Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Winston Churchill en Cuba

| 36

Winston Churchill. Foto: Revista diners.

Al ex primer ministro británico Winston Churchill se le dio en Cuba, en 1946, trato de jefe de gobierno, y el Hotel Nacional le reservó, por supuesto, el Apartamento de la República, que se destinaba para los huéspedes oficiales más distinguidos. Durante la Segunda Guerra Mundial la prensa había hecho habitual su imagen de abuelo bonachón e implacable a la vez. Era un fumador insaciable de puros habanos. Cuando se asomó a la portezuela del Boeing 17 que lo trajo, levantó la mano derecha y con los dedos índice y corazón en forma de uve saludó a la multitud que lo aguardaba en el aeropuerto de Rancho Boyeros y que lo aplaudió entusiasmada: Sir Winston repetía para los habaneros el signo de la victoria, gesto que acuñó a lo largo de la contienda bélica.

Y ahí mismo comenzaron los dolores de cabeza para el protocolo cubano y la legación británica en La Habana, porque el ex premier no respetaba horarios ni formalidades y se regía solo por lo que le deparaba la jornada. Se levantaba a las cinco de la mañana y desde ese instante ponía en jaque a todo el hotel. Un día de lluvia, molesto porque no podría darse el acostumbrado chapuzón en la piscina, ordenó de improviso que hicieran sus maletas para marcharse y pidió que se las deshicieran en cuanto salió el sol. Su tiempo libre lo pasaba jugando a las cartas con el que quisiera acompañarlo. “Come, bebe y fuma sin restricciones de ninguna clase. Y en cantidad”, escribía Enrique de la Osa en su reportaje sobre la visita.

Era la segunda vez que Winston Churchill visitaba nuestro país. Muchos años atrás, en 1895, había celebrado aquí su cumpleaños veintiuno. El entonces joven oficial del cuarto Regimiento de Húsares vino a título personal a ver la guerra que por su independencia sostenían los cubanos contra España, y aquí el futuro Lord del Almirantazgo británico recibió su bautismo de fuego. En esa época también se aficionó al ron cubano. Así lo dice explícitamente en sus memorias.

¿Qué buscaba Winston Churchill en 1895 en estas tierras? Lo dijo claramente en su libro: la aventura por la aventura misma. Ansiaba saber cómo era una guerra.

El joven Winston Churchill. Foto: Archivo.

De Sancti Spíritus salió Churchill con una tropa española de tres mil hombres que se movía hacia Arroyo Blanco. Marchó a caballo durante horas e hizo vida de campaña: durmió en hamaca, vivaqueó con la tropa, se bañó en los ríos… Pasaban los días y no ocurría nada, hasta que una mañana, a la hora del desayuno, su grupo fue sorprendido por una descarga cerrada que salía del bosque cercano y un caballo que pastaba plácidamente junto a Churchill recibió una herida de muerte en el costado.

Los españoles se precipitaron hacia el lugar de donde provinieron los disparos y no encontraron a nadie. Ya a Churchill le habían advertido que en Cuba el enemigo estaba en todas partes y en ninguna… “Cuando presenciaba todas esas operaciones no pude por menos de pensar que la bala que había alcanzado al caballo había pasado ciertamente a un pie de mi cabeza. Así, por lo menos, había estado bajo el fuego. Ya era algo”, dice el ex premier en sus memorias. Comprendió la situación: España se arruinaría y desangraría frente a un ejército andrajoso y armado, sobre todo, “con un cuchillo terrible llamado machete”; un arma manejada por soldados a los que la guerra “no les costaba nada, aparte de miseria, peligros y privaciones”. Pero aun así, Churchill simpatizaba con España. Mejor, sentía lástima por los españoles.

Winston Churchill con su esposa durante su estancia en el Hotel Nacional de La Habana en febrero de 1946.

Volvamos a aquella Habana de febrero de 1946. Churchill pidió que lo pasearan por la ciudad en un automóvil descapotado y como el protocolo cubano no disponía de vehículo semejante, el propietario de la fábrica de puros Partagás ofreció el suyo y él mismo sirvió gustoso de chofer a cambio de que el visitante lo reciprocara con una visita a su empresa, en lo que fue complacido. Una de las vitolas tradicionales de la marca Romeo y Julieta lleva el nombre del político británico. Un dato que apenas se conoce: Pinar del Río distinguió a Churchill con el título de Hijo Predilecto. Pasó toda una tarde encerrado en el prostíbulo de Marina, en la calle Colón. Su edecán durante su estancia en la Isla fue el entonces joven teniente José Ramón Fernández.

