Especiales, Sociedad  »

| 28 |

Mi abuelo “Constante”, como aún le dicen en su barrio, llegó a Cuba un día de 1920 a “hacer las Américas”. Gracias a la vida, terminó cubanizado a gusto. La crónica relata el viaje a la semilla, de dos generaciones siguientes, un siglo después.