Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Política  »

Fidel en Harvard: “Vayan a Cuba y conozcan la verdad por ustedes mismos”

| 35
Fidel habla a los estudiantes de la Universidad de Harvard. Foto: Revolución

Fidel habla a los estudiantes de la Universidad de Harvard. Foto: Revolución

Sábado, 25 de abril de 1959. El Primer Ministro del Gobierno Revolucionario de Cuba llega a las 3:45 de la tarde en tren, procedente de Nueva York. Es su sexto día en Estados Unidos y no se ha dado tregua casi ni para dormir. Más de 2000 personas lo esperan en la estación de Back Bay, en Boston, una ciudad que se parte en dos: Cambridge, al oeste de la desembocadura del río Charles, donde en 1636 se abrió la Universidad de Harvard, y el propio Boston, en la otra orilla, centro del área metropolitana homónima, capital del Estado de Massachusetts y principal ciudad de Nueva Inglaterra, esa región de la costa este que el más cerril conservadurismo norteamericano suele imaginar rebosante de peligrosos intelectuales y de familias aristocráticas con ideas radicales.

Acto seguido se dirige al Hotel Statler, donde otra muchedumbre aguarda su llegada. Desde la tienda de música, cuya especialidad son los órganos y está situada frente al hotel, se ejecutan los acordes del Himno Nacional al mismo tiempo en que Fidel y su comitiva hacen su entrada en el Statler. Deben sonar extravagantes las notas graves que salen de los tubos de estaño y de las cajas de abeto y nogal de los instrumentos. Una foto registra la sonrisa del líder guerrillero, y otra, tomada unos segundos más tarde, lo muestra con el brazo en alto, saludando a los insólitos músicos que están del lado opuesto de la calle.

En el vestíbulo del hotel cuesta dar un paso entre los cubanos con brazaletes del 26 de Julio que esperan y reclaman a Fidel antes de que tome el ascensor para dirigirse al piso 13, donde es acosado por numerosos periodistas. Pasadas las 6 de la tarde, Fidel asiste a una recepción en el Club de la Facultad de Harvard, donde conversa con los alumnos y con varios profesores de la Universidad, entre ellos el decano de la Facultad de Derecho, McGeorge Bundy –quien ocuparía dos años después el cargo de asesor del Consejo de Seguridad Nacional de la administración Kennedy-, y el joven presidente del Harvard Forum, Robert Seidenberg.

“Después de esta comida, Fidel Castro iba a enfrentarse con la más trascendental de todas sus presentaciones públicas en los Estados Unidos”, asegura el diario cubano Revolución. Se dirige al Dillon Field House del Estadio de Harvard: “Iba a hablar en un idioma que no domina a un auditorio mayormente estudiantil, conservador, culto e independiente. Iba a lanzar su mensaje revolucionario en el centro que ha dado más estadistas a Norteamérica, en la primera Universidad de los Estados Unidos, en la ciudad que posee los mejores planteles educacionales del país, en el Boston de los hijos de millonarios y de mente suspicaz. Donde se habla el mejor inglés americano y la circunspección toma nombre de ciudad”, describe el periódico de circulación nacional en la Isla.

Seducido

Fidel Castro habla en Harvard, en abril de 1959. Foto: Archivo de Harvard.

Fidel Castro habla en Harvard, el 25 de abril de 1959. Sentado, el primero junto al balcón El Decano de la Facultad de Derecho, McGeorge Bundy. Foto: Archivo de Harvard.

Robert Ellis Smith tiene 19 años, estudia Leyes y está estrenándose como periodista en el Harvard Crimson, periódico universitario de Boston –donde, por cierto, se publicó por primera vez la palabra facebook, referida al “libro de las caras” de los estudiantes de la escuela: “Utilizábamos el facebook para ver qué pinta tenia la gente […] a veces una foto basta para hacerse una idea”, escribió en 1979 una joven Susan Faludi, que más tarde ganaría el premio Pulitzer al periodismo divulgativo.

La mayoría de los periodistas experimentados no están interesados en trabajar fuera de horario, recuerda Ellis Smith, y el encuentro de Fidel con los estudiantes se programa para las nueve de la noche, una hora de infarto de los cierres de los periódicos y los noticieros televisivos.  “Debido además a que era sábado – un sábado de abril justo antes de la época de exámenes – no encontraban suficiente personal para cubrir el evento. Me ofrecí, aceptaron, y me dieron una cámara para tomar las fotos. Me coloqué el pase de prensa amarillo alrededor de mi cuello – credencial que poseo todavía – y que es como de oro para mí”, añade.

