Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

¡Participa! Lo que me contaron mis padres

| 104 |

Diseño: Edilberto Carmona

Para contar las historias de nuestras familias, de sus vidas y el significado de la Revolución. Para reconstruir entre todos la memoria colectiva; para tender puentes al futuro; para entregar a nuestros hijos y nietos el legado de sus padres y sus abuelos. Para conservar las raíces, para saber por qué luchamos. Para homenajear a la Revolución Cubana en sus 60 años, Cubadebate los convoca a dejarnos aquí su relato sobre cómo sus padres, o usted, vivieron aquellos días fecundos de enero de 1959.

Nos inspiramos en la crónica de nuestra colega Maribel Acosta, publicada aquí hace unos días y que recibió numerosos comentarios de nuestros lectores.

Entre todos los relatos que recibamos haremos una selección para publicar en nuestro sitio y difundir en las redes sociales.

Lo que me cuenta mi padre

Se han publicado 104 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    El campo donde nací y el barrio donde me crearon
    A través de las anécdotas que compartiré podrán tener una idea más precisa de las condiciones de abandono y extrema pobreza en que vivíamos la gente de campo, y los barrios marginales, que no poseíamos apenas unos metros de terreno para plantar la choza y sembrar unas viandas para comer, mientras las mejores tierras estaban en manos de unos pocos, principalmente de compañías norteamericanas o de latifundistas criollos dueños también de centrales azucareros.
    Del marco rural donde nací y logre los primeros años de vida, puedo revelar las calamidades que debía sortear la gente pobre del campo para lograr el sustento de la familia, inciertos días tras días. La incertidumbre que provocaba la llegada del “tiempo muerto”, frases desconocidas por las actuales generaciones, pesadilla de los obreros agrícolas de entonces, que dependían de un salario, porque nunca tuvieron un pedazo de tierra donde sembrar una mata de maíz, pasábamos hambre y mis padres compartían con sus hijos la miseria. Esta generación no vivió en la Cuba de antes y escuchan incrédulos los testimonios de sus mayores; los menores de 50 años ni siquiera habían nacido y los de 60 apenas eran adolescentes cuando aquella otra Cuba desapareció para siempre.

    En este barrio la mayor parte de las personas eran muy humildes, sólo una familias contaban con radios de baterías, una tenía una plantica eléctrica escasamente para alumbrarse, cuando la luna estaba de receso la oscuridad sólo era interrumpida por humeantes candiles imperceptibles a la distancia, Para nosotros sin embargo en aquella edad poco exigente no era un barrio triste, ni aburrido, simplemente estábamos adaptados a él, los encantos se alojaban en nuestra imaginación y los juegos tradicionales realizaban un importante papel. El contacto con la naturaleza era tan agradable como necesario, Con un simple declive del terreno y una yagua preferentemente seca, nos deslizábamos de una manera muy divertida

    La pobreza y el trabajo rudo fueron inseparables compañeros en nuestras vidas. La harina de maíz el alimento básico. Nunca por aquellos años escuché hablar de plato fuerte, de variedades dietéticas, del valor de los vegetales. Las bodegas bien surtidas, nos permitían el acceso más para mirar que para comprar, No se usaba como ocurre en la actualidad ese letrerito que dice “NO SE FÍA” porque de ponerse mucho de estos pequeños comercios quebrarían de inmediato. Había que ser buen pagador no sólo por honradez, sino para poder subsistir, el que fallara su destino no era otro que perecer en la miseria.
    CONTINUARÉ

    • zuz dijo:

      Gracias por compartir esa experiencia con nosotros los lectores

      • Federico dijo:

        intento de lavado cerebral desde la infancia

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    LA DESGRACIA DE LA JUVENTUD

    Hasta mediados del pasado siglo XX, la inmensa mayoría de los jóvenes orientales padecíamos las consecuencias de innumerables injusticias sociales, como si hubiéramos sido condenados por un poder supremo a sufrirlas de por vida, sin comprender ¿por qué una minoría de la sociedad disfrutaba de inmensas riquezas mientras la gran mayoría carecía de lo más mínimo para subsistir, incluyendo los alimentos, la atención médica o de una modesta vivienda?, ¿por qué no existían las escuelas necesarias para todos los niños y la mayoría de los jóvenes que lográbamos concluir la enseñanza primaria o secundaria no teníamos posibilidades de acceder a estudios superiores?, ¿por qué teníamos desde muy jóvenes que compartir con nuestros padres la amenaza de no conseguir o conservar un empleo estable que les permitiera obtener los ingresos mínimos para sostener una familia?, ¿por qué existían instituciones sociales y recreativas restringidas indistintamente, a blancos, a negros o a mulatos y en gran medida, a los que poseían mayores posibilidades económicas?, ¿por qué todos los jóvenes no podíamos tener acceso a las instalaciones deportivas y culturales, ni derecho a disfrutar de una fiesta popular o una tertulia dominical en paseos y parques sin ser discriminado por el color de la piel o la ropa que vestíamos?.

  • senelio ceballos dijo:

    GENIAL...Bravo por Maribel y equipo de RANDY!!!.....Si me permiten comienzo con mi primera historieta......Corrian los annos quizas 1957-58, Salimos de madrugada en un viejo camion de la marca COMAND. MADE in EU....Esos camiones de la I Guerra Mundial, no tenian cardanes, su trasmision era por cadena...MUY BUENOS para trabajar en campos con fango.....Viajabamos uno 6-8 hombres entre ellos mi padre y un tio...Menores de edad un servidor de uds y mi amigo de siempre Argelio Gomez Cervantes , hoy viejito retirado -tractorista de toda la vida del Ingenio Adelaida S.A. [ Central Enrique Varona Glez ] estudiabamos juntos en la escuelita , nos bannabamos en los rios Chambas y Calvario juntos a otros chicuelos del batey .....Cuando llegamos al amanecer a la frontera que separa a la isla grande con la isla Turiguano......Pagaron el piaje, hoy alli hay un buen Puente en esa hermosa autopista una de las mas rectas de Cuba...Moron-Los cayos.....LLEGAMOS por fin por primera vez a la isla de Turiguano, Que vieron mis ojos? caserios insalubres, casi todos hechos con anuncios de zincs de COCACOLA , CIGARROS TRINIDAD o JABONES PALMOLIVE, RINA y CANDADOS..muchos haitianitos y jamaicanos descalzos, barrigones de lombrises indocumentados todos se asomaban a semi-escondidas para ver pasar aquel camion con hombres, dos caballos ,perros y muchos lazos, sogas........Nos recibio un hombre blanco bien vestido , revolver Cold-38 en la cintura, dio las ordenes de comenzar la operacion de caza y captura de caballos silvetres en el cayo vecino creo que ..cayo ROMANO, mirando para nosotros dos , nos dijo y Uds para alla no pueden seguir es muy peligrosa esa operacion, llamo a un haitiano que hacia las funciones de Segundo y le encomendo buscar otros chiquillos y que nos dejaran bannarnos en la playa...... Cualquier multimillonario europeo...NO SE SENTIRIA..tan libre y feliz como nosaotros aquel dia, kilometros y kilometros de arena blanca, blanquisima NI UN TURISTA EXTRANJERO.....silveste naturaleza como la vieron seguro por primera vez Colon y sus conquistadores de las tres carbelas....... ya al atardecer regresaban los hombres algunos con heridas, golpes y entre ellos un potriquito casi recien nacido con una pata delantera partida, los hombres le amarroron un yagua y con trapos le mantenian la sangre...Temblaba mucho de dolor y miedo Era el regalo que mi tio y padre me dieron de aquella operacion...................Alli hoy en ese mismo lugar , que me regalaron aquel potriquito herido, si la mente no me falla el Comandante Fajardo y la ministra de haciendas Pastorita construyeron el primer pueblo HOLANDES en CUBA y formaron la granja de toros rojos Santa Gertrudis.......MI PADRE ME CONTO...En aquella operacion de exportaciones ilegales de caballos silvetres los ricachos de Moron se ganaban miles de dolares y nosotros los guajiros algunos pesos para poder seguir luchando....Gracias al equipo cubadebate. por permitirnos trasmitir esas amargas experiencias a nuestros nietos..ASI ERA AQUELLA CUBA /58

    • zuz dijo:

      Gracias al equipo y a usted por la historia

  • Luis dijo:

    En cierta ocación, yo joven estudiante de la universidad de la habana en los años 90 y por embullos quien sabe por quê decidí ir a Colombia, solo era una idea que llegó a oidos de mi padre, el me escucho atentamente y yo le explicaba el proyecto, posibilidades de trabajo, vivienda, pues conocia gente que podian ayudarme, el seguia oyendo y me dijo ok pero antes quiero que des un paseo conmigo, necesito enseñarte algunas cosas, nos montamos en su carro y me condujo por toda la habana mientras me enseñaba lugares donde el solía ir cuando era joven y afortunadamente adinerado pues mi abuelo era dueño de una fábrica de tabaco, en cada lugar me contaba alguna historia de opulencia y de extrema pobreza, las dos separadas por una linea invisible pero tangible, me hablaba de restaurantes donde solia ir en carro con dinero y siempre a la entrada o a la salida habia alguien para pedir limosna, me contaba que mientras el andaba en el carro de su padre veia en los grandes portales de la ciudad infinidad de personas durmiendo a la interperie, que cuando iba al barrio de colon a saciar apetitos sexuales no faltaban las mujeres que por necesidades económicas brindaban esos servicios, tambien me contó como mi abuelo vendio la fabrica de tabaco a espaldas de los obreros, para ir a otra provincia donde el negocio si le iba a dar mas ganancias, mas de cien de aquellos hombres quedaron sin trabajo y sin un salario que ganar. Me dijo que la ultima tecnologia mundial entraba por el puerto de la habana, pero tambien entraba el oprobio y la desfachate de los marines, como las grandes manciones del vedado, miramar, playa era a costa de un pueblo empobrecido que solamente, si encontraba trabajo era una parte del año, es verdad, me dijo ,antes del 59 yo nunca fui un combatiente por la revolución pero veia todas esas cosas y sabia que el mundo no debia ser asi, por eso cuando triunfó la revolución inmediaatamente me uní a ese proyecto de virtud humana, donde todos tenemos los mismos derechos, donde nadie tiene que dormir sin un techo, donde el principal objetivo del gobierno es poder brindar una vida decorosa a su pueblo y aunque tenemos problemas, me dijo, nunca mires las manchas, mira la luz que ha caido sobre este pueblo después del 59. Después de aquel paseo con mi padre nunca más pensé en ir a otro país a vivir. El murió a los 73 años enfermo y sin nada, pero nunca dejó de ser un hombre revolucionario.

    • F.H.G. dijo:

      excelente leccion de vida

    • Katrina dijo:

      Luis, muy bonito e interesante relato y lo mas importante te sirvió para reflexionar y tomar una decisión. Es loable la actitud de tu padre que lejos de imponerse y negarse a que tomaras una decisión a la ligera o por embullo, te demostró con palabras convincentes que reflexionaras y después trazaras tu propio deestino.

  • LulyC dijo:

    Cuenta mi madre con sus 94 agostos y en San Fernando de Camarones en el centro sur de nuestra Cuba pequeño pueblo de Cienfuegos, desde chica trabajó lavando ropa, limpiando casa, cuidando niños de los blancos, vendiendo leña, el trabajo que se presentara pues trabajar no deshonra, nunca pudo ir a escuela y sola con una cuartilla empezó a aprender algunos trazos de las letras y una vecina la ayudó a aprender a leer, apoyó a los del 26 vendiendo los bonos que trasladaban dentro de los pliegos de cuero que mi padre como zapatero y músico a la vez los traía de la ciudad, al triunfo de la revolución ella se incorporó de inmediato a cuanta campaña se orientaba por la revolución y aunque yo era pequeña nunca olvido que me llevaba a las reuniones de las federadas que enfatiza, yo soy de las mambisas pues es fundadora y estaba donde la necesitaban, para la caña, la vacunación, las pruebas citológicas, los niños del barrio que no va a a la escuela, siempre enfrentando todo, aun con sus 94 coge la escoba y barre la cuadra porque exige mantener limpieza en casa pero en el pueblo también. Como ella dice yo soy de las Marianas y orgullosa de sus hijos que todos estudiaron en la Habana y el nieto que llegó a Dr en Ciencias por ella porque ahora si pueden estudiar gracias a la revolución, se dice muy exigente y todo el que conoce en ese pueblo a la Negrita se lo van a confirmar, felicidades y a luchar todos por tener un año prospero, historias tan bonitas y que toca a muchos de este pueblo han de llega

  • Elio Antonio dijo:

    Hola :-)

    Muy buena idea de Cubadebate.

