Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Entretenimiento  »

Corcel de las mil batallas

| 11

Corcel de las mil batallas, la bicicleta ha convertido al cubano en centauro de múltiples destinos, especialmente en pueblos de la Isla donde las distancias no son temibles, el tiempo transcurre más suave que en las urbes, y las calles no están preñadas de pendientes o peligros.

También en ciudades como La Habana y Santiago de Cuba los pobladores se auxilian de la bicicleta en carreras que suelen ser arriesgadas, sorteando obstáculos, y llevando pesos insospechados como el de familias enteras, casi siempre colgadas del lomo del animalito rodante como si el equilibrio fuera lo más natural de este mundo.

La memoria nuestra atesora aquellos días que llegaron tras la caída del Muro de Berlín. Horas de apagones, de muy poco combustible, que hicieron de la bicicleta un objeto salvador sobre el cual se montaron obreros, estudiantes, cirujanos y científicos para llegar a sus puertos acostumbrados.

Aquello era la avalancha rodante por doquier, y los automóviles, como peces torpes y atemorizados, daban paso a los viajeros de pedal que parecían haber vuelto a las travesuras infantiles: se habían apoderado de las calles sin mirar a izquierda ni a derecha, muchas veces sin intenciones de detenerse.

Confiados en la benevolencia de los suyos, y también porque eran muchos, en aquellas horas difíciles los viajeros de manubrio y timbrecillo se sentían cubiertos de una pátina de inmortalidad sobre sus artefactos rusos o asiáticos. De tal temporada quedó un impulso que —sumado a la tradición insular, rural por excelencia, de usar la bici— consagró a ese objeto como callado icono de la perseverancia y la lucha por la vida.

Si alguien lo dudara, que pregunte a los caminos: bastará prestarles un poco de atención para ver sobre ellos alguna bicicleta sosteniendo los cariños, prisas o deleites de quienes pueblan un país marcado por infinitud de itinerarios, urgencias y horizontes.

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Corcel de las mil batallas

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. Juan Águila dijo:

    Kalo:

    ¡Qué Detallazo! tu comentario de ayer. Hoy en la mañana abrí ese trabajo al verlo como referencias porque ayer cuando abrí nuevamente (después de las 7.00 PM) no sabía si me lo habían publicado el comentario. La actualidad en estos medios hace obligada la renovación constante, casi al minuto, muchas veces.

    Qué cómodo nos sería un “Montón” de fotos de esas, que han de tener muchas, en la “Foto Galería”. No me “Curo” del mal de estar haciendo sugerencias siempre.

    Hoy estas junto a Alina, “La Chica” de la Habana de la esperanza. Ese día envié el comentario de cada trabajo a ambos, porque creí que era reconocer los dos por igual.

    Claro, es que ya a primera hora 9.05 AM, cuando ustedes (3.0 AM) pueden estar durmiendo, o no, ya que seleccionar las mejores fotos de tantas que es necesario hacer y todo lo demás, es complicado siempre sigo el orden de los trabajos; pero sabiendo que en primer lugar aparecen los “Fotorreportajes”; aunque el día que comenté, en otro trabajo estaba también Naval, que aparecía también con su foto de (Alma Mater, de espaldas) en el de Alina.

    Vaya, que siempre me sorprenden.

    Tu nota de ayer me hace más feliz que si el PTE Obama me hubiera contestado una de las decenas de cartas (e-mail) que le he enviado. Me lo puedes creer, lo digo de corazón.

    Sigan en esa línea de mostrar nuestra realidad de la que no tenemos que avergonzarnos, sino todo lo contrario, porque a cambio, como diría mi querido hermano “Silvio Rodríguez”: Cuba ha ganado más que lo que ha perdido.

    Y les repito: lo soñado y las esperanzas, están al doblar la esquina más próxima.

    ¡Besotes!

  • F.Juan Águila dijo:

    Disculpen

    Donde dije Naval es Noval

    Liborio, discúlpame amigo.

