Imprimir
Inicio » Especiales, Medio Ambiente  »

Tierra Brava: Un amor desde el suelo

| 3 |
La finca Tierra Brava implementa hace tres años técnicas agroecológicas de agricultura de conservación. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

La finca Tierra Brava implementa hace tres años técnicas agroecológicas de agricultura de conservación. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Yuleidis no imaginó la sorpresa que Omay le tenía preparada para aquel fin de año. La llevó en el carro hasta Los Palacios, Pinar del Río, por un terraplén hasta encontrarse de cara a unos campos de aroma, donde los atejes, según cuenta, eran tan grandes que apenas podían entrar.

– “Esa es la tierra que yo quiero pedir, esa es la que quiero”.

Omay Martínez Díaz, informático de profesión y Yuleidis Batles, contable.

– ¿Eso es lo que tú quieres?

– Sí.

– Bueno, Vamos. Vamos a hacerlo juntos.

Tras 17 años de casados, los unen el amor, una hija, la tierra y, por supuesto, su finca Integral Tierra Brava. Desde 2009, el trabajo ha sido imparable y de mucha unión de familia.

“La primera casita que hicimos aquí era de madera, bien malita. Cuando empezamos a sembrar las matas de mango, que es el cultivo principal de nosotros, las niñas (mi hija y mi sobrina) eran bien pequeñas. Hicimos un marco de siembra de siete por ocho metros en cada planta. Con una soga bien larga, las niñas tenían que dar como 10 pasos más. De una punta a la otra decían “Oye, ya, aquí”. Y sacaban una estaquita de caña brava y la ponían donde debía ir la planta. Fue un trabajo de toda la familia.”

La finca Tierra Brava pertenece a la Empresa Cubaquivir, que forma parte de un proyecto de cooperación entre Cuba y Andalucía. Giraldo Valdés, Coordinador del Proyecto P15 en el municipio Los Palacios y especialista de Ciencia y Desarrollo de la empresa, cuenta que esta adquiere su nombre por el río Guadalquivir en Andalucía, que significa “el río grande”.

Giraldo explica que Cubaquivir comenzó con el cultivo de algodón, pero hoy se consolida como una empresa “que diversifica sus producciones porque tiene tabaco, cultivos varios, ganadería, entre otros. Desarrolla todos los programas de la agricultura urbana y sub-urbana.”

“Desde el año 2009 – cuenta el especialista – comenzamos a implementar en la empresa el proyecto operacional 15, de manejo sostenible de tierra. Esta finca es una réplica de las cosas que hemos ido haciendo de manejo sostenible de tierra y que hemos ido extendiendo a otras áreas.”

“Conjuntamente con esta, queremos lograr que sea un área más compacta, no solo esta finca sino otros dos finqueros que están aledaños a esta área, que incorporen las técnicas de agricultura de conservación como una vía sostenible de la agricultura. Hemos concientizado que el tema de los productos químicos y el exceso de maquinarias lo que hace es afectar el medio en vez de beneficiarlo. Eso es lo que estamos haciendo.”

Norma Caldá, Directora Adjunta de la Empresa de Cubaquivir, explica que la finca Tierra Brava se crea “a partir de la solicitud de tierra, desde el año 2008  que empieza el decreto ley 259. Desde ese momento es que se solicita en usufructo y se entrega por esa condición como una finca de frutales. Es referencia en el municipio, y se le han otorgado premios por la agricultura urbana- suburbana.”

Lo que era antes una zona firme de marabú, hoy es cuna de matas de mango, de anón y hábitat natural de más de 12 parejas de zunzunes. Desde hace tres años, sus productores implementan técnicas agroecológicas de agricultura de conservación.

¿Qué es la agricultura de conservación?

La agricultura de conservación contempla el mínimo o ningún disturbio mecánico del suelo e incorpora el pastoreo de animales como técnica agroecológica. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

La agricultura de conservación contempla el mínimo o ningún disturbio mecánico del suelo e incorpora el pastoreo de animales como técnica agroecológica. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Como parte del Coloquio Internacional sobre agroecología y agricultura de conservación, organizando por el Ministerio de Agricultura (MINAG) con el apoyo de la FAO y de la Unión Europea, especialistas cubanos y expertos internacionales disfrutaron del recorrido por esta finca pinareña.

