Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Mi hermanita doctora y el orgullo de salvar vidas

| 13

El periodista Yasel Toledo junto a su hermana doctora. Foto: Cortesía del autor.

En estos días de coronavirus y aplausos que debieran ser eternos. Es inevitable pensar en mi hermana, en sus gestos, en las bromas, en sus abrazos, en esa carita de seria que ponía a veces, cuando yo pasaba por el medio de la sala acabadita de limpiar y todavía húmeda. Hace 29 meses contribuye a salvar vidas en Venezuela, una tierra que ya quiere.

La extraño, y mucho, tanto que a veces hasta salen lágrimas mientras conversamos por el chat. Y no es de tristeza, tal vez sea esa mezcla extraña de nostalgia y amor, orgullo y algo de miedo, especialmente en algunos de los momentos más complejos de la Revolución Bolivariana durante este período, también en el blanco de amenazas y acciones permanentes de quienes intentan apagarla.

Podría hasta asombrar la madurez y el compromiso de Ili, mi hermanita, su voluntad y coraje, pero uno la conoce bien. Junto a los miles de profesionales de la salud cubanos en esa nación, ayuda en la prevención y enfrentamiento al coronavirus, participa en la pesquisa, visita las casas de los pobladores, y dice que saldremos de todo esto.

Desde allá da consejos, pide reportes de lo que hicimos en el día, si usamos nasobucos, si nos lavamos las manos…, y habla de la suerte enorme de tener un sistema de Salud como el nuestro.

Mucho ha crecido como profesional y mujer aquella niña delgada que jugaba a los escondidos, fútbol, pelota… y se fugaba para el río con nosotros, la misma que se reía a carcajadas ante cualquier chiste. Durante la etapa en la universidad, la vi quedarse dormida a veces con el libro encima de la cara ya en la madrugada. No importaban los horarios, ella indagaba, preguntaba, siempre buscaba más para aprender, porque “yo quiero ser buena en esto, saber bastante y ayudar a la gente”.

En ocasiones, mami hasta me decía bajito “¿no estará estudiando demasiado?” Ambos sabíamos que hacía lo correcto, porque ser médico es mucho más que un trabajo o responsabilidad, tanto que ni siquiera se debe intentar definir su significado más puro.

La recuerdo con otros amigos del aula en la graduación con sus títulos de oro, sus sueños, los chistes, las muestras de cariño entre jóvenes que ahora mismo brindan su ayuda en varios países, una fuerza y dimensión humana, que también enaltece nuestra generación.

Miro sus fotos en la computadora, la imagino risueña o seria, atendiendo a un paciente o caminando con su bata blanca, y el orgullo es enorme. Profesionales cubanos de la Salud llegan a regiones lejanas como España y Lombardía, en Italia, siguen con su luz en América Latina, África y otras partes del mundo. Los reciben con aplausos, y el brillo de la admiración y el agradecimiento en los ojos. Ahí está también la grandeza de una nación, el corazón de un pueblo con la capacidad de irradiar amor y esperanza.
(Tomado de Mira Joven Cuba)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yanine Durruthy Perez dijo:

    Que lindo comentario de este periodista yo no conoco a su hermana y se me salieron las lagrimas, porque todos somos cubanos y sentimos orgullo de nuestra CUBA Y FIDEL que esta presente siempre en cada pasos de nuestra vida.

  • Marlén Piedrafita dijo:

    Honor para ti y todos nuestros médicos. Fuerzas porque Vivirás y Triunfarás. Mi aplauso, o mejor dicho nuestro aplauso a la hora del cañonazo de La Habana, va por uds que hecen de la VIDA el más humano de los derechos

  • Sandra dijo:

    Ejemplo de joven cubana, que se cuide mucho.

  • Odalys dijo:

    Muy bonito artículo Yasel, es muy real todo lo que dices, estudiar medicina implica mucho amor, altruismo y sacrificio. Muchas felicitaciones para tu hermana que cumple tan hermosa y humana tarea, deseándole mucha salud y éxitos. Nuestros médicos ponen muy en alto el nombre de la Revolución cubana y los ideales que les inculcó nuestro Comandante en Jefe. Aunque sea dura la batalla, con médicos y una revolución como la nuestra no hay Coronavirus que se resista.

