Imprimir
Inicio » Noticias  »

Vida extraterrestre: ¿qué sorpresas nos deparará el futuro?

| 3

El Correo de la UNESCO Año 2009, Número 7

¿El hallazgo de planetas extrasolares preludia el descubrimiento de vida extraterrestre? Tres científicos de fama internacional, Jonathan P. Gardner (Estados Unidos), Lord Martin John Rees (Reino Unido) y Françoise Combes (Francia), reunidos en la sede de la UNESCO con motivo de las celebraciones del Año Internacional de la Astronomía, tratan de responder a esta pregunta desde perspectivas diferentes.

Lord Martin John Rees durante la inauguración del Año Internacional de la Astronomía en la sede de la UNESCO (enero de 2009). Foto: UNESCO

Lord Martin John Rees durante la inauguración del Año Internacional de la Astronomía en la sede de la UNESCO (enero de 2009). Foto: UNESCO

La búsqueda de otras formas de vida es uno de los aspectos más fascinantes de los trabajos de Lord Martin John Rees, barón de Ludlow. Este científico se dedica principalmente al estudio de la formación de estructuras cósmicas, como la creación de estrellas y galaxias poco después del "Big Bang". Respondiendo a una pregunta de Cathy Nolan (UNESCO) sobre la existencia de otras formas de vida en el universo, este eminente cosmólogo y astrofísico británico, Presidente de la Royal Society y decano del Trinity College de la Universidad de Cambridge, cree que de aquí a finales del siglo es muy posible que se pueda despejar este interrogante

Es posible que haya vida fuera de nuestro universo, pero no podremos afirmarlo a ciencia cierta hasta que no sepamos cómo empezó la vida en la Tierra. Por ahora, no podemos ni siquiera calibrar las probabilidades de su existencia. En efecto, aunque exista vida en estado elemental, no sabemos si ésta evoluciona sistemáticamente hacia la vida compleja. Podría existir otro planeta exclusivamente poblado de microorganismos, o de hormigas, sin otros seres vivientes más.

A mi parecer, es estúpido tener convicciones sobre una cuestión de la que no sabemos absolutamente nada. A lo mejor, la única forma de vida de la galaxia es la que se da en la Tierra. Pero también es posible que haya muchas otras formas más. De todos modos, es importante responder a la pregunta de si hay otras formas de vida y es muy probable que se encuentre una respuesta de aquí a finales de este siglo.

Sin embargo, no es necesario que seamos muchos los que nos dediquemos a trabajar sobre este tema, porque a lo mejor resulta ser un callejón sin salida. Más vale que los científicos se dediquen a estudiar ámbitos en los que se tiene la seguridad de hacer progresos. Dicho sea esto, no cabe duda de que vamos a descubrir muchos otros planetas que giran en torno a las estrellas, aunque no lleguemos a saber si existen formas de vida en ellos o no. Esto es muy importante. Nuestro conocimiento del universo se va a acrecentar y vamos a descubrir galaxias aún más lejanas, lo cual va a permitir que ajustemos mejor nuestros cálculos. Vamos a entender mejor qué es lo que ocurrió cuando la vida surgió en la Tierra. Esto es algo fundamental y, a lo mejor, nos vamos a llevar una gran sorpresa.


El catalejo de Galileo tenía solamente unos pocos centímetros de diámetro. Hoy en día, el diámetro de algunos telescopios es de 10 metros. ¿Qué descubrimientos nos deparan estos potentes instrumentos de observación? Según ha declarado a Victoria Kalinin (UNESCO) Jonathan P. Gardner, jefe adjunto del Proyecto de Telescopio Espacial James Webb de la NASA, es muy posible que en 2013 se franquee una nueva etapa de la investigación astronómica con el lanzamiento al espacio de este telescopio.

El futuro telescopio espacial James Webb. Foto: NASAGracias a los nuevos telescopios terrestres y espaciales de grandes dimensiones, en los dos últimos decenios se han realizado numerosos e importantes descubrimientos que han revolucionado nuestro conocimiento del universo. Los veinte años venideros se auguran también prometedores con la realización de misiones espaciales como el Proyecto de Telescopio Espacial James Webb.

Hace muy poco se han localizado dos planetas gracias a la captación directa de imágenes. Los resultados de este procedimiento son apasionantes, ya que nos permiten ver literalmente un planeta dentro de un sistema planetario distinto del nuestro. La mayoría de los planetas descubiertos hasta la fecha son de gran volumen como Júpiter. Un planeta rocoso y pequeño como la Tierra es mucho más difícil de detectar. No obstante, con los telescopios del futuro se podrán localizar planetas de dimensiones más pequeñas y obtener información sobre ellos.

El lanzamiento del telescopio espacial James Webb, sucesor de Hubble, marcará un hito importante [Su reflector primario tiene 6,5 metros de diámetro, una dimensión casi tres veces mayor que la del telescopio Hubble. Se colocará en órbita a un millón y medio de kilómetros de la Tierra]. Una vez lanzado al espacio en 2013, estará en condiciones de estudiar las atmósferas de los planetas rocosos.

