Inicio » Especiales, Política  »

Editorial del diario Granma: La visita a Cuba del Presidente Barack Obama

8 marzo 2016 | 165 |
El "Monte de las banderas" frente a la Embajada de los Estados Unidos, en La Habana. Foto: Cubadebate

El “Monte de las banderas” frente a la Embajada de los Estados Unidos, en La Habana. Foto: Cubadebate

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, realizará una visita oficial a Cuba entre el 20 y el 22 de marzo próximos.

Será la segunda ocasión que un mandatario estadounidense llega a nuestro archipiélago. Antes solo lo hizo Calvin Coolidge, quien desembarcó en La Ha­bana en enero de 1928. Arribó a bordo de un buque de guerra para asistir a la VI Conferencia Panamericana, que se efectuaba por aquellos días bajo los auspicios de un personaje local de infausta memoria, Gerardo Machado. Esta será la primera vez que un Presidente de los Estados Unidos viene a una Cuba dueña de su soberanía y con una Revolución en el poder, encabezada por su liderazgo histórico.

Este hecho se inserta en el proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente de los Consejos de Estado y de Mi­nis­tros de Cuba, General de Ejército Raúl Cas­tro Ruz y el presidente Barack Obama, anunciaron simultáneamente la decisión de restablecer las relaciones di­plomáticas, rotas por los Estados Unidos casi 54 años antes. Forma parte del complejo proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales, que apenas se inicia y que ha avanzado sobre el único terreno posible y justo: el respeto, la igualdad, la reciprocidad y el reconocimiento de la legitimidad de nuestro gobierno.

Se ha llegado a este momento como resultado de la heroica resistencia del pueblo cubano y su lealtad a los principios, la defensa de la independencia y la soberanía nacionales, en primerísimo lugar. Tales valores, no negociados en más de 50 años, condujeron al actual gobierno de los Estados Unidos a admitir los daños severos que el bloqueo ha causado a nuestra población y al reconocimiento del fracaso de la política de abierta hostilidad hacia la Revolución. Ni la fuerza, ni la coerción económica, ni el aislamiento lograron imponer a Cuba una condición contraria a sus aspiraciones forjadas en casi siglo y medio de heroicas luchas.

El actual proceso con los Estados Unidos ha sido posible también gracias a la inquebrantable solidaridad internacional, en particular, de los gobiernos y pueblos latinoamericanos y caribeños, que colocaron a los Es­ta­dos Unidos en una situación de aislamiento in­sos­tenible. “Como la plata en las raíces de Los Andes” —tal como expresara nuestro Hé­roe Nacional José Martí en su ensayo “Nues­tra América”—, América Latina y el Caribe, fuertemente unidos, reclamaron el cambio de la política hacia Cuba. Esta demanda regional se patentizó de manera inequívoca en las Cum­bres de las Américas de Puerto España, Trinidad y Tobago, en 2009, y de Car­tagena, Co­lombia, en 2012, cuando to­dos los países de la región exigieron unánime y categóricamente el levantamiento del bloqueo y la participación de nuestro país en la VII cita hemisférica de Panamá, en 2015, a la que por primera vez asistió una delegación cubana, encabezada por Raúl.

Desde los anuncios de diciembre de 2014, Cuba y los Estados Unidos han da­do pasos hacia la mejoría del contexto bilateral.

El 20 de julio de 2015, quedaron oficialmente restablecidas las relaciones diplomáticas, con el compromiso de desarrollarlas sobre la base del respeto, la cooperación y la observancia de los principios del Derecho Internacional.

Han tenido lugar dos encuentros entre los Presidentes de ambos países, además de intercambios de visitas de ministros y otros contactos de funcionarios de alto nivel. La cooperación en disímiles áreas de beneficio mutuo avanza y se abren espacios de discusión, que permiten un diálogo sobre temas de interés bilateral y multilateral, incluyendo aquellos en los que tenemos diferentes concepciones.

El mandatario estadounidense será bienvenido por el Gobierno de Cuba y su pueblo con la hospitalidad que los distingue y será tratado con toda consideración y respeto, como Jefe de Estado.

Esta será una oportunidad para que el Presidente de los Estados Unidos aprecie directamente una nación enfrascada en su desarrollo económico y social, y en el mejoramiento del bienestar de sus ciudadanos. Este pueblo disfruta derechos y puede exhibir logros que constituyen una quimera para muchos países del mundo, a pesar de las limitaciones que se derivan de su condición de país bloqueado y subdesarrollado, lo cual le ha merecido el reconocimiento y el respeto internacionales.

Personalidades de talla mundial como el Papa Francisco y el Patriarca Kirill describieron a esta isla, en su declaración conjunta emitida en La Habana en febrero, como “un símbolo de esperanza del Nuevo Mundo”. El presidente francés, François Hollande afirmó recientemente que “Cuba es respetada y escuchada en toda América Latina” y elogió su capacidad de resistencia ante las más difíciles pruebas. El líder sudafricano Nelson Man­dela tuvo siempre para Cuba palabras de profundo agradecimiento: “Noso­tros en África —dijo en Matanzas, el 26 de julio de 1991— estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nues­tra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo (como el cubano) que se haya alzado en defensa de uno de nosotros”.

