Imprimir
Inicio » Especiales, Entretenimiento  »

Gugulandia: Parodia de la Humanidad

Por: Arturo Delgado Pruna
Publicado en: Canal USB
| 32 |

A propósito de los 60 años del Icaic y de los 50 de dedeté, el
historietista cubano Hernán Henríquez, creador de la famosa serie
Gugulandia, rememora su labor en ambas instituciones culturales

En 1959, con 18 años de edad, era animador de comerciales para la televisión; sin proponérselo, casi de inmediato, fue uno de los fundadores del Departamento de Dibujos Animados del Icaic. En 1964 creó Gugulandia, historieta que se convirtió en un fenómeno cultural y fue acogida por numerosas publicaciones, entre ellas dedeté, donde, precisamente, esa serie tuvo su época de esplendor en los años 70. Converso con Hernán Henríquez, quien considera que su humor consiste en obligar a pensar. 

Usted asevera que todos los niños dibujan, solo que unos lo siguen haciendo y otros lo dejan. ¿Qué lo motivó a no abandonar el gusto por los trazos?

No recuerdo dibujos de mi infancia, lo que más me motivaba era saber el porqué de las cosas. Mi mente era más científica que artística. Ponía mi atención en saber cómo funcionaba la naturaleza. Mi lectura favorita era los muñequitos de los periódicos, me gustaba ver los dibujos, pero mucho más las cosas que contaban.

Mi tío tenía un taller de mecánica y cuando él no estaba yo me ponía a construir aviones y cohetes de aluminio; me interesaba la astronomía. Nadie me dijo si yo debía dibujar o no, fue una decisión que tomé a los 17 años de edad. En 1958 comencé a dibujar y a mediados de 1959 me ofrecieron trabajo en la Publicitaria Siboney, en los dibujos animados comerciales para la televisión.

¿Por qué abandonó su trabajo en la publicitaria de más alto nivel en el país para irse al Icaic? 

En Siboney me pidieron que me encargara de un comercial. Mi animación quedó bien hecha, por lo cual Jesús de Armas, diseñador y guionista allí, me invitó en secreto en diciembre de 1959 a que me uniera a él para crear un nuevo estudio de dibujos animados comerciales; en Siboney no lo podían saber porque nos despedían. ¿Debía abandonar la empresa sólida donde comencé a trabajar para irme con Jesús? La razón me decía que aquello era incierto, pero mi intuición me decía que ese era el camino. Acepté, junto con Eduardo Muñoz Bach, diseñador ayudante de Jesús, y Pepe Reyes, a quien enseñaría y convertiría en mi asistente.

Jesús tenía el guion de El maná para venderlo al Icaic, yo comencé a hacer la animación; pero paramos el trabajo porque en el Icaic querían urgente un animado que denunciara a los periódicos. Jesús escribió el guion de La prensa seria, Eduardo hizo los diseños y yo, la animación. Luego Pepe y yo hicimos la línea y el relleno del color. En los primeros días de enero de 1960 fuimos todos al salón de proyecciones del Icaic, al terminar Alfredo Guevara nos preguntó: “¿Pueden hacer una como esta al mes?”, y yo, en mi entusiasmo, contesté: “¡Una no, dos o tres!”. Alfredo, muy complacido, dijo: “Desde ahora está creado el Departamento de Dibujos Animados del Icaic”. No fuimos más a Siboney.

En 1964 nace Gugulandia. ¿Por qué escogió primitivos para su historieta y no personajes quizás más seductores?

El instinto. Soy muy intuitivo. En 1964, Tulio Raggi y yo, como grupo de trabajo, realizábamos dibujos animados en el Icaic. Enrique de la Osa, director de Revolución, quería publicar un suplemento en el periódico. Nos invitan a una reunión: se publicarían cuatro historietas en colores, pero Tulio y yo somos dos y decidimos que haríamos una historieta cada uno. Se buscan dos más: Heriberto Maza y otro creador más del cual no recuerdo su nombre.