El almuerzo de Churchill con el presidente Grau San Martín, cuyo menú se conserva todavía, se vio matizado por la anécdota. Sir Winston salió para el Palacio Presidencial con todo el empaque que exigía la ocasión solo para regresar al hotel a los pocos minutos… Había olvidado los tabacos. Luego, otro desenchufe: la comitiva tuvo que dar vueltas y vueltas en torno a Palacio durante diez minutos a fin de que el ex premier y el mandatario se encontraran a la hora prevista.

Al final del almuerzo, Grau obligó a Churchill a salir a la Terraza Norte ante la que lo aguardaban numerosos habaneros para saludarlo.

Churchill dijo: “Me siento muy complacido en esta hermosa Isla de Cuba donde he sido tan bien acogido…”. Y prosiguió, en español: “Aprovecho la oportunidad para decir: ¡Viva la Perla de las Antillas!”.

Al final de su estancia hizo otra declaración entusiasta: “Si no tuviera que ver al presidente Truman, me quedaba aquí por un mes”.

Churchill era un fumador insaciable de puros habanos. Foto: Archivo.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Wazowski dijo:

    José Ramon Fernández el Gallego?, nuestro gallego? si es así wowwwwww! que interesante la historia, gracias profe!

    • silvio dijo:

      segun wikipedia, Ose Ramón se graduó en el 47 en la escuela de cadetes, así que debe haber sido él,

      saludos,

      • Wazowski dijo:

        Silvio, sirvió! Gracias!

    • @adrian_camaguey dijo:

      Si, ese mismo. El hecho aparece en un revista Bohemia post 1959 que alguna vez habló del asunto. Cosa curiosa, Fernández no menciona la anécdota en sus memorias, creo.

  • plaff dijo:

    Gracias Ciro por escribir sobre la estancia de este eminente estadista inglés en Cuba, que descripción ha dado del machete mambí, aunque un férreo Capitalista no se le pueden negar sus méritos en negociaciones de la guerra, como tampoco que fuera el único estadista que sin haber sido presidente en sus funerales reuniera a la mayor cantidad de presidentes presentes en su último adiós, record no superado hasta estos tiempos, Churchill nunca aceptó el Sistema Socialista, sin embargo abogó por evitar guerras en las que en muchas ocasiones Inglaterra saldría perjudicado.
    la Habana lo recibió y le brindó uno de los mejores habanos nuestros, como el placer de disfrutar de nuestra Capital del siglo XIX y XX

    • Sergio dijo:

      Y fue el único que no se plagó a los CANTOS de SIRENA de Hitler ni de Moussolini, de hecho Inglaterra fue el único país que declaró la guerra a ALEMANIA desde el mismo 1939, el único.

    • Leandro dijo:

      en un discurso pronunciado el 23 de diciembre de 1959 dijo de Estalín:

      “Gran suerte fue para Rusia, que en los años de difíciles pruebas la dirigiera un genio, el indoblegable caudillo I. V. Stalin. Él fue una destacada personalidad, impuesta por nuestro cruel tiempo de aquel período a través del cual transcurrió toda su vida. Stalin fue una persona de extraordinaria energía, erudición, indoblegable voluntad, áspera, cruel, despiadada tanto en la acción, como en la desgracia, a la cual yo, educado en el parlamento inglés, nada podía contraponerle.
      “Stalin poseía un gran sentido del humor y el sarcasmo, al igual que capacidad para expresar sus ideas. Los discursos, Stalin los escribía él mismo. En sus obras siempre resonaba una fuerza ejecutiva. Esta fuerza era tan grande en Stalin, que él parecía irrepetible entre los dirigentes de todos los tiempos y pueblos.
      “Stalin produjo en nosotros una grandiosa impresión. Su influencia sobre las gentes era extraordinaria. Cuando él entraba en la sala de la conferencia de Yalta, todos nosotros, cual si fuera por una orden, nos poníamos de pie y, algo extraño, por alguna razón, sosteníamos las manos en posición de firmes. Él dominaba, libre de cualquier pánico, una profunda sabiduría; era maestro insuperable para encontrar vías de salida a la peor de las situaciones sin salida. En los más críticos momentos de desgracia y en los triunfos se mantenía igualmente comedido, nunca se dejaba arrastrar a las ilusiones. Stalin era una personalidad extraordinariamente compleja.
      “Él fundó y subordinó a sí mismo un enorme imperio. Esta era una persona, que destruía a sus enemigos con las manos de sus propios enemigos; incluso a nosotros, a quienes abiertamente nos decía imperialistas, nos obligó a combatir contra los imperialistas. Stalin fue, sin iguales en el mundo, un gran dictador. Él tomó una Rusia desecada y la dejó pertrechada con el arma nuclear. No, digamos lo que digamos sobre él, la historia y los pueblos no olvidan a tales personas.”