Obama se encontrará con un país que contribuye activamente a la paz y la estabilidad regional y mundial, y que comparte con otros pueblos no lo que le sobra, sino los modestos recursos con que cuenta, haciendo de la solidaridad un elemento esencial de su razón de ser y del bienestar de la humanidad, como nos legara Martí, uno de los objetivos fundamentales de su política internacional.

También tendrá la ocasión de conocer a un pueblo noble, amistoso y digno, con un alto sentido del patriotismo y la unidad nacional, que siempre ha luchado por un futuro mejor a pesar de las adversidades que ha tenido que enfrentar. El presidente de los Estados Unidos será recibido por un pueblo revolucionario, con una profunda cultura política, que es resultado de una larga tradición de lucha por su verdadera y definitiva independencia, primero contra el colonialismo español y después contra la dominación imperialista de los Estados Unidos; una lucha en la que sus mejores hijos han derramado su sangre y han asumido todos los riesgos. Un pueblo que nunca claudicará en la defensa de sus principios y de la vasta obra de su Re­volución, que sigue sin vacilación el ejemplo de Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, Antonio Maceo, Julio Antonio Me­lla, Rubén Martínez Villena, An­tonio Guiteras y Ernesto Che Guevara, entre muchos otros.

Este también es un pueblo al que lo unen lazos históricos, culturales y afectivos con el estadounidense, cuya figura paradigmática, el escritor Ernest He­ming­way, recibió el Nobel de Literatura por una novela ambientada en Cuba. Un pueblo que muestra gratitud hacia aquellos hijos de los Estados Uni­dos que, como Thomas Jordan[1], Hen­ry Ree­ve[2], Win­chester Osgood[3] y Fre­derick Funs­ton[4], combatieron junto al Ejército Libertador en nuestras guerras por la independencia de España; y a los que en época más reciente se opusieron a las agresiones contra Cuba, desafiaron el bloqueo, como el Reverendo Lucius Walker, para traer su ayuda solidaria a nuestro pueblo, y apoyaron el regreso a la Patria del niño Elián González y de nuestros Cinco Héroes. De Martí aprendimos a admirar a la patria de Lincoln y a repudiar a Cutting[5].

Vale recordar las palabras del Líder histórico de la Revolución Cubana, el Co­mandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 11 de septiembre de 2001, cuando afirmó:

“Hoy es un día de tragedia para Estados Unidos. Ustedes saben bien que aquí jamás se ha sembrado odio contra el pueblo norteamericano. Quizás, precisamente por su cultura y por su falta de complejos, al sentirse plenamente libre, con patria y sin amo, Cuba sea el país donde se trate con más respeto a los ciudadanos norteamericanos. Nunca hemos predicado ningún género de odios nacionales, ni cosas parecidas al fanatismo, por eso somos tan fuertes, porque basamos nuestra conducta en principios y en ideas, y tratamos con gran respeto —y ellos se percatan de eso— a cada ciudadano norteamericano que visita a nuestro país”.

Este es el pueblo que recibirá al presidente Barack Obama, orgulloso de su historia, sus raíces, su cultura nacional y confiado en que un futuro mejor es posible. Una nación que asume con serenidad y determinación la eta­pa actual en las relaciones con los Estados Uni­dos, que reconoce las oportunidades y tam­bién los problemas no resueltos entre am­bos países.

La visita del Presidente de los Estados Uni­dos será un paso importante en el proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales. Hay que recordar que Obama, como lo hizo antes James Carter, se ha propuesto, desde el ejercicio de sus facultades presidenciales, trabajar para normalizar los vínculos con Cuba y, en consecuencia, ha realizado acciones concretas en esta dirección.

Sin embargo, para llegar a la normalización queda un largo y complejo camino por recorrer, que requerirá de la solución de asuntos claves que se han acumulado por más de cinco décadas y que profundizaron el carácter confrontacional de los vínculos entre los dos países. Tales problemas no se resolverán de la noche a la ma­ñana, ni con una visita presidencial.

Para normalizar las relaciones con los Estados Unidos será determinante que se levante el bloqueo económico, comercial y financiero, que provoca privaciones al pueblo cubano y es el principal obstáculo para el desarrollo de la economía de nuestro país.

Debe reconocerse la posición reiterada del presidente Barack Obama de que el bloqueo tiene que ser eliminado y sus llamados al Congreso para que lo levante. Este es también un reclamo mayoritario y creciente de la opinión pública estadounidense, y casi unánime de la comunidad internacional, que en 24 ocasiones consecutivas ha aprobado en la Asam­blea General de las Naciones Unidas la resolución cubana “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero im­puesto por los Estados Unidos de América con­tra Cuba”.

El mandatario estadounidense ha adop­tado medidas para modificar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo, que son positivas. Altos funcionarios de su gobierno han dicho que están en estudio otras. Sin embargo, no ha sido posible implementar una bue­na parte de las medidas, por su alcance limitado, por la persistencia de otras regulaciones y por los efectos intimidatorios del bloqueo en su conjunto, que ha sido aplicado duramente por más de cincuenta años.

Resulta paradójico que, por una parte, el gobierno tome medidas y que, por otra, arrecie las sanciones contra Cuba, que afectan la vida cotidiana de nuestro pueblo.

