Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Matrimonio temprano: Cambiar la historia de Belisa

| 20 |

El matrrimonio y las uniones entre adolescentes y jóvenes suponen un desafío en la Cuba que vivimos. Foto: Juventud Rebelde.

Belisa anda extenuada y no consigue “cogerle la vuelta” a la rutina doméstica. Con apenas 18 años, es madre y “dueña” de casa. Quemar tetes y biberones se ha convertido en un contratiempo cotidiano que, según ella misma, le implicaría “cadena perpetua” si tuviera sanción penal; su casa vive perennemente sembrada de juguetes, pañitos y trastos de bebé, que nunca encuentran su lugar. Abel, en tanto, no logra empatar su carrera universitaria con las tareas de papá y el duro mandato de ser proveedor. Encima, su madre lo presiona para que priorice los estudios y se desentienda de las cosas de casa. Al final, dice ella, Belisa está allí todo el día.

La muchacha tuvo que dejar sus estudios de preuniversitario; el joven intenta no perder su segundo año de Ingeniería Informática. La dinámica cotidiana no fluye como mecanismo de relojería y la relación de pareja se deteriora a marchas forzadas hasta que, cualquier día, un portazo estridente puede poner fin a una bonita historia de amor.

No es un hecho real, pero podría serlo. Es apenas un adelanto del guion de un teleplay de próximo estreno en nuestras pantallas: “Para toda la Vida”. La certera dirección de Magda González Grau y la agudeza del guionista Amilcar Salatti nos ponen ante un conflicto de la realidad cubana contemporánea que no es menor y tiene muchas intersecciones.

A juicio de su directora, esta nueva propuesta televisiva aspira a generar atención y polémica sobre el embarazo en la adolescencia, un tema que preocupa a muchas personas. Sin embargo, releyendo el argumento a la luz de los más recientes debates promovidos por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), otro desafío salta a la vista: la formación de familias en menores de edad.

Según las leyes cubanas, la posibilidad de contraer matrimonio se reconoce como derecho a partir de los 18 años, tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, el Código de Familia vigente establece que padres o tutores legales pueden “autorizar” excepcionalmente -y por causas muy justificadas- la formalización de matrimonio de menores de 18 años de edad, siempre que la mujer tenga, por lo menos, 14 años cumplidos y el hombre, 16.

Quizás Abel y Belisa no hayan firmado un “papel”, pero formaron una familia. Y las cronologías del audiovisual dejan claro que la muchacha no tenía la edad mínima para ejercer ese derecho sin consentimiento familiar. ¿Qué ocurre en esos casos? ¿Qué rol jugaron los padres de esa muchacha ante una decisión definitivamente trascendente para toda su vida? En tanto reflejo problematizador de la realidad, como debe ser, el audiovisual de Magda González Grau nos pone nuevamente ante un asunto con bombillos rojos.

Si bien no son altas las cifras de matrimonios celebrados entre personas menores de 18 años, las estadísticas del patio apuntan a que es un hecho con amplia prevalencia en las mujeres y que no tiende a la baja. El 15,8 por ciento de las adolescentes de entre 15 y 19 años de edad se encontraba casadas o en unión y, de ellas, el 4,1 por ciento se había casado antes de los 15 años, detalla la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS) realizada en 2014 con apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En los últimos cinco años, en tanto, cerca de cinco mil adolescentes cubanas contrajeron matrimonio antes de cumplir los 18, alrededor de mil casos por año, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Sin embargo, esas estadísticas “cuentan” las uniones formalizadas ante la ley. ¿Cuánto se incrementarían si se les suman las uniones consensuales, en un país en que la tendencia confirmada por investigaciones apunta a las parejas “sin papeles”?

Sobran argumentos para poner la lupa en este asunto. A juicio de la doctora Yamila González Ferrer, se trata de un “rezago” de los estereotipos de género a nivel legislativo, porque se asienta en concepciones que discriminan a las mujeres.

“Desafortunadamente, aún subsisten como prejuicio en la mente de algunos padres, madres y familiares, que compulsan a sus hijas a contraer matrimonio cuando tienen sus primeras relaciones sexuales o cuando salen embarazadas y tienen descendencia”, aseveró la vicepresidenta de la Unión de Juristas de Cuba (UNJC), durante los debates promovidos en Cuba en torno a la presentación del último informe anual del UNFPA.

