Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Elecciones del 2016 en EEUU: El temor a las cartas de triunfo de Trump

| 13
Inmigrantes en EEUU protestas contra la campaña de Donald Trump. Foto: The Atlantic

Inmigrantes en EEUU protestan contra la campaña de Donald Trump. Foto: The Atlantic

El martes 15 de diciembre se celebrará en Las Vegas, Nevada, con el patrocinio de la CNN, el último de los seis debates programados para este año entre los principales aspirantes presidenciales republicanos. Más que una controversia entre aspirantes, será una prueba sobre la capacidad de Donald Trump de mantenerse como puntero en la contienda, a contrapelo de las públicas manifestaciones informales de desagrado del “establishment” republicano según se hace más concreta la posibilidad de que el magnate convertido en político pueda alzarse con la nominación presidencial del Partido Republicano.

El punto de mayor atención en el debate será la polémica suscitada por las declaraciones de Donald Trump el pasado 7 de diciembre, a raíz de los atentados en Paris el 13 de noviembre y en San Bernardino, California el 2 de diciembre, pidiendo “un cierre completo y total de la entrada de musulmanes a los Estados Unidos hasta que los representativos de nuestro país puedan entender lo que está pasando”, alegando que “hay un gran odio hacia los americanos entre grandes segmentos de la población musulmana” y concluyendo que “nuestro país no puede ser víctima de horrendos ataques por gente que solo cree en la Yihad y no tiene ningún sentido o respeto hacia la vida humana”.

Estas declaraciones fueron criticadas, con mayor o menor énfasis, por la generalidad de los líderes políticos republicanos. Al día siguiente de las declaraciones de Trump, el presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Paul Ryan, la personalidad de mayor jerarquía nacional en el Partido Republicano, declaró que apartándose de la costumbre de no comentar sobre la elección presidencial, en este caso haría una excepción: “Lo que se propuso ayer: No es conservadurismo. No es lo que defiende nuestro país y, más importante aún, no es lo que nuestro país defiende”.

Otros aspirantes republicanos: Carson, Cruz, Rubio, Bush, Kasich Christie y Gilmore, también emitieron críticas a lo propuesto por Trump, como lo hicieron los presidentes de los Comités Republicanos de los estados de Iowa, New Hampshire, South Carolina (los tres primeros en celebrar comicios primarios). Asesores de Marco Rubio y de Jeb Bush emitieron tweets en los que calificaron como “fascista” la propuesta de Trump. Sin embargo, Trump no ha cedido ni un ápice en sus posiciones, tal como acostumbra hacer ante otros episodios similares.

Según una encuesta del 9 de diciembre de Bloomberg Politics, las dos terceras partes de los afiliados republicanos están de acuerdo con lo declarado por Trump, quien contra todos los pronósticos, sigue manteniéndose como puntero en la pugna electoral. El promedio computado el 19 de diciembre por Real Clear Politics de las encuestas de las cinco principales organizaciones sobre la nominación republicana, situaba a Trump con un 30,4%, seguido de Cruz con 15,6% y Carson con el 13,6%. Los otros once candidatos se repartían los escasos 40% restantes, encabezados por Marco Rubio, también con el 13,6%, mientras que ninguno de los otros superaba el 3,6%.

Estas cifras revelan el dilema para el Partido Republicano. Trump, Cruz y Carson son el grupo de “forasteros” (“ousiders”, según el vernáculo político electoral en los estados Unidos; es decir, personas que no forman parte del liderazgo y las estructuras partidistas oficiales). Entre los tres cuentan con el apoyo del 59,6% de los encuestados que votarán en las primarias republicanas, lo que equivale a decir que una amplia mayoría son contrarios a la representación oficial de dicho partido.

Hay que tomar en cuenta que el 89% de afiliados (9 de cada 10) al Partido Republicano se identifican como “blancos” y que a la vez en esas filas hay diferentes tendencias y por eso no todos apoyan a Trump y hay un 29,2% de apoyo a Carson y Trump que provienen de tendencias distintas a las que apoyan a Trump.