La realidad sigue mostrando que el bloqueo se mantiene y se aplica con rigor y con un marcado alcance extraterritorial, lo cual tiene efectos disuasivos para las empresas y los bancos de los Estados Unidos y de otros países. Ejemplo de ello son las multas multimillonarias que se continúan imponiendo a compañías y entidades bancarias estadounidenses y de otras nacionalidades por relacionarse con Cuba; la denegación de servicios y el cierre de operaciones financieras de bancos internacionales con nuestro país; y la congelación de transferencias legítimas de fondos hacia y desde Cuba, incluso en monedas distintas al dólar estadounidense.

El pueblo de Cuba espera que la visita del mandatario estadounidense consolide su vo­luntad de involucrarse activamente en un de­bate a fondo con el Congreso para el levantamiento del bloqueo y que entretanto, continúe haciendo uso de sus prerrogativas ejecutivas para modificar tanto como sea posible su aplicación, sin necesidad de una acción legislativa.

Otros asuntos que son lesivos a la soberanía cubana también tendrán que ser resueltos para poder alcanzar relaciones normales en­tre los dos países. El territorio ocupado por la Base Naval de los Estados Unidos en Guan­tá­namo, en contra de la voluntad de nuestro go­bierno y pueblo, tiene que ser devuelto a Cu­ba, cumpliendo el deseo unánime de los cu­ba­nos desde hace más de cien años. De­ben ser eliminados los programas injerencistas di­rigidos a provocar situaciones de desestabilización y cambios en el or­den político, económico y social de nues­tro país. La política de “cambio de ré­gimen” tiene que ser definitivamente sepultada.

Asimismo, debe abandonarse la pretensión de fabricar una oposición política interna, sufragada con dinero de los contribuyentes estadounidenses. Tendrá que ponérsele término a las agresiones radiales y televisivas contra Cuba en franca violación del Derecho Internacional y al uso ilegítimo de las telecomunicaciones con objetivos políticos, reconociendo que el fin no es ejercer una determinada influencia sobre la sociedad cubana, sino poner las tecnologías en función del desarrollo y el conocimiento.

El trato migratorio preferencial que reciben nuestros ciudadanos, en virtud de la Ley de Ajuste Cubano y de la política de pies secos-pies mojados, causa pérdidas de vidas humanas y alienta la emigración ilegal y el tráfico de personas, además de generar problemas a terceros países. Esta situación debe ser modificada, como habría que cancelar el programa de “parole” para profesionales médicos cubanos, que priva al país de recursos humanos vitales para atender la salud de nuestro pueblo y afecta a los beneficiarios de la cooperación de Cuba con naciones que la necesitan. Asi­mismo, debe cambiarse la política que pone como condición a los atletas cubanos romper con su país para poder jugar en las Ligas de los Estados Unidos.

Estas políticas del pasado son incongruentes con la nueva etapa que el gobierno de los Estados Unidos ha iniciado con nuestro país. Todas son anteriores al presidente Obama, pero él podría modificar algunas de ellas por decisión ejecutiva y otras eliminarlas totalmente.

Cuba se ha involucrado en la construcción de una nueva relación con los Estados Unidos en pleno ejercicio de su soberanía y comprometida con sus ideales de justicia social y solidaridad. Nadie puede pretender que para ello, tengamos que renunciar a uno solo de sus principios, ceder un ápice en su defensa, ni abandonar lo proclamado en la Cons­titución: “Las relaciones económicas, di­plomáticas con cualquier otro Estado no podrán jamás ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera”.

No se puede albergar tampoco la me­nor du­da respecto al apego irrestricto de Cuba a sus ideales revolucionarios y an­timperialistas, y a su política exterior com­prometida con las causas justas del mundo, la defensa de la autodeterminación de los pueblos y el tradicional apoyo a nuestros países hermanos.

Como expresó la última Declaración del Gobierno Revolucionario, es y será inamovible nuestra solidaridad con la República Bo­livariana de Venezuela, el gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro y el pueblo bolivariano y chavista, que lucha por seguir su propio camino y enfrenta sistemáticos intentos de desestabilización y sanciones unilaterales establecidas por la Orden Eje­cu­tiva infundada e injusta de marzo de 2015 que fue condenada por América Latina y el Caribe. La notificación emitida el pasado 3 de marzo prorrogando la llamada “Emer­gencia Na­cio­nal” y las sanciones, es una intromisión directa e inaceptable en los asuntos internos de Venezuela y en su soberanía. Aquella Orden debe ser abolida y esto será un reclamo permanente y firme de Cuba.

Como señalara el General de Ejército Raúl Castro, “no renunciaremos a nuestros ideales de independencia y justicia social, ni claudicaremos en uno solo de nuestros principios, ni cederemos un milímetro en la defensa de la soberanía nacional. No nos dejaremos presionar en nuestros asuntos internos. Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos”.

Llegamos hasta aquí, reiteramos una vez más, por la defensa de nuestras convicciones y porque nos asiste la razón y la justicia.

Cuba ratifica su voluntad de avanzar en las relaciones con los Estados Unidos, sobre la base de la observancia de los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y de los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la región, que incluyen el respeto absoluto a su independencia y soberanía, el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural sin injerencias de ninguna forma; la igualdad y la reciprocidad.