  • RSA dijo:

    Bianchi como siempre, dándonos estocadas en el tiempo que se desconocen de lo que fue nuestra linda patria en aquellos años trágicos y convulsos, gracias Ciro por cada artículo desplegado en este magnífico sitio, ojalá tengas muchos más.

  • Antonio González dijo:

    El general mambo Miró Argenter reporta su presencia en la manigua junto a las tropas espanolas. Si se analiza aquel viaje de 1895 más parece un reconocimiento del terreno como parte de los planes de la futura intervención estadounidense en Cuba, un favor de los militares ingleses.

    • Carlos dijo:

      Error amigo, estaba sentando las bases para implementar el bloqueo economico y financiero.

  • Nandy dijo:

    Muchas gracias a Ciro Bianchi, por desempolvar esta información. Que siga por este camino, que el Soberano siempre se lo va agradecer.

  • Alfredo dijo:

    Gracias por este trabajo Ciro. Tiene usted alguna referencia de que el ex primer ministro inglés haya comprado un reloj Cuervo y Sobrinos en La Habana?

  • Giraldo dijo:

    Y todavía Trump y todos sus alcones de alcantarillas creen que pueden doblegar a todo un pueblo que está dispuesto a luchar hasta el último cubano, por la independencia, soberanía y las conquistas de la Revolución que nos dio Fidel, el anehelo de todos los compatriotas que han dado sus vidas por ver a Cuba libre…

    Gracias Ciro por tan interesante artículo, usted como siempre sorprediendonos con sus articulos tan amenos e interesantes.

    • R dijo:

      Qué tiene que ver una cosa con otra ???

      • Violin dijo:

        jajajajajajajajajajajajajajajaja, me parto de la risa, jajajajajajajajaja lo máximo!

      • ;) dijo:

        Que los imperialistas pueden venir a Cuba solo de turistas.

    • Lourdes dijo:

      No veo la relacion de la perorata de Giraldo con este articulo, cada loco con su tema! Por cierto, se escribe HALCONES, no «alcones»…….

  • Vladimir dijo:

    Muy buen articulo Ciro, por favor narre sobre algun acontecimiento acaecido en la Ciudad de Holguín. Saludos.

  • Mario J. Penton dijo:

    Muy buena historia. Gracias por compartirla.

  • manolete dijo:

    me parece que se ha olvidado mencionar un asunto muy importante Churchill es el artífice de la Guerra Fría, revisen los archivos y verán

    • Sergio dijo:

      CHURCHIL fue un anticomunsita declarado, y al mismo tiempo un ANTIFACISTA, también declarado, fue el único que se le opuso a Hitler y su camarilla desde un inicio,,,, el ÙNICO.

    • Mágico dijo:

      Manolete, para mí a Bianchi no le faltó nada importante por decir. Parece que su objetivo fue hacer hincapié en lo pintoresco del personaje, en lo volutarioso, caprichoso e indiciplinado a veces. Pero Churchil era un tipo simpático, que le caía bien a la gente, por decirlo de alguna manera. A nivel internacional muchos recuerdan al Sir por estas características y los cubanos de la época también tuvieron el mismo concepto sobre el personaje. Por eso espontáneamente lo recibieron, lo seguían y lo aplaudían. Uno de los méritos de Bianchi es trasmitirnos precisamente al mismo Churchil que vieron nuestros antepasados en aquella visita del exprimer ministro británico. Y si a Bianchi nada le faltó a usted sí le sobró, Manolete, eso de llamarnos la atención sobre que Churchil fuera el artífice de la Guerra Fría. Para esta pincelada histórica, popular y refrescante que nos entrega Bianchi, su llamada de atención es como una tiñosada, a mi modo de ver las cosas.