Los astrónomos aspiran sobre todo a encontrar marcadores biológicos, como el ozono y el metano, en la atmósfera de un planeta semejante a la Tierra, suficientemente cálido como para contar en su superficie con extensiones de agua en estado líquido. Esto constituiría un buen detector de la presencia de vida en forma de bacterias, de plantas o incluso de animales pequeños. No sabemos si el telescopio Webb llegará a descubrir un planeta así, pero vamos a intentarlo.


En 1995, dos astrónomos suizos, Michel Mayor y Didier Queloz, hicieron uno de los mayores descubrimientos del siglo XX. Localizaron un cuerpo celeste que orbitaba en torno a una estrella distinta del sol. Era el primer planeta exterior al sistema solar, que fue bautizado con el nombre de "51 Peg b". De repente, pareció como si se fuesen a encontrar enseguida formas de vida extraterrestres. "No vayamos tan deprisa", dice Françoise Combes, astrónoma del Observatorio de París y miembro de la Academia de Ciencias de Francia. "En las proximidades del sol pueden existir miles de sistemas solares, pero eso no significa que tengamos la posibilidad de observarlos". En una entrevista con Katerina Markelova de El Correo de la UNESCO, esta científica eminente explica la problemática principal de los trabajos de investigación actuales sobre los exoplanetas.

Imagen de la estrella en torno a la cual orbita el exoplaneta “Corot-Exo-7b”, captada gracias al telescopio Canadá-Francia-Hawai (CFH).

Imagen de la estrella en torno a la cual orbita el exoplaneta “Corot-Exo-7b”, captada gracias al telescopio Canadá-Francia-Hawai (CFH).

Si estuviésemos situados en un planeta distante, en otro punto de la galaxia, no podríamos detectar la Tierra con los medios de observación de que disponemos actualmente. En efecto, todavía carecemos de instrumentos suficientemente sensibles para localizar los pequeños planetas telúricos -esto es, de naturaleza rocosa- como el nuestro. De los 353 planetas descubiertos hasta ahora fuera del sistema solar -denominados exoplanetas-, la mayoría pertenece a la categoría de "Júpiteres calientes", o sea de cuerpos celestes gaseosos de grandes dimensiones que giran muy cerca de sus respectivas estrellas. Habida cuenta de esa proximidad, el periodo de revolución de estos planetas es muy corto. Los planetas más alejados sus estrellas pueden tardar hasta un siglo en recorrer toda su trayectoria en torno a ellas. Para observarlos se necesitan varias vidas humanas.

El descubrimiento de los exoplanetas se efectúa con métodos diversos. Uno de ellos es el del tránsito, consistente en detectar el leve oscurecimiento generado por todo planeta cuando pasa delante de su estrella. El número de planetas descubiertos con este procedimiento asciende a 59 actualmente. Por otra parte, gracias al efecto de la lente gravitacional se han descubierto también siete nuevos planetas. Este efecto consiste en la desviación de la luz emitida por una estrella, debido a la presencia del campo de gravitación de un planeta masivo que se encuentra en la misma línea de mira que ella. No obstante, la mayoría de los exoplanetas se han descubierto mediante el efecto Doppler. Éste permite medir la alteración de la velocidad de una estrella causada por el tránsito de un planeta en sus proximidades.

En 2006, el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia lanzó al espacio el satélite COROT -abreviatura de "Convección, rotación y tránsito planetarios"- que tiene por objetivo buscar exoplanetas semejantes a la Tierra. En febrero de este año, el satélite francés descubrió el exoplaneta más pequeño de todos los conocidos hasta ese momento, que fue bautizado con el nombre de "Corot-Exo-7b". Con un diámetro 1,8 veces superior al de la Tierra, este planeta efectúa su revolución en 20 horas solamente. Su temperatura oscila entre 1.000 y 1.500° C. Aunque su densidad no se ha determinado todavía con exactitud, es muy probable que sea un cuerpo celeste rocoso como la Tierra.

En estos momentos, la Agencia Espacial Europea (ESA) está proyectando el lanzamiento del satélite Darwin. Destinado a detectar rastros de agua y oxígeno en la atmósfera de los exoplanetas, este satélite servirá para acrecentar los conocimientos de los especialistas en exobiología.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos dijo:

    De todos modos, es importante responder a la pregunta de si hay otras formas de vida y es muy probable que se encuentre una respuesta de aquí a finales de este siglo.

    Me causasteis un trauma,tenia esperanzas de tener un autografo firmado por E.T.

  • Carlos dijo:

    Con todas esas energias aportadas en este ambito de la Astronomia y no poner el mismo impetu en la vida de nuestro planeta,la historia del ser humano podria describirse con este refran,la curiosidad mato al gato.
    Si todo el dinero que se invierte en la NASA todo el mundo tendria una casa.
    Mirando las estrellas terminamos estrellados.

  • SARDINAAA dijo:

    Q PABADA Q HAY ACA BOLOOOOO

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también