El presidente de Harvard, Nathan Pusey, ya había anunciado que iba a estar fuera de la ciudad ese fin de semana, evitando así tomar la decisión difícil de asistir al discurso e introducir al revolucionario recibido en Washington con “cauteloso escepticismo crítico”, como ha denominado el investigador Carlos Alzugaray la actitud adoptada hacia Cuba por los funcionarios de EEUU tras el triunfo del Primero de Enero de 1959. “Poco después del viaje de Castro, el Harvard Crimson demostró que Pusey, de hecho, no había estado fuera de la ciudad”, asegura Robert Ellis Smith.

La distanciada actitud del gobierno contrasta con la cálida expectativa de los estudiantes. A pesar de la hora en una región de primaveras frías como Nueva Inglaterra, son tantos los interesados que el encuentro se convoca para un lugar donde caben multitudes: las áreas del estadio de Harvard. Algunos reparan en que aquí están los edificios más antiguos de la casa de estudios, con nichos oscuros y gigantescas columnas que no resultan el lugar más seguro para quien llega precedido por amenazas de muerte de los batistianos en Estados Unidos. Pero no aparece mejor opción que el descampado frente al Dillon Field House, donde se ubican finalmente las diez mil sillas para los estudiantes y profesores que pagan por asistir. El balcón posee una plataforma ideal para un invitado de alto calibre, con su techo elegante en el que sobresale una torre con un reloj inglés y el escudo de la universidad dominado por las tres sílabas del lema –veritas, que es verdad en latín-. Está a pocos pasos del estadio y del río Charles, y a menos de un kilómetro del campus principal en Cambridge.

“Era una noche suave y clara”, evoca hoy el veterano abogado y escritor, que ha publicado parte de estas memorias en el diario digital Havana Journal. Fidel asciende a una tribuna elevadísima, a unos 20 pies del suelo. Las palabras de presentación se oyen nítidas. No tarda en decir que se encuentra incómodo tan lejos del público, y que él, que nunca habla desde tan alto, también ahora comprende por qué las luces de frente suelen ser un instrumento de tortura para arrancar confesiones. El público aplaude, y lo hará muchas veces durante las próximas dos horas. Alguien repara en que el Primer Ministro solo tiene puesto su traje de campaña y le acerca una chaqueta que viene a tono con su uniforme guerrillero.

“No puedo decir que yo recuerdo mucho de lo que él dijo allí. Lo que sí recuerdo es que la mayoría de los estudiantes después de la charla manifestaron curiosidad hacia Cuba y un vago apoyo al nuevo líder cubano”, y añade: “Pero yo estaba seducido por este hombre”.

Los diarios de Boston, al día siguiente, son exhaustivos con las palabras de Fidel, quien ha contado que 11 años antes había visitado esta universidad para conocer el programa sobre materias económicas: “No realicé mi sueño de venir aquí, pero quiero agradecer a esta universidad el haber estudiado mucho para poder entrar aquí”. El cubano diferencia claramente la democracia práctica, de la teórica que esgrimen muchos que no son verdaderamente demócratas: “La Revolución cubana –dice- tiene sus propios ideales. Creemos fuertemente en ideales de libertad, derechos humanos y justicia social. Pero la libertad es imposible si millones de personas no saben ni leer ni escribir. Un hombre no puede ser libre si tiene hambre.”

Ante una pregunta que revela el signo de desconfianza en Washington, el Primer Ministro responde cortante: “La Revolución es la misma en el poder que en la Sierra. Nunca hemos hecho concesiones”, aunque amablemente, poco antes de finalizar, lanza una invitación que sería el leitmotiv del viaje de Fidel Castro a Estados Unidos en 1959: “Vayan a Cuba y conozcan la verdad por ustedes mismos”.

¿Really?

Imagen actual del Dillon Field House del estadio de Harvard. Foto: Cubadebate

Imagen actual del Dillon Field House del estadio de Harvard. Foto: Cubadebate

Es domingo de un día de agosto de 2015 en el Dillon Field House del estadio de Harvard.  El campus está casi desierto.  Los universitarios se han subido al tren de las vacaciones y solo deambulan por ahí algunos turistas chinos y una pareja sesentona que conversa a la sombra de un olmo, sentada en sendas sillas plásticas. Pregunto si trabajan en la Universidad: “No, solo estamos aquí para parecer inteligentes”, responde con buen humor el hombre y ambos se ríen de buena gana. A pocos metros se divisa el río, por el que navegan unos jóvenes en un bote de remos, y sus gritos entusiastas llegan hasta nosotros.

“¿Sabían que en ese edificio, desde el balcón del primer piso, habló Fidel Castro en 1959?” “Really?” (¿realmente?), reacciona ella, y ambos miran incrédulos el palco de ladrillos rojos, con escaleritas a los costados. “Castro, un buen tipo… El único que se atrevió a ir a Harlem y reunirse con Malcolm X; el único que ayudó a Madiba”, dice él, que es quien pregunta ahora: “¿A que no sabe usted lo que le dijo Malcom X a Castro cuando se vieron en Nueva York?… ‘Mientras el Tío Sam esté contra ti, sabes que eres un hombre bueno’”.  Y otra vez se ríen, nos reímos.