    • Preocupao dijo:

      No estoy de acuerdo. Churchill dejó su impronta literiaria (porque el hombre era un maestro de la palabra, eso hay que reconocérselo) en la guerra fría con el discurso de Fulton, donde acuñó el término de «Cortina de Hierro», o Iron Curtain, pero que fuera artífice de la guerra fría, es darle demasiado crédito. Desde luego, el viejo era un anticomunisata furibundo y redomado. Ya en 1917 clamaba por estrangular a la criatura comunista en su propia cuna, y a pesar del matrimonio de conveniencia con Stalin, nunca renunció a eliminar la URSS.
      Pero bueno, en julio de 1945 ya ni era Primer Ministro para manejar Inglaterra, ni los ingleses tenían el poder para conducir la política internacional como hacían hasta la IWW. Después de la victoria sobre los nazis, quedaron irremisiblemente relegados al papel de socio menor de Estados Unidos.
      Truman y compañía, George Kennan, y otros fueron los que en mi opinión pueden ser señalados en el sentido de iniciadores de la guerra fría. No olvidar que Dresde, y sobre todo Hiroshima y Nagasaki fueron el pistoletazo de arrancada de esa guerra. En Dresde les mostraron lo que la USAF podía hacerle a una ciudad en solo una noche, y en Japón el poder de las nuevas armas.

    • Carlos dijo:

      Y?

  • joloro dijo:

    Otra mas de las historias que nos cuenta el Maestro Ciro Bianchi.No sabia de la incursión de Churchill en nuestra contienda independentista,claro del lado colonialista.Pero su espíritu aventurero lo llevó a ser una figura grande de la historia britanica.Siempre gracias,Ciro.

  • peter j. melian dijo:

    Churchill : Perro sabueso del imperialismo británico.

  • Jesús Gómez Merentes dijo:

    Un brillante estadísta inglés .

  • Adela dijo:

    Muy controvertido este personaje histórico, algo he podido conocer de varias películas que se han proyectado sobre él, incluido el serial La Corona, que narra muchas cosas sobre su personalidad, incuestionablemente enemigo del socialismo y de la URSS aunque se haya visto obligado a formar parte de la alianza para derrotar a los nazis.
    Del artículo me gustaría que Ciro indagara algo porque la famosa casa de Marina (si es que se habla de uno de los prostíbulos más famosos -si no el más- de LH) se encontraba en Malecón y 25, en una construcción que parece un castillito, cruzando la calle de lo que hoy es el Hola Hola de Malecón y no en la calle Colón, aunque en esta y en ese barrio en general se concentraban una buena parte de los de la ciudad.

  • Gh@d2âr dijo:

    Gracias a Ciro Bianchi, con su manera peculiar de indagar en nuestra historia y con la maestría al escribir, nos hace abstraernos y casi nos imaginamos formando parte de los hechos que nos narra.

  • MAS81 dijo:

    Muy interesante este artículo. No imaginaba que el premier hubiese sido atendido por Él Gallego Fdez. ni sabía él detalle sobre el nombre de la vitola de tabacos en su honor.

  • Arturo dijo:

    La estancia de Churchill en Cuba fue recogida en 2013 en el libro La ruta cubana de Churchill, editado en Sancti Spiritus
    http://www.cubahora.cu/cultura/la-ruta-cubana-de-churchill

  • Alfonso dijo:

    Nunca he entendido porque nos cuesta tanto trabajo asimilar que existen grandes personaliades independientemente de su visión politica de izquierda o de derecha. Sin duda Churchill, fue una de esas grandes personalidades que recoge la historia universal aún cuando siempre fue aserrimo detractor del socialismo y siendo creador de la guerra fria, de la misma manera que la historia no puede dejar de hacer mención de Julio Cesar, Napoleon Bonaparte, Adolfo Hitler, Carlos Marx, Lenin, Mahatma Gandi y Jose Marti por solo citar algunos.

  • Juanito Tucupey dijo:

    Los tabacos que fumaba, mientras pudo se les fabricaban en vitolas especiales en la fabrica de tabacos La Corona que esta situada a un costado del antiguo palacio presidencial, Cerca de Refugio No. 1 que es su direccion, la del palacio, digo.

  • Margarita Combatiente dijo:

    Que me desmientan, pero el prostibulo de Marina estaba en Manrique y San Jose, pegadito a los que es el barrio chino.
    Muchos lo conocian pero tambien tenian su «business card» o tarjeta como negocio establecido y reconocido

  • ariel dijo:

    Muchas gracias por una clase de historia de la que no se habla

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también