Más allá de la perpetuación de estereotipos machistas que implica que la excepcionalidad en la edad para casarse sea menor en dos años en el caso las muchachas, las uniones tempranas esconden otras desigualdades.

Según las propias encuestas MICS, una de cada cuatro mujeres de entre 15 y 19 años se casa –mayormente– con hombres de 20 años y más, con los consecuentes desequilibrios de poder al interior de la pareja que ellos trae aparejado. Pero, además, estudios han demostrado que “quemar etapas” es muy perjudicial para la salud física de las niñas y para la salud mental tanto de muchachas como de muchachos, pues es justo en la adolescencia donde se afianza el desarrollo de la personalidad y las capacidades físicas e intelectuales de mujeres y hombres.

“No están aptos aún para formar una familia, pues ellos mismos están concluyendo su etapa de formación, no han alcanzado la suficiente madurez y responsabilidad para ocuparse de los asuntos propios y mucho menos para hacerse cargo del mantenimiento de una familia y un hogar, toda vez que ni siquiera cuentan con edad laboral para tener una independencia económica”, detalla González Ferrer.

Por si fuera poco, el matrimonio o la unión constituyen una de las causas de baja escolar, principalmente en las niñas. Y lo que es más grave, estas parejas suelen tener una corta duración.

“Desde el punto de vista jurídico, al tener el matrimonio el efecto de emancipar a los menores de edad, estas adolescentes ya no quedan protegidas legalmente por sus progenitores, aunque posteriormente se divorcien, lo que en edades tan tempranas y vulnerables tiene muchos riesgos”, apunta la experta.

Hacia una nueva legalidad

Según el refranero popular asiático, el “primer paso es el más largo”. En ese camino, la aprobación de la actual Constitución cubana en 2019 resulta una “zancada” en materia de familia. Para Leonardo Pérez Gallardo, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia, esta nueva Carta Magna sentó las bases para un Derecho de Familia más democrático.

A juicio de este jurista, en la nación caribeña ha operado un proceso de repersonalización en las relaciones familiares, que se aleja de la tradicional familia nuclear y busca atender intereses más valiosos como el afecto, la solidaridad, la lealtad, la confianza, el respeto y el amor. En particular, su artículo 86 aboga por el reconocimiento y protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, con una visión muy avanzada.

Para conseguir que esa protección sea realmente efectiva, urge revisar las normativas vigentes relacionadas no solo con la estructura familiar, sino también con otras ramas del derecho civil y penal que abarcan asuntos económicos, patrimoniales, vinculados a delitos o violencia, entre otros.

El reto está servido de cara a un cronograma legislativo, ya aprobado por el Parlamento, y que generará jornadas intensas en la próxima década. A juicio de González Ferrer, la permanencia de estereotipos sexistas en los entornos familiares constituye una amenaza y obliga, además, a explicar detalladamente los cambios que deberán incluirse en las leyes, para no limitar los derechos de las personas a partir de prejuicios.

Para otra experta en el tema, la psicóloga Patricia Arés Muzio, no valen visiones “ni apocalípticas ni idealizadas”. A su juicio, las familias cubanas “viven transiciones complejas, múltiples y encontradas” y tanto juristas como cientistas sociales y decisores de políticas necesitan miradas transdisciplinares, complejas, holísticas y humanistas para poder comprenderlas.

Quizás uno de los primeros y mayores desafíos de estas leyes que vendrán pasan por dejar de ver a la familia como un espacio privado y reconocerle su alcance público, social y político, reflexionó, por su parte, González Ferrer. Para ello, se requieren miradas a la familia no solo desde el Derecho, sino también desde ciencias afines como la Psicología, la Sociología, la Demografía o las Estadísticas.

