Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Botellas y botelleros

| 25

Policarpo Soler.

La botella fue una institución en la vida cubana antes de 1959. Hasta entonces hubo aquí grandes botelleros. Policarpo Soler, uno de los más temidos “hombres de acción”, llegó a disfrutar de unas 600 botellas distribuidas por todo el aparato estatal. Pero ese Policarpo es un niño de teta cuando se le compara con el senador auténtico Miguel Suárez Fernández, a quien se le acreditaban 5000. No en balde le apodaban el Zar de Las Villas. Claro que tratándose de un personaje de la categoría de “Miguelito”, como le llamaba incluso la prensa,  no se hablaba de botella, sino de nómina política, puestos reales o no, pero con respaldo crematístico, con lo que la persona que los poseía, aparte de llenarse los bolsillos, beneficiaba a familiares y amigos, paniaguados y cortesanos.

Botella equivalía a sinecura o sueldo que se percibía del Estado o de los municipios sin que a cambio el beneficiario  tuviera que disparar un chícharo. Se dice que botella es un cubanismo surgido en los días del gobierno del general Menocal (1913-1921). En  los juegos de jai alai, aparecieron empleados que llevaban botellas de agua fría a los acalorados pelotaris. Y a esos empleados que, con el pretexto del agua fría, entraban gratis al frontón y veían el juego, se les llamó botelleros. La denominación hizo fortuna y se extendió en los tiempos menocalistas para identificar al que cobraba sin trabajar. Ahí puede estar el origen de los términos botella y botellero. Pero en realidad lo que con esos vocablos se significaba venía desde mucho tiempo atrás.

Porque, si se habla en puridad, la primera botella y el primer botellero surgieron en Cuba casi en el mismo momento del Descubrimiento cuando Fernando Colón, hijo predilecto del Almirante, recibió del Rey español el favor de 500 pesos anuales sobre la Isla de Cuba.

A partir de ahí el mal proliferó. Durante la Colonia, eso de estar adscrito a una nómina gubernamental sin obligación de desempeñar tarea alguna, fue privilegio reservado solo a los españoles, que vieron ahí la vía de escape para establecer al “sobrín” que les llegaba de España. Con la segunda intervención norteamericana, entre 1906 y 1909, cobra nuevo auge la botella en Cuba. Charles Magoon, el interventor, derrocha los dineros del Tesoro que Estrada Palma, nuestro primer Presidente, cuidó con honestidad digna de mejor causa.  Cuando tras dos años de ocupación, los norteamericanos abandonaron la Isla, de aquellos 25 millones de pesos que dejó don Tomás, apenas quedaban tres. Y es que Magoon, el interventor, se propuso obtener la paz política en la Isla por medio de la corrupción administrativa. El procónsul satisfizo las peticiones de puestos públicos y prebendas sin hacer la menor resistencia y adelantándose en muchos casos a los cazadores de puestos. Llegó a organizar un comité de peticiones que recogía las solicitudes de los partidos políticos, y mediante el otorgamiento de cargos públicos debilitaba la conciencia cívica cubana y sentaba las bases de la corrupción y el peculado como prácticas de la política nacional.

Con José Miguel, pese a sus aciertos como gobernante, todo fue posible en lo que al fraude se refiere. No alcanzó, sin embargo, en eso de la botella los niveles de su sucesor, el general Menocal, bajo cuyo gobierno llegaron a pagarse por ese concepto 15 millones de pesos cada año.

Menocal era hombre de rostro enigmático y misterioso; de barba rala y ojos encendidos como fulgores. Después de ocho años de imposición, dejaba la República exhausta y desamparada, pero salvaba sus reductos y salía al extranjero listo para despertar en París la admiración y el entusiasmo de los franceses acostumbrados a los potentados dadivosos y espléndidos. Llevaba en la cartera 40 millones de dólares robados al Tesoro nacional. Y con ese dinero emularía en Europa con los más sorprendentes dispendios de los grandes rajaes.

De esa época es esta anécdota. Alfonso XIII, rey de España, y su esposa Victoria Eugenia, vacacionaban en París cuando la soberana se antojó de un collar carísimo puesto a la venta en una joyería. Le negó el dinero Alfonso, pero tras muchos días de insistir logró la reina que se lo diera. Cuando acudió a comprarla, ya la joya había sido vendida. “La adquirió Mariana Seba, la esposa del general Menocal, dijo Victoria Eugenia a su marido. Si no lo hubieras pensado tanto, si no hubieras vacilado, hoy el collar sería mío”. Alfonso XIII abrió los brazos en un gesto de resignación. Dijo a su esposa: “¿Qué tú querías que yo hiciera? Yo soy solo el Rey de España y Menocal es un expresidente de la República de Cuba”.

Mariana Seba, la esposa del general Menocal.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miguel Ortega dijo:

    Ciro, y hoy no hay "BOTELLEROS"?????....!!!!! Por favor !!!!

