Imprimir
Inicio » Especiales, Medio Ambiente  »

Las tormentas de arena y polvo

| 19 |

Nubes de polvo sobre el golfo Pérsico el 13 de mayo de 2018. Imagen: NESDIS/NOAA.

Las tormentas de arena y polvo constituyen peligros meteorológicos en las regiones áridas y semiáridas del planeta. Son comunes en el norte de África, la península arábiga, Asia (desiertos de Gobi y Taklamakán), Australia, Estados Unidos, Argentina y Sudáfrica. Se producen cuando fuertes vientos turbulentos erosionan las partículas de arena y lodo y las lanzan a la atmósfera. Según las estimaciones, cada año se emiten entre una y tres gigatoneladas de polvo.

Una vez liberadas de la superficie, las partículas se elevan a través de la tropósfera. En dependencia de su tamaño y las condiciones del tiempo, el viento puede trasladarlas antes de depositarlas otra vez en el suelo (la precipitación también hace que el polvo descienda). Actúan como núcleos de condensación en la formación de nubes, fundamentalmente si están cubiertas de polución. Igualmente, intervienen en el crecimiento de las gotas de agua y los cristales de hielo.

El polvo en suspensión funciona de forma similar al efecto invernadero: absorbe y dispersa la radiación solar que entra a la atmósfera terrestre, reduce la cantidad de radiación que llega a la superficie, absorbe la de onda larga que rebota desde el terreno y la reemite en todas direcciones.

Gigantesca polvareda en Big Spring, Texas, en junio de 2019/Wikipedia.

Riesgos para la salud

El tamaño de las partículas de polvo es clave al determinar el potencial peligro para la salud humana. Las que tienen un tamaño superior a 10 micras no se pueden respirar y solamente perjudican los órganos externos (provocan irritación en la piel y los ojos, conjuntivitis y mayor susceptibilidad a las infecciones oculares). Las que se inhalan (aquellas con un diámetro inferior a 10 micras), en general quedan atrapadas en la nariz, la boca y la parte superior del tracto respiratorio, y se pueden asociar al asma, la traqueítis, la neumonía, la rinitis alérgica y la silicosis.

La micra es una unidad de longitud equivalente a una milésima parte de un milímetro (0,001 mm) o una millonésima de un metro (0,000 001 m).

Partículas más pequeñas pueden penetrar hacia la parte inferior del tracto respiratorio e ingresar al torrente sanguíneo, pudiendo afectar los órganos internos y causar trastornos cardiovasculares. En 2014, un modelo de evaluación mundial calculó que la exposición a las partículas de polvo ocasionó alrededor de 400 mil muertes prematuras por enfermedad cardiopulmonar en la población de más de 30 años de edad.

Tormentas de arena afectaron el noroeste de China a finales de abril de 2011. Foto: Xinhua.

Pueden transmitirse a través del polvo algunas enfermedades infecciosas, por ejemplo, la meningitis meningocócica. Los investigadores consideran que la inhalación de partículas de polvo cuando el tiempo es cálido y seco puede dañar las mucosas de la nariz y la garganta, proporcionando condiciones favorables para una infección bacteriana.

Otros efectos

El polvo del Sahara fertiliza el bosque húmedo del Amazonas, y el hierro y el fósforo que trae benefician la producción de biomasa marina en partes de los océanos donde escasean dichos elementos. No obstante, tiene muchos efectos negativos en la agricultura, como la reducción del rendimiento de los cultivos, la pérdida de tejido vegetal, la disminución de la actividad fotosintética y el incremento de la erosión del suelo.

Entre los efectos indirectos del depósito de polvo se incluyen la obturación de los canales de riego, el cubrimiento de las rutas de transporte y la disminución de la calidad del agua en ríos y arroyos. La reducción de la visibilidad debido al polvo suspendido en el aire también afecta el transporte aéreo y terrestre.

En Arizona el 21 de julio del 2012/Ryan Behnke.

 Fuentes consultadas:

 Global Assessment of Sand and Dust Storms, UNEP, WMO, UNCCD (2016).
– Sand and Dust Storms, WMO.
– Airborne Dust: A Hazard to Human Health, Environment and Society, WMO (2015).

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Armando Enrique dijo:

    La viví en el desierto de Rub AlKhali en norte de la República de Yemen y hasta en Adén la excapital del Yemen popular y democrático llegaban sus polvos. Increiblemente, ese polvo daña mucho la cornea y provoca afectaciones a la vista con el paso del tiempo.

    • Simon dijo:

      A pesar de todas las inconveniencias y peligros de las tormentas de polvo hay que ser optimistas.
      Dentro de unos cientos de miles o millones de años la evolución por selección natural darwiniana puede convertir a los ojos humanos en ojos de camellos.

      Los camellos tienen tres párpados, dos de los cuales tienen pestañas que protegen los ojos de la accion erosiva de la arena. La tercera es una membrana fina que fuciona como el limpiaparabrisas de los automóviles y sirve para limpiar y lubricar la superficie de los ojos.
      De cierta manera seria mas estético y cómodo tener ojos de camello que utilizar molestas gafas.

      Despues de todo, el rabo de los simios lo perdimos a bajar de los árboles y el dedo pulgar de la mano se adaptó para mejorar el agarre y las funciones propias de los humanos. En lo que respecta a los pies, todavia los chimpancés no pueden usar zapatos por obvias razones.

      El optimista inventó el avión y el pesimista el paracaidas.