Especialistas coinciden: en esta visión inclusiva, cada vez más pluralista de la familia, deben prevalecer el amor, los afectos, las emociones, la solidaridad, la responsabilidad y el sentido de convivencia, por encima de estereotipos sexistas o de requerimientos normativos. Y quizás entonces, la próxima entrega de Magda González Grau pueda contar la historia de otra Belisa, una en la que el clímax no tenga que ser un portazo.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • DG dijo:

    Muy intersante la historia. No se que decir. Mi esposa y yo tenemos más de 20 años de trabajo y vivimos agregados con los suegros. No se cual será el mejor momento para comenzar. Dura realidad en nuestro país para el trabajador.

  • Confinada dijo:

    Excelente articulo!!! Espero con ansias el estreno de este teleplay.

  • Sergio dijo:

    Les felicito por exponer esta problemática tan acuciante y de tanto impacto.
    Es muy importante sensibilizarse, entenderla, para así proponer las acciones necesarias para abordar y solucionar este problema.
    Quería comentar dos aspectos:
    Con el guión que se está preparando para la serie "Para toda la vida", ¿no se estará, acaso, continuando ese paradigma machista de la mujer se hace cargo y permance en la casa, mientras el hombre "provee"? Es muy importante dar visibilidad al problema, pero tambien se debe educar en la via correcta, en la responsabilidad compartida, un asunto de los dos, no de la madre principalmente, pues es ella quien renuncia.

    Al mismo tiempo es importante señalar que este asunto, matrimonio entre adolescentes, ocurre al 15% de las muchachas y muchachos en el país, como bien dice el artículo. Pero el embarazo adolescente, es un fenómeno mucho mayor y con implicaciones tan estructurales y duraderas como el del matrimonio. Según la ONEI (oficina de estadísticas) tiene una ocurrencia del 50%. Es decir, de la mitad. El indicador es la Tasa de fecundiad joven (TFJ), ques es la frecuencia con que ocurren los nacimientos provenientes de mujeres de 15-19 años de edad con respecto a la población media femenina de esa misma edad (ONEI, 2018).
    Sería muy bueno una estratégia y política nacional que abordara este gran problema, pues limita seriamente a largo plazo la capacidad y potencialidad de desarrollo de las muchachas y muchachos, así como el del conjunto de la sociedad.

  • Lala Lemercier dijo:

    conmigo estudio una pareja que se casaron cuando ella (q es de mi edad) tenia apenas 14 años y el 21....un asombro para todos cuando entraron juntos a la universidad en la misma carrera, pensabamos q seria un matrimonio de esos para toda la vida. resultados y sin explicacion: divorcio apenas un mes antes de la graduacion...incluso hicieron la tesis juntos y luego de eso no se podian ni ver...dato curioso: casualmente escogieron la misma empresa para hacer el servicio social...

  • Erlinda Flor Leyva Peña. dijo:

    Pues, a este matrimonio de jòvenes hay que ayudarles.
    la UJC
    Universidad y todo su equipo
    la FMC
    Los CDR.
    Los Combatientes.
    Todos estos organismos deben ayudar mas a las parejas de jòvenes que el amor los ha unido en matrimonio. Esta es Cuba donde la familia vale y hay que trabajar mas en los barrios donde se conocen los problemas. Educaciòn y Cultura con sus especialistas. La vivienda. El gobernador de cada provincia. Si todas estas personas ponen a un interès en estos jòvenes no se disuelve ese amor que luego nadie lo mejora ni lo reemplaza. Las iglesias tambièn ayudan...mire cuàntas personas pueden apoyar...solo hay que tenerle amor a la familia y no dejar que estemos llenos de divotcios.

  • Raul Sobrino (el sofista) dijo:

    Basándome en mis propias memoria de adolescente, concluyó que los más de los jóvenes que se casan a edad temprana lo hacen para no desperdiciarse los mejores años sexuales de sus vidas, cuando están en las edades que más intensamente se disfruta el placer sexual. Desafortunadamente la mayor parte de los jóvenes se pierden de disfrutar los años de mayor intensidad erótica y cuáles empiezan a partir de los doce o trece años. Si la sociedad ha sido incapaz de ofrecerle a los jóvenes otra alternativa para poder disfrutar plenamente su sexualidad en la edad de la adolescencia, entonces no tenemos nada que recriminarles ni que criticarles a esos jóvenes que se casan a edad temprana para tener derecho a algo que de otra manera les resultaría imposible.