Cuba reitera a su vez, plena disposición a mantener un diálogo respetuoso con el Go­bierno de los Estados Unidos y a desarrollar relaciones de convivencia civilizada. Convivir no significa tener que renunciar a las ideas en las cuales creemos y que nos han traído hasta aquí, a nuestro socialismo, a nuestra historia, a nuestra cultura.

Las profundas diferencias de concepciones entre Cuba y los Estados Unidos sobre los modelos políticos, la democracia, el ejercicio de los derechos humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial, entre otros, persistirán.

Cuba defiende la indivisibilidad, interdependencia y universalidad de los derechos hu­manos civiles, políticos, económicos, so­ciales y culturales. Estamos convencidos que es obligación de los gobiernos defender y ga­rantizar el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, el derecho de los niños, así como el derecho a la alimentación y al desarrollo. Re­cha­za­mos la manipulación política y el doble rasero sobre los derechos humanos, que deben ce­sar. Cuba, que se ha adherido a 44 instrumentos internacionales en esta materia, mientras que los Estados Unidos solo han suscrito 18, tiene mucho que opinar, que defender y que mostrar.

De lo que se trata en nuestros vínculos con los Estados Unidos, es que ambos países respeten sus diferencias y creen una relación ba­sada en el beneficio de ambos pueblos.

Independientemente de los avances que se puedan alcanzar en los vínculos con los Es­tados Unidos, el pueblo cubano seguirá adelante. Con nuestros propios esfuerzos y probada capacidad y creatividad, continuaremos trabajando por el de­sarrollo del país y el bienestar de los cubanos. No cejaremos en la de­manda por el levantamiento del bloqueo que tan­to daño nos ha hecho y hace. Per­sis­ti­re­mos en llevar adelante el proceso de ac­tualización del modelo económico y so­cial que hemos elegido, y de construcción de un socialismo prós­pero y sostenible para consolidar los lo­gros de la Re­volución.

Un camino soberanamente escogido y que seguramente será ratificado en el VII Congreso del Partido Co­mu­nis­ta, con Fidel y Raúl en la victoria.

Esta es la Cuba que dará respetuosa bienvenida al presidente Obama.

…………………….

Notas

[1] Mayor General, Jefe del Estado Mayor del Ejército Libertador (1869).

[2] General de Brigada. Cayó en combate en Yaguaramas (Cienfuegos), el 4 de agosto de 1876.

[3] Comandante. Cayó en combate en el sitio a Guáimaro, el 28 de octubre de 1896.

[4] Coronel artillero, a las órdenes de Calixto García.

[5] Personaje que en 1886 atizó el odio y la agresión contra México.

Se han publicado 165 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge Hernandez dijo:

    PLENAMENTE DE ACUERDO CON EL EDITORIAL, NUESTRO GOBIERNO PUEDE CONFIAR CON LA CONDUCTA EJEMPLAR DE NUESTRO PUEBLO, LOS CUBANOS SOMOS RESPETUOSOS, HOSPITALARIOS ADEMAS DE REVELDES- REVOLUCIONARIOS.
    VIVAN FIDEL Y RAUL
    VIVA LA REVOLUCION

    • Soy dijo:

      Si, somos “reBeldes” y reVolucionarios

    • un tipo ahi dijo:

      Se habla de respeto y precisamente para que a uno lo respeten primero tiene que respetar a los demás. Ahora, citando a Jorge Hernandez “NUESTRO GOBIERNO PUEDE CONFIAR CON LA CONDUCTA EJEMPLAR DE NUESTRO PUEBLO”… conducta ejemplar y pueblo de Cuba en una sola oración… ¿Usted no ha visto los valores que queremos “rescatar”?

      • Manuel Mercado dijo:

        EL RESPETO, LA DIGNIDAD Y LA HUMILDAD NOS VIENEN DADAS POR NUESTROS PADRES Y NUESTROS DIRIGENTES DE TODAS LAS EPOCAS POR ELLO APLICAMOS AQUELLO DE QUE HONRAR HONRA.

        PARA UN TIPO AHI

        Tu comentario esta algo enredado y confuso, quien tiene que respetar a quien?? porque los cubanos de a pie respetamos a todos el mundo y ademas el respeto que nos hemos ganado en el mundo entero, es la consecuencia de nuestro auto-respeto, nuestra libertad, nuestra independencia,nuestra soberania, nuestra dignidad nacional, nuestra cultura historica y perenne, en fin el respeto es algo que el Gobierno de los Estados Unidos de America, sus Congresisitas, sus militares y sus agentes de la inteligencia y la contra inteligencia no conocen, como no lo conocen los mercenarios al servicio del Terrorista, Criminal, Genocida y Prepotente Emperador del Norte Revuelto y Brutal quenos visitara, ni los vendidos ideological y politicamente al capitalismo, aunque siguen siendo mercenarios sin paga.