    También #DesdeGuantánamo estamos proponiendo hacer algo parecido, pero respecto al territorio.

    Ahora, no es una historia; pero sí, unas de las impresiones más importantes que escuchado de mi padre sobre Fidel: "Si Fidel tubiera un solo mérito, ese sería el de haber logrado la unidad de los cubanos".

    Saludos ;-)

  • Aracelys dijo:

    bdias, esto fue un concurso en el centro de trabajo, escrito por Ariel Luis Mendez Hdez.

    ¿Quién soy?
    Soy una mujer cubana que nací en un lugar de este hermoso país, pero por desgracia me ha tocado vivir una etapa en la que no se puede sentir orgullo, tuve una infancia triste al ver como mis padres cansados de trabajar no podían darme las cosas mínimas para que una niña pudiera sentirse feliz y vienen a mi mente los recuerdos de ver como sufrían por no tener trabajo y en muchas ocasiones faltaban los alimentos, las ropas, los juguetes y todo esto se convertía en sueños y esperanzas de que un día pudiera despertar y ver que las cosas habían cambiado, sabía que al terminar mis estudios primarios vendría una etapa dura ya que por el lugar donde vivíamos se hacía imposible continuarlos y trasladarme para donde habían posibilidades era difícil, mi papá cortaba caña en el Central de nuestro pueblo y solo tenía trabajo durante la Zafra y con lo que ganaba solo se podían guardar algunos recursos para sobrevivir los meses que pasaríamos sin recibir dinero en el hogar y con mucha tristeza recuerdo como en esa fecha mi abuela padecía de una enfermedad que podía haberse curado, pero el hecho de no haberla atendido a tiempo provocó que fuera irreversible.
    Un día cuando jugaba a la sombra de un framboyán con Carlitos un niño de la Zona que a cada rato se escapaba de su casa para jugar conmigo a escondidas ya que sus padres no lo dejaban jugar en mi casa porque éramos una familia pobre él me conto que se iría muy lejos para estudiar y que al regresar vendría con mucho dinero para formar una familia linda, después que se fue me puse a llorar, yo sabía que no podría hacer lo mismo y me asustaba que cuando tuviera hijos ellos pasaran los mismos sufrimientos que yo.
    ¡!!MAMA, MAMA DESPIERTATE QUE VAS A LLEGAR TARDE AL TRABAJO!!!!
    Hay Arlé que susto!!!, tuve la peor de las pesadillas.
    Les presento a Arlé mi hijo, hoy cumple con mucho orgullo su Servicio Militar para comenzar el próximo año la carrera de Medicina, la mayor ya lleva un año de graduada de Ingeniería Industrial, trabaja en la EMCE Habana, los dos son muy felices y sienten un gran orgullo por haber nacido en Cuba. ESTA ES LA REVOLUCION CUBANA EN MI FAMILIA.

    GRACIAS FIDEL

  • Doris dijo:

    Ventura usted tiene toda la razón la revolución triunfo pra eliminar esas desigualdades.
    Yo nací en el 1962, pero me contó mi mama porque mi papa falleció estando yo muy joven y fallació pero participó en la limpia del Escambray, en Girón y fue participe directo de todas las acciones de la revolución como consecuencia de las agresiones de EU contra Cuba al inicio de la Revolución. Por su parte mi mamá mulata sin nivel escolar me cuenta que solo encontrba empleo de criada y sufrió todos los abusos de sus patrones. Hace un tiempo escribí una ponencia en un evento de la Mujer Creadora con las voivencias que sufrió mi mamá y logré el primer premio, las personas participantes hasta lloraron. Hace falta contar mucho estas Historias para que la juventud sepa como vivían las personas comunmente en Cuba antes del triunfo y no se les olvide el valor que tienen vivir en Cuba aún con todas las dificultades que tenemos que TODOS LOS SABEMOS.

  • Jose R. Oro dijo:

    Creo que es fundamentalísimo escribir y preservar la historia colectiva, aplaudo a Cubadebate por tal aliento para hacerlo. Autores como el Ciro Bianchi (a nivel social, no solo personal o familiar, claro), el eminente Prof. Néstor del Prado Arza, el Vicealmirante (ret) José L. Cuza y otros han traído sus conocimientos y los han puesto al servicio de la sociedad cubana. ¡Muchas felicidades a Cubadebate por la iniciativa!

  • Yudi dijo:

    Mi madre me ha contado que días antes de triunfar la Revolución las cosas estaban muy revueltas, que tiraban bombas y la policía perseguía a muchos que como su tío repartían bonos para apoyar la Revolución. En el momento exacto que triunfa con solo 13 años estaba trabajando de criada en la casa de la directora de su escuela y cuando hicieron la proclama la madre de esa señora con unos cuantos años daba unos saltos que aun hoy no se olvida de este episodio.

  • Angie dijo:

    Quiero contar una historia que mi padre nunca nos hizo a mi y a mi hermano. Mas bien me entere por terceras personas pues el es muy reservado. El nacio en 1946 y en cuanto triunfo la revolucion tenia 12. Vivia en Luyano, y era amigo de un muchacho llamado Manuel, el cual era un año mayor, creo. Estudiaban juntos frecuentemente. Cuando surgio la campaña de alfabetizacion mi papa se ofrecio y lo enviaron a Pinar del Rio, mientras que a Manuel a Oriente. En PR se quedo en casa de una familia humilde que dice que lo acogieron como a un hijo y que incluso despues mantuvieron amistad. Mi papa me dice que realmente nunca tuvo ningun enfrentamiento con ninguno de los grupos contrarrevolucionarios pues siempre les avisaban a tiempo cuando habia algun incidente cerca. Bueno, en algun momento mi papa se enfermo y lo enviaron a la Habana de vuelta a cuidarse por un tiempo con mi abuela. Sin embargo al llegar a la Habana, se entero de que a su amigo Manuel lo habian asesinado un grupo contrarrevolucionario en Oriente y su cuerpo lo habian trasladado a La Habana en el mismo tiempo que mi papa estaba ahi. Pudo asisitir a su funeral y dijo que lo que mas le impacto fueron los huecos que Manuel tenia alrededor de su cuello, pues lo habian ahorcado con un alambres de puas! Resulta que era Manuel Ascunce el amigo de mi padre!!! Cuando me contaron esta historia relamente no lo podia creer pues en la escuela nos cuentan las historias de estas personalidades historicas y a uno le parecen personas casi increibles, sin realmente pensar que eran personas de casa, de pueblo, que cualquiera los conocia... jovenes como mi padre!!! En fin, de esta manera me he enterado de muchas cosas que mi padre ha hecho, sin embargo es muy modesto al contar estas cosas.