Raggi y Maza, experimentados dibujantes, crean dos historietas de aventuras: “Hindra”, el uno, “Enrique de Lagardere”, el otro, y el por mí no recordado crea una historia de piratas sacada de los libros del escritor Emilio Salgari. “Hindra” recordaba a “Tarzán”, del dibujante Harold Foster; Lagardere, de Maza, y la que estaba basada en cuentos de Salgari, más o menos por el mismo estilo.

Yo quería contar algo importante, pero detestaba copiar. Voy por lo que me dictaba la intuición y en mi primera página partí desde el principio: la creación del planeta Tierra, la evolución de las plantas y los animales, uno se alza en dos patas y surge el hombre; su primera palabra es gu, por tanto llamo a su mundo Gugulandia. La página mía, comparada con la de los experimentados, aparece como una simple y pura gota de agua. Y continúo con mi creación que, al igual que en la Biblia, pero sin ser yo religioso, es mi génesis, mi mundo en papel, palabra a palabra, personaje a personaje. Intuitivamente van evolucionando hasta llegar a ser no entes individuales, sino símbolos de los elementos humanos que conforman la sociedad.

¿Cuál fue su materia prima creativa para mantener Gugulandia durante años sin caer en el panfleto o en el chiste fácil?

Gugulandia en sí. Un juego de pregunta y respuesta: el ser humano y su curiosidad. La pregunta nace de la ignorancia, la respuesta da el conocimiento y esto crea el instinto como herramienta de conducta. Partí de cero, el hombre puro y llano al que llamé el Gugu. Por orden lógico, aparece lo que falta: la mujer, a quién llamé la Guga, y entre ellos el amor, que trajo al contrincante, a quien, por belicoso con hueso amarrado al moño, llamé el Guerrero. Se dio la discordia y apareció la ley, a quién llamé el Rey. Luego apareció quien podía explicar la naturaleza: el Brujo. Entonces, llegó la primavera; todos, menos el Brujo, amaron a la Guga y vino el recién nacido: con el color del pelo del Gugu, el color de la piel del Rey, el hueso atado del Guerrero y los dientes de la Guga. Por ser muy voraz lo llamé el Piraña, pero no tenía sexo. ¿Entonces qué era, varón o hembra? Ni lo uno ni lo otro, el Piraña era la infancia. Y ahí descubrí que los personajes no tenían nombre propio, eran símbolos de las categorías que componen la sociedad. Para sobrevivir luchan contra la adversidad de la naturaleza y las bestias del entorno, a las que llamé los placatanes. Pero la horda se topa con otro ser: el Artista, símbolo de todas las artes. A partir de este punto en Gugulandia no aparecen nuevos personajes porque con siete, se completan todos los estamentos que componen la sociedad.

¿Qué significó haber trabajado en dedeté?

Primero fue El Sable, luego cambió de nombre: La Chicharra, más adelante DDT. “Gugulandia” estuvo en todos y marcó historia, por su estilo, temas y calidad. Esto significó una gran oportunidad para mi desarrollo como historietista, y una gran comunicación creadora con los lectores de la publicación, sobre todo con los de más nivel educacional, que veían en los gugus y en su lema “Cuando la furia de los placatanes imperaba sobre la faz de la Tierra”, una representación ingenua del todo comienzo que dejó su huella en los que disfrutaron de mi trabajo.

¿Para ser un buen historietista hay que ser necesariamente un buen lector?

Al principio de trabajar en el Icaic, tenía yo la costumbre de comprar un libro cada vez que cobraba mi salario. Un día compré un libro del escritor alemán Herbert Wendt, titulado Tras las huellas de Adán, que trataba sobre la historia de la paleontología; fue fundamental para mi desarrollo del conocimiento científico y social. Gracias a ese y otros que luego comencé a leer, cultivé mi intelecto y me sentí muy motivado para saber más sobre los orígenes del hombre, de la vida y del universo. Mi capacidad mental y creativa creció gracias a la lectura.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    Tremenda historieta, digna de ser llevada a la pantalla animada. ¿Y qué esta haciendo HH hoy?

    • Mi mismo dijo:

      Así mismo, mira que hay buenas historietas cubanas y cuantas son llevadas a la pantalla animada hoy en día? O a la gran pantalla?