        Te sugiero que seas un poco mas cuidadoso con lo que escribes, pues la falta de civilidad de algunos grupos de cubanos, no incluye al resto de los cubanos del pais, si tu vives rodeados de bestias y no de seres humanos, es normal y real que pienses como ellos, pero la mayoria de los cubanos vivimos rodeados de seres humanos, no perfectos, con problemas, dificultades, carencias y necesidades, pero que nunca y oye bien,NUNCA LE VIRAREMOS LA ESPALDA AL PROCESO REVOLUCIONARIO,MARXISTA, MARTIANO Y ANTI-IMPERIALISTA QUE ESTAMOS CONSTRUYENDO, NUNCA LE VIRAREMOS LA ESPALDA A LOS PAISES Y GOBIERNOS AMIGOS QUE ESTAN EN LA MIRA TERRORISTA DEL EMPERADOR DE TURNO, por tanto cuidate mucho de como hablas y sobre todo si lo haces en este sitio, es una sugerencia saludable y sobre todo de cultura politica e ideologica, pues vives en una DICTADURA DE LA MAYORIA SOBRE LA MINORIA , y llegado el momento del enfrentamiento contigo, con otros como tu, con los mercenarios, con los soldaditos de plomo de los gringos, con los terroristas, en fin con todo el que quiera imponernos el capitalismo brutal, genocida, criminal y terrorista que hoy impera en este mundo en que vivimos, NOSOTROS NO AMENAZAMOS NOSOTROS ALERTAMOS, PARA QUE DESPUES NO VENGAN LOS LLANTOS DE MUJER ABANDONADA O COBARDES DE PACOTILLA COMO OCURRIO CON LOS NINOS DE LA BRIGADA 2506, DONDE TODOS, SEGUN ELLOS MISMO, VINIERON COMO COCINEROS O ENFERMEROS, SI QUIERE MAYOR ACTO DE COBARDIA Y MISERIA HUMANA NO LA ENCONTRARAS EN OTROS Y SI EN ESOS MERCENARIOS QUE HOY VIVEN EN CUBA SIN TRABAJAR Y HACIENDO CONTRARREVOLUCION DE TRES POR KILO HASTA QUE NOS CANSEMOS Y TOMEMOS LA DECISION NECESARIA Y SIEMPRE PRESENTE, Y YA LOS VERAS LLORAR IGUAL QUE SUS AMIGOTES DE LA 2506

      • Luis yero dijo:

        Debemos recibir al Presidente Obama como se recibe a un Jefe de Estado, con la disciplina, con la hospitalidad que caracteriza al pueblo cubano.
        Pero debemos de apartarnos de prepotencias como los comentarios del que se firma Manuel Mercado. Cada vez que este señor hace un comentario da una imagen de guerra. Todo es a la fuerza. ¿Cómo vamos hablar de un pueblo culto, cuando este hombre solo quiere imponer criterios?
        Se debe saber escuchar los criterios. El suyo no es el único válido. Usted solo muestra una verborrea impositiva. Nuestro pueblo es inteligente, culto, preparado. No debemos hablarle de esa forma. Usted solo resuelve las cosas con la fuerza. Usted amenaza.
        Eso no se hace. Usted debe comprender que otros pueden tener otro criterio y eso no quiere decir que el mundo se cayó, solo es eso: otro criterio.
        Sus criterios empañan la imagen del buen cubano. Por favor, exponga. No imponga. La valentía es escuchar. La Revolución es dinámica, no es estática como usted la piensa. No grite a la hora de expresarse (uso de mayúsculas), pues eso no le da más fuerza a sus palabras. La fuerza está en la claridad, la transparencia con que se exprese usted.

  • R(x) dijo:

    La visita de Obama reafirma el hecho de que Cuba nunca tuvo que estar en aquella lista de países Terroristas. Si lo hubiera creído alguna vez, Obama no vendría ni loco. Todos ellos saben bien que esta es una Isla de gente humilde, inteligentes y muy alegres, que se ríen hasta de sus desgracias.
    Lástima que solo pasará dos míseros días y que de tan pocas horas algunas las malgastará en reuniones con la gusanera y las damitas chancleteras vestidas de blanco
    Dudo mucho que le dé tiempo para conocer nuestro pueblo y sus logros, pero si me equivoco y ojalá sea, estará visitando nuestros centros de investigación, alguna que otra escuela especial o no, los hospitales pediátricos y sus salas de oncología, muchiiiiiiisimos mas logros y antes de irse iría a conocer a nuestro Líder Histórico
    Ojalá no defraude la hospitalidad de nuestro pueblo buscando las manchas del sol,

  • sdg dijo:

    ningun pueblo ha recibido mas agresiones de EEUU y su gobierno que el cubano, sin embargo solo carino, respeto, y sincero reconocimiento de todos los cubanos recibira el presidente Obama, por su valentia de iniciar los cambios necesarios, pero sobre todo por nuestra inmensa vocacion de amar, de profesar carino y bondad, que para nada significa debilidad sino todo lo contrario constituyen nuestra principal fortaleza, el perdon es divino, y los cubanos sabemos perdonar, pero el perdon no es amnesia, y los cubanos jamas olvidaremos, esperamos recibir en igual medida el respeto del senor Obama y el gobierno que preside hacia nuestro pais, pueblo, gobierno y sistema social, es ahi donde estara el exito de su visita senor Obama. Tiene mucho que ver en Cuba, no pierda esta oportunidad y sea bienvenido.