El escudo de Harvard.

El escudo de Harvard.

Imagen del campus de Harvard. Al fondo, la estatua de John Harvard, clérigo inglés que se trasladó a Estados Unidos y dio nombre a la Universidad. Foto: Cubadebate

Imagen del campus de Harvard. Al fondo, la estatua de John Harvard, clérigo inglés que se trasladó a Estados Unidos y dio nombre a la Universidad. Foto: Cubadebate

El lugar donde 10 000 estudiantes asistieron al encuentro con Fidel. Foto: Cubadebate

El descampado frente a la tribuna donde su ubicaron los 10 000 estudiantes que asistieron al encuentro con Fidel. Foto: Cubadebate

Otra imagen del edificio.

Otra imagen del edificio.

El campanario del edificio desde el cual habló Fidel.

El campanario del edificio desde el cual habló Fidel.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry dijo:

    Felicidades Comandante! No te dejes morir. Vive por nosotros, nosotros viviremos por ti!

    • Clara Larrea Suarez dijo:

      Felicidades Comandante , cuídese mucho el mundo lo necesita , los cubanos bebemos en la fuente de su sabiduría y actuaciones altruistas, Salud comandante

  • sandrita dijo:

    Segun me relato una guia turistica en NYC, Fidel se hospedo en el Hotel Theresa que en ese momento se conocia como el Waldorf Astoria ( super lujo!) de Harlem porque en los hoteles de Midtown Manhattan ( donde normalmente se hospedan los jefes de Estado) no le permitieron llevar sus propios alimentos ( vegetales, gallinas vivas, etc) y Fidel insistio en poder cocinar y comer de la propia comida que traia.

    • Ramon Fonseca Gomez dijo:

      Creo que esa guía esta ligeramente equivocada, en cuanto al lujo y el supuesto nombre del hotel que fue siempre Hotel Terhesa hasta su demolición. Nada tendría de raro que se hubiera alojado en un Hotel de lujo por su rango,el Terhesa no era de esa categoria pero los grandes Hoteles le negaron el derecho y gustosamente acepto al invitación del dueño del Terhesa a hacerlo en el, en el pleno corazón de Harlem .

      • sandrita dijo:

        Con todo respeto Ramon Fonseca, el Hotel Theresa si bien ya no funciona como hotel ( actualmente son oficinas, renombradas Theresa Towers), todavia se mantiene en pie en la 125th St. de Harlem, yo pude verlo con mis propios ojos.

  • Alexander Castellanos Morales dijo:

    Felicidades comandante, cumpla 89 más para que rompa un récord, otro más. Le deseo mucha salud y larga vida.

  • nayte dijo:

    ALELUYA un cumpleaños mas al padre de todos los que nacimos con esta Revolución,Dios quiera y sean muchos mas , nos llena de orgullo saber de las historias que no conocemos.Gracias a uds,podemos saber mas de la grandeza de ese hombre

  • Stein dijo:

    muchas felicidades comandante!!
    viva Cuba!!!

  • cadillac dijo:

    ahi en Harvard le dieron una beca a unaq muchacha cubana de aca de Yaguajay que en este curso comienza sus estudios ahi

    • Maria Elena dijo:

      Con vago pensamiento me parece que hace poquitos días se comentó en este periodico digital sobre los intercambios en Universidades de Cuba y EEUU y se mencionó que vendrían de ese país, pero no se tocó nada de aqui para allá y los comentarios llovieron muy desfavorable, y ud., creo hizo sus comentarios y ahora nos dice que de su pueblo sale una joven para esta Universidad. Como es posible hacer un comentarios sin conocimientos de causa. No se vaya a ofender, pero soy del criterio que cuando no tengo argumentos o estos no los tengo claro, omito criterios. Mi respeto para Ud.,

    • dayre dijo:

      cadillac ya lo dijistes en un comentario
      feliz dia comandante!!!!!!!!!!!

  • yam dijo:

    ¿ Por qué no publicaron las palabras íntegras de Fidel?

  • Veguero dijo:

    Siempre fuiste un honmbre gigante Fidel. Muchas Felicidades para ti, mi eterno Comandante en Jefe. Dios permita que te tengamos por muchos años más. Te amaremos por siempre Fidel.

  • ANTRAX666 dijo:

    nuevamente muchas felicidades doctora rosa miriam. la felicito por porque nuevamente usted con esa agudeza nos regala otro maravilloso reportaje en un dia tan especial como este para todos los cubanos. FELICIDADES FIDEL!!!

