Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Estados Unidos del Soft Power al Sharp Power

Por: Arthur González
| 16

Con la llegada de Donald Trump, el Soft Power fue cambiado por el Sharp Power. Foto: AFP.

La actual política que desarrolla Estados Unidos hacia Cuba pasó bruscamente del Soft Power  —Poder Suave o Inteligente—, aplicado por el presidente Barack Obama, al Sharp Power —Poder Agudo o Penetrante—, que lleva a cabo el actual presidente Donald Trump.

Esas clasificaciones de poder descritas por ideólogos yanquis, entre los que se encuentran algunos vinculados a la National Endowment Foundation, NED, está la definida por Joseph Nye, quien expuso claramente:

“El Poder Inteligente es la capacidad de combinar el Poder Duro y el Blando, para alcanzar una estrategia exitosa”, concepto que se hizo popular entre los miembros de la Administración Clinton y la de Obama.

El Poder Blando o Inteligente está definido como “la capacidad de dominar, por el ejemplo, la atracción cultural y la difusión de los valores propios”, y aunque este concepto surgió según los yanquis en China y Rusia, en realidad es la propia estrategia hegemonista empleada por los Estados Unidos en sus relaciones internacionales de dominación mundial.

Recordemos las declaraciones de Obama al anunciar las relaciones con Cuba, donde explicó en detalles sus propósitos con una inteligencia muy sutil:

“Continuaremos abordando los temas relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba (...) podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso”.

“Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas, solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche. Continuaremos apoyando a la sociedad civil allí”.

“Con nuestra embajada podremos aumentar considerablemente nuestro contacto con el pueblo cubano. Tendremos más personal, y nuestros diplomáticos podrán participar de manera más extensa en toda la Isla...incluida la sociedad civil, y con los cubanos que buscan alcanzar una vida mejor...Nadie espera que Cuba se transforme de la noche a la mañana, pero creo que el compromiso estadounidense, mediante nuestra embajada, empresas y ante todo nuestro pueblo, es la mejor manera de representar nuestros intereses, y apoyar la democracia y los derechos humanos”.

Ideólogos de esa línea de acción, como Joseph Nye, consideran que: “La seducción siempre es más efectiva que la coerción, y muchos valores como la democracia, los derechos humanos y las oportunidades individuales son profundamente seductores. El poder blando es simplemente una forma de poder, una forma de obtener los resultados deseados”.

Pero la política “blanda” de Obama estuvo combinada con el Poder Duro, pues no permitió el uso del dólar, mantuvo la Radio y Tv Martí, financió aún más a la contrarrevolución y todo el sistema de subversión política, persiguió encarnizadamente a la banca internacional por sus relaciones financieras con Cuba, no levantó la prohibición del turismo estadounidense, prorrogó cada año la Ley de Comercio con el Enemigo, mantuvo la prohibición de otorgar créditos a las compras cubanas de alimentos y se negó a discutir el tema de la Base Naval en Guantánamo, entre otras medidas que estaban a su alcance.

Con la llegada de Donald Trump, el Soft Power fue cambiado por el Sharp Power, asesorado por halcones que no aceptaban el abrazo dado por Obama, aunque fuese para clavar el puñal por la espalda. Trump desea destruir a la Revolución por la vía rápida y sueña que, junto a Venezuela y Nicaragua, erradicar de raíz el socialismo que tanto odia.

Ese Sharp Power (Poder Duro, Poder Punzante o Afilado), emplea los medios militares y económicos como fórmula para influir en la actuación y en los intereses de otros Estados. Su receta de dominio político es agresiva y basada en la coerción, al considerar que tiene efectos inmediatos, especialmente contra países de menor capacidad económica y militar, o cuando parte de su comercio depende de los Estados Unidos.

Precisamente el gobierno de Trump se sustenta en esos principios y observamos como emplea las promesas de ayudas económicas como chantaje, a la par que usa la diplomacia coercitiva, la amenaza de intervención militar y/o la implementación de sanciones económicas, como armas políticas para que los demás cumplan sus órdenes y deseos.

A lo anterior se suman las herramientas cibernéticas y campañas mediáticas, con el fin manipular e influir en la opinión pública, basado en el espionaje que hacen las grandes corporaciones como Google, Facebook y otras que entregan los datos de sus usuarios, preferencias y amistades, permitiéndole posteriormente ejercer influencias políticas y emitir noticias falsas para confundir.

Todas las acciones ejecutadas por Trump están enmarcadas en el Sharp Power, principalmente contra aquellos países que no aceptan arrodillarse ante sus exigencias, pero hasta la fecha no ha obtenido los resultados ambicionados.

