Opinión, Cultura  »

| 2

No estaba muy convencido de ello, pero aún queda magia en la trova. O al menos el Festival Longina parece conjurarla. Como sucede con esas vajillas que lucen opacas pero si se les lustra con suficiente empeño sale a relucir su verdadera belleza. Y hay que darles las gracias a sus organizadores por no cansarse, por seguir puliendo para nosotros.

Detalles  »

| 21

10k anduvo calles de la Isla tras el misterioso lenguaje de ciertos ojos, buscando discretamente ciertas curvas que, como dijera Corona, despiertan ilusión. Y en honor a la verdad, hay que decir que atrapó a más de un longina: las hay que parecen estar posando para el mejor de los pintores; las hay ágiles, que parecen flotar a pesar de la fuerza de gravedad; y las hay serenas, bien plantadas, evocadoras de nuestra gitana tropical, ese rostro símbolo creado por Víctor Manuel como prueba de nuestro mestizaje y sensualidad sin réplica posible.

Palabras  »

| 5

Desde mediados de semana, coincidiendo con eso que conocemos como un "cambio de tiempo", las carreteras comenzaron a ver cómo se repetía, siempre en dirección al centro de la Isla, la figura que cualquier pintor criollo podría titular muchacho con guitarra, muchacha con guitarra. Santa Clara convocaba a su acostumbrado Festival Nacional de Trova Longina. Longina es el título de una de las obras maestras que aportó a nuestro cancionero el trovador Manuel Corona, nacido en Caibarién el 17 de junio de 1880.