Bernardo Calero, especialista superior del departamento de suelos y fertilizantes del MINAG, explica que el coloquio persiguió, sobre todo, “establecer un programa de acciones y tareas para dar continuidad a una hoja de ruta que se trazó el pasado año, producto de una consulta internacional que se hizo sobre agricultura de conservación, para poder implementar estas prácticas agrícolas y generalizarlas en todos aquellos sitios donde haya posibilidades en Cuba en estos momentos.”

El también coordinador del grupo interministerial para el desarrollo de la agricultura de conservación en el país, argumentó que esta “no es más que un sistema, una forma de hacer agricultura donde hay tres principios fundamentales que no pueden violarse:

  • Mínimo o ningún disturbio mecánico del suelo, lo cual se traduce en no utilizar arado ningún sistema mecánico que mueva el suelo para evitar de esa forma la pérdida del suelo, la erosión.
  • Mantener el suelo sobre cobertura. Tener sobre el suelo una cama de paja o de abono verde, de cultivos protectores, que eviten que la gota de lluvia al caer arrastre los suelos.
  • Rotación juiciosa y ordena de los cultivos para garantizar mayor productividad, rendimiento y mayor beneficio del finquero.”

“Estos tres principios representan un ahorro importante en la economía del campesino. Hay un ahorro de energía (de petróleo) porque elimina muchos de los mecanismos para arar. Hay un ahorro de agua importante porque al tener el suelo sobre cobertura no hay pérdida de agua por evaporación. La rotación de cultivos te acelera la disponibilidad de productos para la mesa y para la venta.”

Bernardo Calero, especialista superior del departamento de suelos y fertilizantes del MINAG junto a uno de los seis expertos internacionales asistentes al coloquio internacional. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Bernardo Calero, especialista superior del departamento de suelos y fertilizantes del MINAG junto a uno de los seis expertos internacionales asistentes al coloquio internacional. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

“El MINAG está abrazando estas nuevas ideas. En Cuba hay muchas fincas que utilizan principios agroecológicos, que no necesariamente usan la agricultura de conservación.”

Bernardo Calero explica que están “tratando de armonizar que, dentro de ese movimiento agroecológico, se incluya entonces la agricultura de conservación como un principio adicional que evite el movimiento del suelo.”

“El suelo es el sustento de toda la agricultura. Uno de los problemas más graves que tenemos en Cuba precisamente son los niveles de erosión que tienen los suelos.”

“Somos un país que está constantemente amenazado por eventos hidro-meteorológicos extremos: ciclones, vientos, lluvias extremas en cortos períodos de tiempo. No hay medidas de conservación para proteger el suelo en eventos de este tipo. La única medida que tenemos es que el suelo esté protegido sobre cobertura.”

Calero comenta que “es muy difícil que los campesinos y los profesionales nuestros entiendan esto, porque en la universidad  lo que se enseña es que el suelo hay que ararlo, hay que mantenerlo limpio. SI no lo mantienes limpio te regañan. Tienes que guataquearlo. Es como pensar al revés. Hay que volver a repensar la carrera de agricultura.”

“Por eso es que estamos haciendo un grupo multidisciplinario donde esté el Ministerio de Educación, porque hay que ir cambiando paulatinamente los programas de estudio.”

“La agricultura de conservación logra otra cosa en el tiempo y es que recupera la salud del suelo. El suelo es un organismo vivo, está lleno de animalitos, microorganismos, lombrices y bacterias. Cuando le quitas esa cobertura y lo mantienes limpio pues el sol lo mata y llega un momento en que el suelo no tiene ningún tipo de vida.”

El Coloquio contó con el apoyo de seis expertos internacionales de Brasil, la India, Vietnam y España, quienes compartieron experiencias importantes para sensibilizar sobre estas prácticas más amigables que las que se utilizan en la actualidad.

