Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Por todas las sendas que anduve de España

| 27 |

Mi abuelo “Constante”, como aún le dicen en su barrio, llegó a Cuba un día de 1920 a “hacer las Américas”. Gracias a la vida, terminó cubanizado a gusto. La crónica relata el viaje a la semilla, de dos generaciones siguientes, un siglo después.

Por las sendas de Montrondo, el la misma puerta que vió salir a mi abuelo, un día

Por las sendas de Montrondo, el la misma puerta que vió salir a mi abuelo, un día

Como tantos otros, con tanta esperanza, llegué a la vieja aldea de Montrondo, León. La noche cayó sobre nosotros sin advertirlo, inmersos en una interminable conversación y regocijo de parte y parte. La cubana y la española. Comunicarnos más y mejor, era el propósito de la familia recién conocida. La energía llevaba una carga de un siglo de espera.

Un estremecimiento inexplicable me invadió al poner los pies en aquella tierra. Para cambiar del sollozo a la risa, el primo Juan, me invitó a reconocer el pueblo y terminamos metidos, con toda la familia, en el cementerio, rindiendo tributo a la tía Lecinia. Ni por asomo entro yo a un cementerio de noche en Cuba, pero la aldea – y no lo supe hasta el amanecer- es como el patio de tu casa. Se conocen cada piedra, cada fuente de manantial, cada sombra de la montaña. Así identifiqué a la que no permite la entrada al Sol, cuando llega el invierno. Disfruté lo delicioso de iniciar el otoño, que ni por sospecha reconozco en el Caribe. Esa “marcha” con un abriguito ligero en la mañana, me recordaba todo el tiempo, estás aquí, ahora, en España.

Y como costó eso de llegar allá -sobre todo emocionalmente- desde mi país donde algunos confundieron el asunto de reclamar nuestro origen, con algo tan absurdo como extraviar nuestros ideales. Para mí no hubo duda alguna; papeles, son papeles. Familia, es familia. Patria es patria.

Tendrían que ver el gozo de mi rostro y sentir el de mi alma. Me levantaba con alegría cascabelera ante las proposiciones de los miembros de cada casa, que reclamaban nuestra presencia: la primera cubana-española de la familia en llegar allí. Apenas podía mirar a los ojos de mis adorables anfitriones José Antonio y Dolores, para decirles, con permiso, hoy me voy para allá. Al extremo que una prima repitió una receta de “pulpo a la gallega”, para afirmarse como mejor cocinera. Esas deliciosas grandes pequeñeces humanas, me hicieron dichosa esos intensos y escasos días . Y digo en el alma, no en el estómago, que muy a mi pesar, se me cerró de emoción. Plena de ese espíritu heredero de emigrantes españoles y libaneses -adonde un día también me propongo ir- cada abrazo era una fiesta.

 Las fotos del abuelo español Constantino; María Luisa, la abuela cubana y sus cinco hijos

Las fotos del abuelo español Constantino; María Luisa, la abuela cubana y sus cinco hijos

Mi abuelo “Constante”, como aún le dicen en su barrio, llegó a Cuba un día de 1920 a “hacer las Américas”. Sin mirar atrás, huyó de un inescrupuloso servicio militar y de la incertidumbre que genera la pobreza, traspasando la misma puerta por donde entré yo, único testigo mudo en el tiempo. Por eso, encontrar en Montrondo sus cartas conservadas, aclararon para mí, la verdadera historia de su vida en Cuba. Una prima las guardaba con tal celo, que ni permitió al tiempo, manchar las remembranzas. Estremecían sus relatos.

El padre de mi prima es Elías, hermano de mi abuelo. Un inspirado carpintero ebanista de los finos, que quería seguirlo a Cuba. Mi abuelo lo desestimulaba, explicándole cómo aquí tampoco pudo adelantar mucho la vida. Encima, el amor le llegó por el vientre de una cubana, noble y pobre como él, llamada María. Ya tenían cinco hijos varones, que -al decir de su hermano- después de todo, hubiera sido una desgracia que fueran hembras. O sea, brazos de hombres para la labranza.

Sin embargo, María, la cubana, le dio la lección de lo que vale una mujer esencial de esta tierra, cuando decide echar la suerte con el hombre de su vida. Como mujer de trabajo, crio a sus hijos con tales virtudes, que salieron de allí a hacer la Revolución.

María, para la cual también es hoy este homenaje, lavó toda la ropa de su hogar, antes de partir a otra existencia. Los dejó con la hermosísima, humilde y esforzada historia de vida que pudo darles. De tales abuelos retoñamos nosotros.