  • ANTRAX666 dijo:

    POR FAVOR FELICITEME TAMBIEN A SU FOTOGRAFO POR TAN ESTUPENDAS FOTOS

  • Ralinzandra dijo:

    Felicidades!!!!! Caguairán!!!!

    Hoy todos los humildes del mundo, de fiesta, por ti, y ya empiezas a cumplir tus 90 años… y sigues ahí, resplandeciente, sencillo e inquebrantable, gracias por existir.
    Raisa, Lizandra y Emigdia

  • Lennon dijo:

    “La Revolución es la misma en el poder que en la Sierra. Nunca hemos hecho concesiones”, aunque amablemente, poco antes de finalizar, lanza una invitación que sería el leitmotiv del viaje de Fidel Castro a Estados Unidos en 1959: “Vayan a Cuba y conozcan la verdad por ustedes mismos”.

    Muchos tambien desde Cuba han ido al Norte y se han dado cuenta que la propaganda y la censura es inutil,,,,al final del dia las noticias y verdades salen a la luz.

  • EFRAIN PARDO COLÓN dijo:

    Yo no estaré Comandante, pero mi alma y mi conciencia revolucionaria, estarán con UD. y esos 89 años que la humanidad jamás olvidará. MILES DE MILLONES DE SERES HUMANOS… LO QUEREMOS MUCHO… Y SU ESPÍRITU FÍSICO E IDEAL… ESTARÁ SIEMPRE EN NUESTRAS MENTES… FELIZ Y ETERNO CUMPLEAÑOS

  • Maria Victoria Valdes Rodda dijo:

    Excelente recordatorio de lo claro del pensamiento de Fidel: ¡Para conocer a Cuba hay que venir a esta Isla de luchas y victorias!.
    Este cumpleaños 89 del Comandante lo es también de todos los cubanos honestos, patriotas y revolucionarios.
    ¡VIVA FIDEL!.

    • elizabet dijo:

      Felicidades Comandante, siempre está presente en el corazón de todos nosotros, gracias a usted hoy tenemos un gran hogar donde todos los cubanos podemos compartir en familia. Los Joven Club en quienes usted confío y no se equivocó. Le deseamos salud y muchos años más de vida.

  • odalys dijo:

    Me sumo a las felicitaciones del mundo, para ti FIDEL. Hoy es un día de fiesta para todos los cubanos que tenemos el privilegio de nacer y vivir contigo.
    Este pueblo es ejemplo para el mundo por tu sabia conducción, inteligencia, visión y liderazgo sin precedentes, que ha logrado que la obra y muerte de todos los que han contribuido a esta causa hasta nuestros días, no sea en vano.
    !Larga vida FIDEL!
    Cada día aprendemos de ti.
    FELICIDADES

  • Mercedes del Risco Cabrera. dijo:

    Gracias a la periodista Rosa Miriam Elizalde, por este artículo.,
    Es Historia, a los 56 anos de Revolución, las palabras de nuestro líder, vigentes.
    VIVA PARA SIEMPRE FIDEL!
    VIVA NUESTRA REVOLUCIÓN!

  • Misil dijo:

    GRACIAS MI COMANDANTE, POR EXISTIR, Y HABER NACIDO EN NUESTRA HERMOSA TIERRA, POR HABERNO DADO EL LUJO DE TENERTE, POR ESTAR SIEMPRE ENTRE NOSOTROS. FELICIDADES FIDEL.

  • EddySS dijo:

    Comandante, para mi usted cumple años todos los días. Le debo felicitar porque nace, se repite y multiplica en cada palabra convertida en acción, en cada acción convertida futuro, y “todo momento futuro necesariamente debe ser mejor” si converge en la meta de su excelso pensamiento; así le conozco y no quiero otro que un eterno cumpleaños para seguir encontrando en su obra cotidiana un hecho para contar, un consejo para reflexionar, un ejemplo para imitar, una tarea por alcanzar y así hasta la eternidad, seguirá usted creciendo, creciendo, y creciendo.

    Gracia Fidel por lo que ha sido, por lo usted es y por lo que siempre será, un líder natural de los pueblos. Esa invitación en Harvard hoy sigue en pie para los que nos quieran visitar, aquí está su pueblo, en marcha unida y apretada fila que nunca lo defraudará. Usted es nuestra verdad.

  • esuri dijo:

    Haber estrechado su mano cuando inauguró el Campo de Hockey de Santiago de las Vegas el dia de su cumpleaños fue el momento mas grande de mi vida y haberle podido decir FELICIDADES COMANDANTE. Larga vida gigante. Confie en nosostros como nos pide seguiremos en la misma dirección de tus ideas

  • luiso dijo:

    felicidades comandante cuide su salud para que siga como un gigante que es lo que usted es para este pueblo..

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Vea también