    • malaquias dijo:

      UFF más que VIETNAM???… no creo…

  • Israel dijo:

    Excelente Editoral, profundo y justo, sin palabras de más, tdo lo dicho es verdad y el Gobierno de los EE.UU lo sabe muy bien. Su pueblo lo sabe mejor.

    Lastima que algunos ciudadanos de nuestra Patria, sean tan ilusos con este asunto, este buen artículo refresca la memoria histórica de la nación, no es teque, ni un discurso desactualizado para el contexto bilateral actual, todo lo contrario, sino, no seriamos consecuentes, al menos eso considero y así lo expreso.

    Tengamos la esperanza de que el Presidente Obama, se decida verdaderamente y adopte con firmeza y prontitud, todas las medidas ejecutivas que hasta el presente no ha hecho y puede hacer, que aliviarían el Bloqueo sustancialmente, hacia nuestro pueblo.

    Eso esperamos, no que se comprometa a seguir financiando una supuesta “oposición politica”, que todos conocemos bien, no tiene moral, ni representa los interes legitimos de nuestro batalladora sociedad.

  • Papo dijo:

    Asi mismito pienso yo, como el Editorial del Granma…

    …lo que no sé expresarlo.

    Gracias a TODOS los que nos ayudaron a llegar hasta aquí.
    A Rusia: uno de los primeros, sino el primero; que siendo Unión Soviética y la potencia que representaba en ese tiempo, nos dió, a su manera, una ayuda inconmensurable. Aunque algunos depredadores de la dignidad de ese pueblo, apuntaron a un dominio en Cuba. Definitivamente no conocían a La URSS y mucho menos a CUBA.
    Los ciudadanos soviéticos, de tán nobles que fueron, hasta los quisieron ridiculizar, algunos estúpidos nacionales. No pudieron ni con los Rusos ni con los Cubanos de verdad.

    A la Nación norte-americana, USA, siempre le hemos tenido una grán admiración, por los buenos valores de Nobles Ciudadanos, un pueblo lleno de grandes valores. Lástima que algunos poderosos, nos provoquen tal grán desprecio.

    Y gracias Al Jefe, que nos ha sabido guiar.

    • Daniel dijo:

      Papo estoy de acuerdo contigo, igual que con el editorial, creo que es exactamente lo justo a decir.
      Pero igual te recomiendo que leas el libro ” Raúl Castro: Un Hombre en Revolución”, del autor Nokolai S. Leonov, esta en la calle, lo vendieron en la feria y como es logico se agotó al momento, en fin buscalo que leeras cosas que seguro desconoces de la antigua URSS, de hecho hay una conversación entre Raul y Yuri Andropov, secretario general del PCUS, el 29 de diciembre de 1982….que te vas a caer p atras….buscalo y leeleo.

      • Dudas dijo:

        Pues….yo me leí completico el libro y no se que tiene que ver lo que planteas con lo que expresa Papo. Fíjate que él habla de la extinta URSS, Rusia, los ciudadanos soviéticos… El pasaje que citas del libro, por cierto nada nuevo y hecho público hace bastante rato, refleja la posición oficial de la dirigencia soviética de entonces. Ahora bien, si interpretaste bien el libro, habrás podido interpretar que dicha posición no era compartida pòr varios de esos mismos dirigentes ni por muchos de los soviéticos, sobre todo de los que habían estado o estaban prestando servicio en Cuba, lo que exactamente (es mi modesta opinión) quiere decir Papo. Gracias por permitirme comentar.

      • lily dijo:

        pueden leer los cuadernos de Praga del Che, muy bueno.

      • Leandro dijo:

        Coincido en que se trata de un magnífico editorial, que expresa la posición del Partido Comunista de Cuba ante la visita de Obama a Cuba: tratamiento respetuoso, digno del cargo de Jefe de Estado, con la frente en alto, sin callar nuestras verdades, ni dejar de exigir nuestros derechos.

        Como dice Duda, el pasaje relatado no es nada nuevo, como no es nuevo que más de una vez la dirección de nuestro país tuvo discrepancias, a veces serias, con la dirección de la URSS; quizás la más significativa fue durante la Crisis de Octubre, por la forma en que la URSS acordó la retirada de las armas nucleares enclavadas en Cuba sin contar con la dirección de la Revolución; no obstante, no debemos ser de la estirpe de los desagradecidos a quienes las manchas les impiden ver la luz del Sol.
        El enorme apoyo económico, político y moral brindado a nuestro país por el Partido, el Estado y el pueblo soviéticos es una de las más hermosas páginas de solidaridad del siglo XX y de todos los tiempos.

      • Papo dijo:

        Gracias…..
        No me voy a extender en mi opinión, para no especular con distintas posiciones.
        Solo quiero mostrar agradecimiento a Rusia, la heredera de la URSS, que en un momento crucial, brindó fuerza e inteligencia a nuestro país sin recursos.
        Muchos fueron a estudiar a la URSS, incluido nuestro Presidente, por la necesidad imperiosa de defendernos; cuando Estados Unidos decidió apoyar los enemigos de La Revolución: cubanos desafectos (que todos conocemos) y norte-americanos afectados, por estar asociados en vínculos de negocio.
        No he leido el libro de Leonov. Pero los datos de la época a los que aludo, son vivencias de ese tiempo.
        Las interioridades y el maquiavelismo (Niccolo Machiavelli) que pudo existir, son los que dieron paso a Gorbachev y luego a Boris Yeltsin…
        Mi referencia está en Nikita Khrushchev y Leonid Brézhnev. Hoy Vladimir Putin nos condonó el 90% de la deuda multimillonaria (monto total de más de 35.000 millones de dolares) e invirtió el 10% restante, que asciende a 3.500 millones de Dolares, de la deuda, en Cuba. Creo que es suficiente para agradecer SIEMPRE. ¿No crees?