  • Jorger dijo:

    Esta excelente el articulo, pero aun hay botellas y botelleros y muchos puestos ubicados por socilismo. Eso no se acabará nunca.

  • rg dijo:

    Ciro

    estimo sus comentarios y su manera de hacer periodismo. he leído casi todos los libros que he podido comprar y de hecho el año pasado me firmó un autógrafo de uno. A mi mente viene algo que sale de su trabajo..y cuantos botelleros no hay hoy??..pq hay centro de trabajo donde la gente cobra si disparar un chícharo como ud mismo dice...el desarrollo de un país se basa en la productividad...y en Cuba, ese índice va por debajo de la tierra...claro..si vender cocos es mejor que dar clases en una Universidad, la gente se cansa y obstina....
    lástima, pq vamos caminos al desastre...sé que es historiador..de la historia de Cuba principalmente...pero le recomiendo un libro que se editó en Cuba, con prólogo de Ramón Labañino y se esfumó, nis los responsables d elas ferias en la provincias saben si existe o no...El Socialismo Traicionado...creo que le pones encima el caso cubano..y puedes hacer el mismo libro, solo hay que cambiarles el nombre...
    saludos cordiales por su excelente trabajo...esto es una reflexión.

  • @adrian_camaguey dijo:

    El fenómeno de la botella ha resurgido minimamente, pero existe, en algunas empresas nuestras. A cada rato la CGR descubre en alguna auditoría nóminas con gente que no existe. Lo que no llega, ni por asomo, a la chancleta de lo que fue en aquella época.

    • OBSERVADOR dijo:

      La botella sigue existiendo como antes en todos los niveles estatales solo que en estos tiempos es mas refinada.

  • javier dijo:

    hoy en día conozco de algunos funcionarios públicos yn trabajadores de algunas instituciones estatales que tambien son botelleros pues los ponen en cargos que no hacen nada y están cobrando tremendo sueldo, montados en sus carros y vacilando la croqueta como jaraneramente se dice.

    • ATILA dijo:

      Es una pena que los conozcas como dices y no lo denuncies, por que no te embullas ahora mismo y mencionas uno.

    • Liborio dijo:

      Javier, con el debido respeto, ¿de verdad.....? No chives, ¿podrías mencionar el nombre y cargo de esos sujetos que mencionas?
      A ver si logro creerte, aunque sea un poco.
      Otra cosa es que por el acoso económico a que está sujeta la economía cubana a los trabajadores les paguen poco, y los mismos, estando poco estimulados, incumplan su horario de trabajo, o que por las mismas razones escaseen algunos productos y los trabajadors tengan que escabullirse de su puesto de trabajo para comprarlos en horario laboral, pues si esperan a terminar simplemente no los encuentrean, unido al hecho de que los productos elementales de la canasta básica, los vendan principalmente en horario de oficina.
      De esto último en Cuba deberían aprender de los capitalistas del primer mundo, esos sí que piensan en los trabajadores a la hora de establecer sus horarios de ventas, y tienen tiendas con los productos necesarios abiertas en el horario en que saben que los trabajadores (que obligatoriamente tienen que cumplir con su horario de trabajo) salen del trabajo y pueden hacer las compras, eso desde mercados hasta labanderías, talleres etc. etc.
      Pero de ahí a decir que actualmente existe la "botella" en Cuba, con el debido respeto, Javier, hay un buen trecho.

      • AlexJK dijo:

        Liborio tranquilo que si sucede. Familiares que están en plantilla y nunca han asomado la cabeza, con conocimiento de causa.

    • Lupa dijo:

      Javier, estoy de acuerdo contigo. A Atilia y Liborio parece que le cayó el traje. jejeje

      • Albertico dijo:

        Según ATILA y Liborio en Cuba no hay botelleros, miren antes del 59 se producían entre 6 y 7 millones de TM de azúcar hoy no se produce mas de una, habían en Cuba mas de 5 millones de cabezas de ganado hoy no llegan a medio millón, ustedes saben cuantos institutos de investigaciones hay en Cuba mas de uno por organismo y donde está el resultado de esas invstigaciones creen de verdad que ahí no hay botelleros

    • NOIMPORTA TAMPOCO dijo:

      Javier, no pongas ningún nombre, serias injusto, además este espacio no alcanzaría para tantos nombres, ¿porque hay tantas personas de edad laboral en las Guaguas en horario laboral o de estudio? ¿Por qué hay tantos tomando ron y parados en las esquinas en el mismo horario? Por favor, ayúdenme a vivir como ellos, denme la formula, ¿de qué viven? ¿de dónde sacan el dinero para sus gastos? Estos también son botelleros.

      En los Centros de Trabajos, Empresas y Ministerios también los hay afortunados, que en el mejor de los casos te dicen: no entiendo, no sé , no se hacer eso, etc y siguen ahí a la vista de las administraciones, por supuesto, cobrando su salario y sus regalías.

