Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

El manual de alfabetizadora de mi madre

| 64

Mi madre se llama María, fue alfabetizadora- como tantas y tantos jóvenes de la época. Yo no había nacido en aquel 1961 pero desde que tengo recuerdos veo en casa dos libretas que han ido envejeciendo con el tiempo hasta convertirse en un tesoro que he heredado, tal vez por aquello de que soy la periodista de la familia.

Mi madre ha contado muchas veces esas historias. Fue alfabetizadora popular, en un batey campesino de Artemisa –de donde somos. Siempre me ha causado emoción ver su manual y la libreta de uno de sus alfabetizados, que ella ha conservado con tanto celo no por afición al archivo sino porque ahí está también el secreto de su vida.

He ojeado mucho la libreta en cuya portada –ya descolorida por el tiempo- está una foto llena de rostros, la bandera cubana y el ¡Venceremos! que ocupa todo el tramo superior del Manual; y tres pensamientos en la contraportada que me encantan: dos de Martí y uno de Fidel. Y por dentro, las palabras, las frases a completar… y la letra insegura del alumno, con trazo de comienzo.

La otra libreta es la de Luis Collazo Ruiz, el alumno de mi madre. Él era campesino, tenía unos sesenta años y solo sabía de la tierra y de la miseria que le rodeó siempre. Cuando abro su libreta –con algunas hojas sueltas- me detengo en su letra, en su esfuerzo para escribir una y otra vez su nombre y una firma que recién estrenaba. Mi padre me cuenta que cuando después de la alfabetización Luis Collazo fue al banco y se disponían a tomarle sus huellas dactilares como firma, él se viró erguido y dijo: “No! ¡Ya yo sé escribir! ¡Ya no tengo cascos!!!”

La libreta de Luis Collazo va contando sus progresos, en la medida que iba aprendiendo el alfabeto; y las repeticiones de papá, pipa, palo, pico, pala… hasta llegar a oraciones completas: “Los campesinos trabajan en la cooperativa”. ¡Las últimas palabras de su libreta son su nombre y apellidos!… Cuando muchos años después me tocó filmar como reportera de la televisión la Campaña de alfabetización de la Venezuela de Chávez, comprendí lo que significaba escribir nuestro propio nombre. Nunca había visto analfabetos y ese suceso, que tuve el privilegio de vivir, me devolvió el reencuentro con la historia de mi madre.

Mi madre hoy tiene Alzheimer. Entonces se le confunden los recuerdos, pero entre los tres, mi madre, mi padre y yo, vamos reconstruyéndolos de a poco para no olvidar; y en mis manos están su diploma de alfabetizadora, su medalla, la libreta de Luis Collazo y el Manual. Aunque mi madre hoy tiene Alzheimer, en mis manos ella me ha dejado la Patria.

portada-manual

Portada del Manual.

manual-1
manual-2

manual-3

contraportada-manual-del-alfabetizador
libreta-alfabetizado

libreta-alfabetizado-2

libreta-alfabetizado-3
medalla-alfabetizadora-1

medalla-alfabetizadora-2

diploma-de-alfabetizadora

Se han publicado 64 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • casi dijo:

    Un relato conmovedor, yo fui brigadista Conrado Benitez , es de mis mas queridos recuerdos personales es uno de mis mayores orgullos.

  • R GC dijo:

    hermoso

  • Laura Bermudez dijo:

    Maribel, me gusto mucho la historia sobre tu mama. A muchos nos pasa como a ti. Yo ya no tengo la dicha de tener a mi madre viva, pero ella siempre me contaba sobre sus vivencias de aquella epoca y hasta me sentia ser parte de esa epopella, como ella me decia: “puedes decir a todos que tu tambien eres alfabetizadora” Yo estaba en el vientre de mi madre cuando ella alfabetizaba en Tarara. Naci en enero del 62.

  • Paloma dijo:

    Guardo tambien la cuartilla de alfabetizar ,de mi suegra,maestra de profesion,q ya no está entre nosotros, y q guardó con celo toda su vida ,sus nietos la preservaran junto con la memoria viva de esta primera hazaña de la Revolucion triufante q preparo a Cuba par otra revolucion ,la educacional,perfectible ,pero inmensa .felicidades a todos los educadores en este dia

  • Yosy dijo:

    Gracias Maribel, por tan bello recuerdo. Es una pena que no se haya hecho algo especial para homenajear a los que participaron, ya vamos quedando mucho menos… y mantenemos un sentimiento muy especial por esa Campaña de hace ya 55 años. Espero que el homenaje no se haga cuando queden 2 ò 3, los últimos alfabetizadores. Y se hable de ellos como se hizo del último mambí.

  • zoila dijo:

    Maribel me sacaste las lagrimas,es un artículo maravilloso,yo nací un año después en el 60,soy fiel lectora de Cubadabate ,es un documento que guardaré para la efemérides de próximos años.

  • Ivon dijo:

    Que sentido artículo. Felicidades Maribe a ti y a tu mami. Nuestros padres: los primeros y eternos maestros.