      • Salems dijo:

        Corrección. El realista inventó el paracaidas.
        Y esperar por algo que sucederá en millones de años no es optimismo… es fantasear demasiado. Si lo mas seguro es que el mundo no dure tanto. Y aunque o hiciera, lo mas probable es que el hombre invente un dispositivo que haga la misma funcion que los parpados del camello tipo gafas, a que la evolucion haga lo suyo.

  • alexis cordero quintero dijo:

    Impresionante fotos, no creo pudiera estar en una situacion como esa seria desesperante verse envuelto en esa arena que no te deja ver ni respirar.

  • @visporro dijo:

    alabaooooo

    alabaooooo ¿en que lugar del planeta no ha vivido o estado un cubano?

  • Mic dijo:

    Por cierto el polvo del Sáhara que estuvo en nuestro país días anteriores, ¿también provoca todas esas afecciones?

    • Aroldo dijo:

      Por supuesto que sí.

      • Mic dijo:

        Aroldo pienso que se debería informar más a la población sobre estos efectos pues esos días me enfermé de la garganta, que me dolía que no podía dormir y al ir al doctor me dijo que yo estaba bien que no tenía nada. Noto cierto desconocimiento por la población en general de los efectos nocivos de este polvo de Sáhara en nuestro país. ¿No está de acuerdo usted conmigo?

    • Simon dijo:

      Muchos de los microorganismos que viven en el suelo tienen la posibilidad de ser transportados a largas distancias por el polvo de las tormentas, aunque la mayoria echos muere por el efecto esterilizante de la luz ultravioleta del Sol a grandes alturas
      (El colmo seria que en el polvo Sahariano vinieran miles de huevecillos de los temidos caracoles africanos. JEJE)

      • Mic dijo:

        Bueno no sé si será coincidencia pero siempre para la época que se encuentra el polvo predominando sobre nuestra isla me enfermo de catarro, año tras año es lo mismo

  • Villa dijo:

    Bueno, a prepararse que por ahi viene, hace poco paso por aqui algo, ya empezo a inundar al mundo

  • plaff dijo:

    Peor es el polvo negro permanente al que estamos sometidos los pobladores del Municipio de Moa, y creame que es peor que el vivido por usted en Yemen, no solo la cornea, es los pulmones y todo en general, tremenda contaminación que nada se hace por evitarla, ojos ciegos y oídos sordos

  • Suylen dijo:

    Buena la explicacion pero esto tiene que ver con la neblina del pasado fin de semana que se vio en centro habana y de la que realmente no se ha dado explicacion clara

  • beliño dijo:

    POLVO DEL SAHARA (POR LO QUE DICE EL ARTICULO ES BUENO EN PARTE Y ES MALO ….UHHHH…ESTAMOS EN EL MEDIO DE UNA INCOGNITA…….

  • Alfonso dijo:

    Interesante articulo

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Este servidor fue testigo presencial de esos fenómenos por espacio de tres años en los países del Golfo. En una ocasión me sorprendió una similar a esa de la foto, cosa muy típica en esos parajes. Como la visibilidad es tan amplia en esos desiertos, el fenómeno puede descubrirse con el tiempo suficiente como para tomar medidas de precaución. En esas carreteras existen zonas de seguridad cada cierta cantidad de kilómetros. Lo más recomendable es arrimarse a un sitio seguro y firme, separado más de 5 metros de la carretera y sentarse a esperar que lo grueso del fenómeno pase, cosa que demora entre 40 minutos y hora y media. Después se queda el aire y el polvo por mucho más tiempo, pero se puede seguir rodando sin tanto peligro.
    La pintura del carro y los adornos niquelados pierden todo su brillo.
    En otra ocasión, entre Trípoli y Tobruk, en Libia, la carretera prácticamente se perdió bajo la arena en un tramo de casi 200 metros y hubo que esperar a que los rastreros con sus camiones grandes despejaran un poco el camino. También era común ese fenómeno en el segmento de desierto que está entre las ciudades de An Nassiriya y Al Zubair, en el sur de Iraq.
    En esas fotos de Estados Unidos se puede ver algo verde, pero en los países del Golfo no es así. Todo es arena y más arena durante 7 u ocho meses del año. Cuando llega la época de lluvia, a los siete días el desierto se llena de unas yerbitas que en menos de 21 días hasta florecen y se mantienen alegrando el desierto de noviembre a febrero, pero cuando se secan se vuelve a convertir en el mismo manto amarillo. La lluvia y los truenos son para respetar.
    Cuando se busca en la arena, puede descubrirse las “malanguitas” de esas yerbas totalmente cubiertas con una bola de raíces a modo de pelota de beisbol.
    Como curiosidad, en una ocasión tomé una de esas “bolas de pelos” y la puse cercana a un vertedero en nuestra casa, mojándola frecuentemente. La mantuve verde y florecida mucho tiempo.

  • dondy dijo:

    Hallayai de de los niños y ancianos ya que son los mas vulnerables, eso a trump no le intereza, si fuera una nuve de dinero anduviera revolcoa en el piso recogiendo polvo aunque le cueste la vida.

  • Daikel dijo:

    me pregunto si llegará el momento en el que el polvo se acabe.

    • Salems dijo:

      El polvo que si no acabará nunca es el de mi casa.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Danier Ernesto González

Danier Ernesto González

Meteorólogo del municipio holguinero de Gibara.

Vea también