        Dudas… tienes la razón. Suerte…..

      • Papo dijo:

        …respecto a las discrepancias en La Crisis de Octubre… hoy pienso, que alguien tenía que parar la situación creada y no iba a ser CUBA. El Buró Político con Fidel a la cabeza habían tomado la decisión junto a todos los revolucionarios, de: Patria o Muerte.
        Hasta ahí nos llevó el gigante del norte.
        La URSS fue la que dió el paso inicial al traer ese equipo… una responsabilidad muy grande, que no es fácil de manejar… la formación original de Khrushchev era la de un obrero de la metalurgia y con una grán capacidad para enfrentar retos toda su vida…

        … de lo contrario, posiblemente no estariamos ninguno aquí hoy en día. Muy Grave pudiera haber sido el resultado del miedo que desató en el norte.
        Ya acostumbrado a este tipo de conflicto y la capacidad para habernos atacado y demolernos… por supuesto: con un costo.

        Tampoco creo que hubiera sido muy saludable, obligar al gigante a arrodillarse… Aunque fuera el que provocó todo. Le costó mucho trabajo entender el significado de Patria o Muerte, en voz de los revolucionarios cubanos.

      • Daniel dijo:

        Pues Dudas…yo tambien me lei completico el libro y no pongo en dudas lo que tu acabas de decir, es cierto, solo que , esos mismos dirigentes, ni los muchos soviéticos, que habían estado o estaban prestando servicio en Cuba, que no compartian ni comparten esas ideas NO DECIDIAN NADA, yo tambien conozco muchos americanos de la epoca de Reagan que no compartian sus ideas, sin embargo no creo que pudieran hacer nada si ese loco hubiera querido invadir nuestro pais, evidentemente no me supe explicar bien y no voy a entrar en lo que quise decir o no, yo tengo hasta un sobrino ruso producto de la buenas relaciones que siempre hubo con ellos. Por otro lado tu eres la primera persona que me dice que lo que se hablo en aquella reunión a la que hago referencia es un tema publico hace bastante rato y que ademas no es nada nuevo”””, quizas tu seas de una generación mas para atras que la mia o tan sencillo como que yo soy mas ignorante en ese tema, en fin…..me da igual, para mi y muchos con los que he hablado sobre ese tema, y créeme con dos o tres de los que he hablado son personas que conocen muy bien la historia de nuestro pais, ha sido algo revelador y sorprendente. Por lo demas concuerdo en todo con Papo y hasta contigo.
        saludos

  • eluko dijo:

    por favor editor corrijan las citas parece como si henry reeves fuera coronel y fue mayor general un verdadero heroe de nuestras luchas de independencia para montar en su caballo habia que amarrarlo porque un canonazo le volo una pierna y asi continuo peleando hasta su gloriosa caida, es con todo derecho un heroe cubano auqnue naciera en usa.

    • Leandro dijo:

      Por favor, no trate de corregir un error con otro: Henry Reeve fue General de Brigada, no Mayor General como dice Ud.

  • jean bernard collette dijo:

    Asi es Cuba. Independiente y soberana!!!

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Mas claro ni el agua como se dice.
    Asi es exactamente como piensa la inmensa mayoria del pueblo cubano,pues la llamada oposición es un producto de laboratorio,además de un gran negocio.
    Como cubano este editorial identifica mi manera de ver a esta visita histórica.
    Que nos dejen arreglar nosotros nuestros problemas sin injerencia alguna.

  • punto cubano dijo:

    Muy de acuerdo esta la posicion de nuestro gobierno y la inmensa mayoria del pueblo cubano repito la Inmensa Mayoria del Pueblo Cubano , de cuatro gatos que cogen a este pais y le dan a conocer el mundo que hablan a nombre de los humildes que han soportado 50 años del criminal bloqueo y mas del 70 por ciento nacieron bajo su dominio

  • jesus lopez dijo:

    chucho naranja.
    Objetivo , preciso y oportuno este editorial , que define los principios de nuestra revolucion !VIVA CUBA , NUESTRA REVOLUCION Y SUS LIDERES HISTORICOS!

  • Isael Popa Frómeta dijo:

    Bienvenido y discutamos con respeto lo que haya que discutir. Levanten el bloqueo , devuelvan la base y respeten la soberanía cubana. No más subversión contra Cuba y Venezuela.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    Esperamos que el Presidente Obama haga una visita constructiva, y sea recíproco con las ideas que refiere este editorial, no sería serio, ni constructivo, ni ético que se reuna con los apátridas que tenemos aquí, pagados por el mismo imperio.