    • Adelita dijo:

      Muy emotiva tu historia Angle, solo aclarar que Manuel Ascunce fue asesinado por las bandas contrarrevolucionarias en el Escambray, en un lugar que se llama Limones Cantero y donde se encuentra un monumento erigido a él y al campesino Pedro Lantigua, asesinado junto con él, después de torturarlos cruelmente enterrándoles punzones en su cuerpo, hay allí también un museo en la reconstrucción de la casa que fuera del campesino donde se pueden apreciar todas las imágenes de ese triste hecho. Yo alfabeticé en ese Plan Escambray con 15 años y si los asesinos pensaron en acabar con la Campaña, ese crimen sirvió para reforzar nuestro compromiso de declarar a Cuba libre de analfabetismo, como finalmente logramos. Por eso y por tantas cosas más estaré siempre al lado de mi Revolución.

      • oslaida dijo:

        Así es. Pero deseo aclarar que en un conversatorio con la familia Lantigua se desmintió eso de que ambos hubiesen sido ahorcados con alambre de púa, si no recuerdo mal hasta se habló de la soga que utilizaron los asesinos para su ahorcamiento. Ello me asombró porque siempre había escuchado que lo habían hecho con alambre de púa.

      • aps dijo:

        MI TIA ESTUVO ALFABETIZANDO ALLI TAMBIEN CON 13 AÑOS

  • Elsy Zaldivar Marrero dijo:

    Es difícil olvidar el pasado, lo que fue Cuba antes de 1959, nunca mis hermanos y yo hemos podido olvidar lo que nos contaba mi papá, de cuando era joven y decidió formar una familia, antes de que llegará ese 1ro de Enero, les nacieron 3 hijos y 4 después, en total somos 7 hermanos.
    Siempre contaba de su duro trabajo en los campos de caña con los colonos, para poder darles de comer, nos decía de que muchas veces lo que comían era calabaza, así mismo, calabaza de puerco, para decir que era más agua que calabaza, quizás ahora nos mueva a una sonrisa, pero en aquellos tiempos era muy triste no tener con que alimentar a la prole. También me cuenta mi mamá de que su papá murió de una enfermedad rara, que nunca se supo que era, comenzó con pérdida de equilibrio, luego fue perdiendo las fuerzas y se le fueron encogiendo las extremidades, hasta que no pudo caminar más y falleció, siendo aun una persona joven, no había dinero para pagar una consulta y la ciencia no estaba tan avanzada como ahora, al cabo de muchos años, porque una de mis tías comenzó a padecer de los mismos síntomas, y por estudios que se venían realizando, gracias a la Revolución y a Fidel, se determino que era Ataxia, y como esa enfermedad es hereditaria el 50% de los hijos la padece.
    Hoy todos tenemos trabajo garantizado, tenemos acceso a la Salud y Educación, nadie muere de hambre, ni de enfermedades raras, y aquellos tiempos quedaron atrás, solo como un triste pasado, que nunca volverá.

  • Ricardo dijo:

    Mi madre falleció hace años con noventa. Yo ahora tengo 68 y el 1 de enero de 1959 vivía en Miami con mi madre con la que había llegado allí en agosto de 1956 después de unos azarosos días y noches en la Habana pasando de cuarto en cuarto hasta sentir bajo mis pequeños pies de 6 años el regir de un avión y la llegada a aquel lugar desconocido. Años después, muchos años después y no por boca de mi madre, que nunca había hablado de esto, al parecer por modestia o por el terror que vivió, supe que ella ya estaba conspirando contra Batista en las calles de La Habana, poniendo carteles y propaganda en las guaguas y otras acciones cuando unos compañeros de ella de Comunicaciones le dijeron que Ventura la buscaba y que se escondiera. Eso hizo y fue a parar por gestiones familiares y amigas al exilio verdadero en Miami. Allí continuo sus labores con las organizaciones del Movimiento 26 de Julio y quien esto escribe recuerda la bulla que se armo en la casa y sus alrededores con la noticia de la caída dell tirano. Solo recuerdo que a partir de ese dia mis memorias se montaron en un torbellino que se abrió en agosto de ese año en que arribamos como muchos mas de regreso a la Patria liberada. Este es uno modesto y sencillo homenaje a personas anónimas como mi madre que pusieron su grano de arena a la victoria final.
    Ricardo

  • mariae dijo:

    Mi padre me conto que cuando era muchacho salia con sus hermanos a pescar en la laguna de la leche para aliviar las miserias existentes en ese momento corrian los años 50 y pia y en tiempo muerto habia poco trabajo y tenian que comer bueno les cuento que salian con unas galletas y una barra de dulce de guayaba para pasar el dia y en ese andar por los trillos y lleno de marabu para llegar a la laguna entre pantanos y canales unos de los tios mios se cay en una tembladera y se puso fea la cosa pues los demas que intentaban sacarlo tambien corrian el riesgo de caer en la tenbladera pero en el desespero de mi tio el que estaba en la templadera llebava el saco de galletas y el dulce y en medio del susto el les decia a sus hermanos que salvaran las galletas y el dulce pues con sideraban mas importante la comida que su propia vida miren que cosa como eran esos tiempos que no se pensaba en su propio bienestar sino en el prejuicio que podia ocacionarles a los demas de quedarse sin las galletas y el dulce

  • Jose R. Oro dijo:

    La tradición y la historia me llego desde la más temprana edad de mi abuela materna Juana González Delgado, nacida en 1890 en Bolondrón (hoy provincia de Matanzas) y fallecida en 1975 en La Habana. Me contó muchas veces la historia familiar de la muerte en combate de Antonio Maceo Grajales y Panchito Gómez Toro, y de cómo su tío el coronel Juan E. Delgado González (nacido en una finca de la familia en Bejucal) rescató los restos mortales de ambos y los llevó a la casa de Pedro “el isleño” Pérez (quien estaba casado con una familiar de los Delgado) en la finca Cacahual. También como cayó en combate junto a sus dos hermanos, los tres el mismo día el 23 de abril de 1898, a solo 4 meses del fin de las acciones militares y 7 meses antes de cumplir 30 años. La familia lo supo por rumores, ya que después de haber estado reconcentrados en Jaruco (mi abuela me cuenta que ella fue uno de los pocos niños que sobrevivió al hambre, al tifus y la fiebre amarilla provocados por el holocausto Weyleriano, habían ido todos a vivir a la finca familiar en Bejucal. Mi abuela vio por última vez a sus tres tíos unas horas antes de su muerte en acción. Nunca se supo firmemente, pero se supone que un delator informo a una “guerrilla” que eran criminales voluntarios auxiliares del ejército español, mandada por un tal Peral, con el propósito de recibir una recompensa. Mi abuela Juana, también muchas veces me contó emocionada como con su madre y varios otros miembros de la familia, vieron desde el Castillo de La Punta el 20 de mayo de 1902 izar la bandera cubana al mediodía en el Castillo del Morro, por una pequeña figura humana vestida de negro: el Generalísimo Máximo Gómez, y como centenares lloraban y gritaban los nombres de sus parientes y amigos caídos en combate o muertos en la hecatombe Weyleriana.
    Jamás olvidaré los relatos de mi abuela, ni su alegría el 19 de abril de 1961 cuando se anuncio la victoria de Playa Girón y la capitulación de los invasores, diciendo que todos los mambises hubieran ido a enfrentar y derrotar a los enemigos de Cuba.
    Muchas felicidades a Maribel Acosta y a Cubadebate por esta magnifica iniciativa de perpetuar la historia viva de nuestra patria.

    • ppg dijo:

      Estimado Oro, hasta hace poco se levantaba, en un recodo de la Calzada de Beltrán, entre Bejucal y el poblado de Govea, la casa donde nació el Coronel Juan Evangelista Delgado González, en la Finca El Bosque, barrio rural de Beltrán, perteneciente al municipio de Bejucal. Aquel lugar se debió haberse preservado por lo que representaba para la historia patria, pero desgraciadamente no fue así. Recuerdo muy nítidamente la develación de la estatua del Coronel Juan Delgado en enero de 1961, en la plaza que lleva su nombre en Bejucal, siendo mi padre comisionado de la Alcaldía de Bejucal, quien fuera asimismo amigo de Miguel Delgado, hermano menor del Coronel. De mi padre tendría mucho que decir, incluso he escrito algo sobre él, pero sería muy largo para esta sección. Sin embargo tengo una foto de la casa natal del Coronel Juan Delgado que se la puedo hacer llegar si así lo desea y me dice cómo hacerlo. Muchos saludos.

      • Jose R. Oro dijo:

        Muy estimado ppg, un gran saludo para usted, le agradezco mucho su generosidad de enviarme tan valiosa foto. Mi email es orojoseraphael@gmail.com
        un fuerte abrazo

    • Celiushka dijo:

      Todas las historias son conmovedoras, ecos de las de mi familia, de las de tantas otras familias cubanas. Gracias a todos por compartirlas. Su relato, profe, me emocionó y arrancó lágrimas!

      • Jose R. Oro dijo:

        Muchisimas gracias estimada Celiushka. Un fuerte abrazo!

    • Lia dijo:

      Fascinante su historio y muy emotiva, tengo 35 años pero mi abuelo me contaba mucho sobre las historias de la familia del capitán de la caballería mambisa allá por San Juan y martinez Diego Abreu y de como murieron la mitad de sus tíos en la reconcentración de Weyler. Me encanto su historia sobre todo porque esta mas allá de toda ideología y eso es para mi la patria

      • Jose R. Oro dijo:

        Muchisimas gracias, estimada Lia. Maravilloso su comentario, su concpto de patria muy profundo. Un fuerte abrazo cubano para usted.

  • Ernesto dijo:

    Yo soy un dichoso, nací meses después del triunfo de la Revolución, pero por supuesto mis padres no. Ambos de procedencia humilde, ambos con sangre española en sus venas, papá hijo de canarios y mi mamá de gallegos. Mi madre era parte de 4 hermanos, donde las cunas siempre fueron “cajas de bacalao” adaptadas. En una casa de una salita, un cuarto y un comedor, vivían los 4 hermanos y sus padres, hasta que abuela falleció en un hospital mal atendida. Eso motivó al mayor de los hermanos, a intentar estudiar medicina, con la ayuda de las 3 hermanas, compraba sus libros y pagaba el pasaje cuando se le iba el carretón, que por la madrugada pasaba en dirección al Vedado a recoger sancocho. Él se dedicó a los estudios en cuerpo y alma y siendo el mejor expediente de la Universidad mientras allí estuvo, consiguió las becas para terminar los 4 últimos años de su carrera y una beca gratis en EU, pues allí lo querían captar para que se quedará. Este tío, crecido en la penuria que incidía en la mayoría del pueblo cubano, no abandonó sus raíces, regresó a la patria, se integró a las luchas revolucionarias y al triunfo de la Revolución, con el apoyo de nuestro Comandante en Jefe, creo un Instituto. Siendo director de este hospital e Instituto, fue a dar el ejemplo en la Limpia del Escambray como miliciano. Años más tarde murió en su oficina, luego de 32 años de vivir para su Revolución. Mi padre apoyó a los rebeldes en la Sierra transportando suministros en el camión que manejaba, que era propiedad de un oficial rebelde, como no lo iba hacer, si él era parte de una familia de 14 hermanos, por lo que empezó a trabajar desde niño en un aserrío, luego logró hacerse chofer de camiones y recorría toda Cuba y conocía sus penurias. Por eso siempre fue el primero en su trabajo y cuando en 1968 se hizo un acto Nacional por los 100 años de lucha y en él participaron los Vanguardias seleccionados por algunos organismos y regiones, allí estuvo mi padre y yo guardo con orgullo la pañoleta roja que le dieron en esa ocasión; murió trabajando con 64 años, cuando aún me hacían mucha falta sus historias del periodo de la republica de antes del 58. Mi madre aún vive, con casi 94 años y una mente muy clara, no olvida los sufrimientos vividos por la mayoría de los cubanos, no olvida como los niños que vivían en el barrio de las yaguas, pasaban con una latica pidiendo sobras para comer y como al triunfo de la Revolución, a esas familias les dieron casas y a sus hijos, les dieron atención médica y educación. No olvida los aviones pasando por la Habana y tirando octavillas contrarrevolucionarias y bombas como la de la esquina de Tejas, no olvida la Coubre, no olvida Girón, los secuestros de pescadores y sigue al lado de la revolución que le dio, como dijo Guillen, “lo que tenía que tener”.