A Trump lo apoya principalmente una base de fervientes seguidores en la población blanca de las pequeñas y medianas ciudades, trabajadores directos o dueños de pequeñas y medianas empresas, quienes lo admiran por sus éxitos empresariales y su habilidad para obtener ganancias, considerándolo idóneo para sacar al país de lo que perciben como un estancamiento causado por la incapacidad de los políticos profesionales.

El discurso electoral de Trump de corte demagógico, populista y fascistoide, punteado de ataques y manifestaciones peyorativas hacia los inmigrantes, los latinos y las mujeres, hace difícil que consiga ampliar en esos sectores su base de apoyo. Tampoco le será viable granjearse más apoyo dentro de las filas blancas republicanas, dividas en diferentes tendencias conservadoras, muchas veces con intereses y enfoques políticos e ideológicos contrarios a las posiciones asumidas por Trump.

De ahí que las encuestas muestran reiteradamente que Trump tiene un tope de apoyo que no rebasa el 40% de las intenciones de voto republicanas. El senador John McCain, candidato presidencial republicano en el 23008 y que fue derrotado por Obama, ha expresado el temor de que Trump lleve al Partido Republicano a una rotunda derrota similar a la sufrida por Barry Goldwater ante Lyndon B. Johnson en 1964.

Los medios de prensa estadounidense han estado comentando desde septiembre pasado, cuando fue evidente que la candidatura de Trump no iba a disolverse espontáneamente por sus declaraciones bombásticas y rimbombantes, que numerosas personalidades e instituciones políticas y de donantes republicanos han estado co0nsiderando lanzar una campaña para “sacar del juego” a Trump, pero nunca se ha decidido emprender esa línea de acción por temor a que sean infectivas o provoquen represalias y ataques por parte de Trump, como acostumbra a hacer en esos casos.

Por el momento, han preferido esperar al ”suicidio” político de Trump y evitar que se le ocurras lanzar su aspiración por una tercera fuerza política, como ha amenazado en varias ocasiones. Otra opción es impedir que Trump llegue a la Convención Nacional Republicana con la mitad más uno de los delegados comprometidos a su favor y dar allí la pelea para impedir la nominación de Trump como candidato presidencial del Partido Republicano.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lupe María dijo:

    Cuidado con Ted Cruz. Estoy segura que cuando Jeb Bush se baje del carro nominativo en enero, el “espiritual” cirujano Carson se derrumbe y a Rubio no le sirva el peluquín nuevo que le tejen amorosas manos miameras. Mr. Cruz será la opción más aceptable para los republicanos.
    Cuidado con Ted Cruz.

  • franklin dijo:

    Recomiendo que voten por la Hillary Clinton ,es de mente flexible ,diferente a Trump,les pido a los norteamericanos que sepan el idioma español y puedan leer este comentario que sean humilde y boten por la Hillary que tiene mas deceo de ayudar que este señor,les hago un llamado por que a veces estan tan entretenidos en su trabajo diario que cuando llegan al hogar no ven noticias y cuando votan en las elecciones votan por votar,en el caso de Obama fue una excepcion,si pierden esta oportunidad podrian traerle mas problema a los estados unidos,miren como andan las cosas y sabran que hacer.

  • Tomasina dijo:

    Ni Ted Cruz,ni Rubio sobre todo,pues no hay peor cuna,que la del mismo palo.Bush ,,,ya sabemos que su ADN,es “excepcionalmente” reptiliano y Hillary Clinton,pues con ella hay mucho de imprevisible….Donald Trump es un hombre de negocios que sabe concertar tratos y arreglos de negocios,pero aunque actua como bufón,racista y unas cuantas cosas negativas mas,,,de vez en cuando dice algunas verdades incomodas…
    Hace pocas pocas horas por ejemplo se reunio con la comunidad empresarial judía y una de las cosas que dijo fué que el queria el apoyo de todos,incluyendo los judíos,pero no quería su dinero,,,pues queria ser autónomo y no estar bajo el control de ellos….
    Ademas dijo,(y fué el unico momento en que lo abuchearon brevemente)que el si trataría de acercar las dos partes en conflicto en la franja de gaza y que para hacerlo Israel no debia de llegar como dictador si no como parte interesada a negociar….
    Es un casi bufon,pero si se le escucha por lo que dice y no por lo que es….lo podremos estudiar mucho mejor….