    • Arturo dijo:

      Sachiel, Hernán está jubilado y tiene intenciones de retomar Gugulandia en las redes sociales.

    • eric flores taylor dijo:

      hay gugulandia en animados y son de los años 70 o algo así, tal vez incluso más antiguo, yo tengo 1 capítulo, pero ni me pregunten de donde lo saqué porque no me acuerdo, jjj... arturo, cuando estés por la habana, pasa por el gao y lo copias... buena suerte en todos los proyectos con los gugus

    • Lissette DVLH dijo:

      Mi Sol te acuerdas de eso?hace poco conversaba con algunos colegas de esa historieta,a mi me encantaban.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    “Cuando la furia de los placatanes imperaba sobre la faz de la Tierra”.
    Como yo perseguía entonces el DDT¡ Y no era sólo Gugulandia.

    Qué tiempos aquellos¡¡¡

  • YONNY dijo:

    Buen trabajo y me sumo al comentario anterior debemos darle salidas a estas historietas a traves de la television porque no lo logramos hacer como dibujo animado¿

  • Joel Yu dijo:

    Soy de Sta Clara VC. desde que era bien pequeño me divertia mucho con estas caricaturas y las de mi tierra Melaito, es una pena que ya practicamente no se vean, gracias a la competencia digital, pero nos quedan los gratos recuerdos a la antigua.

  • Leo dijo:

    Que diré yo, que soy enfermero especialista en Unidad Quirúrgica en el hospital Pediatrico de Centro Habana ¡ que mira que hacemos apendiceptomias ! Descargue la imagen para compartirla con mis colegas. Jajajajaja muy ocurrente el caricaturista, mis mayores respetos.

  • este armando dijo:

    Personajes, expresiones y situaciones de Gugulandia llegaron a incorporarse a la vida de aquellos años.
    Mi agradecimiento a HH por lo que nos dio.
    Considero a Gugulandia como parte del patrimonio cultural de la Revolución. Más allá de si llega a los animados o no, esa historieta debería conservarse como tal y ponerse al alcance de todos.

    • Arturo dijo:

      Armando, muy cierto, hubo muchas frases de Gugulandia que estuvieron en boca de todos.

  • Sahira dijo:

    “Cuando la furia de los placatanes imperaba sobre la faz de la Tierra” era el lema de mi grupo en la ESBEC Eduardo Saborit..., ese grupo se autotitulaba "Las Placatanas", y así es hasta hoy cuando nos encontramos, nos llamamos o nos escribimos.
    Bellos momentos de adolescencia cubana. Gracias HH y gracias Arturo por este trabajo...

    • Arturo dijo:

      Shaira, gracias a ti. Solo te pido que compartas la entrevista. Un abrazo desde Sancti Spíritus.

  • Anaeli López dijo:

    De acuerdo con que publiquen nuevamente, Gugulandia, muy buena historieta, si no se puede animados, pues en libro. Recuerdo también otra historieta, la de Hay vecinos, o ¡ Ay vecinos, se desarrollaba en los balcones de un edificio, también pudiera llevarse al libro. Mis saludos Hernán Henriquez.

  • Anaeli López dijo:

    De acuerdo con que publiquen nuevamente, Gugulandia, muy buena historieta, si no se puede animados, pues en libro. Recuerdo también otra historieta, la de Hay vecinos, o ¡ Ay vecinos, se desarrollaba en los balcones de un edificio, también pudiera llevarse al libro. Mis saludos a Hernán Henriquez.

  • Saphira dijo:

    A mi me encantaban.

  • lmary dijo:

    Es mucha verdad!!!! Tremenda historieta yo la disfrutaba muchísimo pues tenía un humor refelxivo muy fino Ojala que la vuelvan a publicar para satisfacción de los que peinamos canas y para que los jóvenes de hoy la conozcan .

  • KyloRen dijo:

    Donde se podria conseguir en la web nacional esta serie

    • Arturo dijo:

      KyloRen, Hernan tiene intención de retomar en las redes Gugulandia, así que estemos atentos y dentro de un tiempecito revisemos Google.