  • José Antonio Mora Despaigne dijo:

    Ay, !Mis padres!
    Cuánta alegría siento al ver esta sección.
    Mis padres ya no están físicamente, pero cada año que cumple mi gloriosa Revolución, son años de vida que bañan el alma de mis progenitores. Mi madre, fue una mujer campesina, asociada a la CPA Otto Parellada en el Tercer Frente "Mario Muñoz Monroy", la recuerdo con la canasta de café a la cintura para sostener a sus cuatro muchachos, fidelista y revolucionaria como no he conocido a nadie más, fíjense si mami quería a Fidel que, doy gracias al destino, porque ella no haya vivido la dolorosa experiencia de conocer de la desaparición física de nuestro invicto Comandante en Jefe, porque seguro estoy que el derrame cerebral que le arrancó su existencia con solo 49 años de edad, la hubiese accidentado por tan dura noticia para ella, ella me inculcó el amor a la Patria desde mis primeros años de vida, ella se lanzaba hasta la Isla de la Juventud, donde yo estudiaba, con sus escasos recursos, para saber de mi desempeño. Y mi padre, obrero agrícola, técnico normador en los campos cafetaleros también del lomerío de Juan Almeida, vibraba de emoción al verme narrar desde muy pequeño las hazañas de Maceo y gozaba cuando yo representaba al Titán de Bronce frente a Arsenio Martínez Campos en la obra teatral de cuarto grado "La Protesta de Baraguá". A la Revolución le agradezco que mis padres, me hayan transfundido con sangre mambisa mis venas patrióticas. Patricio Mora Cano era mi padre y será siempre mi padre, Isidora Despaigne López era mi madre y siempre será mi madre. Cuba, La Revolución Cubana y Fidel Castro Ruz serán eternamente mis formadores.

  • Atila dijo:

    Mis abuelos eran de la Habana y por supuesto su realidad no era la misma que la población del campo.
    Mi abuelo era Jefe de Brigada de Montacargas del Puerto, tenía muy buen salario para la época y trabajaba el año entero, mi abuela tenía una pequeña lavandería.
    Tenían su casa propia, sus efectos electrodomésticos, pagaban una clínica infantil para sus 3 hijas y mi madre y sus hermanas asistían a escuela, se alimentaban bien.
    Resumiendo, no les iba mal, sé que no era la generalidad del país (sobre todo fuera de la capital) aunque era la realidad de ellos.
    Mis abuelos apoyaron el proceso revolucionario, aunque dejaron de tener bondades económicas.

  • Osmy Isabel dijo:

    Mi Madre es natural del Mariel tiene 76 anós y tiene una herida en la pierna causada por la guardia rural con la balloneta de la escopeta, porque ellos querian saber donde se escondian unos guajiros que se habian alzado.
    Me cuenta mi madre que las tierras del poblado del Henequen y Miranda en el Mariel pertenecian a Pepin Carbonel, por aquel entonces el dueño de la Henequenerra, esbirro de Batista, y para desalojar a los campesinos de su casa, les sembraba la planta de henequén en las puertas de la casa.
    Para trabajar los campesinos no podian sembrar porque era tierra de Henequen y la fábrica de Cemento y el puerto tomaban a los trabajadores tipo sorteo, los que tenian la dicha de trabajar fijo ganaban tan poco que no podian pagar ni parteras ni médicos, ni escuela, para su familia.
    Los hermanos de mi mamá participaron en la huelga del 9 de abril en el Mariel, y los salvó el triunfo de la revolución porque la guardia rural tenia en su poder un listado de los integrantes de la huelga que debian ser ahorcados.
    Todavia en el dia de hoy, mi mamá y sus hermana que son las que viven porque mis tios murieron, cuando cuenta esta historia se hechan a llorar.

  • Aleph dijo:

    Mi padre me contaba que antes del 59 tenia trabajo y ganaba buen dinero ya que era empleado de una agencia de carros americana.Segun me cuenta no tenia problemas economicos y dedicada su vida al trabajo y al disfrute de la vida.Con el triunfo de la Revolucion pudo conocer la situacion real de Cuba ,me contaba que se hizo humano con la Revolucion ,empezo a conocer su pais y el orien de la pobreza que existia y la magntud de esta,se entrego por completo a esta causa,entro al Batallon 111 de milicias que fue el primero que se formo ,parcticipo en Giron ,Escambray ,siguio la vida militar,se jubilo como oficial del MININT ,pero siguio activo en las tareas del barrio.El fallecio hace un tiempo ,pero su ejemplo de HONESTIDAD,y sicrificio por una causa justa van en micorazon como su amor de buen padre

  • Yoel dijo:

    Bueno unas de las enseñansas mas esenciles como hombre que recibi de mis padres y mis abuelos, es que el hombre cuando llega a una edad determinada debe dejar el hogar de sus padres y contruir su propio hogar como cabesa de familia. Debe buscar una buena mujer, casarse y tener los hijos del fruto de su amor. Me enseñaron a que el amor hacia la esposa y los hijos hay que cultivarlo todos los días. Me enseñaron a que Dios hizo a la mujer para que fuera la campañera idonia para el hombre y se complementaran mutuamente. Ese es el legado que yo quiero dejarle a mis hijos.