Cuba, Venezuela y Nicaragua resisten sus embates con el apoyo mayoritario de sus pueblos. El rechazo mundial a la Guerra Económica, Comercial y Financiera, impuesta a Cuba desde hace 60 años y recrudecida hasta la saciedad, es total, a lo que suman las maniobras coercitivas para derrocar a Nicolás Maduro y a Daniel Ortega.

Corea del Norte no cede ante las presiones yanquis y responde a sus amenazas sin descartar el diálogo. Irán desafía las intimidaciones de Trump y demuestra confianza en su poderío militar y económico, sin aceptar chantajes.  China y Rusia actúan con firmeza e inteligencia ante las sanciones comerciales, tomando contramedidas importantes.

La guerra en Afganistán continúa, no pueden doblegar a su pueblo y los gastos que ocasiona mantener a cientos de miles de soldados norteamericanos, crecen y afectan la economía estadounidense, lo mismo sucede en Irak, donde la inestabilidad establecida por una guerra injustificada no se logra detener.

Al final Trump no obtiene los resultados ambicionados, pero pone al mundo en peligro de una nueva guerra de dimensiones incalculables y los ideólogos de esas políticas fascistas se enriquecen, mientras los pueblos rechazan cada día más a los Estados Unidos, quienes no han ganado ninguna guerra.

Cuba junto a Venezuela y Nicaragua continúan sin miedo, trabajando por mejorar a sus pueblos, porque como afirmó José Martí: “Es de vencidos la ira, y de la fuerza verdadera, el reposo y la serenidad”.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Interesante e inteligente artículo de Arthur González, que vale la pena leer. Comparto las opiniones del autor, pero creo que hay que darles cierto contexto.
    En primer lugar considero metodológicamente erróneo y parcializado justipreciar al gobierno de Obama solo por lo que no hizo, lo que el autor expresa con detalle. Pero omitir lo que sí hizo que es necesario para entender bien las cosas, y que escribo a continuación:
    Viajes:
    • Autorizó los viajes educativos, "de pueblo a pueblo" en vez de con grupos organizados. Dejó en pie una prohibición al turismo expreso como tal.
    • Aprobó "licencias generales" para viajes de estadounidenses a Cuba.
    • Permitió a viajeros estadounidenses regresar de Cuba con mercancías por un valor de 400 dólares, incluyendo tabaco y alcohol, siempre que no superen los 100 dólares en total.
    • Permitió las visitas familiares casi ilimitadas de cubano-estadounidenses. Autorizó a líneas de cruceros a ir a Cuba.
    • Llegó a un acuerdo para restaurar vuelos comerciales.
    • Permitió a Airbnb funcionar en Cuba, y los viajeros pudieron buscar alojamiento también en casas privadas en Cuba.
    Medidas financieras
    • Eliminó la prohibición sobre transacciones financieras cubanas que puedan pasar por instituciones bancarias estadounidenses, lo que en la práctica no se concretó
    • Permitió a los ciudadanos cubanos abrir cuentas bancarias en Estados Unidos y usarlas para enviar remesas a su país.
    • Sacó a Cuba de la lista de países con seguridad portuaria inadecuada, facilitando el tráfico naval entre los dos países.
    • Autorizó la exportación de productos importantes para Cuba, como materiales de construcción y repuestos de tractores, aunque en la práctica se hizo poco.
    • Autorizó también la exportación de algunos equipos de telecomunicaciones, inclusive software, hardware y servicios.
    • Permitió a los ciudadanos cubanos empezar a devengar un salario en Estados Unidos sin tener que iniciar el proceso de inmigración, siempre y cuando no tengan que pagar un impuesto aparte en Cuba.
    • Aumentó la cantidad de dinero que los estadounidenses pueden enviar a Cuba: de 500 a 2,000 dólares cada tres meses.
    Diplomáticas
    • Dejó en libertad a tres héroes cubanos que continuaban encarcelados en Estados Unidos.
    • Se reunió privadamente con el presidente cubano Raúl Castro en Panamá, en el primer encuentro cara a cara de los líderes de ambos países en décadas, lo que además marcó el inicio de intercambios públicos de alto nivel entre funcionarios de Cuba y Estados Unidos.
    • Reabrió la embajada estadounidense en La Habana.
    • Sacó a Cuba de la lista de países patrocinadores de terrorismo a la que nunca debió pertenecer y exhortó al Congreso, aunque sin éxito, a levantar el embargo comercial que pesa sobre Cuba.
    • Inició la restauración del servicio postal directo.