  • manfred tapanes dijo:

    que bien hernan, que la obra, por imperecedera se reconozca, ayer mis compañeros y yo estamos grabando y transmitiendo la final del rodeo cubano en la feria de boyeros, y la poesia A la Bandera, de Agustin Acosta, para mmi abuelo Tin, es la que acompaña a la bandera en su desfilie inicial, me acerque despues al locutor a preguntarle si sabia de donde venia y por el autor y no sabia nada, tuve que explicarle pues,,,ya ves la obra queda, le gente se va, ,,,,,,un saludo para ti y en enhorabuena,,,manfred , yo no acentuo que me cuesta trabajo

  • loipa dijo:

    mi nieto era candela y un día se me ocurrió decirle gugu y ahí mismo se le quedó. Ahora empieza su carrera de Medicina, pero para nosotros sigue siendo nuestro ¨Gugu. Creo que es muy buena la idea de volver a publicar esta historieta y otras de esa época que nos hicieron reir y reflexionar. Gracias HH

  • manfred tapanes dijo:

    me quedé esperando hernán por la publicación de mi opinión, te la haré llegar por otra via,,,un saludo, manfred

  • ALINA dijo:

    OIGA QUE TIEMPO HACIA QUE NO VEIA UNA GUGULANDIA , ANTES SIEMPRE SALIA EN UN PERIODICO QUE AHORA NO RECUERDO, JAJAJA, SI EL DDT, MUY BUENO POR CIERTO.

  • Juan Carlos Rojas Fernández dijo:

    Excelente caricatura y por ende su autor, lo felicito y creo que la mayoría de los que tuvímos la oportunidad de disfrutar de su arte le echamos de menos, yo lo busqué en internet y tengo dos capítulos animados que bajé de yootube, muy buenos, solo alentar a su autor o a los que atesoran sus caricaturas que las vuelvan a reproducir para las nuevas generaciones y para nosotros los que queremos verlas de nuevo, aunque sea digital.
    Brujo bicarbonato, kkkkkkkkkkkkk

  • Marcelo ElProfe dijo:

    !! Cu´qnto disfruté de Gugulandia en mi infancia !! Qué gratos recuerdos! y Yo que pensaba que HH nos había abandonado. De donde habré sacado esa idea. Salud para usted HH !!

  • Arturo dijo:

    Ediciones Luminaria (Sancti Spíritus) y Ediciones Unión (La Habana) están haciendo gestiones para reeditar Gugulandia. Más vale tarde que nunca.

  • Fidel dijo:

    Como me ha hecho recordar el articulo, gracias arturo y gracias hernan, Cuando era un fiñe me recreaba dibujando los personajes de gugulandia, incluso al entrar al servicio militar me apodaron el brujo. Muchas gracias por hacerme recordar aquellos tiempos

    • Arturo dijo:

      A ti las gracias, Fidel. Me alegro que te haya hecho recordar tiempos pasados felices para ti. Deseo rescatar las historias de otros dibujantes como Orestes Suárez o Newton Estapé, sobre los cuales los jóvenes conocen poco. Saludos desde Sancti Spíritus.

  • Luis Capo dijo:

    ¡Qué maravilla Gugulandia! Qué lástima que haya desparecido. Es algo bueno mas que se han perdido las generaciones recientes. ¿Por qué no los reeditan en alguna publicación? Hay tantos cubanos hoy para los que sería algo nuevo.

    • Arturo dijo:

      Luis, Ediciones Luminaria (Sancti Spíritus) y Ediciones Unión (La Habana) están haciendo gestiones para reeditar Gugulandia.

  • Jose Ferrer dijo:

    Que bueno que se publicaran nuevamente, al igual que "El Hueco" de Silvio

  • aldofd dijo:

    Esa forma de humor dejó una huella y un grato recuerdo .Por fin lo encontré. Gracias Hernán H

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arturo Delgado Pruna

(Sancti Spíritus, 1971). Editor. Ha publicado artículos y entrevistas sobre historieta y humor gráfico en revistas, periódicos y sitios digitales como El Caimán Barbudo, Escambray, Juventud Rebelde, La Jiribilla, Cubahora, Esquife y Noticias de Artecubano. Ha editado los libros de cómics Los hijos del Quasar y Yakro.

Vea también