  • Mario Jorge Muñoz dijo:

    Gracias Mari

  • Mayker dijo:

    Muchas felicidades por su artículo usted menciono algo muy importante que es lo que confunde a muchos. La gran mayoría de los cubanos de la actualidad en los que me incluyo no le han visto la cara a los analfabetos, ni a los pobres de verdad ni a la miseria

  • Armando Menénde Riverón dijo:

    No solamente alfabeticé, también me fui formando en valores como lo atestigua la lección bien aprendida

    Una lección aprendida para toda la vida.
    Como pedí ir para Antilla, lugar donde desde el mes de mayo alfabetizaba mi hermana , mi destino final era el poblado de Cacocum,distante 28 km de la ciudad de Holguín, al cual llegamos a las seis p.m., después de 24 horas dando tumbos arriba del tren. Nos bajamos el grupo que permanecería en esa zona y en ómnibus nos llevaron a pernoctar al centro escolar Oscar Lucero, antiguo cuartel del ejército de Batista. No se pudo dormir en las camas debido a la inmensa cantidad de chinches que tenían los viejos y polvorientos colchones. Fue necesario armar las hamacas que nos entregaron en Varadero en los portales de las barracas.No me fue posible prepararla y colgarla firmemente de un horcón para no caerme de ella en mi primera noche bajo esas condiciones de campaña y terminé durmiendo acostado en el duro suelo.

    A la mañana siguiente, al ver que la mayoría de los brigadistas incorporaban a sus pertenencias las sábanas que habíamos utilizado durante la noche, también deposité en mi jaba una de ellas. Muchos tomaron también los jarros y los cubiertos del comedor. Ante esa situación nos formaron en el polígono del antiguo cuartel del ejército y se corrió la voz de que iban a ser registrados todos los equipajes. No sabía qué hacer y solo se me ocurrió poner la sabanita en el fondo de mi jaba con la vana ilusión de que no la encontraran en el registro. Falso: la hallaron y junto a los de igual condición,me llevaron para la dirección. Al que interrogaron antes dijo que a él se la habían echado en su maletín, pues no había tomado nada. Fiel a mi creencia religiosa y al mandamiento de no mentirás nunca, dije que sí, que la había cogido (robado) pues no tenía ninguna y me justifiqué diciendo que había visto como los demás también lo hacían. Me preguntaron para donde iba a alfabetizar y nuevamente con la mayor honestidad dije que lo haría en Antilla, lo que podía no haber mencionado pues no pidieron que les mostrara la tarjeta de viaje. El responsable actuante me comunicó que ese hecho se daría conocer al Consejo de Educación del municipio al cual me dirigía. Conclusiones: me pasé toda la Campaña de Alfabetización con esa espada de Damocles sobre mi cabeza, esperando que de un momento a otro fuera del conocimiento general tan bochornoso hecho. Fue una cura radical, pues me sirvió de enseñanza para toda la vida,la de no tomar lo que no es mío y que por lo tanto no me pertenece.

    • ALEPH dijo:

      GRACIAS POR EL TESTIMONIO

    • Veguero dijo:

      Gracias por el testimonio. Estoy seguro que eso que le pasó y que le hubiese pasado a cualquiera, lo convirtió en una mejor persona. Saludos.

  • Francisco Rivero dijo:

    LINDO TESTIMONIO.

    GRACIAS.

    Un saludo fraterno.

  • luis rios rodriguez dijo:

    Mribel Acosta, con tu respeto, yo siempre te ame en silencio, no me perdia ni me pierdo uno de tus comentarios por la tv, hoy al leer estas notas tuyas te puedo asegurar que te amare por siempre, es hermoso esto que escribes y no pude aguantar la emocion,fue commovedor y extremadamente bello, recibe todo el respeto de un admirador y de un cubano que adora su patria y su historia

  • Diego dijo:

    Me siento orgulloso de llevar el apellido “Damas” al igual que esa destacada alfabetizadora.

  • Yaima Mesa González dijo:

    esas son las pequeñas cosas que hacen posibles las grandes obras

  • María dijo:

    Muy bello realmente, merecido homenaje a tu mamá y con el que vaya el de todo un pueblo a los alfabetizadores esten dónde esten hoy, siempre que se hayan mantenidos dignos de la patria,

  • Roberto dijo:

    Gracias Maribel, por compartir con nosotros esta bella historia, cuantas historias mas no existiran que desconocemos. un beso a tu mami y que te dure mucho años.

  • Rweinaldo L Menendez dijo:

    Hoy es el dia del Educador en Cuba, por ser el dia que se anuncio la Erradicacion del Analfabetismo en Cuba. Labor realizada por miles de jovenes que al llamado de la Patria, estuvimos alli.
    Despues hemos continuado con la labor emancipadora del saber que la Revolucion ha desarrollado y que es justamente digna de admiracion por el resto del mundo
    Felicidades a todos esos ya no tan jovenes y a los que actualmente llevan a cabo la labor de ensenhar,

  • Rweinaldo L Menendez dijo:

    El comentario de Armando Menendez me trajo nostalgicos recuerdos. A esa zona
    (Baguanos) llegamos nosotros y dormimos en Holguin. Despues estuvimos toda la Campanha en la zona de Sama y Canhadon en las unidades militares de la Division 56. Alli estuve hasta el regreso a la Habana. Hoy en dia soy un profesional de la Medicina y presto mis labores ademas como profesor.

  • Raul dijo:

    Maribel: Creo que es lo mejor que has escrito en tu fertil carrera, quizas no estes de acuerdo, como es normal entre nosotros, pero si no es lo mejor, al menos es lo que me removio el alma, me acerco a mis alfabetizadores de la familia que ya no estan y lo senti como una felicitacion intima a los que somos maestros, un abrazo y feliz 2017. Raul.

  • Enzo dijo:

    Armando Menénde Riverón. Mi padre se llama ENZO MANUEL GUERRERO BETANCOURT y fue alfabetizador es de Antilla. Estuvo por esa zona alfabetizando, estoy muy orgulloso de el por su actuar.

Se han publicado 64 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Maribel Acosta Damas

Maribel Acosta Damas

Periodista cubana, especializada en Televisión. Es profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana y doctora en Ciencias de la Comunicación.

Vea también