  • Granma dijo:

    Es una de nuestras Marianas saludos desde tu pueblo en MediaLuna a este gran periodista

  • Acelys dijo:

    tu articulo me estimuló a escribirte, no hay un cubano que no tenga algun miembro de su familia en la salud, en mi caso, mi sobrina Maria Liz y mi hija Cyndell, ambas medicas, una en la Habana la otra en Cumanayagua, cada una medico de la familia, ambas en contacto directo con el paciente, haciendo su labor.Cogen "botella" para llegar a su consultorio, hacen guardias, estudian,y siguen batallando para que los cubanos tengamos la mejor medicina del mundo y al mejor personal de salud, es este mi reconocimiento no solo a ellas, a tu hermanita,a los que cumplen mision, en especial a los que integran brigadas reciente, a mis amigos de la salud en especial los cumanayaguenses y cienfuegueros, a los que todos los días los aplaudimos desde mi hogar a las 9.00 pm

  • Fermin dijo:

    Yasel, excelente artículo. Es reflejo del trabajo que realizan nuestros especialistas de la salud en Cuba y en otros pueblos del mundo para garantizar la salud de millones de personas. La sensibilidad y solidaridad de tu hermanita se multiplica hoy en nuestros trabajadores de la salud. #CubaSalvaVidas #CubaPorLaSalud

  • yadire@ dijo:

    Felicitaciones por tan bello articulo es un ejemplo de las tantas Marianas que tenemos, cuidense mucho la patria los necesita tanto a ustedes que estan cumpliendo misiòn como a los que estan en nuestra Cuba Bella

  • luis dijo:

    Orgullo para Cuba.Muchas Felicidades.Excelente artículo

  • Yanelkis dijo:

    Gracias Yasel, una vez más vuelves a sorprendernos con tus escritos, aplausos miles para tu hermana y para todo nuestro Ejército de Batas Blancas que están librando una dura batalla y que como dijera nuestro Presidente: Viviremos y Venceremos

  • Mariana Hariz Chacón dijo:

    Que orgulloso de su hermana más en estos tiempos, lo entiendo perfectamente, mi hermana es estomatóloga y dice que en estos momentos hay que crecerse y dar lo mejor como profesionales, que si cumples con las medidas no hay riesgo. Que gran Orgullo. Lo felicito...

  • Melba Barbara Garcia Hrrmosilla dijo:

    Todas las noches a las 9.PM me paro con mis dos nietos que viven conmigo en la casa aplaudir a todos los medicos cubano y del mundo que luchan contra esta Epidemia tan grande como el COVID-19, tambien a todo el personal de la salud que de una forma u otra aportan su grano de arena, hasta por las redes sociales le mando mis aplausos para este ejercito tan bello de batas blancas.

  • Metcy dijo:

    Este artículo me hizo llorar muy bello , conozco médicos q están librando está batalla contra el corona virus y no se quejan están dispuesto siempre ayudar pq en cuba la medicina es así y nuestros médicos Valientes todos , me gustaría una mesa redonda q hablé de cómo están ellos en Venezuela Italia España
    la contrarrvolucion habla cosas q no son ciertas como por ejemplo que no tienen una buena alimentación en Venezuela pq ese país no hay comida , sobre la seguridad dicen que en Italia se contaminó un médico y por dios no paran de meter miedo a los familiares q están lejos pero cerca en el corazónonce y pensamiento
    Rogamos todas las noches por su seguridad y su mejor empeño en tan humana labor
    Besos y aplausos a todos los médicos de cuba y el mundo . Cuba los quiere

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yasel Toledo Garnache

Yasel Toledo Garnache

Periodista, ensayista y narrador, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz. Egresado de la Universidad de Holguín (2014) y del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

Vea también