Hoy, al ver la foto que la red social me permite con la instantaneidad del asombro, puedo decir, ¡al fin padre, estás ahí! En la vieja aldea; en esa puerta -umbral de un mundo desconocido- que traspasó con la resolución de sus 20 años, el abuelo, un día.
Por ti abuelo, también de alegría son mis lágrimas hoy, al cumplir este sueño. Como para tantos emigrantes españoles, te resultó inalcanzable el retorno, ante la carga que impuso la vida y el tiempo.

Para ti Constantino Fernández, que complacías mi inquietud de niña curiosa, cuando en las tardes me contabas -como para no dejarlos ir- tus recuerdos de España.

Gracias a la vida terminaste cubanizado a gusto y hoy, está ahí tu hijo Eadberto, celebrando sus 80 abrazado a tu raíz. Y para mayor regocijo, anda el joven Miguel, uno de tus descendientes españoles, amando a una bella mujer cubana. Se llama Claudia y como a ti, le hará echar raíces aquí.

Sólo se trata de completar un ciclo de amor que iniciaste tú, por todas las sendas de Cuba, tu segunda patria.

Con esa alegría de reconocernos, familia. Ernestina, la más cercana de mi abueloCon esa alegría de reconocernos, familia. Ernestina, la más cercana de mi abuelo

Con esa alegría de reconocernos, familia. Ernestina, la más cercana de mi abueloCon esa alegría de reconocernos, familia. Ernestina, la más cercana de mi abuelo

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    Así quisiera yo encontrar y visitar el lugar desde el cuál partieron mis bisabuelos para no regresar jamás.

    • alberto dijo:

      Aroldo de verdad hace falta que tenga la posibilidad para que regrese a sus raices y no venga mas a mi CUBA .

      • Aroldo dijo:

        Amigo, con lo de “no regresar jamás” me referí a mis antepasados, no a mí, ellos realmente se vinieron para la isla y jamás volvieron a sus lugares de orígenes, quizás enfoqué mal la respuesta y ud la entendió de esa manera, me disculpo.

  • David dijo:

    Rosa María, desde Bayamo recibe mis felicitaciones por el nuevo año y por esta crónica que me ha estremecido el alma pues resume amor por la familia. Gracias.

  • joseantonio dijo:

    Mucho me alegro por Ud., que ha podido llegar hasta las raíces de su existencia, sin temor a quienes demonizan decisiones personales como la suya. No hay doctrina filosófica más fuerte que la de la fraternidad familiar. No hay ideología más perdurable que la del amor a la familia. Sin familia, sin raices históricas, sin alegría, no hay vida, solo compromisos y tareas que se pierden en la nada cuando perecemos. A nuestros descendientes, más que bienes materiales, debemos legar el conocimiento de sus raices y nuestro ejemplo de vida.

  • Isis dijo:

    Son historias increíbles y muy hermosas de contar, muchos cubanos tienen anécdotas para contar. Mi tío vive en España y años atrás decidió hacer la búsqueda de la familia de su abuelo por parte de padre. Por suerte la encontró, con el llevaba una foto de su abuelo y cuando se la mostro a la que era una prima lejana de su abuelo esta saco la misma foto, eso fue algo increíble de cómo el mundo es un pañuelo y podemos tener nuestras raíces en cualquier parte del mundo. En mi familia hay tantas culturas que podría decir que todos somos familia. Tenemos de Libaneses, Jamaiquinos, Ingleses, Españoles y por parte de mi padre de Filipinos.

  • Meteorologo dijo:

    Realmente todo la historia es muy bonita. Pero merece la pena dedicarle un espacio en cubadebate a este escrito en particular?, cuando existen otros sucesos de vital importancia que requieren su atención. Es decir la crónica es de caracter personal y todos podemos identificarnos con ella, pero no todos escribimos o publicamos un artículo donde se exponen vivencias íntimas. Pienso que Cubadebate no debe ser un sitio para narrar vivencias, para eso existes los blogs y otros espacios. No obstante aprovecho y felicito a la autora y me disculpo si la onfendo con mi comentario. Felilces fiestas a todos.

    • Eskandar dijo:

      Esta no es la primera crónica personal que se publica en Cubadebate, lo que no todas en mi opinión alcanzan la calidad literaria de esta, mis felicitaciones a la autora por regalarnos esta historia aunque personal nos toca muy de cerca a muchos cubanos y hacerlo además de una manera tan hermosa

  • Leopoldo dijo:

    Bello articulo ojala todos lo que hiceran la ciudadnia española fueran a españa a conocer sus raices y no para hacer negocios muchos olvidan el origen de la familia y el porque la necesidad de emigrar que tuvieron feliz fin de años para todos por aqui y prosperidad para el nuevo

  • habana dijo:

    Muy lindo Rosa Maria muy lindo tu articulo… es muy interesante conocer las raices familiares .. a mi me gustaria poder hacerlo .