    Hay un factor adicional que creo de la mayor importancia. En el marco de la política blanda de Obama, uno de los ejemplos más notables es la famosa (o infame) frase de “Olvidar la historia” que es una atrocidad y un despropósito, es como si España nos pidiera que ‘olvidáramos” la Reconcentración. No es admisible, es anti patriótico y entreguista. La decisión de si olvidamos la historia o no la olvidamos es completamente nuestro, está bajo el total control del pueblo cubano y de su vanguardia. A quien nos pidan que olvidemos la historia, le contestaremos “No señor, no la vamos a olvidar bajo ningún concepto, punto” Olvidar la historia y querer “vivir en la historia” no es ni remotamente lo mismo. Pero hay gente que no entiende la imposibilidad de “vivir en la historia”.
    (Continuará)

  • Luishb dijo:

    Esas clasificaciones de poder descritas por ideólogos yanquis solo sirven para confundir a los ignorantes o aquellos que por intereses personales se dejen confundir. Todo cuanto sea ideado y ofrecido por los Yanquis como receta para otros es engañoso, peligroso y espantoso para el futuro de cualquier país en el mundo. El Imperio receta para los demás lo que le conviene y no lo que se necesita. Hay países que llevan mas de 200 años de capitalismo recibiendo y aplicando las recetas del Imperio y vemos que van en retroceso y cada día son países mas pobres. El modelo de sociedad y desarrollo lo decidimos los cubanos y por eso nos bloquean. Todo va encaminado a un solo objetivo, que es el saqueo de las riquezas de los demás para ellos aumentar su capital y poder vivir mejor que los demás. Por tanto debemos crear un nuevo orden internacional sin la presencia del imperio y así terminaría la hegemonía de EEUU con el dólar y sus medidas extraterritoriales.

  • Julio Elías dijo:

    Muy bueno el artículo. Ajustado a una verdad como un templo. El final del artículo es muy elocuente. Mis respetos y mi admiración por usted.

  • Jose R. Oro dijo:

    (Continúa)
    En cambio las acciones de recrudecimiento del cruel Bloqueo tomadas por Trump, no están bajo nuestro control, no dependen de nosotros. Cuando tratan de evitar que el petróleo que necesitamos llegue a Cuba, no depende siempre de nuestra voluntad. Cuando cierran cualquier vía de acceso a créditos, la llegada de buques cruceros, muchas de las vías para viajar a Cuba, reducción de remesas familiares, etc., Cuba tiene muy poca acción, solo aumentar la solidaridad interna entre los cubanos y trabajar mejor.
    Cuando hablamos de Soft Power (Poder Suave o Inteligente) son generalmente acciones físicamente intangibles que actúan sobre la psiquis de los individuos o sobre el pensamiento y conducta de la sociedad; y de Sharp Power (Poder Agudo o Penetrante) que son acciones agresivas, materiales, tangibles, de índole económica o militar, estamos usando como correctamente dice el autor “clasificaciones de poder descritas por ideólogos yanquis”, propongo analizarlas no en el estilo de estos ideólogos, sino de otros a mi juicio más competentes.
    Un genio inmortal definió que “en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”
    Para quien quiera refrescar con más detalles, en este link se va al Prólogo a la “Contribución a la Crítica de la Economía Política”, Karl Marx (1859)
    https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm
    Las “intenciones” no son el motor de la Historia, las agresiones para destruir la base económica de Cuba han sido desde el ya lejano 1960 el leitmotiv imperialista, bien expresado en la infame carta de Lester Mallory, citada hace unos días por nuestro gran canciller Bruno Rodríguez:
    “ La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (…) No existe una oposición política efectiva (…) El único modo efectivo para hacerle perder el apoyo interno (al gobierno) es provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria (…) Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica (…) negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.
    Cuando los “ideólogos yanquis” hablan de Soft Power y Sharp Power, no comprenden el predominio del ser sobre la conciencia, de la economía sobre los actos de pensamiento, del materialismo sobre el idealismo. Contra el Soft Power tenemos muchas vías de acción. Contra el Sharp Power solo resistir
    Obama de manera timorata perseguía un legado inalcanzable, destruir a la revolución cubana por dentro. Trump, vulgar hasta la médula, solo quiere los 29 votos electorales de la Florida. El peligro y nivel de amenazas sobre Cuba de Trump es infinitamente mas grave y no debe ser equiparado con el del gobierno estadounidense anterior. Sera derrotado igual, pero con mucho mas sufrimiento y privaciones. Nuestro desarrollo sera mucho menos rapido, pero no importa, se logrará la victoria

    • David L Camacho dijo:

      Este es un comentario muy serio de Jose R Oro, que debe ser leido con calma y detalle. No se si a veces estamos mirando demasiado a traves de los ojos de la ideologia enemiga y usamos sus conceptos como Sharp Power y Soft Power en el contexto de la vivion de sus promotores. El que ellos proclamen esas cosas, no nos debe indicar que las aceptemos a una forma acritica.
      Todo se reduce al final de querer igualar intenciones con actos materiales, lo que es un absurdo total, para justificar otro absurdo de que el capitalismo habitual como en el caso de Obama, que es bien malo, se iguala con el fascismo de Trump, que es muchisimo peor.
      Creo que Oro ha refutado bien y sólidamente tales afirmaciones que son en general enfoques idealistas, en los cuales las "intenciones" (la conciencia usando términos marxistas) es equiparada a las acciones materiales y agresiones. Esta claro que el ser predomina sobre la conciencia, el materialismo es la forma de razonar, no el idealismo. El darle muchas vueltas a la noria a veces marea

  • Frank Fernandez dijo:

    Una mala noticia para Trump, AQUI NO SE RINDE NADIE.

