Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Grito de una madre puertorriqueña

En este artículo: Crisis, Huracán María, Mujer, Puerto Rico
| 12 |

Sandra Rodríguez Cotto. Foto: Noticel

Hoy me levanté con las ganas de gritar. Esto es el grito de una madre soltera que se levanta todos los días a luchar y a salir adelante, como hacen miles de mujeres en cada rincón de este país.

Pensé bien en lo que somos las mujeres puertorriqueñas, pero no nos cuentan. Somos las que sacamos la cara por nuestros hijos. Las que cuidamos a los viejos y a los enfermos, a los encamados. A las que nos golpean con la realidad de más trabajo por menos salario. Abusadas, pero creamos, y sobre nuestros hombros se levanta todo un pueblo. Pero no existimos para los que determinan qué es lo importante, que es noticia o de qué se va a hablar en la opinión pública. En eso llevo más de una semana pensando.

El lunes en la noche, después de un largo día de trabajo que culminó en una intensa reunión con un grupo comunitario con el que colaboro como voluntaria, llegue a casa con mi hija. Al rato, como a las 11, escucho a mi nena que empezó a convulsar sin parar hasta el otro día. Le di sus medicinas y me amanecí velándola, pero no quise ir al hospital porque arrancar de noche y muerta del cansancio al Centro Médico no era. Con tanto asalto que hay, eso es peligroso. Así que me quedé, y manejé la situación como siempre. Al otro día, y durante toda la semana, he estado con ella de médico en médico o visitando especialistas. En medio de las salas de espera en tantas oficinas que visitamos, trabajaba en mi computadora cuando a la intermitente señal de Internet le daba por aparecer. Cuando lo hacía, me ponía a escuchar, ver y a leer las noticias. Entonces pensé: ¡Qué dura es la vida de las madres solteras en este país! ¿Cuántas personas estarán pasando por esto como yo y por qué nadie lo dice? ¿Quién cuenta eso?

Hasta el 71% de los niños en Puerto Rico vivirían bajo pobreza a un año del huracán María. Foto: Archivo de Cubadebate

¿Sería yo sola?, pensé. Entonces me detuve a observar a los demás en mi entorno. Veía a madres atendiendo a sus enfermos, hijos o viejos. Veía médicos y a enfermeras con negras ojeras del agotamiento, hablándole a mujeres con caras aún más cansadas. Niños llorando, otros convaleciendo en camillas o en butacas, esperando su turno. Madres preocupadas con gente enferma o dolida. Gente en necesidad. Las escuchaba hablar de lo mismo: que si la cosa está mala, que el país es inseguro por la criminalidad, que no hay luz, que la crisis económica no para. Y pensé: ¿dónde están esas historias de las mujeres que levantamos este pueblo ante los demás? No están, y piensan que por eso no existen.

En discusión pública abruma la politiquería hueca y sinrazón. Que si la Primera Dama mandó una vela a los alcaldes sin electricidad y si el alcalde de Yabucoa se quejó, era por politiquero. Que si tiraron al medio al expresidente de la Comisión Estatal de Elecciones con sus mensajes antiéticos en WhatsApp con la que hasta ese momento se proyectaba como la pulcra subsecretaria de la Gobernación, Itza García. Que si Rivera Schatz entró en un “royal rumble” de lucha libre con el Gobernador, o que si el gobierno trae el dudoso negocio con fondos públicos de las criptomonedas y bitcoins, pero ahora lo disfrazan con el discurso de “tecnología blockchain” y usan a Rosselló como portavoz para darle validez.

Todo eso se entremezclaba con la realidad irrebatible de que el pueblo va por otro lado. A las madres y maestras lo que les preocupa es la epidemia de Influenza que no quieren admitir. A las dueñas de pequeños negocios les asfixia estar haciendo de tripas corazones para poder mantenerse operando sin luz. A todos nos aterran las espantosas imágenes de un carjacking a una familia en medio de una gasolinera, o la noticia de secuestros a plena luz del día en los quioscos de Luquillo. Es un total desfase.

La realidad que vivimos los individuos de a pie, especialmente las mujeres, no aparece en la narrativa pública ni en bocas de los políticos. En la opinión pública campean los macharranes que de lo único que hablan es de estatus todo el día pero la gente está en otra dimensión.

Al país lo mueve la gente. Las mujeres valientes en sus comunidades, que fueron las que se tiraron desde el primer día a trabajar después del huracán.

La gente piensa en que sin salir de la deuda, llegó el huracán y todavía no nos recuperamos. Que las ayudas no llegaban porque las repartían entre panas o las dejaban para que las ratas la comieran. Que la gente sigue muriendo o enfermándose y no los cuentan. Que los bolsillos sin luz parecen Gremlins que se reproducen por todo el país. Entonces anuncian la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica, y sin recuperarnos, nos dicen que vienen las escuelas charter.