  • Pedro Echevarría Fernández dijo:

    Rosa María, muy atinado su comentario que conduce a los orígenes familiares. Que falta hace conocerlos.
    Me atrajo por demás leer su artículo, uno más de los que ha publicado y yo he leído, el nombre de su abuelo y como lo llamaban en el barrio.
    Sucede que acá en las afueras de Pinar del Río, donde nací, se hablaba mucho en el barrio de un señor que apodaban Constante y los ancianos al referirse a él lo nombraban Constante Fernández, que además era pariente de mi madre y todos lo recordaban como un hombre muy jaranero y narrador de cuentos. Por supuesto que a pesar de que nací en el año 1951, no lo concocí. Si conocí a un hijo suyo al que apodaban Neno, que lamentablemente falleció de un ataque al corazón, en los tempranos ´60, que nos visitaba desde La Habana. Quisiera, sin otro ánimo que satisfacer mi curiosidad, conocer si es pura coincidencia o se trata del mismo señor, pues Neno era el único vinculo que conectaba a mi madre con esa familia y al fallecer, se perdió esa conexión.

    • Rosa María. dijo:

      Pedro Echevarría Fernández, mi abuelito se asentó en Puerto Padre. Creo que no es el mismo, pero quién sabe…de todas formas, si quiere ser mi familia, venga el abrazo. También existe la familia escogida, de la que tengo seres muy especiales en mi vida. Gracias a todos los que se han comunicado. La emoción me la proporcionan ustedes, al identificarse con esta narración, que puede ser de cualquier persona que encuentre a su ascendencia. Lo mejor para usted y su familia en 2018.

      • Pedro Echevarría Fernández dijo:

        Muchas gracias Rosa María por responderme, parece que ha sido pura coincidencia la de los nombres y apellidos de nuestros parientes, pero claro que deseo ser parte de su familia, en realidad creo que ya lo somos, si consideramos como tal a todos los cubanos que sentimos amor por nuestra tierra, estemos donde estemos. En realidad yo les digo a mis conocidos, medio en broma por supuesto, que todos los que llevan mis apellidos debemos ser parientes, pues provenimos de un origen español, ya que ningún aborigen o esclavo llegó a Cuba con esos apellidos.
        De nuevo muchas gracias por la gentileza de leer y responder mi comentario, reciba un abrazo de este su nuevo pariente, lector de todos sus artículos y de CUBADEBATE en general y mis deseos de toda suerte de éxitos para usted en el nuevo año en su vida personal y profesional.

  • JEBD dijo:

    Enhorabuena Rosa Maria. Felicidades. Haz contado esa historia de amor y familiaridad de una manera muy bonita. Y que suerte haz tenido de reunirte con esa parte de tu familia, que está allá, pero es tu familia, es tu sangre, son tus raícez.
    Es mas, que bueno fuera que todos los que tenemos parentela por otras partes del mundo pudieramos un dia, saludarles, conocerles.
    Felicidades.

  • EMELE dijo:

    meteorologo este tema merece mucho mas espacio pues es un retorno a las raices de la mayoria de las familias cubanas. yo tambien pase por esa experiencia y es algo que solo el vivirlo es que se puede tener idea de tanta emosion acumulada, cuantos no han podido hacerlo por falta de papeles probatorios, la cronica es hermosa , es universal , gracias , muchas gracias . Los rencuentros son algo que sobrepasa las sensaciones de cualquier tipo

  • Katrina dijo:

    Una bonita historia, hasta yo he llorado, debe ser muy emocionante el encuentro con la familia de los que un día partieron de su Patria y nunca más volvieron a ver a los que dejaron atrás. Me alegro por aquellas personas que logran conocer a esos miembros de su familia que estuvieron lejos por tantos anos pero muy cerca del corazón por las historias contadas por esos abuelos que resistieron estoicamente la ausencia de sus seres más queridos.

  • Amparo dijo:

    Muy bonita tu crónica. Ojalá algún día pudiera ir a Moeche en Galicia para conocer las huellas de mi abuelo paterno y de mi abuelo materno en Cataluña. Mi abuelo paterno lo tenía todo preparado para regresar y morir en su Tierra, cuando la fatalidad de su fallecimiento lo sorprendió en Cuba, a su hermana le dio tiempo llegar a su Patria. Mucha salud y próspero año nuevo. Todo es importante, la Revolución, la familia, los amigos, el trabajo.

