Crisis global del Capitalismo  »

| +
Las dos Coreas (parte I)

La nación coreana, con su peculiar cultura que la diferencia de sus vecinos chinos y japoneses, existe desde hace tres mil años. Son características típicas de las sociedades de esa región asiática, incluidas la china, la vietnamita y otras. Nada parecido se observa en las culturas occidentales, algunas con menos de 250 años.

Crisis global del Capitalismo  »

| +
La victoria China (parte I)

Sin algunos conocimientos históricos elementales no se comprendería el tema que abordo. En Europa habían oído hablar de China. Marco Polo, en el otoño de 1298, contó cosas maravillosas del singular país al que llamó Catay. Colón, navegante inteligente y audaz, estaba informado de los conocimientos que poseían los griegos sobre la redondez de la Tierra. Sus propias observaciones lo hacían coincidir con aquellas teorías.

Opinión  »

| +
Lisandro Otero

La explosión de la bomba atómica norcoreana dio lugar a un amplio movimiento de consultas en las cancillerías del mundo. Estados Unidos, viendo que se le escapaba el monopolio nuclear a un grupo de grandes potencias y a su títere Israel, promovió sanciones máximas que iban desde el embargo económico hasta el bloqueo naval, aéreo y terrestre, forzando a la inspección de buques, aviones, trenes y camiones que entrasen o saliesen de Norcorea. El salvaje John Bolton chilló desesperado en la ONU. Afortunadamente se ha impuesto la cordura.

Opinión  »

| +
Lisandro Otero

Es evidente que la hegemonía estadounidense está retrocediendo en todo el mundo. Las llamadas guerras preventivas practicadas por Estados Unidos por el control energético del planeta han recibido una unánime impugnación mundial. Los rechazos masivos, ocurridos en los últimos años, con violentas demostraciones de protesta ante las reuniones de los gigantes industriales, las concentraciones airadas en Seattle y Davos, en Porto Alegre y Bombay, por mencionar solamente unos cuantos puntos de encuentro, bastan para percatarse de que esta humanidad ha dicho basta y ha echado a andar »