar de ellos.
    deben escucharnos, no temer darnos el poder de hacer y cambiar lo q nos agobia.
    trato de ser Positivo en mis letras...(no se me lea como un recalcitrante )
    saludos a Silvio y a "el Libre"

  • Teresita Rabassa dijo:

    Hola.
    Adonix dice que la música del hijo de Silvio es digna de admirar también y me pregunto ¿quién es ese hijo de Silvio que hace música? verdad que me ha causado mucho asombro y como diría uno de mis hijos: "mamy, tú eres de las que todavía se asombran??!!"
    Otra cosa, por favor pidan a los que escriben comentarios que revisen sus escritos antes de mandarlos porque las faltas de ortografía son vergonzosas y ¿asombrosas? .... también
    Saludos

  • Maria dijo:

    No soy cubana, pero he escuchado las canciones de Silvio desde mi juventud y creo en la cosas que canta. Y no veo por què pensar que ahora es distinto. Es más factible pensar que el está preocupado por las cosas que observa y siente, y así lo expresa en sus canciones. El cuestionamiento no deberia ser hacia el cantautor sino hacia lo que expresa. ¿Por qué es tan dificil cuestionar lo que ocurre? ¿Por qué produce tanta preocupación, si todo modelo, todo sistema requiere de estudio, de investigación, de críticas, de valoraciones, y de modificaciones? ¿O es acaso que este mundo no gira, no cambia..? ¿Por qué pensar que todo es malo, o todo bueno...eso no existe! ¿No es mejor pensar que las cosas no tan buenas pueden corregirse? La falta de autocrítica es lo que permite que los defectos y las imperfecciones persistan en el tiempo y causen el daño que se presume y es el temor a perder lo alcanzado lo que no permite afrontarlo.

  • Ernesto Rivero dijo:

    Hola, les hablo desde mi punto de vista de joven revolucionario, además de Orientador político de mi comité de basé.
    Me preocupo mucho por los temas de la política que se ventilen a nivel nacional y los llevo generalmente a mi comité de base. Les cuento que al analizar el artículo de Graziela Pogolotti “Para dialogar con los jóvenes”, fue una gran revelación para los integrantes de mi comité de base, ya que nos enseña cosas como estas:
    …el espíritu crítico no debe identificarse mecánicamente con posiciones contrarrevolucionarias. En muchos casos, está orientado a mejorar lo existente…
    …Las reuniones internas se reducen con frecuencia a actos formales para el cumplimiento de las normas establecidas…
    …la historia no puede reducirse al relato de una serie de acontecimientos gloriosos. Implica su comprensión en términos de procesos, incluidas las contradicciones que le son inherentes…
    Estos y otros nos dejaron asombrados.
    Me pregunto si ya están identificadas las causas del mal entendimiento con los jóvenes porque se sigue incurriendo en estos errores. Que esperan los menos jóvenes para oírnos y darnos el crédito que nos merecemos.

  • jokanovic dijo:

    yo pienso que los jovenes de hoy deben ser escuchados y valorados porque tienen inquietudes y vivimos otros tiempo,tampoco hay que sorprenderse o satanizar a quine desida buscar un futuro extrafrontera porque debemos mirarlo desde otro prisma,si emigran muchos jovenes o todos los jovenes nos quedaremos con los buenos realmente,si solo quedan personas maduras con esas defenderemos la revolucion,no debemos temer a que los jovenes se marchen o no lo hagan el enfoque esta en mejorar nuestra sociedad con ellos o sin ellos,enfoquemonos alli

  • Mario Guevara dijo:

    Bueno pienso que el tema de la juventud es algo inquietante en muchos países del mundo, es un tema sumamente importante. Que hay de ellos, cuáles son sus motivaciones, cierto que en Venezuela hay un bello proceso en el cual nuestros jóvenes están teniendo grandes oportunidades, la incursión en las misiones, que les sirve de preparación y trampolín para diversas áreas laborales. Pero al parecer en muchos países de latinoamérica hay un sector de la juventud que anhela vivir fuera de sus fronteras. Espero que en Venezuela la juventud asuma su país, aproveche los programas y defienda la Revolución, la patria, la vida. Es bueno indagar qué los conduce a ansiar otros lugares, qué cosa les motiva, por qué no les motiva construir su buen futuro dentro de su país. a veces me pregunto que tiene de malo trabajar y realizar estudios que tengan coherencia con la realidad de la patria propia de uno, por qué razón se anhela lo tal vez fácil,´lo ajeno, por qué no se puede valorar la propia nación y por qué uno no se puede sentir bien trabajando y esforzándose por mejorar la realidad más próxima y la que tal vez sea la que vivamos el resto de nuestras vidas. Soy solamente una persona latinoamericana, soy venezolano, soy trabajador y me inquieta mucho el tema de la juventud porque creo que aún soy joven y debo trabajar en mi país por la gente y por mi propia familia, no estoy en contra de visitar el mundo, pero mi mayor inquietud está en cómo y qué debo hacer para vivir mejor y aportar algo bueno aunque sea a la localidad donde vivo. Impotante artículo, creo que de interés mundial. Silvio se te respeta y se quiere y requiere tu música para sentir mejor para pensar el arte, la vida, la política, para considerar mejor las razones para vivir.
    Un ser del planeta

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también