    Juanito

  • Mirta dijo:

    Bellísimas todas las fotos, pero en la última, hay más corazón que cámara. Gracias y felicitaciones por los fotorreportajes.

  • Juan Castro dijo:

    BICICLETAS…

    ‘LAS BICICLETAS NIÑA HERMOSA SON LAS QUE ANDAN POR AQUI’
    CANCIONES Y BAILABLES ESCOLARES ALLA CUANDO EL AYER DE MI NIÑEZ.
    ‘HE VISITADO CUBA 83 VECES’ TITULO DE UNO DE MIS LIBROS.
    Y EN TODAS MIS VISITAS ME SIENTO EN EL PARQUE MARTI DE CIEGO DE AVILA O EN CUALQUIER CIUDAD A MIRAR LAS MANIOBRAS DE NIÑOS Y ADULTOS MOSTRANDO SUS HABILIDADES. YO SOÑE CON TENER UNA BICICLETA, PERO LA ‘MENDINGUEZ’ DE MIS PADRES LO IMPIDIERON POR LO QUE CAMINABA CINCO KM.DIARIO PARA ASISTIR A LA ESCUELA.

    PROFR.JUAN CASTRO.
    TIJUANA, MEXICO.

  • f. jUAN áGUILA dijo:

    Repito mensaje abraviado.

    Kalo
    Gracias por tu comentario de ayer, todo un “Detallazo”

    Me alegra ver a Alina a quien su recuerdo por su Habana abierta a todas las esperanzas

    Siempre me sorprenndesn.

    Felicitaciones

  • fela dijo:

    Hacía rato que no veia un reportaje que me conmoviera tanto, pues fuí una de las que tuve que recordar en esos tiempos cómo se montaba bicicleta, pues cuando niña no tuve, y emprender el camino,recuerdo que el primer día que fuí desde Altahabana a Boyeros, cuando ví aquella inmencidad de avenida, me dije !AY MI MADRE,COMO LLEGO!,pero nada me subí en el chivito ruso y tiesa como uan estaca comencé a pedalear, hasta que fuí tomando confianza y llegué y en tiempo al trabajo.
    Así somos los cubanos, por eso merecemos un mundo mejor

  • Jorge Bacallao dijo:

    Al ver estas fotos he sentido nostalgia por mi cuidad de Cardenas,a mi mente vienen recuerdos bellos, llenos de bicicletas y coches,mis idas al IPU Jose Smith Comas,y los paseos con este medio de transporte por la Avenida Cespedes.Aunque no resido en ella actualmente, porque el Vedado capitalino me absorbió,la visito a cada rato,para cargar las energias.AMO A CARDENAS.

  • yandi dijo:

    una forma muy sana de hacer ejercicios, Una logro de la revolucion cubana.

  • El Quijote dijo:

    Qué belleza! Visito mi Patria con frecuencia y me lleno tanto de lo mío, de lo nuestro, que al regresar a donde vivo temporalmente,al siguiente día, tengo que regresar a través de esta y otras páginas.
    Un lagrimón siempre está listo a rodar. Nada, “un defecto” de los isleños!

  • Juan Castro dijo:

    EN MI NIÑEZ SOÑÉ CON TENER UN CORCEL DE LAS MIL BATALLAS, ! IMPOSIBLE SUEÑO NO HABÍA RECURSOS !! PERO QUE IMPORTA SI NACÍ CON PIES ????????

    VIVA CUBA !!!

    JUAN CASTRO
    TIJUANA, MEXICO.

  • Anderixo dijo:

    ¡Ayyyy que recuerdos! Hoy hace un año estaba alla, en Cuba recorriendo la isla de oriente a occidente en bicicleta junto con cuatro amigos. ¡Que sensación de libertad se siente al viajar en bicicleta! ¡Y que respeto tienen los conductores cubanos por los ciclistas! Aqui en Bilbao andar en bicicleta por la carretera es un peligro….

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Alina Perera Robbio

Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro “Buscándote, Julio”, y coautora de “Voces del milagro”, “Niños del milagro”, “La maldición del avetruz” y “La cuadratura del círculo”.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también