  • Martha dijo:

    Que buena iniciativa, gracias.
    Mi madre me cuenta de las penurias que paso junto a su familia antes del triunfo de la revolucion, pero enfaiza en las gracias que da a Fidel porque dignifico a la mujer y al negro.
    me gusta mucho que ella cuente a mis hijas de 25 y 29 años todas esas vivencias , para que vean porque hay que defender a esta revolucion a capa y espada

    • senelio ceballos dijo:

      Saludos Martha!! Se ha perdido de estos debates..porque?..ESPERAMOS sus narraciones yo se que ud tiene muchos y muy lindos!!!.HABLADNOS de sus padres por favor!!! El guajiro / ingeniero FELIZ 2019.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    OLVIDAR LA CRUELDAD, LA INJUSTICIA Y LOS OPROVIOS DEL CAPITALISMO ES UN DELITO DE LESA HUMANIDAD
    OBSERVEN ESTOS PEDAZOS DE HISTORIAS PARA QUE NO NOS LLAMEN A ENGAÑO. EL SOCIALISMO ES LA MEJOR OPSION DE LA HUMANIDAD.
    La abismal diferencia existente entre dos sistemas opuestos se comprende al analizar hechos imborrables del capitalismo que nos tocó vivir, recuerdos que me permitieron dar valor al proceso social comandando por Fidel Castro Ruz, que luego interiorizamos con más fuerza cuando se logró vislumbrar la aurora de libertad para la Patria expoliada por el Capitalismo Salvaje, aquel primero de enero de 1959.
    Entre las situaciones que más me marcaron de aquella macabra y triste sociedad están:
    Año 1958 en el insalubre barrio La Chomba de Holguín, (hoy Alcides Pinos) donde residían mis padres y hermanos, mi abuelo Clodomiro y mi abuela Pastora lograron hacer un horno artesanal de ladrillos, y con el uso de una sobadora de mano, y, sin ninguna tecnología, crearon una pequeña panadería. Toda nuestra familia estuvo vinculada al sector de la Harina y sus anexos: como galleteros, dulceros, panaderos. Desde el primer momento comencé a trabajar en la misma.
    Conservo nítidamente, en mis recuerdos que, entre los años de 1957 a 1958, agentes de la policía bastitana todas las semanas, venían a cobrar ‛el fisco; mis pobres abuelos además de hacer el aporte como contribuyentes aquella dictadura, adicionalmente tenían que dar una cifra de dinero, a esos "funcionarios del orden”, corruptos, descarados, abusadores. Junto con la tajada monetaria, también le hacían encargos de pan especial, con buena grasa, ajonjolí, que venían a buscar, dos y tres veces a la semana, exceptuados de pago alguno.
    Diametralmente opuesto es el hecho que revivo, en el sentido que, en horas de la madrugada del año 1958, comenzaron a llegar barbudos del Ejército Rebelde, alzados muy próximo a Aguas Clara y otros poblados cercanos, y compraban el pan y, a veces, ―cosa que mi abuelo no aceptaba―, querían dar más dinero que lo requerido. Nos trataban con respeto, delicadeza, humildad, propio de los excelentes seres humanos que marcaban la diferencia con los guardias del tirano.
    En las tardes-noches, de los años 1957 y 1958,luego de retornar de nuestras faenas como limpiabotas en la ciudad, Milton, mi hermano mayor y yo, hacíamos malabares para sobrevivir, una de esas suertes de aquella mísera época era ponernos a limpiar sartenes en la fábrica de Galletas de Polo Gómez, en La Chomba, el pago de aquella laboriosa faena era el obsequio de un cartucho con ripios de galletas, que rebosantes de alegría llevábamos para la casa, pues estos pedacitos de consuelo formaban parte de la pírrica alimentación de la familia.
    Un día, después de terminar las ventas de pan en el reparto Las Coloradas, entré al cementerio de la ciudad, para observar horrorizado a un grupo de personas tiradas en la calle central del Campo Santo, cuerpos acribillados a balazos, con las vísceras fuera, creo eran los mártires de Matatoros, a los que exhibían allí como forma de atemorizar a la población. Y exhibir, así, los supuestos poderes de la tiranía.
    Una madrugada, cuando “sobaba”, somnoliento, la masa para elaborar pan, sufrí un accidente; la sobadora manual atrapó mi mano derecha. Ese miembro quedó en una situación precaria; para poder lograr asistencia médica, ya en un estado febril como consecuencia de la infección, mi pobre madre tuvo que buscar una amistad, para que, en el Hospital Civil, el doctor Sánchez Zamora me hiciera una cirugía y una cura de emergencia, sin el uso de anestesia alguna.
    La miseria de la familia. Otro día, con mi mayor hermano, íbamos a casa de un familiar, con cierta solvencia en la ciudad, a buscar las sobras de los alimentos no utilizados para llevar a nuestro hogar en una lata, y de esta forma paliar la situación alimentaria de una familia muy pobre Mi vieja hacía unos pocos mantecados y turrones de coco, que salíamos a vender, entre la persecución de la policía de Batista que nos impedía limpiar zapatos para sobrevivir.
    El afianzamiento político ideológico, ya dentro de la Revolución triunfante, con todos los logros en la salud, cultura, educación, bienestar social, tranquilidad ciudadana, que como hechos ostensibles nos propició la Revolución de Fidel, de Raúl, del CHE, huelgan los comentarios.
    Recuerden que no hay historias negras; las historias las pintan los hombres y cada cual usa pinceles, colores y técnicas según sus necesidades creativas y estados de ánimo e intereses. Pero estas son historias que no se pueden olvidar y que estamos obligados a traspalarlas a las nuevas generaciones y a las que están por nacer Eso favorece la defensa de nuestro proceso social, que sin dejar de reconocer todas las limitaciones que tenemos, fruto del doble bloqueo, este proceso social hay que defenderlo a sangre y fuego.

  • Tahimí Hernández Juárez dijo:

    Muy linda idea. Sería muy bueno si estas historias se pudieran llevar a la televisión, en teleplays o espacios así para los niños y más jóvenes. Saludos

  • oslaida dijo:

    A mí me parece excelente la iniciativa de reflejar las vivencias de nuestros padres y abuelos. Hay mucha gente que vivieron eso y lo niegan. También sucede que quizás la mayoría de población cubana de hoy (pese al envejecimiento poblacional) por su edad no vivió este tipo de cosas

  • Miguel Matos Pelegrin. dijo:

    Que bueno por Cuba debate de dar la posibilidad de contar la historia familiar desconocida por los demás, de aquella etapa del triunfo de la revolución.
    Me contó mi mamá que en aquel humilde barrio de la Güira de Montecristo en Maisí, antigua provincia de Oriente, la vida era muy triste, tenían muchas carencias, muy pocos sabían leer o escribir ‘por lo que eran engañados fácilmente, tener zapatos era un lujo, el trabajo que aparecía por allí era chapear y recoger café,para ganarse un peso había que trabajar muy duro. Los guardias del ejército lo tenían controlado todo.
    Con el triunfo de la revolución, todo cambió, a un ricachón dueño de todas aquellas tierras, el gobierno revolucionario procedió a la expropiación de sus tierras y estas fueron entregada a los campesinos, entre ellos mi papá, poco a poco las condiciones de vida comenzaron a cambiar.
    Aún, están en mi mente el recuerdo de aquel lugar,la humildad de mis padres que con sus 80 años mi mamá y 86 mi papá, mantienen ese agradecimiento a Fidel y la Revolución por haberlos sacado de aquella miseria y haber permitido que sus hijos sean hoy hombres y mujeres, dignos y honrados como lo fueron ellos.