    • Liuba dijo:

      y sabemos a donde va Obama, ademas de al Latino? también creo que esta muy bueno este editorial

  • FERNY dijo:

    Editorial PERFECTO. Bienvenido, Obama.Camina por nuestras calles,habla con la gente, móntate en un almendrón,visita nuestros centros de investigación,ve a nuestros círculos infantiles,a nuestro querido Latinoamericano,pasea por el Malecón, tómate un mojito,fúmate un Cohiba,conoce la pasión de nuestro pueblo erguido sobre todas las dificultades. Llévate un buen recuerdo de nuestra inclaudicable patria y proclámalo ante el Congreso. Ah,y como seguro vas a hacer, llévale una ofrenda floral al Maestro,a aquél que vivió en tu patria y la conoció muy bien y que además, con el grillete en el pie, recordando las lágrimas de su padre al verlo tras las rejas españolas, supo decir : -”Día amarguísimo aquél y yo todavía no sé odiar.”

    • Jose R Oro dijo:

      Un gran abrazo cubano FERNY, que bien dicho!

    • Samurai... dijo:

      Excelente FERNY…me llegó…oss

    • Andrés dijo:

      Esa es la cosa.

    • estrella fermin dijo:

      BRAVO FERNY QUE BUEN RECIBIMIENTO E INVITACION JUNTO A NUESTRO EDITORIAL LE HAN OFRECIDO AL PRESIDENTE OBAMA
      CON TUS SIMPLES PALABRAS HAS DICHO TODO Y MUCHO PARA BIEN Y PARA LA PAZ Y LOS DIALOGOS RESPETUOSOS ENTRE AMBOS PAISES CUBA Y LOS ESTADOS UNIDOS.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimada estrella fermin. Primero que todo compartir sus pensamientos y devoción al pueblo cubano, que la hace a usted para mí un ser admirable.
        Quería además alertarle que hay alguien que ha intentado durante la última semana usurpar su nombre en comentarios que obviamente no son de usted. Si fuese “Pedro”, “Manuel”, “Antonio” o “Pepe”, serian simples homonimias, pero “estrella fermin”, no creo que sea casual.

    • Súper dijo:

      Excelente comentario Ferny, bien por la Editorial y bien por usted, que venga Obama y que observe con sus propios ojos la identidad del cubano, el día a día, al cubano y a nuestra Cuba, bienvenido!!!, pues pasará a la historia como el primer presidente de EE.UU que visite nuestro gran país y se llene de cariño, admiración y respeto como el que sabemos brindar a diario los cubanos aún en los momentos más difíciles.

  • Maria Elena dijo:

    Totalmente de acuerdo, el pueblo cubano es educado, disciplinado y muy respetuoso, por tanto esperemos que el sea lo mismo con nuestro pais.

  • Ramonlnh dijo:

    VIVA PARA LOS DOS MAS GUAPOS DE LA HISTORIA ENTRE CUBA Y ESTADOS UNIDOS, RAUL Y OBAMA

  • GAM dijo:

    Y especifico: Presidente Barack Husein Obama, Ud. podrá caminar por las calles de un país donde no recibirá injurias, donde su bandera ha sido respetada, aún en los momentos de incalculables sufrimientos. Nos verá a todos negros, blancos y mestizos, cristianos, politeístas, materialistas, marxistas y no marxistas, diferentes orientaciones de género, todos unidos por el respeto mutuo y la solidaridad humanas. Si Ud. cree en lo que dice, saldrá de Cuba con mayores y fundadas esperanzas de que UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE.

  • ANGEL dijo:

    LA FIRMEZA DE NUESTRO PUEBLO Y LA MORAL E INTELIGENCIA DE NUESTROS DIRIGENTES LOS HAN OBLIGADO A ELLO. ESTA VISITA NO ES MAS QUE UNA OBRA DE TEATRO DE LOS GOBERNANTE DE EU PARA TRATAR DE MEJORAR SU IMAGEN, BASTANTE DESPRESTIGIADA POR CIERTO, ANTE EL RESTO DEL MUNDO.

    OJALA OBAMA Y EQUIPO SEAN LO SUFICIENTEMENTE INTELIGENTES, PARA QUE ADEMAS DE QUERER LOGRAR SUS INTERESES GEOPOLITICOS QUE TODOS CONOCEMOS, EJECUTEN ACCIONES QUE CONTRIBUYAN A LOGRAR BENEFICIOS ECONOMICOS Y MATERIALES PARA AMBOS PUEBLOS. LO DEMAS VA POR NOSOTROS.

  • Líster dijo:

    Muy bueno el editorial. Habla claro y dice las verdades como son. Me parece que la Declaración sobre Venezuela, el discurso de Díaz Canel en el aniversario de la muerte de Chávez y este editorial son meridianos y es lo que hay que hacer, hablar claramente al pueblo. El silencio lo único que trae es desorientación.

  • ramon hdez dijo:

    Querido Jorgito, te recomiendo leer un poco más algunos libros de ortografía(los tabloides de Universidad Para Todos sobre ortografía están bárbaros) para que mejores un poco esa escritura. Recuerda que se escribe REBELDES.

  • YO dijo:

    Esto es lo que hay que decir, VIVA LA REVOLUCION C…..

    • Pepe dijo:

      Muy bueno suscribo lo que dicen

  • Mostrando 41 de 165 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 165 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también