  • senelio ceballos dijo:

    SALUDOS lic.Ciro..Muy buen articulo, nada que agregar!! ...Solo una anotacion, yo navego mucho por la internet y leo en algunas web-paginas, que algunos quieren regresar a la DEMOCRACIA de la CUBA antes del /58...DIOS NOS AMPARE!! jajaja....Para los que vivimos un pedasito de aquella CUBA.......no tendran un voto!!!

    • Andrey dijo:

      Y a los que nacieron bastante tiempo después y que conocen por libros o cuentos de abuelos o padres lo que era la Cuba neocolonial con sus botelleros, la guardia rural, los analfabetos, los niños inflados de parásitos, la compra de la cédula a los pobres para elecciones de vividores políticos, los marines mancillando la estatua del apóstol, los gobiernos cerviles al amo yanqui, el tiempo muerto cuando culminaba la zafra, los parques donde el negro era por un lado y el blanco por otro, los maestros sin escuelas, los campos sin médicos..... Y mucho más de ese "paraíso" que algunos con mala intención nos quieren vender como lo "máximo" no regresaremos nunca, lo afirma quien nació 19 años después que triunfó la Revolución el primero de enero de 1959.

  • jorgiño dijo:

    Tengo una duda con repecto a la palabra Botella, en el dia de hoy se dice cuando alguien en la carretera pide un aventon . ¿ Puede explicarme donde surge esta palabra?

    • yk dijo:

      Precisamente, es eso, "engancharte de algo sin que te cueste y obtener beneficios", por eso la "botella" es un cargo donde te paguen sin tener que trabajar y una botella en una carretera es que te lleven sin tener que pagar nada. De ahí el mismo objetivo, aunque en distintas formas de percivirlas o que te beneficien....de acuerdo....jajajaa

  • Amaury II dijo:

    Otra bella crónica, que refleja la realidad de la Cuba de ayer.

    • Yuyo dijo:

      Y la vida de hoy , que conozco cada persona que viven como en aquellos tiempos , cargo ,carro , gasolina , militante ,y no hace nada porque su plaza no tiene contenido de trabajo, o le inventaron esa plaza para esa persona

  • “LA PINZA QUE APRIETA” dijo:

    También conozco de algunos botelleros, me han contado que algunos de los bien nombrados titulares de los Taxis arrendados a Cubataxis o Taxiscuba se acomodan en los sillones del portal de sus casas que ya son mansiones a esperar cada mes el impuesto que ellos mismos le imponen al chofer-ayudante sin mover ni el más flaco de los dedos que tampoco debe ser tan flaco, esto lo he oído de los propios protagonistas o víctimas y si no es así lo cambian por otro y punto, esto pasa hoy en Cuba en pleno siglo XXI.

  • S.O.S dijo:

    Interesante crónica del maestro Ciro Bianchi de Santa Amalia, esperamos ansiosos la próxima.

  • nizaro dijo:

    La botella, la botella, la botella. desde 1492 hasta 2019, y kien sabe por cuanto tiempo mas seguiremos con la botella y las plantillas infladas, los lindoros incapaces, las ordenes de arriba y cientos de males k siguen del 59 para aca.

  • eu dijo:

    Como dicen algunos.No se como se les llamará a los que en la actualidad tienen algun carguito de esos,pues de que los hay,los hay.Quizás con uno solo,pero botella al fin y al cabo.
    También podremos referirrnos a la cantidad de trabajadores en algunas instituciones que se pasan el día sin nada que hacer.Sobretodo en las tiendas recaudadoras de divisas.Pululan sin hacer nada,dando vueltas el dia entero,pudiendo ofrecer un mejor servicio

  • rubenruis dijo:

    Botella se le puede llamar también a las plantillas super infladas en casi todos los organismos, son tantos los empleados que no hacen nada y el resultado ya se sabe al final del mes todos cobran.

  • Lissette DVLH dijo:

    Saludos maestro,le escribo para solicitar su ayuda.
    Tenemos una brigada artística y queremos montar una Habanera que no recuerdo el nombre por eso apelo a su enciclopédica memoria.Recuerdo que la vi una vez por el conjunto folclórico y decía más o menos así:
    El amor de una mulata no se puede resistir, es pura pasión que mata y no te deja vivir.....
    Infierno que devora,llama que abraza,asi es el amor señores,de la mulata.
    Ojalá pueda ayudarme maestro porque he buscado por google y no aparece.

  • NOIMPORTA TAMPOCO dijo:

    Don Ciro:

    Estimado escribidor, siempre oí hablar a mis mayores de este término con similar significado al que usted tan hábilmente podría patentar e inscribir en el Diccionario de la Real Academia como acepción de la palabra, Botella: Sinecura o sueldo que se percibía del Estado o de los municipios sin que a cambio el beneficiario tuviera que disparar un chícharo. Por supuesto aclarando también una nueva acepción para el chícharo.

    Sin embargo, discrepo con usted en la circuición de la institución en la vida cubana antes de 1959, fecha hasta la cual hubo en Cuba grandes botelleros. Pero, lamentablemente hoy en día también tenemos muchos botelleros en nuestro entorno laboral.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también