Y ahí fue que me llegó mi “aha moment” como diría Oprah Winfrey. Pensé: como madre soltera de una nena con condiciones especiales que me sufro y vivo en carne propia la crisis del país, que me las veo negras para ganarme la vida decentemente, y que me frustra el sistema tan roto, ¿qué hago para enfrentar este caos? ¿Me callo? Esa no es una opción. ¿Lloro de la frustración? Admito que muchas veces lo hago. ¿Me monto en un avión y me voy al carajo? Been there, done that. No me interesa. No me quiero ir de aquí. No voy a tirar piedras ni a romper cristales en la Milla de Oro porque eso no está bien ni resuelve nada. Tampoco voy a darle una bofetada a los patanes del gobierno, aunque esté muchas veces esté tentada a hacerlo, porque no vale la pena darle más poder del que tienen prestado.

Paso mucho por esos procesos de involución ideológica para determinar el ¿qué hacer?, pero no me quedo en eso. Me muevo porque si me quedo inmóvil me pasa como a la oposición política, que no se mueve. Entonces, ¿qué se hace? En mi caso, recurro a lo que hago cuando veo a mi hija con su condición. Respiro, me reorganizo, me recompongo, busco energías, y sigo en la lucha.

¿Qué cómo lucho? Como puedo, combato la inequidad. Ayudo a las comunidades que es donde de verdad se levanta el país. Por eso denuncio. Escribo, para que por algún lado salga eso de lo que no quieren hablar. Lo que ocultan. Y hablo, aunque me ataquen e intenten difamarme como hacen sin éxito en las redes sociales esos fotuteros pagados con fondos públicos. No hay de otra. No me callo. Esa es mi estrategia de lucha. Lucho desde mi trinchera.

Por eso no les compro las narrativas que imponen los que quieren embobarnos. Y sí, me alegro de que Puerto Rico ganó la Serie del Caribe del béisbol, pero me rehúso a darle demasiada atención al divorcio de Karla Monroig y Tommy Torres, o a que le quitaron la franquicia del Miss Universe a Desiree. Nada de eso importa ni mueve la economía. Nada de eso mejora la vida en este país.

Al país lo mueve la gente. Las mujeres valientes en sus comunidades, que fueron las que se tiraron desde el primer día a trabajar después del huracán. Ese entramado social que está trabajando desde siempre y que fueron los primeros en llevar ayudas y siguen haciéndolo después que se acabó el show del COE y de FEMA, y que no han visto un chavo de Unidos por Puerto Rico. Las mujeres en la base son el verdadero Puerto Rico que se levanta. Son las que me dan esperanzas para bregar y no callar. Para seguir gritando.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miriam Ruiz García dijo:

    Cuánto tenemos los cubanos y cubanas y algunos en su ceguera no quieren ver, nada de lo narrado aquí sucede en mi CUBA SOCIALISTA, donde cada ser humano cuenta y a pesar de todas las dificultades y de todas las carencias nuestro gobierno no deja abandonado a nadie.

    Cuando leemos relatos como éste reafirmamos nuestra convicción de que nuestra lucha fue, es y será seguir trabajando duro para mantener nuestras conquistas y continuar avanzando en el perfeccionamiento de nuestro socialismo y hacerlo cada día más próspero y sustentable, ese es el camino no otro.

    Viva Puerto Rico libre, fuera los yanquis de su territorio.
    .

    Hasta la victoria siempre.

    • Gonzalo Ramos dijo:

      Cuantos países más de nuestra sangrante latino américa, (y tambien de norteamérica) albergan éste tipo de casos con toda naturalidad, y con normalidad asesina.?

  • adelante dijo:

    BUENO QUE TRISTE PARA ESE PUEBLO, DT LES REPARTIO PAPEL SANITARIO, AQUI EN MI CUBITA LA BELLA, CON UN BLOQUEO INJUSTO VAMOS POCO A POCO SALIENDO DEL CICLON IRMA, LA ELECTRICIDAD SE RESTABLECIO EN TIEMPO RECORD Y NO QUEDO NINGUN CUBANO DESAMPARADO, AH ESO TIENE UN PRECIO SOMOS LIBRES Y NO COLONIA DE NADIE, PUERTO RICO MAS DEL 90 POR CIENTO AUN BAJO ESTAS CIRCUNSTANCIAS PREFIEREN LA ANEXION AL IMPERIO, ASI LES PAGA EL IMPERIO. SAQUEN SUS CONCLUSIONES…

    • Paul dijo:

      Ellos sin el poder del imperio se moririan de hambre , demostrado esta que no quieren ser independientes , ellos tienen todo tipo de ayuda del gobierno federal y son ciudadanos americanos ppr nacimiento

  • Raúl E. Yero dijo:

    Muy bien por Sandra.Extraordinaria mujer.Denunciar, sin cortapisas, desde esa humilde, difícil pero digna posición de madre puertorriqueña, la penosa situación que – hoy- padece ese hermano país y sus valerosos mujeres, seguramente la fortalecerá más para seguir señalando a las castas responsables de su infortunio -que además los desprecia- y dejar claro que :” en virtudes y sólo sobre la base de virtudes, se alzan los pueblos”.(como dijera nuestro José Martí).Quien pensó también en esa entrañable tierra.Desgraciadamente, ese es parte del costo social y moral que pagan los pueblos,por no haber logrado el estatus de nación libre y soberana y lección para aquellos, de aquí o de allá, que aparentan no haber comprendido los cantos de sirenas.