  • aliaris dijo:

    Hoy tengo 31 años, vivo en Holguín y mis padres nacieron en Granma en el 66, mis abuelos me hacen historias increíbles, a veces no sé si creerles o si son ciertas jjjj, , yo descendiente de campesinos sin tierras, analfabetos, (mi abuela materna murió en el 2010 sin saber leer), sin nada material, vivienda de tabla de palma, techo de guano y piso de tierra....,pero la grandeza de esta revolución hizo que yo me graduara de ingeniero!!!, mi esposa descendiente de campesinos en Imías se hizo médico..por eso es que creo en este proyecto de país, habrá escasees de productos, de dinero, pero es un país millonario en humanismo..aquí solo hay que tener la voluntad de hacerse un científico para lograrlo..en el mundo hay que tener voluntad y dinero, mucho dinero, esa es la pequeña diferencia.

  • Jorge Luis Pérez Reyes dijo:

    MI EJEMPLO.
    Mi padre es decir mi heroe, el pasado año a penas cumplir 80 años murio de una penosa enfermedad. Sus padres; una decendiente de mambises y un miembro del PSP forjaron el carácter revolucionario de sus hijos; uno se alzo en la Sierra Maestra, mi padre el mas chico de ellos desde muy joven colabora con el M-26-7 en su natal Palma Soriano. Para entonces tenia como todos en aquella epoca bajo indice de escolaridad, trabaja desde chico de mensajero y ayudante en una bodega.
    Me conto que vivió la jornada del 1ro de enero de 1959 desde su ciudad natal, donde Fidel Castro convocaría a la Huelga General a través de la emisora Radio Rebelde que trazó la estrategia final para la entrada a Santiago y proclamó la consigna: «Revolución sí, golpe militar no».
    Me conto, que cuando triunfó la Revolución viaja en los primeros meses para incorporse al Ejercito Rebelde con su hermano mayor, un guerrillero curtido en meses de guerra en la Sierra, que entra en la caravana de la victoria en la Habana el 8 de enero con Fidel al frente.
    Mi padre nunca fue de hablar a título personal, consagro toda su vida a la Revolución fue fundador de los órganos de la Seguridad del Estado y del MININT, en el que presto servicio por más de 30 años, alcanzo altos niveles de preparación militar y profesional, participo de disimiles acciones en defensa de la revolución, sus medallas y condecoraciones hablan de ello, él siempre fue muy reservado, desde que tuve uso de razón siempre lo veía inmenso con su uniforme de verde olivo. Siempre quise imitar a mi héroe, de ellos está lleno nuestro pueblo heroico; Eso me inspiro primero, en ser Camilito, Cadete y oficial de las FAR.
    En casa siempre se respira revolución a él y a mi combativa madre le corre por las venas, siempre e considerado que me hice revolucionario en casa, con su ejemplo, su devoción por aquel 1ro de enero que les devolvió la esperanza a ellos y a todo un pueblo y que nosotros debemos continuar.
    Quiero terminar igual que el bello artículo de Maribel Acosta Damas. ¡Por eso cuenta conmigo siempre Revolución Cubana!

  • idania rosa dijo:

    Yo nací gracias a dios, después del triunfo revolucionario, crecí y estudié gracias a la obra de la revolución y a Fidel Castro Rúz que en gloria esté porque ese es el lugar que el se ganó, mi madre no tuvo la misma suerte, se quedó analfabeta porque mi abuelo no tenía dinero para pagar sus estudios, eran 7 hermanos, la mamá murió joven de paludismo, no pudieron comprar las medicinas y menos un médico que la atendiera, por eso mi madre que falleció hace 8 meses, la muerte del comandante le causó una tristeza muy grande, la muerte de un familiar nuestro hizo que ella no saliera de la casa a nada, sin embargo muy temprano ella acompañada de una de mis hermanas pidió que la llevaran a mi casa, lo lloró a todo pulmón, ella decia que el único que se habia preocupado por los pobres era Fidel Castro Rúz, lo lloró como si hubiera sido un familiar más, ella nos contaba todas las miserias y penurias que pasaron y que gracias a la revolución y a fidel se eliminaron, ella decia que fidel era un jesucristo en la tierra, mi vida ha sido muy diferente, estudie, tengo un trabajo maravilloso, tengo 2 hijos graduados sin costarme un centavo, un matrimonio bien llevado, gozo de respeto ante mi colectivo de trabajo, soy dueña de mis decisiones, gracias todo a la revolucion cubana y al padre que fue es y será FIDEL CASTRO RUZ, por eso delante de mi no permito que nadie que no se sacrifique ni haya hecho nada por la revolución hable mal de la obra de la revolución, sea quien sea, mi revolución con sus gozos y sus sombras, pero es mi REVOLUCION.

  • Aida dijo:

    Soy nacida en el año 1987, por ende viví muy de cerca el "periodo especial" con muchas carencias y necesidades. Muchos de mi generación emigraron ya sea por problemas economicos o politicos que heredaron de sus padres. Cuento ello para expresar mi experiencia, la procedencia de mi madre humilde y con la llegada del triunfo revolucionario esta parte de mi familia pudo estudiar y graduarse, la otra parte de la familia tenían propiedades antes del triunfo revolucionario y aún así no le hicieron rechazo a la Revolución. Por eso enfatizo que cuando las historias se cuentan bien se forjan los valores, principios y se crea el sentido de pertenencia por la Patria y se agradece este proceso revolucionario que nos ha dado y da tanto.

Se han publicado 104 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Edilberto Carmona Tamayo

Edilberto Carmona Tamayo

Editor multimedia de Cubadebate. Licenciado en Periodismo en 2016 por la Universidad de Holguín. Contacto: edilberto@cubadebate.cu En twitter: @ectamayo

Vea también