    • Yu dijo:

      Quien dice q hay q estar casado para tener sexo? Leo y releo su comentario y sigo sin entender

  • Raul Sobrino (el sofista) dijo:

    Basándome en mis propias memorias de adolescente, concluyo que los más de los jóvenes que se casan a edad temprana lo hacen para no desperdiciarse los mejores años sexuales de sus vidas, cuando están en las edades que más intensamente se disfruta el placer sexual. Desafortunadamente la mayor parte de los jóvenes se pierden de disfrutar los años de mayor intensidad erótica, cuáles empiezan a partir de los doce o trece años. Si la sociedad ha sido incapaz de ofrecerle a los jóvenes otra alternativa para poder disfrutar plenamente su sexualidad en la edad de la adolescencia, entonces no tenemos nada que recriminarles ni que criticarles a esos jóvenes que se casan a edad temprana para tener acceso a algo que de otra manera les resultaría imposible.
    En otras palabras: si los padres animaran a sus hijas a que se buscaran novios con los que pudieran disfrutar plenamente su sexualidad -instandolas a que lo trajeran a la casa y a que de vez en cuando pasaran las noches juntos en la misma cama-, sin lugar a dudas los jóvenes se relajarían de sus ansiedades sexuales y no pensarían en la necesidad de casarse hasta después de haber terminado una carrera y de estar más preparados para formar una familia y tener hijos; especialmente éste sería el más importante de los pasos de unos padres verdaderamente preocupado por la felicidad de sus hijos, así como por el buen futuro de ellos.
    Por otro lado, el gobierno también podría poner de su parte en éste asunto. Una de las cosas que podría hacer es crear centros de recreación exclusivamente para los jóvenes adolescentes (para que así no se sientan incómodos con las miradas jugadoras de los adultos, las que por lo general siempre los están espiando y condenado para que no se sientan sexualmente libres). En esos centros recreativos -y para que fueran más completos- se le facilitarían a los jóvenes habitaciones en las que ellos pudieran tener intimidad, además de que el ambiente mismo en esos puntos los estimularan a estar unos con otros, así como también con instrucciones específicas y detalladas sobre cómo cuidarse y sobre cómo hacerlo para evitar quedar lastimados, facilitándoles, incluso, todos los elementos necesarios para tener unas buenas experiencias sexuales. Ésta sería la mejor solución al problema del que se habla. Y cuál obviamente se está refiriendo a las preocupaciones en las relaciones sexuales entre varones y hembras, mientras que nadie habla de las relaciones de varones con varones, cuáles en realidad son muchísimas más abundantes. Si el problema está en las consecuencias (embarazos) pues entonces hablemosles a las hembras del sexo anal; de todas maneras éste está muy generalizado entre los homosexuales, quienes parecen disfrutarlo. Y no creo que sí ellos lo disfrutan, las hembras no puedan sentir lo mismo si lo practicaran

    • Ry dijo:

      Lo suyo huele a sarcasmo mal disimulado, no se dónde le pica pero arrascate ya, ese último comentario lo saco todo a la luz, los que piensan q el mundo se va al demonio por la libertad de las personas y no por su maldad como ser humano, q también es estar llenos de prejuicios, no pero en eso de q el gobierno se convierta en regentador de burdeles subsidiados la partió de verdad jajaja me voy a estar riendo un mes de la ignorancia de algunos

  • El Catalán dijo:

    Claro que no es un hecho real. Ni remotamente parecido a la REALIDAD. A esa edad y con casa PROPIA...!!! Ni en sueños.

  • Elianet dijo:

    El matrimonio es una decisión difícil que no debe ser tomada a la ligera ni por los motivos erróneos. Me casé en 3er año de la Universidad, mi esposo es 12 años mayor que yo, ahora 6 años después sigo diciendo que casarme con él ha sido la mejor decisión que he tomado, nuestro matrimonio se ha fundamentado en el amor, el respeto mutuo y el apoyo incondicional, estamos creciendo juntos cada día como personas y como pareja, el me apoyó muchísimo en la universidad, cuando hay amor no hay machismo contra el cual luchar ni feminismo que defender.