  • Tranquilino dijo:

    Martí, grande Martí. Qué frase más aleccionadora para culminar un buen artículo.

  • Remberto dijo:

    y no coje ni catarro, vaya bicho malo x dios...

  • LA LLUVIA dijo:

    TODO MUY JUSTO Y PRECISOLO QUE DICE ESTE ARTICULO TAN VERDADERO COMO INTERESANTE Y PROFUNDO, DESDE SIEMPRE SABIDO.
    CUBA Y TODOS LOS PUEBLOS Y PAISES DEL MUNDO TIENEN QUE SEGUIR CON INTELIGENCIA Y ESTRATEGIA PARA NO DEJARSE PROVOCAR PARA PODER SEGUIR ADELANTE POR LAS PAZ EN EL MUNDO Y LA PROSPERIDAD.
    LA DIPLOMACIA Y EL TIEMPO NOS DARA LA RAZON.ìììì 2020.ìììììì
    LA RESISTENCIA ES LA MEJOR ARMA, PARA ALCANZAR LAS METAS.-

  • DraMulet dijo:

    Pues serenidad será!
    No hay nada mejor que un día detrás de otro.
    Paciencia.

  • jimaguayu dijo:

    El energumeno de la Casa Blanca,dijo que su pais nunca sera un Estado Socialista,esta mas que claro su odio al Socialismo,y ademas dise que son estados Fallidos ,si es asi porque no le quitan el Bloqueo a Cuba,y dejan que se hundan en su Socialismo.

  • Jose R. Oro dijo:

    Este parrafo debiera anteceder la primera parte de mi comentario, por un error mio, no lo envie completo:
    "Ese dilema es muy grande y complejo, no solo para Trump y los congresistas republicanos (tanto representantes como aun mas senadores), sino para la dirección del partido republicano y su estrategia política para el control de los Estados Unidos. Pueden perder no solo la presidencia sino también el Senado, que tiene para las elecciones de noviembre del 2020, treinta y cuatro curules en juego. De ellas 22 son ocupadas actualmente por republicanos (de las cuales se estima puedan cambiar 7) y 12 por demócratas (3 pueden cambiar). Si eso sucede así, el Senado quedaría con 49 escaños tanto para los demócratas como para los republicanos y 2 senadores independientes, tradicionalmente alineados con los demócratas. Hablando claro, el partido republicano podría perder la Casa Blanca y las dos Cámaras del Congreso, lo que sería una debacle de incalculables dimensiones"

    • Jose R. Oro dijo:

      Estimado editores, me da muchas pena pero envie el anterior comentario a un articulo equivocado, por favor no lo pongan, porque no tiene nada que ver con el articulo arriba, ni con mis anteriores comentarios Mea culpa!

  • carmen dijo:

    Así mismo si todos los países incluyendo a los capitalistas se enfrentan a ese loco esquizofrénico,malvado,prepotente,genocida y no se ponen de rodillas,tal vez, el mundo tenga un mejor porvenir, y hablo del mundo en general, no solo de cuba que nunca se ha puesto de rodillas y jamas lo hara, su politica hostil y abusiva quiere aniquilar a aquellos que le ofrezcan resistencia, Venezuela, Cuba. Pero ese engendro no es el amo del mundo por favor despierten.

  • R PONS dijo:

    BT: NI EL Soft Power NI EL Sharp Power NI LOS ANTERIORES PRESIDENTES NI TRUMP Y SU PANDILLA DE MENTIROSOS CON TODO EL ARMAMENTO Y AMENAZAS HAN PODIDO NI PODRAN CONTRA NUESTRO PAIS, ANTERIORMENTE EXISTIA UN CAMPO SOCIALISTA, PERO HOY HAY UNA ALIANZA MUY BUENA EN LATINO AMERICA Y LOS PUEBLOS NO SE VAN A ARRODILLAR MENOS QUE MENOS EL CUBANO, NO NOS ENTENDEMOS, NI NOS ENTENDEREMOS JAMAS...GRACIAS

  • Andes dijo:

    Pareciera que el miedo se está apoderando de todos los norteamericanos, cada vez temen más a los de más poder, pareciera que Trump ha impulsado una política de miedo para asegurarse en el poder.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también