  • Gilbert dijo:

    Muy bien Trump se roba los titulares, pero por qué aquí en cubaadebate no se publica algo de como anda la pugna en el Partido Demócrata y que ventaja o desventaja tiene en comparación con el principal representante para la elección Republicana TRUMP.

  • ok dijo:

    OJO … Trump es el único candidato que ha dicho que está de acuerdo con quitar el bloqueo a Cuba

    • Andres dijo:

      Bueno si quita el bloqueo que GANE TRUMP

    • Aroldo dijo:

      La Clinton también lo dijo.

  • José Miguel. dijo:

    Me gustarí saber con mayor detalle que piensa Trump sobre Cuba, la última declaración que hizo es que con relación a Cuba todo estaba bien, pero de ahi para acá que yo sepa sobre Cuba no ha hablado más.
    Es evidente que es una persona controvertida, lo que me llama la atención es el apoyo sostenido que tiene ¿ cuánto durará? eso lo sabremos quizá depues del último debate televisivo del 15 de este mes o quizá más adelante, pero de que los millones que tiene lo han apuntalado eso es mas que cierto. esperemos a ver el rumbo que toman las cosas, que esté en crisis por culpa de este millonario.

  • juan dijo:

    ahora los medios dicen que en caso de ganarle hillary a trump podia perder con rubio,no lo creo, mas bien pienso que son los medios mas reacios a la politica de obama con cuba para darle valor a lo que no lo tiene,recuerden que los cubanos del congreso manejan mucho dinero y pueden pagarles a los dueños de la prensa para poner a rubio como ganador,un tipo que no lo quieren ni en el congreso por ausentista ect,ect,les pido a los norteamericanos que no se dejen manipular tan facil,votar por rubio seria afectar mas a los cubanos y a los empresarios que quieren hacer negocios en cuba ,como tambien a los que quieren venir como extranjeros ,reflexionen en eso.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    Y sigue Trump sonando, el candidato más imcomprensible del Partido Republicano y de todos los partidos, otros republicanos pueden ser peores, mientras las transnacionales y el complejo industrial y del armamento sigan dominando la politica de ese pais, los presidentes en EEUU están muy limitados, sin embargo yo prefiero sin muchas esperanzas a la Clinton, de los males el menor.

  • white dijo:

    creo que el problema trump es una maniobra de los clinton por llegar seguros a la presidencia

  • Jorge Luis García Collado dijo:

    Como buen empresario que es el señor Trump utiliza las leyes del mercado en término de opinión pública y cualquiera piensa este señor lo mismo está con Dios que con el Diablo. Habla de derechos humano y por otro lado se muestra eufórico con los emigrantes, como decimos los cubanos…¿ Te peinas o te haces crespitos?

  • Jose Alberto dijo:

    Lo bueno de todo esto es que cada aspirante a presidente tiene la libertada de decir lo que estime conveniente ya sea para hacer show o politica que viene siendo casi lo mismo…al final los norteamericanos seran los que elijan a su presidente en elecciones libres y democraticas y sin importarles lo que digan o piensen en el resto del mundo

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ramón Sánchez-Parodi Montoto

Ramón Sánchez-Parodi Montoto

Fue nombrado jefe de la sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, entre septiembre de 1977 y abril de 1989. Luego ocupó el cargo de viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, hasta 1994. Y a partir de entonces se desempeñó como embajador cubano en Brasil, hasta el año 2000. Además de sus actividades como funcionario del gobierno cubano, Sánchez Parodi es periodista y escritor.

Vea también