  • VICTOR KOZASKI dijo:

    ELLOS SON EL FUTURO DE NUESTRA NACION Y EL GOBIERNO TIENE QUE HACER TODO LO POSIBLE QUE SE QUEDEN EN NUESTRA TIERRA Y NO SE NOS VAYAN PARA BUSCAR MEJORES MERCADOS ., NOSOTROS SOMOS LOS RESPONSABLES DEL FUTURO DE ELLOS QUE VIVA EL AMOR GRACIAS

  • Liu dijo:

    Cuando sale el teleplay???

  • Riselda sorit Agramonte dijo:

    Muy bueno este telepley. Muchos jóvenes deberían acercarse a la pantalla, en cuanto salga al aire. Debe ser bien educativo. Gracias.

  • mary dijo:

    Creo que en el espacio escolar se desaprovechan muchas opciones no recuerdo ni se de un solo día de clases en mi IPVC donde se hablara por lo claro y sin tapabocas del tema. Sólo los espacios de prensa o televisión no son suficientes y si bien las propuestas televisivas son atractivas es mi criterio que en cada aula de nuestro país la Revolución puso un Televisor y pasar el telepley y generar debate haría una gran diferencia, ademas de no hacerlo solo un dia y ya salimos de eso. Se deberia hacer un programa con personas y dosentes comprometidos en la tarea de EDUCAR SOBRE GÉNERO.

    • Alberto dijo:

      mary...educar sobre genero???...Mas bien educar sobre sexualidad responsable que ya atañe a todos los generos.

      Por que tanto educar sobre genero y ya no sabremos lo que somos. Aun aun no encuentro una respuesta de los LGTBIQ+ y otros tantos generos sobre que signica ser hombre o mujer. Asi que no..nada de ideologia de genero y si sexualidad responsable.

  • mary dijo:

    Leo sus comentarios y con todo el respeto que merecen les pregunto. NINGUNO HA CONOCIDO A ESA MUCHACHA. Si esa que a lo mejor quería ser algo mas en la vida que mama, esposa y AMA. DE CASA. Nadie se da cuenta que no es el sexo, el hijo o el matrimonio lo más frustrante sino que ella por ser "LA MUJER" y lo pongo entre comillas porque con 18 años le falta, es la que perdio todo el futuro inmediato, ni univercidad, ni sexualidad plena nada de eso le toca por ahora a ELLA porque el esposo sigue adelante a pesar de tener matrimonio y un hijo.

    • Alberto dijo:

      Bueno el hombre sigue porque evidentemente la biologia lo trata mejor. O sea...no es el que lleva 9 meses el niño en la panza...con todo lo que eso conlleva. O sea un total de 9 meses para avanzar. Pero tambien si fuera mi hijo para trabajar y ganar al menos algo para el sustento de su insipiente familia. La vida del chico por mucho que se quiera tampoco sera igual. Y eso despues se agrava con el recien nacido...quien se queda con el??....la biologia no miente. Ha de ser la madre, generalmente porque le da de mamar...y tiene un vinculo afectivo mas estrecho para un desarrollo completo del niño. Ya cuando llegue el circulo...si la familia apoya...esperemos que si...puede retomar los estudios...y el varon que ya termina o casi lo hace buscarse un trabajo para ser el apoyo de la chica...en su desarrollo personal.

      Asi deberia ser segun mi juicio y de estar en una situacion similar siendo yo el padre del chico/a en cuestion lo veria asi. A eso de casarse lo decidiran ellos...asi como tener el hijo...siempre hablandoles desde la verdad y teniendo en cuenta sus responsabilidades actuales y futuras.

  • Alberto dijo:

    A ver....que embarazo a edades temprana siempre ha existido. Claro que ahora con la hipersexualizacion de la sociedad, donde cada vez mas temprano se empiezan las relaciones sexuales, que se puede esperar. Evidentemente se ve mas.