Vínculo escuela-sociedad científica agropecuaria

Los estudiantes están vinculados a una sociedad científica agropecuaria. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Los estudiantes están vinculados a una sociedad científica agropecuaria. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Beatriz Martínez es una de las jóvenes estudiantes del IPU Hermanos Balcón que interrumpe el paso de los visitantes con explicaciones sobre las técnicas de agricultura de conservación. “Empezamos en la secundaria con un círculo de interés. Nosotros explicamos cómo es el manejo sostenible del suelo en la finca.”

Además de ofrecer un recorrido, los estudiantes rotan en las áreas, participan en los procesos de sembrados y vinculan el trabajo con manifestaciones artísticas de canto, artes plásticas y literatura.

El profesor de geografía, Orlando Fuentes, explica que “ellos pertenecen no solo a un círculo de interés, sino a una sociedad científica agropecuaria. Es una idea de Omay (el productor), de vincular la sociedad al proyecto.”

Participan alrededor de 20 estudiantes pero tratan de incorporar principalmente a los de décimo grado. “Un objetivo de ellos es fortalecer en el pre el amor por la tierra, por la agricultura, en su formación vocacional”, explica Fuentes.

Tierra Brava

Yuleidis recorre el lugar hasta llegar a la primera planta que sembraron en la finca. En el camino, nos muestra su casita nueva que levantaron hace tres años.

Junto al árbol, que le sobrepasa en altura por lo menos dos metros, me dice que esa planta la sembraron ella y su esposo, juntos.

“Cuando Onay y yo caminamos por la tierra siento mucho orgullo. Es el esfuerzo del trabajo.”

“Cuando empezamos, me dijo: Yo te prometo que de aquí voy a hacer todo un paraíso. Y yo creo que poco a poco lo estamos logrando.”

Estudiantes del IPU Hermanos Balcón reciben a los visitantes con un acto cultural. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Estudiantes del IPU Hermanos Balcón reciben a los visitantes con un acto cultural. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

La finca Tierra Brava, antigua zona firme de marabú, implementa desde hace tres años técnicas agroecológicas de agricultura de conservación. Foto: Ismael Francisco

La finca Tierra Brava, antigua zona firme de marabú, implementa desde hace tres años técnicas agroecológicas de agricultura de conservación. Foto: Ismael Francisco

En video, visita a la finca integral Tierra Brava:

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JL dijo:

    Realmente es de admirar el esfuerzo realizado por esta familia, han convertido un espacio inútil en algo productivo, no obstante, constantemente se ve en la prensa, en la TV. etc, como se resalta la agricultura, sus sobrecumplimientos productivos, pero como se ve ese sobre cumplimiento en la mesa del pueblo, por qué en la medida que “aumenta la producción”, aumentan los precios?…ya una libra de tomate esta sobre los 30 CUP, la cebolla ni hablar, el cerdo sobre los 50 CUP la libra…cómo se maneja esto de crecer la agricultura con el incremento de precios???, como se le pondrá freno a esto, si es por intermediarios, cuando se prohibirán los intermediarios o revendedores y solo puede comercializar el que produce, algo es necesario hacer y cuanto antes, no hemos llegado al mes de DICIEMBRE y no hay quien pueda pagar algunos productos por su inmenso costo, la población necesita una protección cuanto antes, y ver el costo real del producto…

  • Adrián dijo:

    Necesitamos mas gente como Omay y su familia, sus compañeros..y más fincas como la de él.

  • Fernando dijo:

    Muy buena la labor de Beatriz Martínez quien da explicaciones sobre las técnicas de agricultura de conservación, aqui se pone de manifiesto la creatividad de esta familia y la buena continuidad de los circulos de interes, necesitamos mas fuerza y voluntad para desarrollarnos nosotros mismos en este campo de la agricultura, ojala pudiera visitar esta finca algun dia.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Leysi Rubio A.

Leysi Rubio A.

Periodista, graduada en 2015 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @leysirubio

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también