  • andres garcia lopez dijo:

    ¡Qué dura es la vida de las madres solteras en este país! ¿Cuántas personas estarán pasando por esto como yo y por qué nadie lo dice? ¿Quién cuenta eso?
    las respuestas a estas preguntas estan en orque decidieron muchos puertoriquenos ser y seguir siendo colonia del imperialismo yanki durante ell ultimo pleisbicito alla en puerto rico. Muchas jovenes y jovenes que nunca han vivido el capitalismo cruel, deberian leer este articulo, comparar con lo que nuestro gobierno ha hecho y seguira haciendo por el bienestar del pueblo cubano y sacar concluciones deonde es mejor vivir alla con sus problemas o aqui en cuba con nuestros problemas que no son los mismos..

  • Raúl E. Yero dijo:

    Paul, visto y aceptado así,someramente y con ciertos aires de conformidad fatalista, el panorama de este hermano país, simplemente estaríamos negando su larga y ejemplar trayectoria de lucha animperialista y anticolonialista encabezada por varios de sus mas valiosos hijos que, en pos de la independencia se han pronunciado activamente, sufriendo largas condenas en cárceles norteamericanas. Esa lucha continúa.No le quepa la menor duda.Algún día alcanzarán la emancipación.El colonialismo sólo ha plagado de miseria , hambre y desigualdades a los pueblos, en cualquier parte del mundo, en nombre de la libertad.Para los políticos norteamericanos
    América y el Caribe es su traspatio.
    Ah, !Qué honor en este mundo ser ciudadano norteamericano!!.

    • Salvatore de Monferrato dijo:

      Es 99% más probable que Puerto Rico gane la estadidad que la independencia, en cada plebiscito que se realiza aumenta el porciento de puertorriqueños que abogan por ser un estado de la unión y disminuye estrepitosamente el porciento que quiere la independencia, Puerto Rico tiene una gran deuda y un sistema publico muy deficiente aun así es el país de la América hispana que mayor renta per cápita tiene y el más desarrollado de todos, seguido muy de lejos por Chile y uno de los más desiguales también, lugar 175, uno de los países más desiguales del mundo , es el único país del mundo que tiene mas población viviendo fuera que dentro del país, es dentro de los EEUU el “Estado” mas pobre y el más desigual y el de menos renta, aun con todos estos datos no es ni comparable con el resto de los países de su entorno en ningún aspecto hay países de la región que gestionan mejor los servicios y hay bastante menos desigualdad pero el mas pobre de Puerto Rico es mas Rico que cualquiera de cualquier clase media del resto de la América hispana.

      • Martha dijo:

        Salvatore con el respeto que me merece su criterio, pero noto una incongruencia, porque entonces (si el más pobre es más rico que cualquiera de clase media del resto de la américa), porqué no pueden rehacer sus vidas, invertir esas riquezas y salir del hueco en que los profundizó el huracán María) en verdad no entiendo si son más ricos que el resto, porqué no salen?

      • Baphomet dijo:

        Martha:
        No fue el huracán quién los ha puesto en esta situación, sino el vasallaje a los USAmericanos. Si PR está tan bien como dices entonces la situación actual es una contradicción ya que un pequeño huracán es nada para la segunda economía más fuerte del planeta; ¿verdad? Límpiate la boca, que te quedo un poco de M…

  • Lisandrita dijo:

    Dios mío, pero cuánta hipocresía!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Martha dijo:

    Y, Sandra que van a hacer para visibilizarse, ya reconoces muchas cosas importantes, es un primer momento, pero ahora, que más sigue? yo vivo en un país libre que desde hace muchos, muchos años nos enseñó a las mujeres a soñar despiertas, nos dió autoestima, nos dío libertad, tenemos muchas dificultades económicas, pero ninguno de nuestros niños o adultos, muere de hambre, no tiene escuelas o una casa de abuelos donde ser atendidos, nosatras tambien tenemos en muchas ocasiones que cuidar a nuestros viejecitos, pasamos por imcomprensiones, machismo, pero la violencia contra la mujer ya no es tan común, aunque existe, por eso este relato tuyo viene a confirmarme que lo que tengo lo debo salvar al precio que sea necesario, pues no quiero para mi o mis hijos una sociedad como la tuya, tengo que luchar contra la desidia, la indolencia, pero no volver al pasado, y mucho menos al modelo neoliberal que nos proponen.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también