  • Chamartín dijo:

    En Cuba muchos tenemos algo de allá. Que viva España.

    • FE dijo:

      ME CONSTERNA SU CRONICA, CUANTAS VECES HE PENSADO EN ESCRIBIR LAA MIA NIETA DE ESPAÑOLES QUE UN DIA LLEGARON CUBA ENBUSCA DEALGO MAS, CUANTA IGNORANCIA LA DE ALGUNOS QUE MEZCLAN CON IDEOLOGIAS EL AMOR FILIAL, LASRAICE,LOS ORIGENES.GRACIAS POR TAN BELLO RELATO QUE REFLEJA EL SENTIMIENTO DE MUCHOS.

  • ELQbanolibre dijo:

    Bonita e inspirada historia, cuántas más habrá.
    Lamentablemente, eso no es de la misma forma con los descendientes de africanos, arrancados a la fuerza de sus tierras y de sus familias y separados para siempres de su seres queridos, de esos habría mucho que escribir si se conociera más sobre las horrorosas historias que vivieron.
    Ojalá en Cubadebate se escriba sin ficción sobre los africanos traídos a la fuerza hacia Cuba y el Caribe, es posible que el Dr. C. Esteban Morales podría escribir sobre ello.

  • maximo dijo:

    Con todo respeto discrepo de ti, Meteorólogo. Creo que es una acertada decisión de Cubadebate. Es una de las más hermosas crónicas que he leido en este sitio. Que se repitan muchas más.

  • Eduardo Aguilera dijo:

    Estoy de acuerdo una cosa es familia y otra patria, malo es valerse de la familia en el extranjero para abandonar la patria y llevarse títulos pagados con el trabajo de todos los cubanos.

  • Victor dijo:

    Bella historia

  • KJI dijo:

    Mi ascendencia es mayoritariamente negra con una parte blanca, y es bonito ver cómo algunos logran tocar con sus manos directamente su pasado…Vi un documental chino por la TV con una historia parecida…Los que logran eso es porque sus ancestros llegaron por sus propios medios y conscientemente a los lugares de destino, dejando una marca de referencia por si volvían…Pero…eso no ocurrirá jamás con los esclavos africanos, en primera porque eran nativos que no tenían nación de referencia, ni sistema de familia tipo occidental y para mas complicación, los territorios de donde procedían han sido transformados por la geopolítica; por lo tanto no hay punto de referencia, ni familiar ni territorial.
    Nací y crecí en Cuba y sé que por un lado soy africano por mi piel y mestizo por mi abuela materna…¿Para dónde cojo?, porque ni siquiera mis apellidos son de origen negro
    Lo que si sé es que llevo el orgullo de ser CUBANO

  • maty dijo:

    Hermoso escrito, afortunada la autora de poder conocer a familiares y el sitio de sus antepasados. A mediados de este año que culmina, mi esposo e hijo tuvieron esa gran dicha también. Mi esposo se reencontró con familiares despues de 58 años y mi hijo conocio la tierra de su abuelo paterno. Emociones inmensas quedaron plasmadas en relatos de ellos y en fotos y videos donde mi esposo al volver a ver al unico hermano aun vivo de su padre, casi rompe en sollozos al igual que el tio, que lo dejó de ver siendo un niño de 8 años y hoy ya lo ve con mas de 60. Afortunados los que pueden reencontrarse con sus raices. Los lazos familiares son indestructibles, perduran en el tiempo, a pesar de todos los vaivenes de la vida.

  • ALINA dijo:

    Un artículo muy hermoso sobre la Familia y la búsqueda de las raíces. Me recuerda una historia que supe por su protagonista Dora Rabal que aun vive en mi pueblo de Guira de Melena, Ella es prima de Francisco Rabal (Paco Rabal) el fallecido actor español. El padre de Dora y el de Paco Rabal eran hermanos, por tanto ellos eran primos y fue Paco Rabal el que los buscó cuando vino a Cuba. Me contó Dora que cuando se vieron por primera vez en la Habana en una cita preparada por Paco Rabal, Dora le dijo, Estoy aquí por los que ya no están.!

    • Rosa María. dijo:

      Alina, que hermosa historia, me gustaría conocer a Dora. Escribame a mi correo, por favor. rosamasofia@gmail.com

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María Fernández

Rosa María Fernández

Vea también