    No es por meter miedo pero si practicas en la adolescencia sexo....uno de los resultados que puedes obtener es salir embarazada. Incluso aunque te cuides. Abstinencia hasta que sea uno mas responsable???...pues no creo que funcione mucho..en esas edades como que uno no es muy responsable y hay mucha presion de grupo. Facilitar anticonceptivos???...podria funcionar un poco. El aborto ya esta ahi como una posibilidad que no comparto..ademas de las complicaciones que puede traer a la larga..incluyendo infertilidad. Entonces que hacer??

    Evidentemente deberia ser un trabajo intenso en educacion. Tanto en la familia como la escuela. Porque si...es muy rico el sexo...pero como cualquier accion esta trae consecuencias. Un embarazo posiblemente no deseado. Y hay que educar a los hijos en esa arista. Malcriarlos y decirles que todo estara bien esta mal. Hay que ser consientes y educarlos para enfrentar las consecuencias de sus actos.

    Por otro lado la autora habla de leyes??? que leyes??....que se financie a esa pareja adolescente a costa del estado para que terminen sus estudios???....Que podrias pedir..un modulo???...una casa propia???...Pues para eso estan sus padres o ellos mismos para ganarse su sustento. En el pais de lo ideal...estaria de acuerdo...pero aqui que no hay para una pareja en edad "adecuada"..que muchos viven acinados con el resto de la familia o en precarias condiciones...porque premiar esa accion con apoyo del gobierno. A ese paso mas lo harian...y en vez de solucion seria problema.

  • Observador DD dijo:

    Triste, pero todo tiene un precio. No se puede descuidar la educación sexual integral, es necesario conocer los métodos anticonceptivos, así como las consecuencias de un embarazo prematuro. Pero también es necesario q se haga énfasis en la responsabilidad de los adolescentes, y se deje de incentivar el sexo como medidor social de valor. El problema es q muchos huyendo de la presión de conceptos tradicionales, religiosos y demasiado restrictivos se han ido al otro extremo: sexo sin restricciones y sin límites, que aunque debe ser totalmente legal no tiene por qué tener nuestra aprobación como sociedad. Por miedo a caer en moralismos y juicios asfixiantes hemos dado tanta permisividad como sociedad q se nos ha olvidado q todo en exceso es malo y eso incluye el sexo. En la edad adolescente se desatan los instintos sexuales, sin embargo el sentido de la responsabilidad y el deber todavía no ha llegado a buen término, si a los adolescentes no los ayudamos a canalizar toda esa energía, pues pasa lo q pasa: tienen sexo, muchas veces desprotegidos y en condiciones pésimas. Hay q enseñar q la vida no gira alrededor del sexo, q un hombre o una mujer no se mide por la cantidad de parejas sexuales q tenga, q tu valor no se desprende de cuánt@s jevit@s "pinches". Cada vez q menospreciamos o infravaloramos a una persona en base a ese medidor estamos enseñando q el sexo, el número de parejas sexuales y tus habilidades en la cama son lo q te marcan como persona o individuo de mérito en una sociedad, al punto que los más jóvenes, y quizás no tanto, sienten una presión desmedida por "quitarse eso de arriba". Antes, tener sexo antes del matrimonio era visto como el gran pecado, ahora es lo contrario, no tener sexo es la característica por default q te arrebata toda garantía de respeto hacia tu persona, hemos sustituido una moralidad tonta y restrictiva por otra, no hemos sido liberados, solo cambiamos de dueño. Muchos jóvenes incluso no se sienten a gusto ni disfrutan la experiencia porq lo q buscan no es ni siquiera el placer o la compenetración, es el propio acto, lo disfruten o no, ¿por qué? Porq si no lo hacen son unos flojos, unos pasguatos. Sabemos q muchos géneros musicales y películas no ayudan, pero es nuestro deber como sociedad limitar la exposición de los niños y adolescentes a ese tipo de material. Aunq parezca imposible, no lo es, porq permitir en una primaria una canción de ese tipo es algo q no escapa de las manos de los padres. Es hora de darnos cuenta en el error q hemos caído, responsabilizarnos y cambiar, aunq eso incluya la burla de ambos lados, tanto los q creen en el sexo como algo casi únicamente dedicado a la reproducción, como los q lo ven como el método último de medición de valor.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dixie Edith

Dixie Edith

Periodista cubana y profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @Dixiedith

Vea también