Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Diez de Octubre de 1868: No sueño, es un grito de guerra

| 8 |
Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

El 10 de octubre de 1868, el abogado patriota Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874) liberó a sus esclavos y alzó en armas a los cubanos, primer hecho fundacional de las Revoluciones de Liberación Nacional de Cuba. El repique de la campana de su ingenio La Demajagua, Manzanillo, en el oriente del país, significó hace 148 años un triunfo de las ideas independentistas, frente al integrismo hispano y las corrientes reformistas y anexionistas. Cubadebate recuerda este hecho con un texto del intelectual cubano Fernando Martínez Heredia:

Carlos Manuel de Céspedes les exigió a sus compañeros ponerse de pie, y el 10 de octubre de 1868 destrozó los imposibles.

Por eso José Julián Martí, un muchacho habanero, comenzó así su poema: “No es un sueño, es verdad, grito de guerra…” Los iniciadores destruyen imposibles; los revolu­cio­na­rios aprenden a domarlos y a trabajar con ellos. Los mambises que sostuvieron la pelea en más de media Cuba durante diez años tuvieron que volverse superiores a ellos mismos, no solo a sus circunstancias.

Céspedes liberó a sus esclavos la primera mañana, pero el cálculo político, los valores heredados y el racismo les ponían obstáculos a la justicia en el amanecer de la libertad. Martí escribió, veinte años después: “aquella arrogante e inevitable alma de amo con que salieron los criollos del barracón a la libertad (…) como atolondró al espantado señorío la revolución franca e impetuosa”.

La independencia y la abolición tuvieron que fundirse y ser una, la forma de gobierno tuvo que ser republicana y reunir la libertad personal y las libertades ciudadanas. Para hacer realidad la hasta hacía poco impensable identidad nacional y poder reconocerse como cubanos, todos, líderes y pueblo, tuvieron que recorrer un camino largo y muy difícil.

La guerra revolucionaria cambió los términos de los problemas. Ella se alimentó del sacrificio, el heroísmo y la participación de muchos miles de personas humildes, hombres, mujeres, familias. Dar la vida, pasar hambre y todas las escaseces, combatir, perseverar, todas las formas de la entrega y el altruismo se hicieron cotidianas.

La bandera del triángulo rojo y la estrella solitaria se volvió sagrada, y la marcha, el campamento, el héroe, el amado y la amada, la jornada de sangre y de muerte, se expresaron en canciones. Próceres y pobres de todos los colores aprendieron que la rebeldía les daba a sus luchas y sus necesidades más sentidas probabilidades de éxito. Y todos aprendieron a sentirse hermanos mientras compartían todas las vicisitudes. En aquella fragua tremenda nació la identidad nacional cubana, de contenido y objetivos populares.

(Fragmentos de Los más humildes también crearon la nación, de Fernando Martínez Heredia)

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Museo en las ruinas del Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Figura de Carlos Manuel de Céspedes del Castillo, en Museo de Cera de Bayamo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Figura de Carlos Manuel de Céspedes del Castillo, en el Museo de Cera de Bayamo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Bayamo Plaza del Himno. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

En la Plaza del Himno de Bayamo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Un niño representado a Carlos Manuel de Céspedes del Castillo en Plaza del Himno. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Un niño representado a Carlos Manuel de Céspedes del Castillo en Plaza del Himno de Bayano. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Casa Natal de Cespedes en Bayamo.

Casa Natal de Cespedes en Bayamo.

Casa Museo en el Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Casa Museo en el Ingenio La Demajagua. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Parque de Bayamo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Parque de Bayamo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    En La Demajagua se sigue respirando rebeldía. Conmueve llegar al lugar e imaginar los acontecimientos de aquel día. Con las palabras de Céspedes esa mañana, comenzó en realidad el quehacer emancipador de un pueblo en lucha por las conquistas sociales que aún hoy se mantiene.
    Es asombrosa la vigencia y actualidad del llamado a defender la libertad. Ayer el colonialismo; hoy el imperialismo. Hubo cambios de metrópolis y régimen social, pero el objetivo sigue siendo el mismo: someternos.
    De nosotros depende mantenernos erguidos y dignos.
    ¡Viva Cuba Libre!

  • Henry. dijo:

    Hoy es 10 de octubre y es un día sagrado en la historia patria. En un gesto increíblemente altruista y valiente, en el año 1868, el hacendado criollo Carlos Manuel de Céspedes le dio la libertad a sus esclavos y se alzó en armas, en el central La Demajagua, en una de las zonas más prósperas y asentamiento de ricas familias de la época en la siempre fidelísima isla de Cuba, epíteto que le diera la colonia al país antillano. Invitó a sus esclavos a unirse a la lucha contra la metrópoli y muchos lo siguieron a los campos de batalla.
    Había nacido el 18 de abril de 1819 en Bayamo, ciudad que protagonizaría durante la guerra de los diez años el memorable acto de prenderle fuego al lugar para que no cayera en manos españolas. Su estirpe era de los indomables. Fue Mayor General del Ejército Libertador y el primer Presidente de la República en Armas.
    De familia adinerada, su padre era bayamés y su madre de Puerto Príncipe; estudió en dos conventos primero y, más tarde, se educó en La Habana, en el Real y Conciliar Colegio de San Carlos y San Ambrosio. Se licenció en Derecho y luego obtuvo su doctorado en la Universidad de Barcelona.
    Habiendo salido de España por participar en una insurrección recorre Francia, Inglaterra, Suiza, Turquía, Grecia, Alemania e Italia y al regresar a Cuba dominaba el inglés, el francés y el italiano. Ya desde niño había aprendido griego y latín.
    Esto explica su cultura vasta, su inclinación por las letras y el que una vez en Bayamo, cuando abrió su bufete de abogados, escribiera poesía y una obra de teatro. Junto a Francisco Castillo Moreno compuso la música de La Bayamesa, cuya letra escribió José Fornaris y que inicialmente fue una canción de amor y devino luego en canción patriótica.
    Por sus actividades independentistas estuvo preso tres veces y también fue desterrado. En su prisión escribe poemas y hace traducciones. Era un hombre de letras, abogado y terrateniente quien, además, practicaba la equitación, la esgrima y el ajedrez.
    En 1867 compra el ingenio La Demajagua, en Manzanillo. En Bayamo crean una logia masónica donde Francisco Vicente Aguilera es nombrado Venerable Maestro, pero en realidad conspiraban en contra de España y preparaban las acciones independentistas. Luego Céspedes funda otra logia, en la cual es él Venerable Maestro con el mismo objetivo.
    Habiendo organizado el levantamiento para diciembre, tienen que adelantar la fecha pues el Capitán General Valmaseda se entera de los planes independentistas y ordena la detención del cubano. El 10 de octubre de 1860, en el ingenio La Demajagua, se alzó en armas, y al grito de ¡Viva Cuba Libre!, llamado Grito de Yara, proclamó la independencia de Cuba y dio la libertad a sus esclavos. Encabeza la insurrección al mando de 147 hombres y poco a poco va creciendo el número de partidarios que lo siguen, llegando a tener cerca de 17,000 hombres.
    El 18 de octubre, junto con Aguilera y Marcano, toman la Ciudad de Bayamo, donde se interpretaría el 20 de octubre, el Himno Nacional, durante la toma de Bayamo.
    A Carlos Manuel Céspedes se le asigna el título de Capitán General de la Cuba Libre en la Iglesia parroquial y dirige un emocionado discurso, declarando la libertad de todos los esclavos insurrectos.
    Desde esa fecha, hasta su destitución como presidente y su muerte en San Lorenzo, en 1874 son muchas las injusticias que debe vivir quien ha sido nombrado, con toda justicia, el Padre de la Patria.
    Lo que no se conoce es que fue un poeta ante todo, íntegro, cabal, a quien su poesía lo hizo un ser humano sensible y justo. El prócer de la independencia fue un lúcido intelectual que pensó y soñó la independencia con alma de artista y temple de guerrero.

  • yolanda dijo:

    Una historia clara y brillante para todos los Cubanos por que somos descendencia de ella con toda su libertad seguiremos orgullosos clamando “Viva Cuba Libre” !!!…

  • Frank dijo:

    comenzó en realidad el quehacer emancipador de un pueblo…
    Ahí a mi modesta opinión, emergió el comienzo de la lucha armada por la libertad de Cuba, es una verdad innegable, pero la emancipación por la lucha de los cubanos, la lucha por la independencia de Cuba, se traslada a sucesos anteriores, por ejemplo, ya los ricos criollos hacendados cubanos, venían luchando y preparando la lucha insurreccional contra el colonialismo español, otro ejemplo, sólo basta revisar la historia, ahora me viene a la memoria un hecho, y fue la lucha de los jóvenes cubanos en la “Sera del Laurel” en la Habana, hay muchos más ejemplos, nuestra historia es muy rica

    • Frank dijo:

      Nuevamente soy yo, los invito a Ecured, //www.ecured.cu/Revolución_Cubana
      Podrán ver y estudiar cómo la lucha emancipadora comenzó mucho antes, que la lucha armada contra el gobierno español, que inició el Padre de la Patria. La lucha armada contra España y la libertad de los esclavos, la comenzó Carlos Manuel de Céspedes, pero la historia cubana en la lucha contra España, se traslada con marcada anterioridad a la gloriosa página del Padre de la Patria.

  • Jose Carlos dijo:

    Dr Heredia, el año pasado, lleva a mi hija de 13 años, en un periplo por bayamo, dos rios, santa efigenia, el moncada, peralejo, yara y el ingenio demajagua, todo en tres dias, buen intercambio con los historiadores de este ultimo, hasta me señalaron la casa de cespedes en manzanillo que ocupa hoy un medico y que ha transformado sin permiso, esa casa es donde se preparo la guerra y no la de bayamo, sin embargo no se reconoce, solo un tarja pequeña advierte el lugar.
    por supuesto que tuve que aclararle algunas cosas, pues es dificil para ella comprenderlas

    claro

  • Jose Carlos dijo:

    una pregunta.

    ¿por que no se enseña a nuestros niños, la movimiento de Joaquin de aguero en camaguey? ¿ por que no se habla de eso y su relacion con la bandera cubana actual que no es la de cespedes?

    • Sergio dijo:

      Pues realmente No se,,, y tiene usted muchisima razón

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fernando Martínez Heredia

Fernando Martínez Heredia

Filósofo y ensayista cubano. Es Premio Nacional de Ciencias Sociales. Entre otros libros ha publicado “El corrimiento hacia el rojo” y “Repensar el socialismo”.

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también